if ($skins_show == "0") {?>
 
FICHA TÉCNICA
Maclovia
Maclovia
 
México/España/Francia
1948
 
Director:
Emilio Fernández
 
Con:
María Félix, Pedro Armendáriz, Carlos López Moctezuma
 
Guión:
Emilio Fernández, Luis Marquez
 
Fotografía:
Gabriel Figueroa
 
Duración:
105 min.
 

 
Maclovia
Publicado el 15 - Oct - 2010
 
 
  • Maclovia  (1948) está constituida por cinco personajes simbólicos: José María, hombre justo; Maclovia,  mujer abnegada; Genovevo, militar; el Padre Jerónimo, sacerdote  y el  profesor  reflexivo y pragmático.  - ENFILME.COM
  • Maclovia  (1948) está constituida por cinco personajes simbólicos: José María, hombre justo; Maclovia,  mujer abnegada; Genovevo, militar; el Padre Jerónimo, sacerdote  y el  profesor  reflexivo y pragmático.  - ENFILME.COM
  • Maclovia  (1948) está constituida por cinco personajes simbólicos: José María, hombre justo; Maclovia,  mujer abnegada; Genovevo, militar; el Padre Jerónimo, sacerdote  y el  profesor  reflexivo y pragmático.  - ENFILME.COM
 
 
por Abel Cervantes

Maclovia, el imaginario poético de “El Indio” Fernández y Figueroa

Por Abel Cervantes

Una de las mancuernas más interesantes de la Época de Oro del cine mexicano la conformó el director Emilio “El Indio” Fernández y el cinefotógrafo Gabriel Figueroa. Con sus imágenes crearon una cosmovisión sobre el territorio nacional. No es poca cosa, si tomamos en cuenta la desavenencia que imperaba luego de la Revolución y la necesidad de establecer un discurso de identidad en el país. Por lo demás, los filmes en los que colaboraron –Flor Silvestre (1943), María Candelaria(1944), La perla (1947), Pueblerina (1949), entre muchos otros– contienen una complejidad formal y temática sorprendente.

Maclovia (1948) está constituida por cinco personajes simbólicos: José María (Pedro Armendáriz), hombre justo que lucha por el bienestar de sus allegados sin violentar las leyes del Estado; Maclovia (María Félix), mujer abnegada que sufre los maltratos de una sociedad opresora y tradicional; Genovevo (Carlos López Moctezuma), militar que se conduce con desacato y prepotencia; el Padre Jerónimo (José Morcillo), sacerdote relegado pero perseverante en divulgar su discurso conservador y el profesor (Eduardo Arosamena) reflexivo y pragmático. Las figuras, que se repiten en la obra de Fernández, representan los distintos sectores de la sociedad que protagonizaban el México de aquel entonces.

Estamos en 1914 en Janitzio, Michoacán. Maclovia es una india hermosa enamorada de José María. Sin embargo, su relación es imposible: su padre, Macario (Miguel Inclán), no quiere que ella se comprometa con ningún hombre. Genovevo, por su parte, pretende estropear el lazo amoroso y quedarse con ella, propiciando un final de tintes trágicos.

La película se desarrolla a través de un ritmo moroso. La fotografía de Figueroa captura los exóticos paisajes de la isla al tiempo que los vincula con los sentimientos de los personajes. Una de las secuencias más destacadas que ejemplifican lo anterior ocurre cuando la protagonista conversa, durante la noche, con Sara (Columba Domínguez) en un panteón lúgubre, alumbrado por las velas de sus visitantes. Maclovia debe decidir entre luchar por la libertad de su amado entregándose al militar que lo somete, aunque eso signifique perderlo para siempre, o resignarse a verlo tras las rejas víctima de una injusticia. Un poco más adelante, las pasivas velas se convierten en iracundas antorchas –auspiciadas ya no por la pesumbrosa noche, sino por un sol resplandeciente e intempestivo– manejadas por los indios del lugar que quieren atacar a la pareja por desobedecer sus leyes.

Igualmente, destaca la forma en que los personajes principales comunican sus sentimientos amorosos. Ninguno de ellos sabe leer ni escribir, por ello acuden con el profesor para que sirva como escritor de las cartas que los mantiene en contacto cuando están separados.

El relato se desarrolla sin tropiezos y alcanza uno de los puntos más altos del cine mexicano, tanto por su belleza formal, como por la agudeza con la que expone las problemáticas a las que se enfrentaba el México en plena Revolución.

 
COMPARTE:
 
ANTERIOR
BLANCO Y NEGRO
Sunset Boulevard
SIGUIENTE
BLANCO Y NEGRO
Vámonos con Pancho Villa
 
 
 
 
 
 
 
 
 
POST RELACIONADOS
 


CARTELERA
Las oscuras primaveras (i)


DE CULTO
Caravaggio


TOP 10
Polémicas declaraciones contra los Oscar
 
 
 
COMENTARIOS
 
RECOMENDAMOS
  • Voraz
    Reseña: 'Raw' no es una experiencia grotesca y desagradable carente de sustancia, sino más bien un relato sobre la búsqueda...
  • Aquarius
    Con dos brochazos, firmes ambos, Mendonça Filho plantea y resuelve dos temas complejos de la realidad brasileña (que tienen ecos en...
  • Emiliano Rocha...
    Entrevistamos a Emiliano Rocha, director de Tenemos la carne, que nos dijo cómo intento recuperar la atmósfera caótica que...
  • Batallas íntimas
    Ocho años le tomó a Lucía Gajá la realización de Batallas íntimas desde que...
  • El cine es un medio de...
    Denis Lavant (Holy Motors) nos contesta ¿qué es el cine?
  • Everardo González: 'Nosotros...
    `Nos hemos convertido en una sociedad indolente. Que tiene un umbral muy alto frente a la indignación. Necesitamos escenas muy brutales para...
  • Ghost in the Shell: La...
    Reseña: La unión máquina-humano es una idea habitual en el terreno de la ciencia ficción, pero resulta sugerente la...
  • Tenemos la carne
    El arrebato fílmico de Emiliano Rocha Minter está lleno de furia, pero también de cinismo, hacia fuera pero igualmente hacia...
  • Tenemos la carne (Emiliano...
    Tuvimos la oportunidad de conversar con el joven realizador mexicano, Emiliano Rocha Minter, y los actores Diego...
  • Kleber Mendonça Filho,...
    "[El mercado] para mí tiene una mezcla de humor con violencia": Kleber Mendonça Filho
 
 
 
 
 
enfilme © 2017 todos los derechos reservados