if ($skins_show == "0") {?>
DOCTUBRE: Dos americanos, un acto de fe y fidelidad
Publicado el 15 - Oct - 2013

 
 
En el marco de DOCTUBRE se abre un espacio de reflexión para abordar documentales que se exhibirán durante este mes en distintos cineclubes del país. Cristina Bringas de DOCUMENTAQRO escribe sobre DOS AME - ENFILME.COM

La Red Nacional Documental, DOCTUBRE, busca generar espacios para difundir y exhibir el cine documental e incrementar el número de foros culturales, cineclubes independientes, cinetecas estatales, instituciones académicas y organizaciones que compartan y exhiban a sus públicos una programación de este género cinematográfico. En este marco, se abre un espacio de reflexión para abordar algunos de los documentales que se exhibirán durante el mes de octubre en distintos recintos culturales y cineclubes.

 

Dos americanos: un acto de fe y fidelidad

Two Americans (Dan DeVivo y Valeria Fernández, Estados Unidos, 2012)

Por Cristina Bringas (@crissbv) de DOCUMENTA QRO

Desde hace ya muchos años, México ha tenido problemas con el vecino país del Norte (Estados Unidos) por el alto índice de inmigrantes (indocumentados) que reciben día con día. La misma condición social y económica de la República Mexicana, aunada con las esperanzas y promesas que Estados Unidos se ha empeñado en construir, son dos de los factores más importantes que han empujado a la sociedad mexicana a buscar mejores oportunidades, aun arriesgando su propia vida.

Fue hace un par de años que comenzó a complicarse la situción en Arizona, debido a las medidas adoptadas por ese Estado en lo correspondiente a la migración ilegal. Es en este contexto, de lo que parece odio y racismo, se desarrolla la historia de Katherine Figueroa y sus padres (Sandra y Carlos) en Two Americans. En este largometraje, realizado por Dan DeVivo y Valeria Fernández, se cuentan dos versiones del mismo hecho y se tiene como protagonistas a dos americanos: un sheriff, el más cruel –y al parecer poderoso– de los Estados Unidos, que tiene a su cargo las decisiones migratorias y de justicia de Arizona; y a una niña oriunda de Arizona, de nueve años, cuyos padres mexicanos han sido encarcelados antes de su deportación, sin justificación más que la ilegalidad de su permanencia en Estados Unidos.

Ambos americanos tienen derechos y obligaciones, ambos tienen la misma oportunidad de ser felices, ambos buscan lo que creen que es justo, ambos son dos caras de la misma moneda ante un hecho: las decisiones políticas migratorias y las injusticias sociales que se suscitan en los Estados Unidos. Esta duplicidad es visible a lo largo de todo el documental, en el que nunca se dejan de mostrar ambas perspectivas. Esta continua dicotomia –dada por los personajes– es lo que mantiene el metraje evolucionando y avanzando. No hay descansos ni pausas, todo el tiempo está sucediendo algo y eso lo vuelve apasionante.

La figura de Katherine Figueroa es el móvil para que la historia pueda ser contada, pero los personajes principales son sus padres (encarcelados) y lo que representan: a toda la comunidad latina indocumentada que activa el sistema económico a lo largo y ancho de Estados Unidos, pero cuyo estatus migratorio parece que nunca podrá corregirse ante las dificultades que el sistema legal americano encuentra y se limita a solventar. Junto a ellos, la presencia del sheriff Joe Arpaio significa no sólo la existencia del enemigo, duro y hostil, sino además es la representación del mal, de los obstáculos para alcanzar el sueño americano, que se traducen en las más duras y humillantes medidas contra todo aquel que se interpone en su camino. Este ser odiado y cuestionado de principio a fin, es presentado como un hombre sin escrúpulos, que defiende su postura entonando “A mi manera” junto a un imitador de Elvis Presley; pero que al mismo tiempo, es aplaudido por una sociedad americana conservadora, que no alcanza a ver que ellos mismos llegaron a ese país por movimientos migratorios, siglos atrás.

Dos americanos aprovecha el revuelo que generó Kathy con sus demandas para poder ayudar a sus padres, para mostrar una terrible realidad para todos los indocumentados que trabajan honradamente y que no parecen tener ninguna oportunidad de establecerse formalmente en los Estados Unidos. Lo hace con la intervención de múltiples abogados e investigadores políticos, mostrando evidencias de archivos sobre el sistema penitenciario, y permite seguir de cerca momentos en la vida de Arpaio y Figueroa, manteniendo al espectador comprometido de principio a fin con el contexto y las circunstancias.

DeVivo y Fernández, no sólo han logrado cuajar un expediente sólido en imágenes, entrevistas y documentación, con una banda sonora original que resulta consonante y recordable, sino que además han hecho una película de demanda que es capaz de involucrar al público, gracias a la presencia de los dos americanos que le dan realismo, sentido y complejidad a esta historia, mientras luchan por sus principios. Todo esto en el marco de una nación que, el mismo Obama lo declaró, está compuesta de personas que comparten principios y tienen fe en el sueño americano y fidelidad a sus creencias asentadas a lo largo de su historia. 

 
COMPARTE:
 
POST RELACIONADOS
 


NOTAS
Video: 'Neorealism', un filme de Luca Verdone...


NOTAS
Ron Howard prepara un documental autorizado de......


CARTELERA
LA68 - Piedra roja


NOTAS
Festival de Róterdam 2015: Cuatro filmes...
 
 
 
COMENTARIOS
 
ARCHIVO

RECOMENDAMOS
 
enfilme © 2017 todos los derechos reservados