if ($skins_show == "0") {?>
ANIMACION >   RETRATO ANIMADO
 
BIOGRAFÍA
William Kentridge
 


 
FILMOGRAFÍA
The Refusal of Time
2012

The Refusal of Time
1994

Sobriety, Obesity & Growing Old
1991

William Kentridge
Publicado el 20 - Jul - 2013
 
 
 
 

Por Julieta Navarrete (@Juletiux)

William Kentridge nació en Johannesburgo, Sudáfrica, en 1955. Su vida estuvo marcada por el desarrollo del apartheid y las diversas manifestaciones y luchas sociales que se desataron bajo este marco de opresión e injusticia. Vivió el juicio de Nelson Mandela en 1964 y el aumento de la violencia y los disturbios al no obtener respuesta para la disolución del problema racial, hasta que finalmente se disolvió a principios de los noventa cuando Frederik de Klerk llegó al poder y comenzó a eliminar las leyes discriminatorias, prohibió los partidos políticos que infundieran esas prácticas y desmanteló el sistema, por lo que el gobierno peleó para redactar una nueva constitución. Este contexto histórico ha sido clave en el desarrollo de la obra de Kentridge, en la que mezcla el discurso político con imágenes de fuerte carga alegórica que aluden al totalitarismo y el racismo del que estuvo rodeado, y a la tristeza que llenaba el ambiente africano, pero también a la esperanza y a los esfuerzos que se llevaron a cabo por la igualdad 

Kentridge es un artista multidisciplinario que ha trabajado en escultura, performance, dibujo y animación, y estudió mímica y teatro en L'École Internationale de Théâtre Jacques Lecoq en París. Su técnica de animación es completamente autodidacta; se ha convertido en su sello personal y consiste en fotografiar sus dibujos hechos a mano con carboncillo (a veces con pastel) y papel collage, para luego borrar y recrear sobre las manchas de lo borrado y volver a fotografiar una y otra vez hasta que consigue una secuencia de veinte a cuarenta dibujos generalmente monocromáticos. La técnica nace de ser autodidacta y experimental, y es también una alegoría de lo que le interesa a Kentridge de la animación: del movimiento que produce el paso del tiempo, así como de las huellas que quedan imperecederas en nuestras vidas –aunque se intente borrarlas– y que dejan un legado en cada objeto o personaje que debe reinventarse sobre lo viejo.

Durante la década de los ochenta, Kentridge se dedicó a la dirección de arte de algunas series de televisión y películas. Una de sus primeras animaciones fue Memo (1993-94), una crítica de tres minutos a modo de comedia a la burocracia en la que está atrapada el mundo. A partir de ahí ha conformado varias series de películas y videoarte que se han presentado en el marco de festivales y bienales, haciéndolo protagonista de diversas retrospectivas que han permitido al público conocer la turbulenta historia de África mediante narrativas que remiten a la industrialización y la sobreexplotación que también se llevó a cabo durante el apartheid. Obras como Johannesburg 2nd Greatest City After Paris (1989), Ubu Tells the Truth (1996-97) yStereoscope (1999) intentan mostrar la tensión que hubo en la época postcolonial y el trabajo de la Comisión para la verdad y la reconciliación de Sudáfrica.

En 1992, Kentridge comenzó a colaborar como actor, director y diseñador de la compañía Handspring Puppet, que crea piezas multimedia usando marionetas, actores de carne y hueso, y animación. El año de 1996 fue el que impulsó la carrera de Kentridge como animador cuando entró en la mira del mundo al ser seleccionado para la feria de arte contemporáneo Documenta X con su cortometraje Historia de la demanda principal (1996), una reflexión sobre un tema que sigue vigente: la responsabilidad, como individuos y como grupo, de tomar consciencia ante las desgracias del pasado, las injusticias y cómo éstas afectan al presente y en las decisiones que tomamos, política y socialmente.

 

Su gusto por el cine lo llevó a rendirle homenaje a otro personaje que se caracterizó por la experimentación y la búsqueda de sus propias técnicas y medios creativos: George Méliès. Su homenaje, Fragments for George Méliès, consistía en siete videos proyectados de manera simultánea en las paredes de una galería. Su trabajo Journey to the Moon también es un homenaje al director francés. Kentridge admira a Méliès por la manera en que funde la realidad con la fantasía, explorando las posibilidades técnicas de la cámara, el cine y los sets.

Sus filmes animados han pasado por distintas bienales y ferias de arte, incluyendo la de Venecia y la de Mercosul en Brasil, han pasado por Cannes y también por el espacio museístico del MET, del Louvre y del MOMA, solamente por mencionar algunos. Su obra puede basarse en un momento histórico específico pero sus mensajes de igualdad e introspección son atemporales, como las huellas de carboncillo que deja sobre el papel, sabiendo que aunque las borre, no terminarán nunca de desvanecerse por completo.


 

TAGS William Kentridge , The Refusal of Time
 
COMPARTE:
 
ANTERIOR
RETRATO ANIMADO
Jean Giraud Moebius
SIGUIENTE
RETRATO ANIMADO
René Laloux
 
 
 
 
 
 
 
 
 
POST RELACIONADOS
 


NOTAS
Brasil quiere a Woody Allen


EN PANTALLA
Inframundo: El despertar


NOTAS
Tim Miller, director de ‘Deadpool’,...
 
 
 
COMENTARIOS
 
RECOMENDAMOS
  • Leviathan
    Reseña: Leviathan es un filme demoledor. Un contundente ejemplo del poder expresivo del cine en su búsqueda por desentrañar...
  • Blade Runner 2049
    Reseña: Ambiciosamente grandioso en todos los sentidos –visual, sonoro, temático, dramático–, el filme...
  • Muerte misteriosa
    Soundtrack: La banda sonora del thriller criminal 'Wind River' es obra del cantante y compositor australiano, Nick Cave, y su colaborador...
  • 57 BFI London Film Festival
    Del 9 al 20 de octubre. Londres. Crónica escrita y en video.
  • Eso
    Reseña: 'Eso' posee una cantidad respetable de travesuras carnavalescas y un pertinente entendimiento de cómo operan las experiencias...
  • The Shape of Water del...
    "Una fábula con mensaje político”.
  • Atómica
    Soundtrack: La banda sonora de 'Atomic Blonde', el thriller de espionaje protagonizado por Charlize Theron, cuenta con una notable y evocadora...
  • Koktebel
    Destaca el hecho de que el niño se convierta, por momentos, en la auténtica figura paterna.
  • Paterson
    Reseña: El cine de Jim Jarmusch es un bálsamo reparador para todos aquellos amantes del cine y de la...
  • Los 11 filmes favoritos de...
    A nadie que conozca su obra extrañarán las elecciones del maestro polaco.
 
 
 
 
 
enfilme © 2017 todos los derechos reservados