if ($skins_show == "0") {?>
CINICIADOS > DOCUMENTALES
 
FICHA TÉCNICA
Soneros del Tesechoacán
Soneros del Tesechoacán
 
México
2007
 
Director:
Inti Cordera,
 
Guión:
Alejandro Albert, Arturo Barradas
 
Duración:
76 min.
 

 
Soneros del Tesechoacán
Publicado el 08 - Nov - 2010
 
 

En  Soneros del Tesechoacán de Inti Cordera todo es verde: la vegetación,  las paredes de las casas y hasta el río Tesechoacán, que empapa al  espectador de la exuberancia de la tierra y del carácter veracruzano. - ENFILME.COM
 
 

Por Valentina Riquelme

En Soneros del Tesechoacán de Inti Cordera todo es verde: la vegetación, las paredes de las casas y hasta el río Tesechoacán, que empapa al espectador de la exuberancia de la tierra y del carácter veracruzano. En este documental de muy buena factura se muestra magistralmente fotografiada la tradición de la jarana, del son y de la fiesta que lo rodea.

En la primera parte de la película, el director busca a los soneros tradicionales, a los viejos músicos que han mantenido al son jarocho vivo. El público obtiene de don Elías, don Negro, Quintinilo, el Pariente y doña Carlota conversaciones entrañables en las que relatan experiencias de otro tiempo, cuando todo era más alegre, más bonito. Sus testimonios remiten al divertido y juguetón espíritu del carácter que identifica a los jarochos, “saber tocar, cantar y rimar”.

Como amable recurso para introducir al espectador distraído, que todavía no se da cuenta de qué va la película, y señalar las transiciones, Cordera usa los fandangos: las fiestas del son. Muestra desde la preparación del ritual ⎯comida, tarima y luces⎯ hasta la fiesta misma con niños corriendo, viejos charlando de mecedora a mecedora y mucha música. El trinar de la jarana enmarca una convivencia generacional en donde todos los habitantes del pueblo participan por igual, ya sea tocando, inventando versos o bailando. Ellos en guayabera blanca y ellas con faldas amplias de colores: todos forman parte del fandango.

En la segunda parte del documental se presenta el relevo generacional. Arturo Barradas y Doña Mago, su esposa, amantes de su tierra y con la misión personal de revivir las tradiciones, en particular las musicales, echaron a andar años atrás el grupo de Soneros del Tesechoacán. Se trata de un romántico proyecto para recuperar la música del campo veracruzano que aprovecha las enseñanzas de maestros virtuosos, pero caídos ya en el olvido, transmitiéndoselas a las nuevas generaciones. Los vasos comunicantes de esta tradición los conforman un grupo de jóvenes entusiastas que, por medio de talleres educativos casi gratuitos, viajan de poblado en poblado y ranchería en ranchería, enseñando a bailar y a tocar la jarana a los niños y adolescentes. Sólo mediante la educación se transmite la riqueza cultural.

Arturo y Mago tienen en su grupo a jóvenes como Luis, Paty (su propia hija), Pipo y Sael, que trabajan incansablemente por este proyecto que suena muy poco propio de su edad; incluso Manolo, un fuereño enamorado de las tradiciones locales, está involucrado. Sin embargo, la señal más evidente de que esos tiempos no volverán es que este grupo de jóvenes no comparte el mismo acento, entre canario y caribeño, de los viejos jaraneros. Ellos, aunque les pese, tienen un acento más neutro. Aunque quieran recuperarlo, las cosas no pueden ni deben ser iguales.

Detrás de este proyecto está la nostalgia por lo perdido, el romanticismo del mundo tradicional en contraposición con la modernidad y el progreso, así como la nostalgia de la gente por su terruño frente a las aventuras y oportunidades que ofrecen otros lugares. Arturo mismo cuenta de sus andares por todo el país, para terminar dándose cuenta de que no hay nada como lo de uno.

Además de la explicación de los objetivos y acciones que involucra este proyecto, Cordera también nos muestra que no sólo Arturo y Mago son unos románticos, sino que él también añora esa música, los sones que acompañan las hermosas imágenes de la vida campestre veracruzana: campos de platanares, cielos azules y abiertos, casas en las que conviven niños y viejos que, más que pobreza, muestran la belleza de un estilo de vida sencillo, que a cualquiera se le antoja.

Se presenta el fandango, la fiesta del son, como una actividad de integración social, de inclusión familiar y de respeto a los mayores, pero también como una receta para la eterna juventud. Constantemente vemos en cámara a viejos que pasan los 80 años y que siguen tocando, bailando y divirtiéndose. El premio lo tiene Doña Juana que a sus 93 años nos regala el gozo de verla zapatear. El transcurrir de la vida y el tiempo que, igual que el Tesechoacán, fluyen al compás de la jarana.

 
COMPARTE:
 
ANTERIOR
DOCUMENTALES
Gates of Heaven
SIGUIENTE
DOCUMENTALES
Carcasas
 
 
 
 
 
 
 
 
 
POST RELACIONADOS
 


NOTAS
Cineminuto, trailers y programación del...


NOTAS
CINE Y ARTE: ‘The History of the...


RESEÑAS ANIMACION
Sobrevivir la vida
 
 
 
COMENTARIOS
 
RECOMENDAMOS
  • Tiempo compartido
    Reseña: Sebastián Hofmann confecciona un fascinante híbrido que oscila de la sátira social al thriller de...
  • Sebastián Hofmann (Tiempo...
    Entrevista con Sebastián Hofmann, director de 'Tiempo compartido'
  • Los adioses
    Reseña: El filme de Natalia Beristáin se revela como una táctica inteligente para hablar de feminismo y hacer un...
  • Gaspar Noé
    Entrevista: "Yo pensé que Love sería más sexy, y pese a que la representación del sexo es muy frontal, la película...
  • El extranjero. 'La nube y el...
    En la primera entrega de su nueva columna mensual, titulada "El extranjero", el crítico y programador de cine, Roger Koza, cuestiona...
  • Un final feliz
    Reseña: En comparación con sus filmes anteriores, Michael Haneke coquetea decisivamente con la comedia, con el lado grotesco e...
  • El club de los insomnes
    Entrevista: Conversamos con los guionistas y directores del filme, Joseduardo Giordano y Sergio Goyri Álvarez, y con las...
  • Sebastián Cordero (Sin...
    Entrevista con Sebastián Cordero, director de 'Sin muertos no hay carnaval'.
  • Nunca estarás a salvo
    Reseña: En el cine de Lynne Ramsay, la vida cotidiana adquiere capas enigmáticas y tintes poco familiares a través de las...
  • El tercer asesinato
    Reseña: Probablemente el género familiar es lo primero que relacionamos con la filmografía de Hirokazu Kore-eda;...
 
 
 
 
 
enfilme © 2018 todos los derechos reservados