if ($skins_show == "0") {?>
 
FICHA TÉCNICA
P'tit Quinquin
El pequeño Quinquin
 
Francia
2014
 
Director:
Bruno Dumont
 
Con:
Alane Delhaye, Bernard Pruvost, Philippe Jore, Philippe Peuvion, Lisa Hartmann
 
Guión:
Bruno Dumont
 
Fotografía:
Guillaume Deffontaines
 
Edición:
Bruno Dumont y Basile Belkhiri
 
Duración:
200 min.
 

 
El pequeño Quinquin
Publicado el 27 - Mar - 2015
 
 
  • 'El pequeño Quinquin', dirigido por el realizador francés, Bruno Dumont.  - ENFILME.COM
  • 'El pequeño Quinquin', dirigido por el realizador francés, Bruno Dumont.  - ENFILME.COM
  • 'El pequeño Quinquin', dirigido por el realizador francés, Bruno Dumont.  - ENFILME.COM
  • 'El pequeño Quinquin', dirigido por el realizador francés, Bruno Dumont.  - ENFILME.COM
  • 'El pequeño Quinquin', dirigido por el realizador francés, Bruno Dumont.  - ENFILME.COM
  • 'El pequeño Quinquin', dirigido por el realizador francés, Bruno Dumont.  - ENFILME.COM
 
 
 
por Luis Fernando Galván

Ve aquí nuestra entrevista con Bruno Dumont (Fuera de Satán)

Ve aquí nuestra entrevista con Bruno Dumont (Camille Claudel 1915)

 *EnFilme Recomienda

Ambientado en una comunidad agrícola en el norte de Francia, el afanoso y gruñón detective de la policía, Van der Weyden (Bernard Pruvost) –un hombre con interminables tics faciales y corporales– y su fiel compañero, Carpentier (Philippe Jore), descubren, al interior de un antiguo y abandonado búnker alemán de la Segunda Guerra Mundial, una vaca muerta, cuyo interior contiene restos de un cuerpo humano. A partir de ese momento, una serie de crímenes en el pueblo se desatan; el elemento común de todos ellos consiste en que el asesino introduce los restos de sus víctimas en el estómago de las vacas. Los policías se ven obligados a interrogar a los habitantes; entre ellos se encuentra el pequeño Quinquin (Alana Delhaye), un carismático y rebelde niño que, en compañía de sus traviesos amigos comienza a interesarse en los trágicos sucesos que ocurren en su comunidad.

Originalmente concebida como una miniserie de cuatro capítulos, la versión cinematográfica de Li’l Quinquin (El pequeño Quinquin, 2014), a pesar de su larga duración, es un fascinante y dinámico relato arropado por un tono de comedia y un halo de misterio; esta combinación posibilita una obra que aborda situaciones cómicas, grotescas, felices y tristes de la vida. Hay momentos joviales, bromas absurdas, chistes inocentes, pero Bruno Dumont nunca exagera en el uso del tono, ni se repite; el realizador francés demuestra su maestría al tener el control en todo momento de las situaciones cómicas y trágicas que vemos, haciendo que el ingenio y la inteligencia prevalezcan a lo largo del filme. Como en la mayoría de sus películas anteriores, Dumont elige el campo y los escenarios naturales de la región de Boulonnais, actores no profesionales que interpretan a renegados e inadaptados sociales, para continuar desarrollando su postura estética y moral respecto a la condición humana: la colisión de los impulsos bestiales y espirituales. El director francés aprovecha la extensión del relato para abordar diversos temas que crean tensión en las dinámicas de las comunidades rurales: la migración, el racismo, la fragmentación de las familias, el sexo extramarital, la segregación, las enfermedades mentales y la violencia. También, el filme muestra cómo el mundo adulto impregna su sordidez en los juegos ingenuos e inocentes de los niños, quienes pronto se convierten en criaturas  agresivas; incluso, Quinquin –como otros personajes que Dumont ha retratado en su filmografía– posee una deformidad física visible que nunca se explica o se menciona, pero la forma en que su boca se tuerce le confiere una permanente expresión de hosquedad y repudio hacia los demás. Entonces, el humor parece ser la única herramienta que tienen los personajes para aligerar la angustiante y brusca carga del entorno social, pero también, el humor le sirve a Dumont para ilustrar la dinámica dolorosa, ciega e hipócrita con la que actúan varios miembros de la comunidad, donde muchos, a pesar de saber lo que está ocurriendo se callan o permanecen indiferentes; ejemplo de ello es la secuencia al interior de la iglesia local durante un funeral donde, de manera cínica, el villano con un  pasamontañas está sentado entre todos los asistentes.

Minicrítica realizada durante la 58 Muestra Internacional de Cine de la Cineteca Nacional.

Consulta los horarios en: Cineteca Nacional

Fecha de estreno en México: 1 de julio, 2016.

 
COMPARTE:
 
ANTERIOR
CARTELERA
Timbuktu
SIGUIENTE
CARTELERA
Engañando
 
 
 
 
 
 
 
 
 
POST RELACIONADOS
 


NOTAS
Primer trailer de American Hustle, lo...


NOTAS
Trailer: ‘Still The Water’ de Naomi...


CARTELERA
Invocando al demonio
 
 
 
COMENTARIOS
 

CALIFICACIÓN DE LA GENTE:
3 personas han votado


 
RECOMENDAMOS
  • Nunca estarás a salvo
    Reseña: En el cine de Lynne Ramsay, la vida cotidiana adquiere capas enigmáticas y tintes poco familiares a través de las...
  • El tercer asesinato
    Reseña: Probablemente el género familiar es lo primero que relacionamos con la filmografía de Hirokazu Kore-eda;...
  • João Moreira Salles (El...
    Entrevista con João Moreira Salles, director de 'El intenso ahora'.
  • Kleber Mendonça Filho,...
    "[El mercado] para mí tiene una mezcla de humor con violencia": Kleber Mendonça Filho
  • Jose Álvarez (Los ojos del...
    Entrevista: El documentalista mexicano, Jose Álvarez, sigue los pasos de Hortensia, una habitante de Tuxpan, en Veracruz, que, luego...
  • Sin amor
    Reseña: A partir de la ruptura de un matrimonio y utilizando el paisaje desolado de las afueras nevadas de Moscú como telón...
  • Una bella luz interior
    Isabelle es una mujer empoderada, exitosa, bellísima, sofisticada; no son la culpa o el remordimiento las anclas que le evitan encontrar...
  • Entrevista. Una conversación...
    Pituka Ortega habla sobre el alcance del IFF Panamá
  • El Proyecto Florida
    Reseña: El más reciente filme de Sean Baker es una muestra extraordinaria de cómo, valiéndose de los recursos del...
  • Everardo González: 'Nosotros...
    `Nos hemos convertido en una sociedad indolente. Que tiene un umbral muy alto frente a la indignación. Necesitamos escenas muy brutales para...
 
 
enfilme © 2018 todos los derechos reservados