if ($skins_show == "0") {?>
 
FICHA TÉCNICA
The Death of Stalin
La muerte de Stalin
 
Francia/Reino Unido/Canadá/Bélgica
2017
 
Director:
Armando Iannucci
 
Con:
Steve Buscemi, Simon Russell Beale, Jeffrey Tambor, Olga Kurylenko
 
Guión:
Armando Iannucci, David Schneider, Ian Martin
 
Fotografía:
Zac Nicholson
 
Edición:
Peter Lambert
 
Música
Christopher Willis
 
Duración:
107 min.
 

 
La muerte de Stalin
Publicado el 11 - Oct - 2018
 
 
  • En la tarde del 28 de febrero de 1953, Radio Mosca transmitió en vivo el Concierto para piano y orquesta n.23 de Mozart. Conmovido por la ejecución que escucha en su residencia de Kountsevo, Joseph Stalin (Adrian McLoughlin) solicita una grabación. Pero ningún registro estaba programado para esa noche. Paralizado por el miedo, en lugar de negar cortésmente la solicitud, el ingeniero Andreyev (Paddy Considine) se enfurece y se ve obligado a reunir a los músicos y debe llenar el salón con gente pobre, trabajando para replicar la misma magia sinfónica, o de lo contrario se le disparará a la mañana siguiente. Muchos deciden participar para montar el ?teatrito?, excepto Maria Yudina (Olga Kurylenko), la pianista que perdió familiares y amigos a manos del tirano. Pocos días después, Stalin muere y se desata un feroz conflicto por la sucesión entre los miembros del Comité Central del PCUS (Partido Comunista de la Unión Soviética). Tratando de lograr la estabilidad, los políticos sólo alientan el desorden, los insultos comerciales, las amenazas y los secretos para posicionarse como la opción legítima para reemplazar a un monstruo intimidante que durante décadas aterrorizó a la Unión Soviética con demostraciones despiadadas de poder.  - ENFILME.COM
  • En la tarde del 28 de febrero de 1953, Radio Mosca transmitió en vivo el Concierto para piano y orquesta n.23 de Mozart. Conmovido por la ejecución que escucha en su residencia de Kountsevo, Joseph Stalin (Adrian McLoughlin) solicita una grabación. Pero ningún registro estaba programado para esa noche. Paralizado por el miedo, en lugar de negar cortésmente la solicitud, el ingeniero Andreyev (Paddy Considine) se enfurece y se ve obligado a reunir a los músicos y debe llenar el salón con gente pobre, trabajando para replicar la misma magia sinfónica, o de lo contrario se le disparará a la mañana siguiente. Muchos deciden participar para montar el ?teatrito?, excepto Maria Yudina (Olga Kurylenko), la pianista que perdió familiares y amigos a manos del tirano. Pocos días después, Stalin muere y se desata un feroz conflicto por la sucesión entre los miembros del Comité Central del PCUS (Partido Comunista de la Unión Soviética). Tratando de lograr la estabilidad, los políticos sólo alientan el desorden, los insultos comerciales, las amenazas y los secretos para posicionarse como la opción legítima para reemplazar a un monstruo intimidante que durante décadas aterrorizó a la Unión Soviética con demostraciones despiadadas de poder.  - ENFILME.COM
  • En la tarde del 28 de febrero de 1953, Radio Mosca transmitió en vivo el Concierto para piano y orquesta n.23 de Mozart. Conmovido por la ejecución que escucha en su residencia de Kountsevo, Joseph Stalin (Adrian McLoughlin) solicita una grabación. Pero ningún registro estaba programado para esa noche. Paralizado por el miedo, en lugar de negar cortésmente la solicitud, el ingeniero Andreyev (Paddy Considine) se enfurece y se ve obligado a reunir a los músicos y debe llenar el salón con gente pobre, trabajando para replicar la misma magia sinfónica, o de lo contrario se le disparará a la mañana siguiente. Muchos deciden participar para montar el ?teatrito?, excepto Maria Yudina (Olga Kurylenko), la pianista que perdió familiares y amigos a manos del tirano. Pocos días después, Stalin muere y se desata un feroz conflicto por la sucesión entre los miembros del Comité Central del PCUS (Partido Comunista de la Unión Soviética). Tratando de lograr la estabilidad, los políticos sólo alientan el desorden, los insultos comerciales, las amenazas y los secretos para posicionarse como la opción legítima para reemplazar a un monstruo intimidante que durante décadas aterrorizó a la Unión Soviética con demostraciones despiadadas de poder.  - ENFILME.COM
  • En la tarde del 28 de febrero de 1953, Radio Mosca transmitió en vivo el Concierto para piano y orquesta n.23 de Mozart. Conmovido por la ejecución que escucha en su residencia de Kountsevo, Joseph Stalin (Adrian McLoughlin) solicita una grabación. Pero ningún registro estaba programado para esa noche. Paralizado por el miedo, en lugar de negar cortésmente la solicitud, el ingeniero Andreyev (Paddy Considine) se enfurece y se ve obligado a reunir a los músicos y debe llenar el salón con gente pobre, trabajando para replicar la misma magia sinfónica, o de lo contrario se le disparará a la mañana siguiente. Muchos deciden participar para montar el ?teatrito?, excepto Maria Yudina (Olga Kurylenko), la pianista que perdió familiares y amigos a manos del tirano. Pocos días después, Stalin muere y se desata un feroz conflicto por la sucesión entre los miembros del Comité Central del PCUS (Partido Comunista de la Unión Soviética). Tratando de lograr la estabilidad, los políticos sólo alientan el desorden, los insultos comerciales, las amenazas y los secretos para posicionarse como la opción legítima para reemplazar a un monstruo intimidante que durante décadas aterrorizó a la Unión Soviética con demostraciones despiadadas de poder.  - ENFILME.COM
  • En la tarde del 28 de febrero de 1953, Radio Mosca transmitió en vivo el Concierto para piano y orquesta n.23 de Mozart. Conmovido por la ejecución que escucha en su residencia de Kountsevo, Joseph Stalin (Adrian McLoughlin) solicita una grabación. Pero ningún registro estaba programado para esa noche. Paralizado por el miedo, en lugar de negar cortésmente la solicitud, el ingeniero Andreyev (Paddy Considine) se enfurece y se ve obligado a reunir a los músicos y debe llenar el salón con gente pobre, trabajando para replicar la misma magia sinfónica, o de lo contrario se le disparará a la mañana siguiente. Muchos deciden participar para montar el ?teatrito?, excepto Maria Yudina (Olga Kurylenko), la pianista que perdió familiares y amigos a manos del tirano. Pocos días después, Stalin muere y se desata un feroz conflicto por la sucesión entre los miembros del Comité Central del PCUS (Partido Comunista de la Unión Soviética). Tratando de lograr la estabilidad, los políticos sólo alientan el desorden, los insultos comerciales, las amenazas y los secretos para posicionarse como la opción legítima para reemplazar a un monstruo intimidante que durante décadas aterrorizó a la Unión Soviética con demostraciones despiadadas de poder.  - ENFILME.COM
 
 
 
por Luis Fernando Galván

En la tarde del 28 de febrero de 1953, Radio Mosca transmitió en vivo el Concierto para piano y orquesta n.23 de Mozart. Conmovido por la ejecución que escucha en su residencia de Kountsevo, Joseph Stalin (Adrian McLoughlin) solicita una grabación. Pero ningún registro estaba programado para esa noche. Paralizado por el miedo, en lugar de negar cortésmente la solicitud, el ingeniero Andreyev (Paddy Considine) se enfurece y se ve obligado a reunir a los músicos y debe llenar el salón con gente pobre, trabajando para replicar la misma magia sinfónica, o de lo contrario se le disparará a la mañana siguiente. Muchos son obligados a participar para montar el ‘teatrito’, incluso Maria Yudina (Olga Kurylenko), la pianista que perdió familiares y amigos a manos del tirano. Si la presentación sale mal, saben que serán condenados a los campos de trabajos forzados dirigidos por el Gulag. Sin embargo, pocos días después del evento, Stalin muere y se desata un feroz conflicto por la sucesión entre los miembros del Comité Central del PCUS (Partido Comunista de la Unión Soviética). Tratando de lograr la estabilidad, los políticos sólo alientan el desorden, los insultos comerciales, las amenazas y los secretos para posicionarse como la opción legítima para reemplazar a un monstruo intimidante que durante décadas aterrorizó a la Unión Soviética con demostraciones despiadadas de poder.

Aunque el cineasta escocés de origen italiano, Armando Iannucci (The Thick of It, 2005-12; In the Loop, 2009), ha construido una reputación en el terreno de la sátira inteligente, La muerte de Stalin (2017) implicaba un desafío, ya que el líder soviético no suele posicionarse como un objetivo cómico. De esta manera, plagado de elementos de la comedia negra, el filme explora la historia compleja de la política rusa que puede resumirse con la sed infinita de poder de los diferentes subordinados de Stalin. Steve Buscemi es Nikita Khrushchev, contradiciendo perpetuamente su voluntad y su lealtad al sistema. Simon Russell Beale es un despiadado y cínico Lavrentij Berijia, listo para explotar la oportunidad y para prevalecer sobre sus compañeros. Jeffrey Tambor interpreta a Georgij Malenkov, Michael Palin le da la cara a Vjaceslav Molotov y Jason Isaacs es el generalísimo Georgy Zukov.  La película comienza con un maravilloso momento que bien podría ser un gag surrealista impredecible: la repetición del concierto para grabarlo. El espectador, con una ligera sonrisa poco entusiasta, de inmediato entiende la peculiaridad de un régimen construido a partir de las dinámicas del miedo. Con un guion muy hábil para presentar incluso situaciones dramáticas bajo la lupa de un espíritu de arrogancia y sed de poder, suceden todas las fases de la enfermedad de Stalin, de su muerte, de la organización de su funeral. La diatriba sobre la llegada de los trenes a Moscú para el funeral es emblemática por el deseo de demostrar su poder. Primero se les permite, luego se detienen, luego nuevamente se organizan y luego se oponen nuevamente dependiendo de quién, entre los ambiciosos en servicio en el vacío del poder estatal, decide querer afirmar su posición para elevarse sobre otros. Esta continua oscilación entre la comedia y la tragedia, entre el drama y la parodia, entre una historia probable y una fantasía no muy lejos de la realidad es el punto fuerte de una película en la que se instala una impecable atención a la reconstrucción de una época y una actuación deslumbrante con cada uno de los intérpretes involucrados. Hay una línea muy fina que separa el horror y la hilaridad, y el director la encuentra la mayor parte del tiempo, solicitando inteligentemente que los actores utilicen su acento natural, eliminando el estudio vocal para reproducir las escenas a todo volumen, ofreciendo una mezcla del talento británico y americano. El maquillaje cuida la ilusión, dejando que las escenas floten en la química e interpretación natural, lo que le da a la atmósfera una energía especial que lleva a muchos caminos divertidos. La oscuridad permanece, ya que el reinado de Stalin incluía un apretado calendario de encarcelamientos, agresiones sexuales y ejecuciones; Iannucci no se asusta con el derramamiento de sangre, le da a la película algo de pesadez para evitar una farsa total. En otros momentos La muerte de Stalin hace sonreír por lo que sucede con respecto a las dinámicas involucradas, pero también te hace pensar en cómo, en realidad, la historia de ese período, de aquellos días, no está demasiado lejos de lo que se vive en la actualidad, en aquellos líderes de las naciones que sólo ansían el poder.

Fecha de estreno en México: 12 de octubre, 2018.

Consulta horarios en: Cinépolis

 
COMPARTE:
 
ANTERIOR
CARTELERA
Enemigo inmortal
SIGUIENTE
 
 
 
 
 
 
 
 
 
POST RELACIONADOS
 


NOTAS
Video. El Honest Trailer Star Wars:...


NOTAS
Trailer: Primer avance de The Look Of...


CARTELERA
LT22 Radio La Colifata
 
 
 
COMENTARIOS
 

CALIFICACIÓN DE LA GENTE:
2 personas han votado


 
RECOMENDAMOS
  • Nuestro tiempo
    Nuestro tiempo es un espejo que para muchos espectadores podrá servir como el vehículo de introspección que posiblemente fue...
  • Tiempo compartido
    Reseña: Sebastián Hofmann confecciona un fascinante híbrido que oscila de la sátira social al thriller de...
  • Sebastián Hofmann (Tiempo...
    Entrevista con Sebastián Hofmann, director de 'Tiempo compartido'
  • Los adioses
    Reseña: El filme de Natalia Beristáin se revela como una táctica inteligente para hablar de feminismo y hacer un...
  • Gaspar Noé
    Entrevista: "Yo pensé que Love sería más sexy, y pese a que la representación del sexo es muy frontal, la película...
  • El extranjero. 'La nube y el...
    En la primera entrega de su nueva columna mensual, titulada "El extranjero", el crítico y programador de cine, Roger Koza, cuestiona...
  • Un final feliz
    Reseña: En comparación con sus filmes anteriores, Michael Haneke coquetea decisivamente con la comedia, con el lado grotesco e...
  • El club de los insomnes
    Entrevista: Conversamos con los guionistas y directores del filme, Joseduardo Giordano y Sergio Goyri Álvarez, y con las...
  • Sebastián Cordero (Sin...
    Entrevista con Sebastián Cordero, director de 'Sin muertos no hay carnaval'.
  • Nunca estarás a salvo
    Reseña: En el cine de Lynne Ramsay, la vida cotidiana adquiere capas enigmáticas y tintes poco familiares a través de las...
 
 
enfilme © 2018 todos los derechos reservados