if ($skins_show == "0") {?>
 
FICHA TÉCNICA
Ana Nojoom bent alasherah...
Me llamo Nojoom, tengo 10 años y quiero el divorcio
 
Yemen/Francia/Emiratos Árabes Unidos
2014
 
Director:
Khadija Al-Salami
 
Con:
Adnan Alkhader, Rana Mohammed, Reham Mohammed
 
Guión:
Khadija Al-Salami
 
Fotografía:
Victor Credi
 
Edición:
Alexis Lardilleux
 
Música
Thierry David
 
Duración:
96 min.
 

 
Me llamo Nojoom, tengo 10 años y quiero el divorcio
Publicado el 21 - Jul - 2017
 
 
  • Fecha de estreno en México: 27 de julio, 2017. Película dirigida por Khadija Al-Salami.  - ENFILME.COM
  • Fecha de estreno en México: 27 de julio, 2017. Película dirigida por Khadija Al-Salami.  - ENFILME.COM
 
 
 
por Alfonso Flores-Durón y Martínez

Nojoom (Reham Mohameed) es, como dice el largo título de la película –desde su versión original- una niña de diez años que busca divorciarse. Así es. Su verdadero nombre es Nojood (que se traduce como “escondida”, pues su padre deseaba un varón), pero ella y su madre prefieren Nojoom (que significa “estrellas”). Vive en Yemen, integrante de una familia muy humilde, compuesta por su padre (Ibrahim Alashmori) campesino, ignorante y muy pobre, dos esposas (la madre de Nojoom (Naziha Alansi) y otra mujer (Shafikha Alanisi)), dos hermanas y dos hermanos.  Muchas bocas que alimentar para el responsable de la casa. Además, una de las hermanas mayores de Nojoom es violada por el hijo de un amigo de su padre, así que éste decide que la familia abandone la aldea donde vivían (un área muy verde, con vacas y borregos, espacio abundante) para viajar a una ciudad (la capital, Sana) dominada por el árido y homogéneo beige de las construcciones, en la que a diferencia del pueblo las mujeres deben cubrirse con un velo la cabeza (muchas incluso llevan la cara tapada por el burka), donde habitarán un minúsculo departamento, en una zona populosa, desfavorecida. El padre no encuentra trabajo, la comida escasea en la casa y, desesperado, recurre a una añeja tradición tribal común en muchos lugares de Oriente Medio (que también ocurre en países como el nuestro): intercambiar permanentemente a su pequeña hija Nojoom con un hombre interesado en ella por una dote que le permita solventar sus problemas económicos temporalmente; es decir, vende a una niña como esposa para un adulto a cambio de unas monedas. El día de su boda, significativamente, Nojoom abandona el festejo para ir a jugar a la calle con unas amiguitas y, en una secuencia como de filme de Panahi, empeña el anillo de casada que acaba de recibir para comprar una muñeca. Ya por la noche, en la aldea de su flamante marido, es obligada por él, mediante golpes y amenazas, a consumar el matrimonio. Los días posteriores empeoran los maltratos a Nojoom; la suegra la piensa un ser maligno por rebelarse a la tradición y a su esposo. Después de semanas de conflicto constante, harto por su impertinencia, el esposo decide regresar a Nojoom con sus padres para que la ponga en cintura. La niña, esperanzada de recibir el apoyo familiar, se enfrenta con la furia de su papá; el hombre siente que la niña lo está deshonrando. Atrapada, sin aparente salida, Nojoom escapa y, por sus propios medios, llega a los juzgados donde intentará que el sistema de justicia de un país tan conservador, eso, le haga justicia y ponga fin a su involuntario matrimonio. En el hecho de poder lograrlo correrá la suerte del resto de su vida, pero también el de muchas otras mujeres (niñas) de su país.

Khadija Al-Salamia, quien debuta como directora de filmes de ficción con Me llamo Nojoom… es escritora y documentalista, y se nota. La película tiene un fuerte apego a ese tipo de realismo que se emparenta con el documental (y también parece alimentarse del cine temprano de Kiarostami), y muestra evidentes marcas literarias toda vez que, además, se trata de la adaptación del relato biográfico de la adolescente yemení, Nujood Ali, escrito en colaboración con la escritora francesa Delphine Minuoi. A Al-Salamia le cuesta trabajo transformar en imágenes frescas la fuerza que transmite la historia, descansa demasiado en las palabras y suele caer en la tentación del melodrama con tal de no dejar duda sobre las emociones que quiere trasmitir al espectador. La realización por momentos es desaseada (como de proyecto escolar) y la edición no siempre ayuda a imprimir fluidez a las acciones, evidenciando algunas fallas interpretativas. Y, en su intención por eludir todo tipo de maniqueísmo y presentar la situación en toda su complejidad (lo cual logra, por ejemplo, enseñando que este tipo de asuntos tampoco son aceptados por toda la comunidad yemení), la directora se siente obligada a asumir una postura didáctica desde la que evita juzgar a los aparentes responsables, depositando la culpa en el sistema social en su conjunto, que por un lado mantiene a buena parte de la población en la ignorancia y, por otra, no ha hecho lo suficiente por romper con tradiciones no sólo retrógradas sino inhumanas que parecerían inexplicables a estas alturas de la historia del mundo. Por lo tanto, la película constantemente parece más un proyecto auspiciado por alguna ONG que en verdad un filme independiente. Lo que, pese a todo, lo hace trascender la suma de estos defectos, es tanto la integridad propia y la inquietante peculiaridad de la historia, algunos momentos lúcidos del montaje (tanto a través de algún flashback -otros se sienten forzados-, como cuando lo hace en paralelo para incrementar la tensión) y, en última instancia, la decisión con que Al-Salamia (que también sufrió un drama similar en su vida) acomete el caso tratándolo de forma frontal, pero sin dejar que la dominen ni los miedos, ni los rencores, ni los prejuicios, ni la óptica de género.. Me llamo Nojoom es, por encima de todo, un alegato a favor de los derechos que las mujeres merecen le sean respetados por la sociedad y el estado, una demostración contestataria de lo inevitable que resulta rebelarse ante los órdenes establecidos que en lugar de favorecer la libertad la oprimen. Pese a que lamentablemente no abundan los casos así, existen ejemplos contundentes como éste de que, aun siendo niñas, pese a tener todo en contra, ellas mismas tienen el espíritu para defender esos derechos y exigirlos, sin victimizarse, con una dignidad y un valor que desde entonces nada tienen de infantiles. 

Alfonso Flores-Durón (@SirPon)

 

Consulta horarios en: Cinépolis, Cinemex, Cineteca Nacional

Fecha de estreno en México: 27 de julio, 2017.

 
COMPARTE:
 
ANTERIOR
CARTELERA
En la mira del francotirador
SIGUIENTE
CARTELERA
Si no despierto
 
 
 
 
 
 
 
 
 
POST RELACIONADOS
 


CARTELERA
Diana Vreeland: The Eye Has to Travel


NOTAS
EnFilme 4 años


NOTAS
Día 12: London Film Festival
 
 
 
COMENTARIOS
 

CALIFICACIÓN DE LA GENTE:
4 personas han votado


 
RECOMENDAMOS
  • Eso
    Reseña: 'Eso' posee una cantidad respetable de travesuras carnavalescas y un pertinente entendimiento de cómo operan las experiencias...
  • The Shape of Water del...
    "Una fábula con mensaje político”.
  • Atómica
    Soundtrack: La banda sonora de 'Atomic Blonde', el thriller de espionaje protagonizado por Charlize Theron, cuenta con una notable y evocadora...
  • Koktebel
    Destaca el hecho de que el niño se convierta, por momentos, en la auténtica figura paterna.
  • Paterson
    Reseña: El cine de Jim Jarmusch es un bálsamo reparador para todos aquellos amantes del cine y de la...
  • Los 11 filmes favoritos de...
    A nadie que conozca su obra extrañarán las elecciones del maestro polaco.
  • Viene de noche
    Reseña: Un angustiante drama existencial con elementos de terror postapocalíptico que reflexiona en torno al egoísmo, la...
  • CINE Y ARTE. Fuentes,...
    De la obra del pintor flamenco, Pieter Brueghel, a los cuadros del artista serbio, Dragan Bibin; las influencias artísticas detrás...
  • Las hijas de Abril
    Michel Franco pone a convivir a una familia que no tiene aptitudes emocionales para hacerlo y lo hace enfatizando los espacios cerrados.
  • Trisha Ziff (El hombre que...
    Entrevista con Trisha Ziff, directora de 'El hombre que vio demasiado'.
 
 
enfilme © 2017 todos los derechos reservados