if ($skins_show == "0") {?>
 
FICHA TÉCNICA
Sing Street
Sing Street: Este es tu momento
 
Irlanda/Reino Unido/Estados Unidos
2016
 
Director:
John Carney
 
Con:
Ferdia Walsh-Peelo, Lucy Boynton, Maria Doyle Kennedy, Aidan Gillen, Jack Reynor
 
Guión:
John Carney
 
Fotografía:
Yaron Orbach
 
Edición:
Andrew Marcus , Julian Ulrichs
 
Música
Becky Bentham
 
Duración:
106 min.
 

 
Sing Street: Este es tu momento
Publicado el 21 - Sep - 2016
 
 
  • Sing Street es un manjar para los melómanos y los melancólicos, como claramente lo es el propio director del filme, John Carney (cuya carrera se ha distinguido por combinar ambas inclinaciones, tanto en Once del 2007 y Begin Again, del 2013  - ENFILME.COM
  • Sing Street es un manjar para los melómanos y los melancólicos, como claramente lo es el propio director del filme, John Carney (cuya carrera se ha distinguido por combinar ambas inclinaciones, tanto en Once del 2007 y Begin Again, del 2013  - ENFILME.COM
  • Sing Street es un manjar para los melómanos y los melancólicos, como claramente lo es el propio director del filme, John Carney (cuya carrera se ha distinguido por combinar ambas inclinaciones, tanto en Once del 2007 y Begin Again, del 2013  - ENFILME.COM
  • Sing Street es un manjar para los melómanos y los melancólicos, como claramente lo es el propio director del filme, John Carney (cuya carrera se ha distinguido por combinar ambas inclinaciones, tanto en Once del 2007 y Begin Again, del 2013  - ENFILME.COM
  • Sing Street es un manjar para los melómanos y los melancólicos, como claramente lo es el propio director del filme, John Carney (cuya carrera se ha distinguido por combinar ambas inclinaciones, tanto en Once del 2007 y Begin Again, del 2013  - ENFILME.COM
  • Sing Street es un manjar para los melómanos y los melancólicos, como claramente lo es el propio director del filme, John Carney (cuya carrera se ha distinguido por combinar ambas inclinaciones, tanto en Once del 2007 y Begin Again, del 2013  - ENFILME.COM
 
 
 
por Alfonso Flores-Durón y Martínez

¿Cuántos integrantes de grupos de rock británicos han confesado que sin la música, sin la posibilidad de formar una banda su vida habría sido una mierda? Muchísimos, casi todos. Encontrar a otros seres incomprendidos, lastimados, inadaptados, renegados o que simplemente buscaban la mejor forma de atraer chicas para componer canciones, cantarlas e interpretarlas en vivo les cambió la vida. En Dublín, capital de la República de Irlanda (aunque no forma parte de la Gran Bretaña, casi), a mitad de los ochenta, el panorama no era muy halagüeño, y ahí le tocó vivir a Conor (Ferdia Walsh-Peelo). Sus padres riñen todo el tiempo, en parte porque la recesión económica los asfixia y, como una de sus consecuencias, se ven obligados a cambiar a Conor de colegio. En su nuevo recinto educativo (regenteado por unos severos sacerdotes jesuitas) sus compañeros, por supuesto, lo reciben como se merece el chico nuevo: mediante severo bullying y agresiones de todo tipo; a la cabeza del comité de bienvenida está Barry, un puberto pero bien formado skin head, hijo de unos drogadictos que, a su vez, lo maltratan. Al menos Conor tiene en su pacheco hermano mayor, Brendan (Jack Reynor), un vago conocedor de música, alguien que lo adoctrine sobre la vida y, particularmente, acerca de las nuevas tendencias con las que pueda inspirarse para cobijar en melodías las tristes letras que escribe cuando los gritos entre su papá (Aidean Gillen) y su mamá (Maria Doyle Kennedy) se ponen insoportables en casa. Cuando conoce a la hermosísima Raphina (Lucy Boynton), huérfana y modelo, se da cuenta que es el momento idóneo para formar una banda, con tal de obligarse a hacer un video que ella protagonice. Así que, con la ayuda de su compañerito Darren (Ben Carolan), que se ofrece a ser el manager, comienza el proceso de reclutamiento de los integrantes que le ayuden a dar cauce a sus inquietudes musicales (con el extraordinario tino de elegir a Duran Duran como prototipo estilístico y sonoro). Podría matar dos pájaros de un tiro: conseguir ser respetado dentro de su escuela y, ¿también el amor de Raphina?

Sing Street es un auténtico manjar para los melómanos y los melancólicos, como claramente lo es el propio director del filme, John Carney (cuya carrera se ha distinguido por combinar ambas inclinaciones, tanto en Once del 2007 y Begin Again, del 2013). Los primeros disfrutarán los sucesivos cambios de moda, de look y de gusto musical que experimenta Conor, a través de bandas y solistas como Duran Duran, Spandau Ballet, Hall & Oates, A-ha, The Clash, Joe Jackson, The Cure o el mismo Paul Weller (líder de The Jam) que dominaron los ochenta a partir de su presencia en el magnífico punto de encuentro semanal que era Top of the Pops, de la BBC. Los segundos sentirán pellizcos internos constantes en la zona abdominal y pectoral al ver cómo Carney reconstruye una época entrañable a partir de formidables detalles y bien articuladas secuencias. En la superficie, Sing Street podría parecer un filme derivativo; lo que ocurre ahí bien podríamos pensar que lo hemos visto ya antes. Pero los personajes (todos, incluso los que tienen escasa intervención) están sumamente bien delineados y equipados de humanidad, los diálogos combinan mucha gracia y efusivo humor, con abundante verdad, y la trama amalgama elementos de áspero realismo social con buenas dosis de esa fantasía que permite hacer que aquél sea tolerable. Ni hay chistes tontos, ni estereotipos, ni fórmulas efectistas. Y el anhelo por ese pasado en el que el mundo aún guardaba cierta inocencia que convivía rítmicamente con el deseo mismo de perderla no es difícil que seduzca hasta a quienes no lo vivieron. Porque con lo que, además, todo mundo se puede identificar es con ese poder que tiene la música para clarificarnos (incluso mediante confusiones) nuestros primeros rasgos serios de identidad, para enseñaros igual o más cosas de las que aprendemos en la escuela, para ayudarnos a montar nuestras pequeñas rebeliones personales contra lo opresiva que suele ser la vida y, sí, también, para enamorar y enamorarnos, y después, consolarnos ante la decepción, y sostenernos para intentar la reconciliación. Por eso el viaje que vive Conor en Sing Street, el del verdadero héroe (según su sabio hermano), resulta tragicómico y adorable. La dulce confirmación de dos verdades: que la música que elegimos para acompañarnos en la vida es una extensión de nosotros mismos; y, también, que “ninguna mujer puede amar de verdad a un hombre que escucha a Phil Collins”.

 

Fecha de estreno en México: 23 de septiembre, 2016.

Horarios: Cinépolis, Cinemex

 
COMPARTE:
 
ANTERIOR
CARTELERA
Rescate suicida
SIGUIENTE
CARTELERA
La luz entre los océanos
 
 
 
 
 
 
 
 
 
POST RELACIONADOS
 


NOTAS
El sexo, tema central de una nueva ola...


CARTELERA
Interestelar


NOTAS
Videos: ‘Sinfonías de la ciudad’, una...
 
 
 
COMENTARIOS
 

CALIFICACIÓN DE LA GENTE:
2 personas han votado


 
RECOMENDAMOS
  • Paterson
    Reseña: El cine de Jim Jarmusch es un bálsamo reparador para todos aquellos amantes del cine y de la...
  • Los 11 filmes favoritos de...
    A nadie que conozca su obra extrañarán las elecciones del maestro polaco.
  • Viene de noche
    Reseña: Un angustiante drama existencial con elementos de terror postapocalíptico que reflexiona en torno al egoísmo, la...
  • CINE Y ARTE. Fuentes,...
    De la obra del pintor flamenco, Pieter Brueghel, a los cuadros del artista serbio, Dragan Bibin; las influencias artísticas detrás...
  • Las hijas de Abril
    Michel Franco pone a convivir a una familia que no tiene aptitudes emocionales para hacerlo y lo hace enfatizando los espacios cerrados.
  • Trisha Ziff (El hombre que...
    Entrevista con Trisha Ziff, directora de 'El hombre que vio demasiado'.
  • Maquinaria Panamericana
    Reseña: 'Maquinaria Panamericana' es una salvaje sátira surrealista sobre el régimen del miedo; un comentario social plagado de...
  • Tempestad
    Tempestad genera una atmósfera de empatía, solidaridad y generosidad femeninas.
  • Yo, Daniel Blake
    I, Daniel Blake de Ken Loach ganó en 2016 la Palma de Oro en Cannes. Lo analizamos.
  • Juan Goytisolo y su relación...
    El escritor español murió en la ciudad de Marrakech, Marruecos, a los 86 años de edad. El ganador del Premio Cervantes...
 
 
enfilme © 2017 todos los derechos reservados