if ($skins_show == "0") {?>
 
10 espeluznantes escenas que no pertenecen al género de terror, según Film School Rejects
Publicado el 10 - Oct - 2018
 
 
Algunos de los momentos más escalofriantes no necesariamente provienen de películas de terror. - ENFILME.COM
 
 
 

Por extraño que parezca, algunas de las escenas más terroríficas de la historia del cine no necesariamente provienen de películas de terror. De hecho, al no estar dentro del género de terror se vuelven más temibles y espeluznantes. Una gran dimensión del “combustible de pesadilla” es su capacidad para dejar una impresión duradera.

 

10. Una moneda y el azar | No Country for Old Men (2007)

Esta escena es la crueldad personificada. Un momento que pone nervioso a cualquiera. Aquí tenemos un anciano comerciante, que trabaja más allá de la edad de jubilación para llegar a fin de mes, tratando de pasar las horas de un día mundano haciendo una pequeña charla inocente con su cliente psicótico. Sin embargo, esto resulta ser un error, ya que el psicópata no es del tipo hablador y decide apostar la vida del anciano solo porque puede. Esta escena es un recordatorio de que la vida es aleatoria y solo la muerte es cierta. Es un recordatorio de que a veces las personas buenas pueden pasarle cosas malas por estar en el lugar equivocado en el momento equivocado.

 

9. La transformación de Doom | Who Framed Roger Rabbit? (1988)

Como su nombre lo sugiere, el juez Doom no es exactamente un buen tipo. Como si la capa negra, los guantes, el bastón de la espada y el encaprichamiento con la pena capital no lo revelaran. La leyenda dice que Tim Curry originalmente audicionó para el papel, pero fue rechazado por ser demasiado aterrador. Lo que está diciendo algo considerando el combustible de pesadilla de una actuación de Christopher Lloyd. En su escena más aterradora, Doom confiesa que mató al hermano de Eddie. Que hasta ahora Doom era tan sano y serio en comparación con el resto del reparto hace que la transición sea aún más aterradora; Su sonrisa se estira, sus ojos se abren, su voz se rompe en un chillido maníaco.

 

8. Es la hora de la cena | El laberinto del Fauno (2006)

Si uno pudiera meterse dentro de la mente de Guillermo del Toro y quedarse un rato allí, no se puede decir qué criaturas extrañas encuentres. Del Toro tiene la amabilidad de liberar parte de su materia cerebral cada pocos años. En 2006, lanzó lo que quizás sea su mirada más fantástica sobre su funcionamiento interno, El laberinto del Fauno. La fantasía oscura inspirada en los lúcidos sueños del cineasta mexicano contiene todo un mundo lleno de personajes misteriosos que cobran vida con la ayuda de un poco de CGI y mucho maquillaje y animatrónica. Quizás la creación más memorable, y sin duda la más perturbadora, sea el Hombre Pálido. Esta delgada criatura de piel holgada y ojos plantados en medio de sus palmas se despierta cuando la protagonista de la película, Ofelia, come un par de uvas de su mesa. Visiblemente molesto, el monstruo rápidamente muerde las cabezas de dos hadas y se lanza hacia Ofelia.

 

7. El sótano caníbal | The Road (2009)

Todo lo que proviene de la imaginación de Cormac McCarthy es básicamente un compañero de terror. Sus historias tienden a ser tan horripilantes y sombrías para resaltar la perversidad y crueldad humana. La adaptación de John Hillcoat de su novela dramática post-apocalíptica del mismo nombre es el tipo de película que debería venir recetada con un tratamiento de antidepresivos. Sin embargo, esta escena, que muestra una guarida subterránea poblada por caníbales y sus víctimas, es particularmente sombría. No son solo los caníbales que buscan carne humana lo que da miedo, las imágenes de sus prisioneros hambrientos y desnudos también son una pesadilla. Muy pocas escenas evocan la sensación de desesperanza tan poderosamente como este espectáculo de terror.

 

6. La navaja y el ojo | Un Chien Andalou (1929)

Evitando la coherencia cronológica y el aspecto racional explicativo, el filme surge de la convergencia de dos sueños. El de Buñuel, sobre una nube cortando la luna, mientras una navaja de afeitar penetra un ojo; el de Dalí, una mano llena de hormigas. El cineasta y el pintor comenzaron a escribir el guion con la condición de descartar toda imagen o idea que brinde una explicación racional a lo mostrado en pantalla. A manera de prólogo, se muestra el sueño de Buñuel como una invitación agresiva a ver el cine con otros ojos. Es una alusión al poder de la mirada; luego que la navaja atraviesa el ojo, la Mujer aparece de nuevo con los ojos intactos, como si el ojo cortado hubiera renacido. También, se trata del poder del ojo invisible, del ojo creador, aquel que mediante la cámara determina desde qué perspectiva y en qué momento ver los acontecimientos.

 

5. Los dientes raspando el cemento | American History X (1998)

American History X es un drama inquietante sobre el odio, la redención y las consecuencias, y si bien presenta varias secuencias desgarradoras, hay un golpe visceral que cualquier película de terror tendría suerte de tener. Ya es una escena tensa y de alta energía cuando el cabeza rapado de Edward Norton obliga a un joven negro a morder la banqueta. Sus dientes raspan el cemento casi como clavos en una pizarra, y con el sonido y la imagen dejándonos llenos de una anticipación empapada de temor, da los giros más horripilantes.

 

4. Picnic | Zodiac (2007)

Hay una razón por la que la mayoría de las películas de terror colocan los sustos durante la noche o en la oscuridad, ya que es una forma rápida (y, a veces, perezosa) de aumentar los escalofríos sin mucho esfuerzo. Sin embargo, se necesita habilidad para enfriar la sangre de un espectador en la brillante luz del día, y David Fincher (quien previamente mostró sus habilidades con la secuencia final en Seven) plasma el terror en esta secuencia donde una pareja joven disfruta de un idílico día soleado en un lago antes de ser abordados por un hombre enmascarado con un arma. El sentimiento inmediato de miedo se magnifica a medida que lo que comienza como un simple robo revela motivaciones mucho más sombrías.

 

3. “Wakey Wakey” | Se7en (1995)

El thriller policial de David Fincher introdujo a un público desprevenido a un mundo de sadismo. Pero la escena más escalofriante no se basa únicamente en lo grotesco, sino en la teatralidad anticuada: el “jump scare”. Cuando los detectives y policías entran cautelosamente a la habitación, al ver el cuerpo cadavérico pensamos: “No puede pasar algo peor”. Y de pronto, Fincher nos hace saltar de nuestros asientos, previniéndonos de lo que está por venir durante el resto de la película.

 

2. Temor al dentista | Marathon Man (1976)

Una película que no se percibe típicamente como aterradora, pero que contiene una escena que compite como una de las más obsesionadas. La escena tiene a Dustin Hoffman atado a una silla en una habitación oscura y sombría, siendo torturado para que entregue información. ¿La forma de tortura? Uno puede probar el frío y estéril acero presionando incómodamente contra la lengua y luego está ese raspado. El raspar, raspar, raspar contra los dientes. Y todo esto es solo el precursor del chirrido de muerte conocido como el taladro dental.

 

1. La trampa | Watership Down (1978)

Después de sentir que algo no está bien, Fiver sale disparado de Cowslip. Bigwig lo sigue, reprendiendo al joven conejo por ser egoísta. Bigwig se va, desaparece, y todo lo que podemos escuchar son gorgoteos. Resulta que el sentimiento brumoso de engaño del que hablaba Fiver era fuerte: la comida era una trampa que un granjero colocaba para atrapar conejos. Literalmente. El alambre ataca la tráquea del animal dejándolo con la boca abierta y la lengua colgando. Sus amigos se apresuran a sacar el yacimiento de la tierra, y la sangre espumosa brota de la nariz y los labios.

 

Trad. EnFilme

Fuente: Film School Rejects

 
COMPARTE:
 
ANTERIOR
NOTAS
Video. Quentin Tarantino y la poesía entre líneas
SIGUIENTE
NOTAS
Trailer. ‘Pet Sematary’, la nueva adaptación de...
 
 
 
 
 
 
 
 
 
POST RELACIONADOS
 


SOUNDTRACK
Under The Skin


NOTAS
La Berlinale anuncia nuevos títulos de...


NOTAS
Ganadores del 73º Festival...
 
 
 
COMENTARIOS
 
RECOMENDAMOS
  • Nuestro tiempo
    Nuestro tiempo es un espejo que para muchos espectadores podrá servir como el vehículo de introspección que posiblemente fue...
  • Tiempo compartido
    Reseña: Sebastián Hofmann confecciona un fascinante híbrido que oscila de la sátira social al thriller de...
  • Sebastián Hofmann (Tiempo...
    Entrevista con Sebastián Hofmann, director de 'Tiempo compartido'
  • Los adioses
    Reseña: El filme de Natalia Beristáin se revela como una táctica inteligente para hablar de feminismo y hacer un...
  • Gaspar Noé
    Entrevista: "Yo pensé que Love sería más sexy, y pese a que la representación del sexo es muy frontal, la película...
  • El extranjero. 'La nube y el...
    En la primera entrega de su nueva columna mensual, titulada "El extranjero", el crítico y programador de cine, Roger Koza, cuestiona...
  • Un final feliz
    Reseña: En comparación con sus filmes anteriores, Michael Haneke coquetea decisivamente con la comedia, con el lado grotesco e...
  • El club de los insomnes
    Entrevista: Conversamos con los guionistas y directores del filme, Joseduardo Giordano y Sergio Goyri Álvarez, y con las...
  • Sebastián Cordero (Sin...
    Entrevista con Sebastián Cordero, director de 'Sin muertos no hay carnaval'.
  • Nunca estarás a salvo
    Reseña: En el cine de Lynne Ramsay, la vida cotidiana adquiere capas enigmáticas y tintes poco familiares a través de las...
 
 
enfilme © 2018 todos los derechos reservados