if ($skins_show == "0") {?>
 
10 grandes películas de temática homosexual según el British Film Institute
Publicado el 02 - Ago - 2018
 
 
Las películas reunidas buscan mostrar las bellas relaciones homosexuales retratadas en el cine. - ENFILME.COM
 
 
 

En la década de 1980, los realizadores se volvieron más confiados en representar a hombres gays enamorados. The Beautiful Laundrette (1985) de Stephen Frears y Maurice (1987) de James Ivory mostraron que la homosexualidad y la felicidad no se excluían mutuamente. A medida que crecen las audiencias para el cine gay, películas como God's Own Country y Call Me by Your Name (ambas del 2017) han demostrado que las historias de amor gay pueden atraer grandes audiencias y elogios de la crítica. Pero solo son los filmes más recientes aquellos que celebran el amor entre hombres. No todas las películas en esta lista tienen finales felices, pero logran retratar relaciones interesantes y amorosas del mismo sexo en formas nuevas y a menudo valientes.

Las películas de esta lista se centran en la G del LGBTQ+, aunque hay muchas películas románticas que celebran otras identidades sexuales, estas otras opciones serán consideradas para listas futuras.

 

Fireworks, 1947 dir. Kenneth Anger


La película onírica de Kenneth Anger, sobre un niño golpeado por marineros en un horrendo ataque homofóbico pero cuya terrible experiencia es seguida por un momento de dicha cuando se despierta con un amante masculino en su cama, es una parte fascinante de la vanguardia, creada cuando Anger aún era un adolescente.

Es una película enloquecida, que inicia con la imagen de una erección, pasando por un espantoso horror corporal (el niño se imagina a sus atacantes desgarrándole el pecho) y surrealismo. Fireworks puede tener un final feliz, pero es difícil llegar a él. No sería la última vez que Anger realiza un filme homoerótico, especialmente con Scorpio Rising (1963), su tributo candente y sensual a la cultura biker.

 

Some Like It Hot, 1959 dir. Billy Wilder


Hay tantas cosas que adorar de la comedia clásica de Billy Wilder, protagonizada por Jack Lemmon y Tony Curtis como músicos que presencian una matanza de gángsters y se disfrazan de mujeres para escapar de la mafia, lo que es fácil de olvidar debido a que en el interior, existe un muy divertido romance. No, no entre Joe (Curtis) y Sugar (Marilyn Monroe), sino entre Jerry/Daphne (Lemmon) y Osgood (Joe E. Brown), un amable millonario que corteja al saxofonista, sin saber que "ella" es realmente un hombre.

La progresión de los sentimientos de Jerry/Daphne, desde la renuencia al genuino afecto, aunque indudablemente realizados para hacernos reír, es conmovedora de observar, especialmente teniendo en cuenta cómo se consideraban las relaciones del mismo sexo en los Estados Unidos de la década de 1950. Y la famosa última línea, "Nadie es perfecto", es un final tan positivo como puede ser imaginado para su época.

 

The Fire Island Kids, 1971 dir. Peter De Rome


Si querías ver a los hombres homosexuales disfrutando de una vida feliz en la gran pantalla en la década de 1970, el porno gay era tu apuesta más segura. Después de décadas de ver personajes homosexuales como villanos o víctimas, Peter de Rome vino al rescate con una serie de películas eróticas que son sexys y artísticas. The Fire Island Kids es una de las más encantadoras.

Su éxito radica en su simplicidad. Un hombre rescata a otro de ahogarse en Fire Island, la meca gay de Nueva York. Vuelven a una casa en la playa y una cosa lleva a la otra. Es como si la pintura de David Hockney cobrara vida - las líneas de bronceado abundan - y su descripción de una tarde perezosa y sensual irrumpe con un romance que rara vez se ve en el mundo erótico.

 

Westler, 1985 dir. Wieland Speck


Filmada en Berlín, cuatro años antes de la caída del muro, esta notable historia de amor sigue la relación entre Thomas, un "Ossi" (un berlinés del este), y Felix, un "Wessi" (del oeste de Berlín). El romance comienza cuando Felix hace viajes regulares a Berlín del Este, pero pronto las autoridades empiezan a sospechar, y los amantes deciden que Thomas debe intentar huir a Alemania Occidental, a pesar de los considerables peligros.

Sigurd Rachman y Rainer Strecker son los amantes separados y el verdadero triunfo de la película radica en su valiente crítica de la naturaleza opresiva de Berlín Oriental. Wieland Speck filma atrevidamente escenas en Berlín del Este en secreto con una cámara de mano, enfatizando la naturaleza ilícita del amor de los dos hombres.

 

Maurice, 1987 dir. James Ivory


Años antes de su actuación aclamada como el político deshonrado Jeremy Thorpe en A Very English Scandal (2018), Hugh Grant interpretó a un personaje gay muy diferente en la adaptación de James Ivory en 1987 de la novela de E.M. Forster. Forster comenzó a escribir sobre un hombre que se enamora de dos hombres muy diferentes a principios del siglo XX, en la década de 1910, aunque debido a su contenido (la homosexualidad masculina fue ilegal hasta 1967 en Inglaterra) no se publicó hasta 1971, un año después de su muerte.

Grant interpreta a un hombre que rechaza su verdadera naturaleza y elige suprimir su homosexualidad, casarse con una mujer y rechazar a su amante, Maurice (James Wilby), que busca el amor en otra parte. Está magníficamente actuado, con un final maravilloso, tanto más llamativo dado que se hizo en la década de 1980, cuando la homofobia, desencadenada por el terror generalizado de la crisis del SIDA, estaba en su punto más alto.

 

Edward II, 1991 dir. Derek Jarman


La obra de Christopher Marlowe sobre el supuestamente gay monarca británico termina trágicamente para el rey, con una muerte horrible con un atizador al rojo vivo, una muerte espeluznante desestimada como un rumor por muchos historiadores. Derek Jarman trae su mirada artística a la tragedia y se las arregla para hacer la historia aún más extraña, dibujando paralelismos directos entre la persecución homofóbica de Eduardo II y su amante, Gaveston, y el sentimiento anti-gay azotado por los tabloides bajo el mandato de Margaret Thatcher. Miembros de los grupos activistas contemporáneos OutRage! y las Hermanas de la Perpetua Indulgencia hacen apariciones memorables.

El asesinato por tortura del rey se imagina como un sueño en la película, y el verdugo enviado a la celda de Edward tiene una respuesta muy diferente a la del personaje de la obra. El amor y el romance de la obra están en primer plano: Annie Lennox serena a los amantes con una gloriosa interpretación de Every Time We Say Goodbye de Cole Porter.

 

 

Dakan, 1997 dir. Mohamed Camara


Las relaciones sexuales entre personas del mismo sexo son ilegales en Guinea, por lo que la existencia de esta historia de amor gay, que se cree que es la primera película LGBTQ+ realizada en el oeste de África, es notable. La película comienza con dos hombres besándose en un automóvil y explora las amenazas que siguen al descubrimiento de su relación. La madre de uno de los hombres recurre a la brujería para "curar" a su hijo, quien también se somete a un tratamiento de aversión. Pero la verdadera naturaleza no se puede destruir fácilmente.

El final de la película dividirá a las audiencias, y las feministas en particular pueden negarse a la decisión que uno de los hombres tome. Pero la valentía de la película al describir una historia extraña, y su negativa a condenar a los dos hombres por su amor, hacen de esta una película histórica importante y empoderadora.

 

Tropical Malady, 2004 dir. Apichatpong Weerasethakul


Es perezoso concentrarse en la rareza de las películas de Apichatpong Weerasethakul, en lugar de las extraordinarias respuestas emocionales que pueden provocar en el público, aunque uno puede ver la tentación. Tropical Malady deja de ser un simple romance entre un soldado y un campesino en un embriagador viaje a la jungla, donde un hombre se encuentra con un mono parlanchín y el espíritu cambiante de un tigre devorador de hombres.

Las primeras escenas del romance lúdico entre los dos hombres son encantadoras, pero es la segunda mitad, en particular los momentos finales, son los que elevan la película a la grandeza. Es un logro asombroso, erótico y alucinatorio, y ganó merecidamente el premio del jurado en Cannes.

 

Brokeback Mountain, 2005 dir. Ang Lee


Brokeback Mountain se mezcla en dos géneros raramente emparejados -el melodrama y el western- y sus momentos de drama intensificado prestan a la película una parodia fácil, pero sigue siendo un clásico moderno. Su romance de 1960 entre dos cuidadores de ganado (Heath Ledger y Jake Gyllenhaal), que se enamora en las montañas de Wyoming, es un estudio profundamente conmovedor de dos hombres que luchan por reconocer sus sentimientos en un momento de conservadurismo intenso y tradicionalismo.

Todos los actores son excelentes, pero Heath Ledger, que hasta esta película era más conocida por películas mucho más ligeras, como 10 Things I Hate about You (1999), ofrece la mejor interpretación de su carrera, una clase magistral de represión emocional. La película ganó tres Oscars, para el director Ang Lee, por su guión y su partitura inolvidable, pero perdió infamemente por el torpe drama de relaciones raciales de Paul Haggis, Crash, por el premio a la mejor película.

 

Love, Simon, 2018 dir. Greg Berlanti

Si solo cada generación de chicos gay tuvieran un romance adolescente como Love, Simon en sus vidas. Mientras que los adolescentes en la década de 1990 tenían Beautiful Thing (1996) y Get Real (1998), Love, Simon es la primera película de Hollywood que se enfoca en un adolescente gay, un filme pensando en el mercado de adultos jóvenes. Además de pisar terreno nuevo para una película convencional, también es una delicia graciosa y entrañable, con una actuación ganadora de Nick Robinson como un adolescente enamorado.

Lejos de un romance enternecedor, el filme cuenta la historia de Simon, quien es chantajeado por un compañero de estudios cuando descubre su sexualidad, y la bella escena interpretada está llena de nerviosismo y conmoción. ¿Simón obtiene el final feliz que se merece? Eso será revelado, pero con un guion bien observado y una muestra de buen humor, Love, Simon asegura que estarás apoyándolo durante todo el camino.

Trad. EnFilme

Fuente:  The British Film Institute

 
COMPARTE:
 
ANTERIOR
NOTAS
Video. La relación de los comerciales televisivos...
SIGUIENTE
NOTAS
Trailer. ‘If Beale Street Could Talk’, el nuevo...
 
 
 
 
 
 
 
 
 
POST RELACIONADOS
 


NOTAS
Michael Fassbender protagonizará...


NOTAS
Michael Douglas y Alec Baldwin apoyan...


CARTELERA
El nudo del diablo
 
 
 
COMENTARIOS
 
RECOMENDAMOS
  • Nuestro tiempo
    Nuestro tiempo es un espejo que para muchos espectadores podrá servir como el vehículo de introspección que posiblemente fue...
  • Tiempo compartido
    Reseña: Sebastián Hofmann confecciona un fascinante híbrido que oscila de la sátira social al thriller de...
  • Sebastián Hofmann (Tiempo...
    Entrevista con Sebastián Hofmann, director de 'Tiempo compartido'
  • Los adioses
    Reseña: El filme de Natalia Beristáin se revela como una táctica inteligente para hablar de feminismo y hacer un...
  • Gaspar Noé
    Entrevista: "Yo pensé que Love sería más sexy, y pese a que la representación del sexo es muy frontal, la película...
  • El extranjero. 'La nube y el...
    En la primera entrega de su nueva columna mensual, titulada "El extranjero", el crítico y programador de cine, Roger Koza, cuestiona...
  • Un final feliz
    Reseña: En comparación con sus filmes anteriores, Michael Haneke coquetea decisivamente con la comedia, con el lado grotesco e...
  • El club de los insomnes
    Entrevista: Conversamos con los guionistas y directores del filme, Joseduardo Giordano y Sergio Goyri Álvarez, y con las...
  • Sebastián Cordero (Sin...
    Entrevista con Sebastián Cordero, director de 'Sin muertos no hay carnaval'.
  • Nunca estarás a salvo
    Reseña: En el cine de Lynne Ramsay, la vida cotidiana adquiere capas enigmáticas y tintes poco familiares a través de las...
 
 
enfilme © 2018 todos los derechos reservados