if ($skins_show == "0") {?>
 
10 notables películas sobre breves encuentros, según el British Film Institute
Publicado el 27 - Mar - 2018
 
 
Algunas de las películas más románticas logran sus sentimientos intensificados a través de la estructura de un breve encuentro. Es una construcción dramática que implica tiempo limitado y un accidente del azar, co - ENFILME.COM
 
 
 

Algunas de las películas más románticas logran sus sentimientos intensificados a través de la estructura de un breve encuentro. Es una construcción dramática que implica tiempo limitado y un accidente del azar, con un comienzo, un centro y un final limpios: los protagonistas se conocen, se enamoran, pero se separan debido a los obstáculos de un mundo indiferente. Los amantes experimentan un enlace fugaz pero apasionado, uno que no ha sido afectado por las mundanidades de la vida cotidiana, lo que resulta en una potente mezcla de placer y dolor que estimula la mente y el corazón.

Además de sus escenarios (ciudades, vacaciones y transporte, como los trenes aseguran anonimato útil y permiten salidas rápidas) y temas (memoria, naturaleza del tiempo y puntos de inflexión potenciales explorados o no repetidos con frecuencia recurrentes), esta selección de filmes -elaborada por el British Film Institute- destaca por sus nobles sentimientos románticos, junto con la negativa a proporcionar terminaciones de cuento de hadas poco realistas, pero la intoxicación del amor permanece.

 

Partie de champagne

Dir. Jean Renoir, 1936

Una familia pasa un domingo a orillas del Sena. Mientras los hombres duermen la siesta, unos jóvenes remeros invitan a la madre y a la hija a dar un paseo en barca; un paseo que se convertirá en algo más que una inocente excursión fluvial. Mediometraje de 40 minutos basado en un relato de Guy de Maupassant, en el que Renoir hace un homenaje a su padre, el pintor impresionista Pierre Auguste Renoir. Sus cuadros son mostrados en el filme para suscitar una reflexión sobre las relaciones entre cine y pintura.

 

Casablanca

Dir. Michael Curtiz, 1942.

Aunque Casablanca es una historia inspiradora del heroísmo de la Segunda Guerra Mundial frente a la amenaza nazi, esto por sí solo no explicaría el éxito duradero de la película. Más bien, es la transposición de los temas de valor y sacrificio a una desinteresada historia de amor -entre el desilusionado dueño de un café estadounidense llamado Rick (Humphrey Bogart) y la desilusionada Ilsa Lund (Ingrid Bergman)- que hace que la película sea un clásico consagrado. Casablanca demuestra la contradicción por excelencia inherente a los encuentros breves: que como espectadores sentimos que los amantes pertenecen juntos y merecen la felicidad que tanto desean, sin embargo, anhelamos verlos separados, proporcionando el final más gratificante. En el aeropuerto, cuando Rick toma la noble decisión de enviar a salvo a Ilsa y al héroe de la resistencia Víctor Laszlo (Paul Henreid), asegura que nos quedamos contentos con las nobles acciones y los altos ideales del amor desinteresado.

 

Brief Encounter

Dir. David Lean, 1945.

Uno de los romances más estoicos, Brief Encounter, analiza el contraste entre el deseo del corazón y las realidades de la Inglaterra de clase media. A través de la historia de dos amables, casados y potenciales adúlteros, Laura (Celia Johnson) y Alec (Trevor Howard), quienes luchan por poner su amor por encima de la felicidad de sus familias, Lean crea un melodrama estructuralmente inventivo que pide ser tomado como realismo. Brief Encounter presenta un asunto apasionado que de alguna manera tiene que ver con la moderación y la decencia, y si hay una nota central resumida se puede encontrar en la frenética declaración de Laura: “Debemos ser sensatos, ayúdenme a ser sensata”.

 

Roman Holiday

Dir. William Wyler, 1953.

La comedia romántica agridulce de William Wyler es la historia de Cenicienta, pero a la inversa. Durante una visita a Roma, Ann (Audrey Hepburn), la joven princesa de un pequeño país centroeuropeo, trata de eludir el protocolo y las obligaciones que implica, escapándose de palacio para visitar la ciudad de incógnito. Así conoce a Joe, un periodista americano que busca una exclusiva y finge desconocer la identidad de la princesa. La pareja vivirá unas jornadas inolvidables recorriendo la ciudad. A medida que su conexión crece, el par comprende que la esperanza radica solo en aprovechar el instante del presente. Cuando finalmente llegue el momento de aceptar que “la vida no es siempre lo que uno quiere”, Joe deja a Ann dentro de las paredes del “castillo”, permitiendo que los espacios vacíos de un plano memorable comenten su pérdida.

 

Before Sunrise

Dir. Richard Linklater, 1995.

Céline (Julie Delpy), una estudiante francesa, y Jesse (Ethan Hawke), un joven estadounidense que viaja por Europa tras ser abandonado por su novia, se conocen en un tren con destino a París. Cuando llegan a Viena, Jesse debe bajar porque al día siguiente regresa a su país, pero logra convencer a Céline para que pase la noche con él en la ciudad. En el curso de esa noche, se conocen a fondo, discuten sobre diversas cuestiones como la vida, la muerte y el sexo. Inspirado en parte por el encuentro del director Richard Linklater en una tienda de juguetes de Filadelfia, Before Sunrise es un romance inteligente, encantador, lúdico y fiel a la realidad. Aunque Céline y Jesse acuerdan abrazar su tiempo limitado, cuando la luz del día regrese su resolución no puede mantenerse y ellos hacen los arreglos apresurados que definirán sus vidas por venir.

 

In the Mood for Love

Dir. Wong Kar-wai, 2000

Hong Kong, 1962. Chow, redactor jefe de un diario local, se muda con su mujer a un edificio habitado principalmente por residentes de Shanghai. Allí conoce a Li-zhen, una joven que acaba de instalarse en el mismo edificio con su esposo. Ella es secretaria de una empresa de exportación y su marido está continuamente de viaje de negocios. Como la mujer de Chow también está casi siempre fuera de casa, Li-zhen y Chow pasan cada vez más tiempo juntos y se hacen muy amigos. Un día, ambos descubrirán algo inesperado sobre sus respectivos cónyuges. La representación del amor de Wong Kar-wai está impregnada de recuerdos melancólicos. Los amantes a menudo caminan a cámara lenta, solos entre la multitud, moviéndose al ritmo de una música inquietante. Wong ha revelado que eligió cortar una escena de sexo, deseando evitar una aventura explícita: “Eso sería demasiado aburrido, demasiado predecible”. No es el adulterio cotidiano retratado sino un amor más honorable, una conexión transitoria que puede quedar para siempre perdida.

 

Lost in Translation

Dir. Sofia Coppola, 2003

Uno de los encuentros breves más castos es la comedia romántica agridulce de Sofia Coppola; Lost in Translation es nostálgica, perceptiva y afirmación de la vida en igual medida. Como los compañeros insomnes Charlotte (Scarlett Johansson) y Bob (Bill Murray) descubren, cuando se encuentran en el ambiente desorientador de un hotel de Tokio, ser un extraño en una tierra extraña puede hacerse menos solitario al descubrir un vínculo común. Pero, como lo sugiere una escena de dormitorio bellamente juzgada, a veces hay más que ganar compartiendo el verdadero yo, simplemente conversando, que sucumbir a los deseos anónimos. Murray, en particular, ofrece un rendimiento con textura lleno de decepción y anhelo, y lo que podría haber parecido solo otro caso de ‘hombre mayor con la mujer más joven’ es hábilmente manejado. Una cálida conexión se construye suavemente, con insinuaciones delicadas de una relación entre padres e hijos que desactiva, pero de alguna manera nunca disminuye el romance. Cuando Bob susurra al oído de Charlotte al final, somos sabiamente dejados en la oscuridad, algunas cosas deben permanecer para siempre sin traducir.

 

En la ciudad de Sylvia

Dir. José Luis Guerín, 2007

Un hombre vuelve a Estrasburgo para buscar a una mujer de la que se enamoró seis años atrás y recuperar aquel mágico momento. Es verano. El joven extranjero callejea observando y dibujando gestos y expresiones captadas azarosamente en la calle sin dejar de buscar a esa mujer, cuyo recuerdo gravita sobre la ciudad. Esa búsqueda le conduce a otra mujer y ésta a otra... siempre bajo la invocación de la ausente. La película de Guerín se invierte en el poder de la memoria, un breve encuentro no solo del presente sino también del pasado. Mayormente libre de diálogos, utiliza un paisaje sonoro de la ciudad para sumergirnos en un mundo lleno de oportunidades potenciales y un sentido de la vida observado momentáneamente. Pero hay peligros en las visiones románticas idealizadas, y como el joven descubre, tales apariciones pueden existir sólo mientras permanezcan inalteradas.

 

Weekend

Dir. Andrew Haigh, 2011

Filmada en Nottingham, el romance naturalista de Andrew Haigh está imbuido de un realismo derivado de la estética de bajo presupuesto de la película, el diálogo parcialmente improvisado y la genuina química de los dos protagonistas. Russell es afectuoso, introvertido y sensible, pero lucha con exhibiciones públicas de su sexualidad, mientras que Glen inyecta energía y enojo en el mundo. Lo que se siente como si tuviera las características de una aventura de una noche pronto se convierte en algo más íntimo y sincero. El sexo no interfiere con el romance como lo podría ser en otras películas; más bien está inextricablemente vinculado a los intentos de la pareja de definirse a sí mismos, de ser un "lienzo en blanco" con una nueva persona. Su tiempo limitado -Glen se está mudando a Oregon- intensifica su intimidad, pero un final complaciente de Hollywood no está en juego.

 

Call Me by Your Name

Dir. Luca Guadagnino, 2017

Elio Perlman (Timothée Chalamet), un joven de 17 años, pasa el cálido y soleado verano de 1983 en la casa de campo de sus padres en el norte de Italia. Se pasa el tiempo holgazaneando, escuchando música, leyendo libros y nadando hasta que un día el nuevo ayudante americano de su padre llega a la gran villa. Oliver (Armie Hammer) es encantador y, como Elio, tiene raíces judías; también es joven, seguro de sí mismo y atractivo. Al principio Elio se muestra algo frío y distante hacia el joven, pero pronto ambos empiezan a salir juntos de excursión y, conforme el verano avanza, la atracción mutua de la pareja se hace más intensa. La desgarradora película de Luca Guadagnino tiene la atmósfera cerebral pero seductora de un Eric Rohmer más sensual y apasionado. Cuando finalmente llega la consumación, la cámara mira por la ventana en una escena criticada por algunos como eludir los aspectos sexuales del romance homosexual. Sin embargo, el enfoque de Guadagnino está totalmente de acuerdo con el estado de ánimo y el enamoramiento sobre la realidad desordenada.

Trad. EnFilme

Fuente: British Film Institute

 
COMPARTE:
 
ANTERIOR
NOTAS
Video. La presencia de las manos en el cine de...
SIGUIENTE
NOTAS
Video. ‘The Grudge’, una comparación entre la...
 
 
 
 
 
 
 
 
 
POST RELACIONADOS
 


NOTAS
Guiones de las películas de 2016...


NOTAS
Video. 50 momentos psicodélicos en la...


NOTAS
Video: Todo lo que debes saber sobre...
 
 
 
COMENTARIOS
 
RECOMENDAMOS
  • Nuestro tiempo
    Nuestro tiempo es un espejo que para muchos espectadores podrá servir como el vehículo de introspección que posiblemente fue...
  • Tiempo compartido
    Reseña: Sebastián Hofmann confecciona un fascinante híbrido que oscila de la sátira social al thriller de...
  • Sebastián Hofmann (Tiempo...
    Entrevista con Sebastián Hofmann, director de 'Tiempo compartido'
  • Los adioses
    Reseña: El filme de Natalia Beristáin se revela como una táctica inteligente para hablar de feminismo y hacer un...
  • Gaspar Noé
    Entrevista: "Yo pensé que Love sería más sexy, y pese a que la representación del sexo es muy frontal, la película...
  • El extranjero. 'La nube y el...
    En la primera entrega de su nueva columna mensual, titulada "El extranjero", el crítico y programador de cine, Roger Koza, cuestiona...
  • Un final feliz
    Reseña: En comparación con sus filmes anteriores, Michael Haneke coquetea decisivamente con la comedia, con el lado grotesco e...
  • El club de los insomnes
    Entrevista: Conversamos con los guionistas y directores del filme, Joseduardo Giordano y Sergio Goyri Álvarez, y con las...
  • Sebastián Cordero (Sin...
    Entrevista con Sebastián Cordero, director de 'Sin muertos no hay carnaval'.
  • Nunca estarás a salvo
    Reseña: En el cine de Lynne Ramsay, la vida cotidiana adquiere capas enigmáticas y tintes poco familiares a través de las...
 
 
enfilme © 2018 todos los derechos reservados