if ($skins_show == "0") {?>
 
16 notables escenas que ocurren en la azotea, según el British Film Institute
Publicado el 09 - Ago - 2018
 
 
Desde momentos cargados de fatalidades inminentes hasta realizaciones emocionales climáticas, la azotea ha sido durante mucho tiempo un elemento básico en el arsenal de un cineasta. Son el paisaje onírico de un director: un lienzo abi - ENFILME.COM
 
 
 

Desde momentos cargados de fatalidades inminentes hasta realizaciones emocionales climáticas, la azotea ha sido durante mucho tiempo un elemento básico en el arsenal de un cineasta. Son el paisaje onírico de un director: un lienzo abierto, una llanura plana contra el telón de fondo de un cielo ilimitado en el que podría pasar cualquier cosa.

Aquí están las escenas, llenas de desamor, esperanza y arrogancia que toman un mero techo y lo convierten en magia cinematográfica.

 

On the Waterfront

Dir. Elia Kazan, 1954

Terry (Marlon Brando) es un boxeador fracasado que se ve involucrado en uno de los crímenes cometidos por el líder de una mafia. Cuando conoce a Edie (Eva Marie Saint), la hermana de la víctima, se produce en él una profunda transformación moral que lo lleva a arrepentirse de su vida pasada. A través de Edie conoce al padre Barrie (Karl Malden), que trata de animarlo para que acuda a los tribunales y cuente todo lo que sabe.

A pesar de la brutalidad y bravuconería de este drama criminal consagrado por el tiempo, este es el cine en su forma más tierna. Dos personas en lados opuestos de la cerca, física y moralmente, forman una tenue conexión. La azotea se convierte en un lugar donde los personajes pueden, tal vez, escapar de lo que se espera de ellos y, como la paloma que aletea, tal vez, volar.

 

Vertigo

Dir. Alfred Hitchcock, 1958

No se puede llamar a una película Vertigo sin escalar alturas desafiantes de la muerte, y Hitchcock no se queda atrás al establecer la premisa de su película: el final de carrera de un policía y el trauma que induce la acrofobia durante una persecución en la azotea.

En medio de los primeros planos de James Stewart pegado a la cuneta del techo para salvar la vida después de la fallida persecución de un criminal, Hitchcock usa una toma que se aleja rápidamente para enfatizar la vertiginosa distancia desde el suelo. Este movimiento de la cámara y la distorsión de la perspectiva, combinado con la música implacable de Bernard Hermann, es un ejemplo perfecto de la manipulación de Hitchcock. Sentimos cada segundo tenso de esta secuencia y nos damos cuenta de por qué el personaje pudo haber desarrollado una aversión a las alturas.

 

West Side Story

Dir. Jerome Robbins y Robert Wise, 1961

Si un musical iba a llegar a esta lista, podría pensar que sería Fiddler on the Roof (1971), pero la secuencia de la danza ‘America’ en el clásico ganador del Oscar, West Side Story, es difícil de superar en el ámbito de hipnotizantes escenas en la azotea.

El techo plano e industrial de la ciudad de Nueva York ofrece un fuerte contraste con la vitalidad de la comunidad puertorriqueña, con sus faldas y sus pasos de baile. A medida que la coreografía se vuelve más elaborada, la extensión total de la azotea se vuelve evidente. Hay una sensación de libertad en juego. Encima de los apartamentos hay un grupo de personas que se deleitan con la maravilla del debate a través del baile.

 

Le Mépris

Dir. Jean-Luc Godard, 1963

Los colores mediterráneos saturan el marco en la obra maestra de Jean-Luc Godard. La extraordinaria Villa Malaparte en Capri es un entorno escaso y modernista, a la vez glamoroso y aislado, con una azotea perfectamente plana, un escenario en el que se escenifica el drama marital amargado de Paul (Michel Piccoli) y Camille (Brigitte Bardot).

Camille está tomando el sol. Paul llega para discutir su futuro. Pero una conversación civil se convierte en algo más rencoroso. Paul pregunta por qué Camille ya no lo ama y, a medida que descienden los innumerables escalones del tejado, Camille expresa sus sentimientos, o la ausencia de ellos. La cámara sigue su descenso, su matrimonio se desenreda paso a paso, y Paul es abandonado en tierra mientras Camille nada serenamente fuera del marco. Para algo tan desgarrador, es hermoso de ver.

 

The AristoCats

Dir. Wolfgang Reitherman, 1970

Presentando tal vez la crème de la crème de escenas en la azotea, este juego de gatos animados tiene su momento romántico más deslumbrante en el contexto de un cielo iluminado por la luna, donde los edificios almenados de París están en plena exhibición.

La música de acordeón amorosa orquesta la admisión gradual de sentimientos entre el gato callejero Thomas O'Malley y la duquesa, la mascota más mimada. ¿Y dónde mejor para declarar el amor que desde los balseros?

 

Sleepless in Seattle

Dir. Nora Ephron, 1993

De todos los tejados en todo el mundo, el Empire State Building es quizás el más prominente. En esta clásica comedia romántica de los 90, protagonizada por el querido dúo de Tom Hanks y Meg Ryan, el momento de la unión final se reproduce de manera sutil y sosa. Mientras una brisa suave se propaga por el aire, un guardia de seguridad indica la hora de cierre. Hanks extiende su mano y dice: "¿De verdad?" La cara de Ryan lo dice todo: está en la cima del mundo.

 

The Shawshank Redemption

Dir. Frank Darabont, 1994

En el calor abrasador del día, los prisioneros están sobre un techo usando trapeadores para aplicar una nueva capa de alquitrán. Mientras el Capitán Hadley (Clancy Brown) se queja de que le cobrarán impuestos sobre el dinero de la herencia, Andy (Tim Robbins) hace un movimiento audaz para ofrecer su asesoramiento contable. La azotea ofrece un entorno por encima de la prisión, libre de bares y burocracia (aunque todavía hay una jerarquía y hostilidad en juego), lo que permite a Andy cruzar una división y recuperar un cierto nivel de humanidad.

 

The Matrix

Dir. Lana Wachowski y Lilly Wachowski, 1999

El año que viene marcará el 20 aniversario desde que los Wachowski cautivaron a la audiencia con su película de alto concepto, The Matrix, que rompió la realidad. Tal vez una de las secuencias más memorables de la franquicia es ese enfrentamiento en la azotea, donde las artes marciales inmaculadas se mezclan con imaginativas imágenes generadas por computadora (CGI) con un efecto alucinante.

Mientras Neo y Trinity se defienden de los agentes, somos testigos de la clásica maniobra de "bala en tiempo real" de cámara lenta y retroceso, destinada a convertirse en taquigrafía de la cultura pop. Mientras tanto, la azotea, rodeada de vidrio reflectante, hormigón y gneis, se convierte en un lienzo en blanco sobre el que se puede imprimir una visión futurista del mundo.

 

Almost Famous

Dir. Cameron Crowe, 2000

La naturaleza elevada de la azotea se presta a la observación de estrellas. Es un pedestal en el que colocarse y hacer una declaración, que es exactamente lo que Russell Hammond, la estrella de rock de Billy Crudup, usa en Almost Famous.

De pie en la parte superior de una casa, su público que lo vitoreaba y adoraba se arremolinaba alrededor del resplandor de una piscina, gritaba: "Soy un dios de oro". La cámara cambia a una perspectiva de pájaro, totalmente en su lado vanaglorioso en este momento. A pesar de que se reproduce de manera cómica a partir de ahí, ya que Hammond no logra pronunciar las últimas palabras profundas, la azotea sirve como un pico perfecto desde el que explorar los altos y bajos del estrellato.

 

Crouching Tiger, Hidden Dragon

Dir. Ang Lee, 2000

La música de percusión, el movimiento veloz de la cámara y un misterioso escenario nocturno cristalizan una secuencia de lucha exquisitamente coreografiada entre Yu Shu Lien (Michelle Yeoh) y Jen Yu (Zhang Ziyi). Rápidas, furiosas y frívolas, sus habilidades muy parecidas las obligan a buscar nuevas alturas y, de hecho, desafían la gravedad para superar a su oponente. A la vez, agresivas y artísticas, enérgicas y elegantes, su escalada de tejados podría haber salido como una tontería, pero, bajo la dirección constante de Ang Lee, se vuelve sublime.

 

The Bourne Supremacy

Dir. Paul Greengrass, 2004

Podríamos haber elegido una secuencia de acción conmovedora de la franquicia de Bourne, como la persecución en la azotea en The Bourne Ultimatum (2007), donde el movimiento de la cámara sin sentido y la edición sin aliento enfatizan el riesgo vertiginoso. Pero la escena en la segunda película en la que Jason Bourne (Matt Damon) llama a la jefa adjunta de la CIA Pam (Joan Allen) es una clase magistral en tensión.

Mientras la oficina se apresura a localizar al asesino fugitivo, Bourne, siempre un paso adelante, alinea el visor de su rifle, observando cada uno de sus movimientos a través de la ventana. Al ver a Nikki (Julia Stiles), él pide que se establezca una reunión, antes de dar el último golpe. Pam dice: "¿Y si no podemos encontrarla?" Bourne lo hace más tenso: "Ella está parada a tu lado". Nunca una azotea ha ejercido tanto poder.

 

The Departed

Dir. Martin Scorsese, 2006

Sin duda, parte del atractivo de la azotea para los cineastas es el elemento de riesgo. El personaje puede volar desde ahí, espiar un paisaje impresionante, o de hecho, caerse. Es una tensión explotada a la perfección en la película policial de intrusos de Martin Scorsese, The Departed.

Con voces elevadas casi tan altas como el edificio en sí, el agente secreto de Leonardo DiCaprio, Billy Costigan, comienza a desenmarañarse. Su florete, el topo policial Colin Sullivan (Matt Damon), podría estar esposado, pero hay una sensación caótica y armada de luchar una batalla perdida. Con el telón de fondo de una ciudad de Boston que luce tan ruinosa como su sistema de justicia, sientes que el tipo bueno-disfrazado-como-un-malo- podría no salir bien librado.

 

500 Days of Summer (2009)

Dir. Marc Webb

Utilizando una pantalla dividida, el director Marc Webb muestra dos versiones de una fiesta en la azotea a la que asistió Tom (Joseph Gordon Levitt). Con la expectativa, Tom y Summer (Zooey Deschanel) se ven solo contra el telón de fondo del horizonte; un emblema de posibilidad. En la aplastante realidad, la azotea se convierte en un solitario precipicio del que solo hay un descenso rápido y humillante.

 

Skyfall

Dir. Sam Mendes, 2012

A medida que van transcurriendo emocionantes secuencias de acción en la azotea, la primera pieza del debut de Sam Mendes en la franquicia de Bond, Skyfall, es un gran ejemplo. M (Judi Dench) nos informa sobre lo que está en juego: un mercenario delincuente posee un disco duro robado que contiene detalles de agentes encubiertos; perderla podría ser su sentencia de muerte. 007 (Daniel Craig) está a cargo de perseguir al bandido, donde suben a la cima de los tejados del Gran Bazar de Estambul en motocicletas, y el margen de error se estrecha cada vez más. No es una configuración particularmente original: un chico bueno caza al malo en un modo peligroso de transporte. Pero, a medida que la música aumenta, los motores rugen, los lazos se agitan en el viento y las motos pasan por encima de un borrón de baldosas de terracota, ¿está tu corazón en cualquier lugar menos en tu boca?

 

Her

Dir. Spike Jonze, 2013

Junto con Theodore (Joaquin Phoenix), que redacta una carta a su exesposa Catherine, la escena final de la meditación melancólica de Spike Jonze sobre la soledad encuentra al protagonista desgarrado vagando por la azotea de su edificio mientras un sombrío cielo lila se oscurece a su alrededor. La vista es sublime y, sin embargo, tan vasta, es desalentadora. A medida que la cámara se orienta, Theodore se sienta junto a su amiga Amy (Amy Adams), y la última toma se convierte en esperanza y compañía en una sociedad alienante.

 

Birdman

Dir. Alejandro González Iñárritu, 2014

Es apropiado que una película que explora una relación precaria e icárica con la fama tenga varias escenas que se desarrollan en una azotea, un escenario que encarna un cenit, pero también el potencial trágico de la caída. Aunque Michael 'Birdman' Keaton tiene sus propios momentos de búsqueda en el techo, la escena que realmente despega es entre Sam (Emma Stone) y Mike (Edward Norton), mientras juegan verdad o reto. Sentado con las piernas cruzadas, mirando con pesadez a través de la bulliciosa metrópolis que es Manhattan, Mike le pregunta a Sam por qué no se arroja. Pero lo más aterrador en ese momento es revelarle su verdadero ser a él.

 

Trad. EnFilme

Fuente: British Film Institute

 
COMPARTE:
 
ANTERIOR
NOTAS
Trailer. Primer avance de ‘Las niñas bien’,...
SIGUIENTE
NOTAS
Trailer. ‘Fahrenheit 11/9’, Michael Moore vincula...
 
 
 
 
 
 
 
 
 
POST RELACIONADOS
 


NOTAS
Video: Las bromas musicales en el cine


NOTAS
Johnny Depp protagoniza junto a Kate...


NOTAS
FICG31: 14 filmes competirán por el...
 
 
 
COMENTARIOS
 
RECOMENDAMOS
  • Nuestro tiempo
    Nuestro tiempo es un espejo que para muchos espectadores podrá servir como el vehículo de introspección que posiblemente fue...
  • Tiempo compartido
    Reseña: Sebastián Hofmann confecciona un fascinante híbrido que oscila de la sátira social al thriller de...
  • Sebastián Hofmann (Tiempo...
    Entrevista con Sebastián Hofmann, director de 'Tiempo compartido'
  • Los adioses
    Reseña: El filme de Natalia Beristáin se revela como una táctica inteligente para hablar de feminismo y hacer un...
  • Gaspar Noé
    Entrevista: "Yo pensé que Love sería más sexy, y pese a que la representación del sexo es muy frontal, la película...
  • El extranjero. 'La nube y el...
    En la primera entrega de su nueva columna mensual, titulada "El extranjero", el crítico y programador de cine, Roger Koza, cuestiona...
  • Un final feliz
    Reseña: En comparación con sus filmes anteriores, Michael Haneke coquetea decisivamente con la comedia, con el lado grotesco e...
  • El club de los insomnes
    Entrevista: Conversamos con los guionistas y directores del filme, Joseduardo Giordano y Sergio Goyri Álvarez, y con las...
  • Sebastián Cordero (Sin...
    Entrevista con Sebastián Cordero, director de 'Sin muertos no hay carnaval'.
  • Nunca estarás a salvo
    Reseña: En el cine de Lynne Ramsay, la vida cotidiana adquiere capas enigmáticas y tintes poco familiares a través de las...
 
 
enfilme © 2018 todos los derechos reservados