if ($skins_show == "0") {?>
 
5 cosas que debes saber sobre Joan Crawford
Publicado el 10 - Ago - 2018
 
 
Desde sus inicios hasta su papel cumbre, estos son algunos aspectos que no sabías de la icónica actriz. - ENFILME.COM
 
 
 

Joan Crawford gobernó Hollywood como una de las grandes estrellas de la edad de oro, pero ¿cuánto sabes sobre su carrera?

1. Su estrellato se formó en la era silenciosa

Joan Crawford llegó por primera vez a Hollywood en la década de 1920. Ella no era Joan Crawford entonces, ella era una bailarina llamada Lucille Le Sueur. Pero poco después de haber firmado con Metro (que más tarde se convertiría en MGM) en 1925, el ejecutivo del estudio Louis B. Mayer organizó un concurso público para elegir un nombre nuevo y más elegante para ella.

En las propias palabras de Crawford, durante este período fue contratada con un salario semanal ya que "tenía que tomar todo lo que me arrojaban". Pero a partir de pequeños papeles, progresó hasta protagonizar éxitos como el romance Our Dancing Daughters (1928) y The Unknown (1927), un carnaval de horrores protagonizado por Lon Chaney.

Después de trabajar en la pantalla silente, Crawford aprendió un modo de actuación más sutil que el que había aprendido bailando en Broadway. Su entrenamiento de baile también la ayudó, pero el mejor consejo que recibió vino de su entonces suegro Douglas Fairbanks: "Los sentimientos son para las imágenes silenciosas, los pensamientos son para cine sonoro".

Crawford tomó esto en serio. En sus mejores películas, la sutileza de sus reacciones es más elocuente que el diálogo más agudo: una ceja levantada, una lágrima, un estremecimiento silencioso. Un gran ejemplo es el filme de cine negro Sudden Fear (1952), en el que interpreta algunas de sus escenas más poderosas sin decir una palabra.

 

2. Ella creó su propia personalidad en la pantalla

Y una vez que se convirtió en una estrella, usó su influencia en MGM para hacerse cargo de su propia carrera, por lo que Mayer lo permitió. Ella presionó por los papeles que quería, que eran, en general, los más desafiantes, incluso si significaban sacrificar su vanidad física. "Sería la abuela de Wally Beery si fuera un buen papel", dijo, refiriéndose al actor 20 años mayor que ella.

En la década de 1930, interpretó a ambiciosas jóvenes trabajadoras que luchaban por superarse, un personaje que respondía a las aspiraciones de su audiencia de la época de la Depresión. En Grand Hotel (1932), interpreta a Flaemmchen, una taquígrafa que está dispuesta a ir más allá que la mayoría para asegurarse una carrera como actriz. En The Bride Wore Red (1937), ella es una cantante de discoteca que intenta pasar como aristócrata y obtener un marido con título.

En las décadas de 1940 y 1950, cuando su contrato en Warner Bros garantizó la aprobación de su guion, interpretó a mujeres complejas, no siempre agradables, que habían descubierto que esforzarse por el lujo no siempre les había traído la felicidad, o les habían decepcionado hombres que una vez parecieron deslumbrarse. Verla como una heroína trágica y alcohólica en Humoresque (1947) o al ama de casa que se enreda con la mafia en The Damned Do not Cry (1950).

Si ella hubiera dejado que solo los estudios eligieran sus papeles, podría haber sido una joven brillante durante el tiempo que su apariencia lo permitiera. Y quién sabe si hubiera tenido una carrera tan larga o hubiera podido retratar a mujeres tan fascinantes.

 

3. Sus roles a menudo se basaban en su propio pasado difícil

"En cierto modo, creo que me estaba preparando para Mildred Pierce cuando era pequeña, esperando en las mesas y cocinando", dijo una vez Crawford sobre uno de sus papeles ganadores del Oscar, el melodrama noir de 1945 de Michael Curtiz, interpretando a una madre que construye un imperio comercial tratando de proporcionar una vida mejor para su hija.

No ocultaba su origen humilde y su deseo de interpretar a personajes oprimidos, cuyas vidas reflejaban sus propias experiencias difíciles. "Me gusta lo monótono", dijo. "Me gusta jugar a los seres humanos en la cuneta".

De hecho, a menudo modificaba sus guiones para incluir referencias a su propia vida. Incluso ayudó a escribir la escena de apertura del musical Dancing Lady (1933), en el que su personaje es uno de un grupo de coristas llevadas al tribunal de la noche acusadas de indecencia. Ella basó el escenario en su propia carrera en Broadway. Es una escena que cruje con insinuaciones y cierta autenticidad sórdida.

 

4. Ella no siempre escogía las partes más llamativas

"Prefiero ser una actriz de apoyo en una buena película que la estrella de una mala", le dijo una vez Crawford a Mayer. Si bien es cierto que ella realizó principalmente el papel principal en sus películas, hubo varias ocasiones en que estuvo feliz de compartir el centro de atención.

Mayer estaba perplejo cuando luchó por el papel de Crystal Allen en la comedia femenina The Women (1939), por ejemplo. La esposa agraviada de Norma Shearer era la protagonista, y el chisme tóxico de Rosalind Russell era la película cómica que robaba la escena convertida en villano. Pero Crawford, Crystal, tiene muchas de las mejores líneas, y es una presencia mucho más vigorizante que su rival Love Shearer. No es uno de sus papeles más importantes, pero es uno de los más divertidos de ver.

Igualmente, en 1962, What Ever Happened to Baby Jane?, Un proyecto que inició con el director Robert Aldrich, donde optó por interpretar a la más tranquila y tímida Blanche Hudson, que se viste claramente, no usa maquillaje y usa una silla de ruedas. El papel más teatral, de la trastornada ex estrella infantil Baby Jane, le ofreció a Bette Davis, quien ganó una nominación al Oscar por su actuación brillantemente grotesca.

 

5. Ella tiene una reputación notoria

El nombre de Crawford ha sido atacado injustamente a lo largo de los años, ahora ella es muy a menudo recordada como una diva dragón o una madre cruel. En 1978, un año después de su muerte, su hija Christina Crawford publicó unas sórdidas memorias en disputa acusándola de abuso. Posteriormente, el libro se convirtió en una película histriónica protagonizada por Faye Dunaway como una madre viciosa en Mommie Dearest (1981). Recientemente, la serie FX F eud se centró en una rivalidad enormemente exagerada entre Crawford y Davis en el set de What Ever Happened to Baby Jane?.

Quizás las grietas aparecieron cuando Crawford comenzó a tomar un control tan estricto de los papeles que interpretaba. Después de todo, hay una delgada línea entre una persona definida y una autoparodia. Tal vez sea porque mantuvo sus frecuentes actos de generosidad en silencio, y sus amabilidades se dirigieron hacia los miembros del equipo de filmación, en lugar de sus amigos famosos.

Quizás algunas personas todavía necesiten castigarla por vivir las historias de pobreza a riqueza en sus películas. Es su merecido por haber pasado de ser una chica trabajadora a la reina de Hollywood.

Trad. EnFilme

Fuente:  BFI

 
COMPARTE:
 
ANTERIOR
NOTAS
Video. Los 10 mejores momentos musicales en el...
SIGUIENTE
NOTAS
Video. ‘Battle Royale’, la mejor película...
 
 
 
 
 
 
 
 
 
POST RELACIONADOS
 


NOTAS
Cinema Planeta 2016: Las 5 imperdibles...


NOTAS
David Fincher y sus 5 consejos para...


NOTAS
Las 39 películas que debes ver antes de...
 
 
 
COMENTARIOS
 
RECOMENDAMOS
  • Nuestro tiempo
    Nuestro tiempo es un espejo que para muchos espectadores podrá servir como el vehículo de introspección que posiblemente fue...
  • Tiempo compartido
    Reseña: Sebastián Hofmann confecciona un fascinante híbrido que oscila de la sátira social al thriller de...
  • Sebastián Hofmann (Tiempo...
    Entrevista con Sebastián Hofmann, director de 'Tiempo compartido'
  • Los adioses
    Reseña: El filme de Natalia Beristáin se revela como una táctica inteligente para hablar de feminismo y hacer un...
  • Gaspar Noé
    Entrevista: "Yo pensé que Love sería más sexy, y pese a que la representación del sexo es muy frontal, la película...
  • El extranjero. 'La nube y el...
    En la primera entrega de su nueva columna mensual, titulada "El extranjero", el crítico y programador de cine, Roger Koza, cuestiona...
  • Un final feliz
    Reseña: En comparación con sus filmes anteriores, Michael Haneke coquetea decisivamente con la comedia, con el lado grotesco e...
  • El club de los insomnes
    Entrevista: Conversamos con los guionistas y directores del filme, Joseduardo Giordano y Sergio Goyri Álvarez, y con las...
  • Sebastián Cordero (Sin...
    Entrevista con Sebastián Cordero, director de 'Sin muertos no hay carnaval'.
  • Nunca estarás a salvo
    Reseña: En el cine de Lynne Ramsay, la vida cotidiana adquiere capas enigmáticas y tintes poco familiares a través de las...
 
 
enfilme © 2018 todos los derechos reservados