if ($skins_show == "0") {?>
 
5 grandes músicos que han tenido magníficos papeles en el cine
Publicado el 19 - Oct - 2018
 
 
Una lista con cinco actores que demuestran que se puede trascender de la música al cine. - ENFILME.COM
 
 
 

A lo largo de las últimas semanas, muchos críticos han dedicado su tiempo a pensar y escribir sobre las especificidades de la nueva versión de Bradley Cooper de A Star is Born. Inevitablemente, gran parte de esta crítica gravita hacia el rendimiento magnético de la estrella más grande de la película, Lady Gaga. Como Michael Koresky escribe en su adorable reseña, el personaje pop de Gaga siempre ha lidiado con las complicadas relaciones entre fama, estrellato, autenticidad e identidad. Ella hace referencia inteligente a su relación y experiencias con el estrellato en canciones como Paparazzi, The Fame y Applause. A Star is Born es quizás la película perfecta para su debut en pantalla, ya que cada vez que se rehace ofreció a sus estrellas (Judy Garland, Barbra Streisand) la oportunidad de reflexionar, jugar o rechazar las narraciones de sus propias carreras.

La actuación de Gaga es parte de una larga tradición de superestrellas y músicos que expanden sus horizontes artísticos y se aventuran en el mundo del cine. Ser un actor en el escenario electrizante y talentoso no se traduce necesariamente en el cine, pero hay muchos casos en que los cantantes pueden moldear, manipular o deshacerse de sus personajes famosos para habitar personajes dentro de las narrativas cinematográficas. Por supuesto, hay muchas celebridades con múltiples talentos que parecen moverse a la perfección entre varios medios, como Will Smith, Janelle Monáe, Queen Latifah.

Los cinco intérpretes que propone este artículo, realizado por Film School Rejects, plantean preguntas sobre cómo se construyen y mantienen los famosos y cómo cambian con el tiempo a medida que los actores habitan explícitamente diferentes personajes en la pantalla y (quizás menos explícitamente) fuera de la pantalla. Un tema que encontré una y otra vez al investigar este artículo fue la idea de que cuando las estrellas aparecen en pantalla sin maquillaje, de alguna manera esto nos muestra un lado más auténtico o realista de ellas. Curiosamente, una de las historias más famosas entre bastidores del nuevo A Star is Born es cómo Bradley Cooper borró el maquillaje de Gaga durante su audición para la película. El impulso misógino de descartar a las glamorosas y ostentosas estrellas del pop como frívolas y superficiales aparece una y otra vez en las críticas que rodean muchas de las cinco actuaciones que se exploran a continuación. Las siguientes son cinco actuaciones cinematográficas de cantantes que demuestran el poder de estos artistas para encantar, desconcertar y sorprendernos con sus talentos.

 

Cher en Moonstruck (1987)

La comedia romántica de Norman Jewison de 1987 es casi universalmente amada y por buenas razones. Por supuesto, la película fue llenada con premios y nominaciones al Oscar y los Globos de Oro, pero más allá de estos elogios superficiales, Moonstruck es un trabajo bellamente filmado, ingenioso y excéntricamente reconfortante. Esta no fue la primera actuación cinematográfica de Cher, anteriormente había protagonizado Come Back to the Five and Dime, y Silkwood (1983), películas notables por su sensibilidad y compasión hacia sus personajes queer. Cher brilla en Moonstruck como Loretta Castorini, e impregna a su personaje con madurez más allá de sus años y un exterior cauteloso que se rompe cuando se enamora de Ronny Cammareri (un maravilloso Nicolas Cage). Cher encarna a Loretta bellamente mientras lucha por reconciliar su practicidad con la parte de ella que anhela ser desordenada y romántica. Teniendo en cuenta a Moonstruck contra sus otras actuaciones en The Witches of Eastwick (1987), Burlesque (2010), y más recientemente, Mama Mia! Here We Go Again (2018), se hace evidente que Cher es una experta en abrazar y poner de relieve las facetas de su persona que son glamorosas, encantadoras e ingeniosas.

 

Mariah Carey en Precious (2009)

Precious se define más que nada por las actuaciones profundamente emocionales y matizadas de sus actores principales, en particular Gabourey Sidibe, Mo’Nique, y la actuación poco característica de la superestrella brillante Mariah Carey. Sorprendentemente y frustrantemente, casi todos los periodistas que escribieron sobre el desempeño de Carey en el momento del estreno de la película se obsesionaron con el hecho de que llevaba poco maquillaje y ropa monótona, y mostraron una gran sorpresa por el hecho de que Carey demostró madurez emocional y moderación en su desempeño. Este enfoque por la apariencia de Carey es característico de cómo las estrellas del pop son tratadas con frecuencia por los medios de comunicación, y aunque, por supuesto, es justo notar que la imagen pop de Carey es excesivamente glamorosa, la misoginia que caracteriza el impacto y la sorpresa que Carey podría ofrecer un rendimiento tan seria es ridículo. En la conferencia de prensa de TIFF para la película, Carey y el director Lee Daniels hablaron sobre cómo se sintió tentada de usar maquillaje, pero que finalmente llegaron a un entendimiento de que el vestuario y el maquillaje en la película reflejarían la situación económica y emocional específica de cada personaje. Carey cambió su habitual personalidad dramática, efervescente y ostentosa para interpretar a la señora Weiss, una trabajadora social agotada que se acerca a Precious con gran empatía y cuidado. La escena hacia el final de la película donde Precious toma a su hija y deja a su madre atrás, demuestra la increíble dinámica emocional entre las tres actrices, cada una de las cuales comprende y habita profundamente en sus personajes. A pesar de haber ganado un premio Razzie a la peor actriz por su actuación en Glitter en 2001, Precious demuestra que Mariah Carey no debe ser subestimada y que es capaz de cambiar y alejarse de su personaje estrella para ofrecer un trabajo sutil y emocionalmente matizado.

 

Mary J. Blige en Mudbound (2017)

Al igual que Mariah Carey, Mary J. Blige es conocida por sus atuendos brillantes, maquillaje y peinados magníficamente diseñados, todos los cuales dejó para interpretar a Florence Jackson, una madre, esposa y cuidadora involuntaria de los dos hijos de Laura McAllan (Carey Mulligan) en Mudbound (2017). En una entrevista con Cara Buckley de The Independent, ella comparte que, aunque tuvo algunas dificultades para transformarse en un personaje que es tan diferente de su personaje pop, se comprometió a tomarse el oficio en serio y respetar a las actrices que admira. como Queen Latifah y Taraji P. Henson. Mary J. Blige ofrece una actuación silenciosa y poderosa, basada en su profundo amor por su familia. Ella nota que el desempeño de este papel "... me enseñó a amarme más profundamente. Porque una vez que expuse y dejé que Florence viviera, simplemente fui contra el miedo... Fue difícil porque realmente estaba tratando de deshacerme de Mary J. Blige, quien estaba acostumbrada a las pelucas, los tejidos y el maquillaje". Blige encarna a esta mujer cuyas experiencias son muy diferentes de las suyas, lo que demuestra que es una artista multifacética y talentosa. La trabajadora y empobrecida Florence está muy lejos de su glamorosa dueña de un club de striptease en Rock of Ages (2012), sin embargo, hay algo singularmente único en el corazón de estos dos personajes, Mary J. Blige.

 

Deborah Harry en Videodrome (1983)

Es difícil para cualquier otra persona en Videodrome de David Cronenberg (1983) mantenerse al día con la brillante Debbie Harry y su inteligente y masoquista Nikki Brand. Como Howard Hampton escribe en su ensayo de Criterion Collection sobre el desempeño de Harry, su personaje estrella presenta un caso interesante como "... estaba acostumbrada a hacer un pastiche móvil de expectativas genéricas: tropos de chicas, tramas de películas B, una suerte de gatito sexual, etc. Su personaje como cantante principal de Blondie fue aparentemente una amalgama de varios tropos de la cultura pop, una serie de ingeniosas referencias intertextuales, de alguna manera irónicas y perfectamente sinceras. En Videodrome, ella interpreta a esta persona y la toma en una nueva dirección. Hampton describe a su personaje de esta manera: "tonificado, morena, encorvado hacia la ambivalencia, un mashup de Warholian de Factory Girls... con la música actual de los ochenta junto con la Dra. Ruth (Westheimer) y la Dra. Laura (Schlessinger). "El personaje de Harry se mueve entre calmantes y problemáticos interlocutores de radio con su voz suave y sabiduría terapéutica para implorar a Max (James Woods) que use su navaja suiza para cortarla como una forma de juego sexual. De alguna manera, estas dos facetas de su personalidad existen de manera armoniosa, mejor ejemplificada por sus respuestas inteligentes a las preguntas de violencia y sexualidad cuando ella es la estrella invitada en un programa de televisión con Max. Max hace comentarios sarcásticos sobre su vestido y maquillaje de color rojo brillante, al que responde con una gran seguridad en sí misma. Debbie Harry es un misterio de ensueño tanto en la pantalla como fuera de ella, y esto nunca es más evidente que en su actuación como Nikki Brand.

 

David Bowie en Twin Peaks: Fire Walk With Me (1992)

David Bowie era un maestro en manipular y experimentar con su ser externo, confrontándonos con cuestiones de identidad y estrellato durante un período de cinco décadas. Dio muchas y brillantes actuaciones cinematográficas: The Man Who Fell to Earth (1976), The Hunger (1983), The Prestige (2006) y Labyrinth (1986). Sin embargo, ninguno coincide con el poder diabólico de sus minutos de monólogo en Twin Peaks: Fire Walk With Me de David Lynch (1992). A medida que el agente Phillip Jeffries, perdido por tanto tiempo, Bowie irrumpe en las oficinas del FBI y grita sus experiencias en la Black Lodge al agente Dale Cooper (Kyle MacLachlan), Gordon Cole (David Lynch) y Albert Rosenfield (Miguel Ferrer). Aunque Bowie solo aparece en pantalla momentáneamente, su presencia y sus palabras cambian la estructura del universo de Twin Peaks. Habla de una tienda de conveniencia, de Judy, de un anillo, y vemos destellos de luz, reuniones con los habitantes de la Logia Negra. Él pregunta quién es realmente el Agente Cooper. De alguna manera, sus divagaciones perturbadas tienen sentido. En esos pocos minutos, David Bowie encapsula el terror de lo que está más allá del mundo visible, predice el futuro, se comporta como solo lo haría alguien que ha visto a BOB y sus amigos. Bowie tenía una cualidad mágica, una que le permitía habitar en cualquier mundo, cualquier personaje que deseara, y aún así seguir siendo alguien con quien nos pudiéramos sentir cercanos, con quien relacionarnos. Tal es el poder del artista multifacético, la estrella emocionalmente inteligente que se mueve entre los medios y los personajes sin esfuerzo, sorprendiéndonos y deleitándonos en cada turno.

Trad. EnFilme

Fuente:  Film School Rejects

 
COMPARTE:
 
ANTERIOR
NOTAS
Trailer. Charlene deGuzman protagoniza...
SIGUIENTE
NOTAS
Día 1. ‘El primer hombre en la Luna’, de Damien...
 
 
 
 
 
 
 
 
 
POST RELACIONADOS
 


NOTAS
Los actores también ríen (durante las...


NOTAS
BFI London Film Festival: Se anuncia la...


NOTAS
‘Festival of Disruption’, nuevo...
 
 
 
COMENTARIOS
 
RECOMENDAMOS
  • Selección Oficial de...
    Primeras impresiones sobre cada uno de los 11 largometrajes que integran la Selección Oficial (Ficción) del 16º Festival...
  • Museo
    Reseña: El filme de Alonso Ruizpalacios enfatiza sus mecanismos de representación; erigiéndose como una película de...
  • Nuestro tiempo
    Nuestro tiempo es un espejo que para muchos espectadores podrá servir como el vehículo de introspección que posiblemente fue...
  • Tiempo compartido
    Reseña: Sebastián Hofmann confecciona un fascinante híbrido que oscila de la sátira social al thriller de...
  • Sebastián Hofmann (Tiempo...
    Entrevista con Sebastián Hofmann, director de 'Tiempo compartido'
  • Los adioses
    Reseña: El filme de Natalia Beristáin se revela como una táctica inteligente para hablar de feminismo y hacer un...
  • Gaspar Noé
    Entrevista: "Yo pensé que Love sería más sexy, y pese a que la representación del sexo es muy frontal, la película...
  • El extranjero. 'La nube y el...
    En la primera entrega de su nueva columna mensual, titulada "El extranjero", el crítico y programador de cine, Roger Koza, cuestiona...
  • Un final feliz
    Reseña: En comparación con sus filmes anteriores, Michael Haneke coquetea decisivamente con la comedia, con el lado grotesco e...
  • El club de los insomnes
    Entrevista: Conversamos con los guionistas y directores del filme, Joseduardo Giordano y Sergio Goyri Álvarez, y con las...
 
 
enfilme © 2018 todos los derechos reservados