if ($skins_show == "0") {?>
 
5 razones para asistir a la escuela de cine, según el libro 'Film School: A Practical Guide to an Impractical Decision'
Publicado el 21 - Sep - 2015
 
 
5 motivos para asistir a la escuela de cine. - ENFILME.COM
 
 
 

15 importantes escuelas de cine a nivel internacional en la actualidad [2014]

15 importantes escuelas de cine a nivel internacional en la actualidad [2015]

¿Quieres estudiar cine? ¿No estás seguro que una escuela te pueda ofrecer herramientas para dedicarte a esta profesión? ¿Valdrá la pena invertir cuatro o cinco años de dinero y esfuerzo?

A continuación te compartimos, vía Indiewire, algunos extractos del libro Film School: A Practical Guide to an Impractical Decision (Escuela de Cine: Una guía práctica para una decisión poco práctica) de Jason B. Kohl, un cineasta austríaco-estadounidense que ha dirigido tres cortometrajes (The Swimming Lesson, 2009; A Son Like You, 2012; The Slaughter, 2013) y un documental (80 to 90 ft, 2014). Sus trabajos han sido  presentado en los festivales SXSW, Locarno, BFI de Londres y han sido finalistas en los Premios de la Academia de Estudiantes. Actualmente está preparando New Money, su primer largometraje de ficción. Él es un ex Fulbright y DAAD Artist Scholar con una maestría en Dirección de Cine en la Escuela de Cine de UCLA. Film School: A Practical Guide to an Impractical Decision fue recientemente publicado por Focus Press.

 

1. Tiempo 

Como cineastas, admiramos leyendas como Tarkovsky, Kubrick, Bergman o Spielberg por su dominio, maestría y entendimiento que tienen de la forma cinematográfica. Ellos nos han sorprendido con sus increíbles conocimientos sobre el medio y han demostrado, en cada uno de sus filmes, llevar a la práctica todos sus conocimientos teóricos.

La manera en que estas personas se convierten en maestros es relativamente clara. Aparte de su estilo personal y único, ellos dedicaron una cantidad infinita de tiempo para estudiar y practicar su oficio. Dependiendo de a quién le preguntes, los investigadores sostienen que se requieren entre 10,000 (mínimo) y  20,000 horas de práctica para lograr el dominio en un campo. Puede ser discutible la exactitud de esas cifra; lo importante es que el cine, como la pintura, el atletismo, tocar el piano o ser un científico, necesita de una enorme cantidad de tiempo y dedicación para dominar el campo.

A cambio de las colegiaturas, la escuela de cine debe darle a sus alumnos una enorme cantidad de tiempo estructurado para que puedan practicar su oficio en un ambiente seguro, cómodo y constructivo. El tiempo es, quizá, el elemento más grande que una escuela puede ofrecer.

 

2. Estructura

Sí, también es cierto. La escuela de cine puede omitirse y aún así la persona puede convertirse en un cineasta exitoso. Alrededor de la mitad de los cineastas que actualmente trabajan lo hicieron así. Entre ellos están Robert Rodríguez y Werner Herzog, así como guionistas legendarios como Robert Towne, Bill Goldman y Paddy Chayefsky. Todos ellos crearon, esencialmente, sus propios aprendizajes y métodos para reemplazar una educación al interior de una escuela de cine. Esto es definitivamente una opción, y para muchas personas es la única opción. 

Dicho esto, la escuela de cine no es una experiencia de aprendizaje pasivo, donde los profesores brillantes canalizan los secretos del éxito en los oídos ansiosos. La educación en la escuela de cine es un constante ir y venir entre la enseñanza de la escuela, el propio aprendizaje del alumno y su desarrollo personal. Una escuela de cine no puede especializarse en películas de ciencia ficción o dramas independientes; el alumno tiene que hacerlo por sí mismo. De esta manera, el éxito de la educación en la escuela se compone de dos líneas de aprendizaje paralelas: el plan de estudios de la escuela de cine, así como el desarrollo personal del estudiante.

Cuando los estudiantes se rebelan contra la escuela de cine es, a menudo, una señal de que la escuela de cine está trabajando bien; una indicación de que el alumno está definiendo sus propios valores y su visión única del cine. Para ello al tiempo que continua el trabajo creativo, llega la evaluación –por parte del alumno– sobre las propuestas de la enseñanza que están en contra de sus intenciones, y cada uno de sus compañeros se encuentra en una situación similar. Todo ello constituye una poderosa experiencia que no debe subestimarse. Esta experiencia específica es totalmente única en la escuela de cine, y no puede ser recreada fuera de ella.

 

3. Libertad

Hay una tremenda libertad dentro de la mayoría de las escuelas de cine; por lo general, el estudiante escribe sus propios guiones y trabaja directamente con la asesoría de algún guionista y asesores para que la mayor cantidad de esos proyectos puedan materializarse. Fuera de la escuela de cine es sumamente complicado tener la oportunidad de trabajar con tantos colaboradores diferentes. Además, al interior de una escuela pueden cometerse errores y fallas de aprendizaje de manera segura, ya que durante los procesos casi siempre se cuenta con el respaldo de la escuela. Las confusiones y las luchas costarán mucho más en el mundo real, pero la escuela brinda el aprendizaje y la práctica par conocer aquellos elementos que rodean el ámbito profesional. Aunque sea una experiencia dolorosa, el fracaso es siempre el mejor maestro. La escuela de cine es un lugar donde el estudiante puede aprender del fracaso e integrar ese conocimiento en su próximo proyecto.

 

4. La oportunidad de trasladarse a un centro de cine (*Específicamente para el contexto de Estados Unidos)

Si el interesado no vive en ciudades como Nueva York o Los Ángeles, la escuela de cine puede ser el impulso y la principal fuente de financiamiento para su educación. Las industrias tienen centros educativos por una razón; la concentración de talento que recibe recursos para que el cine se produzca en el nivel más alto posible. El cine es un arte intensamente colaborativo, y ahí radica la importancia de los centros de la industria, donde los trabajos y contactos profesionales florecen.

 

5. Compromiso / afirmación

La decisión de convertirse en director de cine es el equivalente financiero a la decisión de prenderle fuego a la casa de tus padres, considerando que esa casa es lo suficientemente cara. Aquellas personas que se preocupan muy poco por ti te permitirán tomar la decisión muy a la ligera. Cada familia tiene al tío, un artista loco que se ahogó en un río en Praga, alrededor de 1923, y tus seres queridos no quieren que te enfrentes a un destino similar. Si toda tu familia está involucrada en las artes, entonces obtendrás un pase muy rápido. Si son cineastas exitosos, entonces es el momento de que cierres este libro ahora mismo.

Para el resto de nosotros, una escuela de cine de prestigio puede sofocar el terror primordial de nuestras opciones de vida, y nuestra decisión puede tener un aire de legitimidad. Al estar rodeado de personas que comparten su pasión puede ser una validación crucial para la elección de un modo de vida, y una red de apoyo de gran alcance para el difícil camino por delante. 

El gran compromiso de ir a la escuela de cine también puede liberarte de tus inseguridades durante un tiempo, aunque puedes estar seguro de que volverán. Mientras asistas a la escuela de cine, tu deseo de convertirte en un director de cine se validará y se alimenta de una manera que el resto del mundo simplemente no puede compartir ni dimensionar. A lo largo de tu tiempo en la escuela de cine, aprenderás a verte a ti mismo como cineasta. Cuando te gradúes, espero que la identidad sea lo suficientemente fuerte para resistir los golpes inevitables por venir.

 

 

LFG (@luisfer_crimi)

Fuente: Indiewire

 
COMPARTE:
 
ANTERIOR
NOTAS
Video: La presencia de las bocas en el cine de...
SIGUIENTE
NOTAS
La cantante Sia prepara un documental sobre su...
 
 
 
 
 
 
 
 
 
POST RELACIONADOS
 


CARTELERA
El intruso


FESTIVALES
59 Festival Internacional de Cine de...


A ESCALA
The Eagleman Stag
 
 
 
COMENTARIOS
 
RECOMENDAMOS
  • El club de los insomnes
    Entrevista: Conversamos con los guionistas y directores del filme, Joseduardo Giordano y Sergio Goyri Álvarez, y con las...
  • Sebastián Cordero (Sin...
    Entrevista con Sebastián Cordero, director de 'Sin muertos no hay carnaval'.
  • Nunca estarás a salvo
    Reseña: En el cine de Lynne Ramsay, la vida cotidiana adquiere capas enigmáticas y tintes poco familiares a través de las...
  • El tercer asesinato
    Reseña: Probablemente el género familiar es lo primero que relacionamos con la filmografía de Hirokazu Kore-eda;...
  • João Moreira Salles (El...
    Entrevista con João Moreira Salles, director de 'El intenso ahora'.
  • Kleber Mendonça Filho,...
    "[El mercado] para mí tiene una mezcla de humor con violencia": Kleber Mendonça Filho
  • Jose Álvarez (Los ojos del...
    Entrevista: El documentalista mexicano, Jose Álvarez, sigue los pasos de Hortensia, una habitante de Tuxpan, en Veracruz, que, luego...
  • Sin amor
    Reseña: A partir de la ruptura de un matrimonio y utilizando el paisaje desolado de las afueras nevadas de Moscú como telón...
  • Una bella luz interior
    Isabelle es una mujer empoderada, exitosa, bellísima, sofisticada; no son la culpa o el remordimiento las anclas que le evitan encontrar...
  • Entrevista. Una conversación...
    Pituka Ortega habla sobre el alcance del IFF Panamá
 
 
enfilme © 2018 todos los derechos reservados