if ($skins_show == "0") {?>
 
Apichatpong Weerasethakul pensaba filmar en México pero lo hará en Colombia, reveló a EnFilme
Publicado el 13 - Mar - 2017
 
 
La inspiración inicial fue filmar en México, conocer gente, tener experiencias con ellos y conocer sus historias, pero al mismo tiempo es algo que se puede expandir hacia toda Latinoamérica y el Amazonas, y ahora que estoy en Colombia - ENFILME.COM
 
 
 

Foto: Festival Internacional de Cine de Cartagena de Indias

¿Qué es el cine para Apichatpong Weerasethakul?

Mas sobre el FICCI 2017

Nuestra Entrevista con Apichatpong Weerasethakul en FICUNAM 2011

Nuestra Entrevista con Apichatpong Weerasethakul en un bar de Londres, en el LFF 2010

Pasado el Festival Internacional de Cine de Cartagena de Indias, donde el director tailandés, Apichatpong Weerasethakul, fue un de los directores invitados que recibieron tributo, el ganador a la Palma de Oro ha comenzado un viaje a través de Colombia para investigar sobre su próximo filme, que pretende filmar en este país tropical.

La decisión parte del hecho de que su país, desde el golpe de estado de 2014, es gobernado por una junta militar, lo que ha creado un clima aún más opresor que antes. Apichatpong nos contó a EnFilme, en entrevista exclusiva desde el Festival Internacional de Cine de Cartagena de Indias, que se ha hecho peligroso abordar temas políticos en su país. Hace cinco años, también en entrevista con EnFilme nos habló de cómo al inicio de su carrera no le intersaba hablar de política, pero a partir de Uncle Bonmee comenzó a hacerlo y en Cementery of Splendour el tema es central en su película. "Debo encontrar el balance entre la verdad y el arte. Cómo hacerlo sin ser encarcelado. Porque ahora, como en muchos otros países, Tailandia es muy violenta en aspectos como los derechos humanos y libertad de expresión. Con la junta militar que nos gobierna se ha vuelto muy difícil. La vida está bien, se puede vivir placenteramente, pero si quieres hablar de asuntos reales como '¿por qué sucede esto, y lo otro?, entonces no puedes hacerlo. Si te mantienes al margen de eso, la vida está bien. Pero entonces sientes que te estás perdiendo de algo, que no está empujando las fronteras hacia el futuro". Es por ello que, inicialmente, pensó en filmar en México, pero en los últimos meses se ha visto inclinado por hacerlo en Colombia, por lo que pasará cuando menos dos meses en el país para saber si es factible hacerlo. "La inspiración inicial fue hacerlo en México, conocer gente, tener experiencias con ellos y conocer sus historias, pero al mismo tiempo es algo que se puede expandir hacia toda Latinoamérica y el Amazonas, y ahora que estoy en Colombia voy a desarrollar algo, pero no estoy aún seguro qué es lo que saldrá de esto". 

Desde el 7 de marzo, Apichatpong se encuentra viajando por Bogota, Medellin, Cali y Chocó. “He estado muy obsesionado con Latinoamérica por un tiempo”. El director ha estado investigando sobre la historia de Colombia: “He querido saber sobre toda la violencia que ocurrió aquí, y la historia de la colonización –de alguna manera, para reflejar a mi propio país. Al mismo tiempo, imagino que es imposible hacer un filme auténticamente local, no tengo memoria aquí. Así es que no creo que pueda presentar eso –será sobre estos ojos extranjeros, mirando”. Al final, dice, el país es lo de menos, si es este México o Colombia. "Lo importante es el aire y las cosas que pasan. Nuestra reacción inmediata a lo que pasa en este lugar o este otro".  Eso sí, recalca la importancia de la conexión con la muerte, con la vida y la muerte y la religión y la forma en que la gente cree, es algo que encuentra " muy hermoso, y al mismo tiempo para cuestionarse: ¿Cómo la vida es dicatada por ello? Al final es una cuestión humana, no solo aquí o en Tailandia, y eso es justo una de los asuntos que quiero explorar.

Nos habló, también, de su forma de filmar. Con una cámara se siente como un niño y trata de mirar las cosas desde ese punto de vista virginal, preparado para ser conmovido por lo que ve. Lo que busca es "documentar, documentar el tiempo, documentar los colores". Para él es simplemente una forma de sobrevivir, de declarar "hey, aquí estoy, en este tiempo, en este lugar, porque tenemos una vida muy limitada considerando la historia expandida del mundo y el universo".

También le preguntamos sobre su colaboración con Diego García, el cinefotógrafo mexicano encargado de las imágenes de Cementery of Splendour. Nos dijo que "Diego es una bella persona. Es muy sensible y tranquilo". Y eso es lo que él necesita de las personas que integran su equipo de trabajo. Además, dice Joe (como le conocemos quienes hemos tenido oportunidad de departir con él), Diego es una persona "que no tiene miedo de proponer nuevas cosas y sugerírmelas, porque para yo siempre le estoy preguntando a mis colaboradores en el set qué es lo que debo hacer y Diego siempre estuvo muy involucrado para que hiciéramos juntos este filme. Y, además, es muy rápido, y todo el equipo lo quiso mucho". Comenta que quizá tiene que ver con las similitudes de forma de ser entre mexicanos y tailandeses porque "nos gusta disfrutar la vida, y no somos tan estrictos y cuadrados, nos gusta fluir con el tiempo y jugar con lo que se nos venga".

Aunque confiesa no tener mucho tiempo para ver cine, más allá de "películas tontas que veo en los aviones, prefiero ver las películas en pantalla grande, y si no tengo la oportunidad, mejor leo sobre ellas y me las imagino. Es mejor", durante el FICC quedó gratamente impresionado por el filme Ejercicios de memoria de la paraguaya Paz Encina (retrato íntimo y evocador sobre resabios de la dictadura paraguaya), por ser "un filme muy poderoso, que me lleva a pensar en lo que ha sucedido en Tailandia, en cómo en ocasiones no somos capaces de expresar esta violencia que sucede en nuestros países, y cómo trabajamos con nuestros recuerdos, con la dictudura y Paz Encina lo ha hecho de forma muy bella, poética y va mucho más allá de las palabras. Lo disfruté muchísimo". 

Pronto podrán ver aquí la entrevista grabada que le hicimos a Apichatpong en el hotel Casa Pestagua, dentro de la Ciudad Amurallada en Cartagena de Indias, Colombia. 

AFD (@SirPon) con la colaboración de Sofía Ochoa

 
COMPARTE:
 
ANTERIOR
NOTAS
Selección de los críticos: La mejor actuación en...
SIGUIENTE
NOTAS
10 extraordinarios filmes que inspiraron a Andrei...
 
 
 
 
 
 
 
 
 
POST RELACIONADOS
 


NOTAS
Agnès Varda recibirá la Palma de Oro...


CARTELERA
El chico de la bicicleta


NOTAS
Video: De 1985 a 2014, la evolución de...
 
 
 
COMENTARIOS
 
RECOMENDAMOS
  • Voraz
    Reseña: 'Raw' no es una experiencia grotesca y desagradable carente de sustancia, sino más bien un relato sobre la búsqueda...
  • Aquarius
    Con dos brochazos, firmes ambos, Mendonça Filho plantea y resuelve dos temas complejos de la realidad brasileña (que tienen ecos en...
  • Emiliano Rocha...
    Entrevistamos a Emiliano Rocha, director de Tenemos la carne, que nos dijo cómo intento recuperar la atmósfera caótica que...
  • Batallas íntimas
    Ocho años le tomó a Lucía Gajá la realización de Batallas íntimas desde que...
  • El cine es un medio de...
    Denis Lavant (Holy Motors) nos contesta ¿qué es el cine?
  • Everardo González: 'Nosotros...
    `Nos hemos convertido en una sociedad indolente. Que tiene un umbral muy alto frente a la indignación. Necesitamos escenas muy brutales para...
  • Ghost in the Shell: La...
    Reseña: La unión máquina-humano es una idea habitual en el terreno de la ciencia ficción, pero resulta sugerente la...
  • Tenemos la carne
    El arrebato fílmico de Emiliano Rocha Minter está lleno de furia, pero también de cinismo, hacia fuera pero igualmente hacia...
  • Tenemos la carne (Emiliano...
    Tuvimos la oportunidad de conversar con el joven realizador mexicano, Emiliano Rocha Minter, y los actores Diego...
  • Kleber Mendonça Filho,...
    "[El mercado] para mí tiene una mezcla de humor con violencia": Kleber Mendonça Filho
 
 
enfilme © 2017 todos los derechos reservados