if ($skins_show == "0") {?>
 
Barry Jenkins y las ciudades retratadas en sus filmes
Publicado el 13 - Sep - 2018
 
 
Fandor analiza el cuidado y empatía que el cineasta le da a las ciudades que filma. - ENFILME.COM
 
 
 

El estilo de Barry Jenkins es distintivo. El director ganador de un Oscar es un maestro de la cinematografía subjetiva; en otras palabras, tiene una extraña habilidad para poner al público en los zapatos de un personaje. Pero Jenkins también tiene una habilidad especial para crear un sentido de lugar, en ciudades como San Francisco, Miami, y ahora, con el próximo lanzamiento de If Beale Street Could Talk (adaptado de la novela homónima de James Baldwin), Harlem.

Cada ciudad tiene un carácter único, pero en lugar de tratar estos lugares como personajes en un sentido literal, Jenkins los aborda con la misma especificidad con que escribe los personajes que los habitan.

Tal vez Micah (Wyatt Cenac) de Medicine lo dijo mejor, respondiendo a una pregunta de Jo (Tracey Heggins): "¿Siquiera te gusta estar aquí?", pregunta, refiriéndose a San Francisco, la ciudad natal de Micah, y la ciudad donde vivió Jenkins durante algún tiempo. "Odio esta ciudad, pero amo esta ciudad", responde Micah. "San Francisco es hermoso, y no tiene nada que ver con el privilegio. No tiene nada que ver con beatniks o hippies o yuppies. Simplemente es. Y no deberías tener que ser una clase media alta para ser parte de eso". En esta escena, vemos claramente la tesis de Medicine: San Francisco es simultáneamente hermosa y problemática.

Es la ciudad cuyos parques, museos y clubes fueron anfitriones de un floreciente romance, aunque fugaz, entre Jo y Micah. Las representaciones de Jenkins de San Francisco sugieren un lugar donde el amor intenso es posible, un tema que se repite en el cortometraje documental A Young Couple (2009), que narra la relación entre dos de los amigos cercanos de Jenkins.

Sin embargo, en Medicine y en el cortometraje de ciencia ficción Remigration (2011), Jenkins también muestra cómo San Francisco es una ciudad que está expulsando a decenas de personas a través de una ola abrumadora de gentrificación. En cuanto a cuestiones de raza, San Francisco alberga el Museo de la Diáspora Africana, como se ve en Medicine, pero también es una ciudad donde los negros solo representan el siete por ciento de la población. El resultado es un lugar que no se puede discutir en términos binarios.

En definitiva, el San Francisco de Medicine no es criticado mordazmente tanto como se lo evalúa deliberadamente. En este sentido, Jenkins no teme iluminar las fallas de una ciudad, pero también sugiere cualidades redentoras. Vemos esto en Moonlight, donde la ciudad de Miami presenta al personaje principal de la película, Chiron (interpretado por Alex Hibbert, Ashton Sanders y Trevante Rhodes) con muchos momentos difíciles: experimenta una gran cantidad de traumas en el vecindario de Liberty City en Miami. Pero la ciudad también protege a Chiron en un sentido literal: como un niño intimidado, se refugia en un departamento abandonado. Más tarde, cuando era adolescente, Chiron encuentra reposo similar en vagones de tren vacíos.

Pero lo más significativo es que Miami presenta una belleza sublime y natural que coincide con las relaciones significativas. En hermosas aguas cerúleas, a un joven Quirón le enseñan a nadar, en un sentido más que literal, Juan (Mahershala Ali), un traficante de drogas que se define mejor por su bondad que por su ocupación. En esa misma playa, Chiron, ahora un adolescente, tiene su primer encuentro sexual con su amigo cercano, Kevin (Jharrel Jerome). En última instancia, Chiron se va de Miami a Atlanta, donde se convierte en un traficante de drogas, pero luego regresa a su ciudad natal y se reconecta con Kevin. La película termina con Chiron y Kevin compartiendo un momento íntimo y emocional, como lo hicieron hace años en una playa iluminada por la luna.

Todo esto sugiere que Miami no solo es un sitio de profundo dolor personal para Chiron, sino también un nexo para la conectividad emocional y el crecimiento. De hecho, vemos este tema nuevamente en el cortometraje Chlorophyl (2011), en el que una mujer atraviesa Miami, en todos sus colores pasteles y vitales, para olvidar una relación tensa. La ciudad le ofrece un respiro, como lo hizo con Chirón, y tal vez incluso con Jenkins, quien nació en Liberty City, el mismo vecindario donde filmó Moonlight.

Las representaciones matizadas de Jenkins de las ciudades son otra de sus tarjetas de presentación cinematográficas, tan distintivas como sus primeros planos y paletas de colores, que en última instancia comunican una autenticidad en su cine. Estas ciudades no se explotan por tragedia, ni se romantizan como tantas representaciones cinemáticas de Los Ángeles y Nueva York. En cambio, la belleza y el dolor dentro de las ciudades de Jenkins entran en conflicto entre ellos, una contradicción que solo es evidente para las personas que viven en esos lugares.

Como resultado, experimentamos ciudades como San Francisco y Miami a través del mismo lente que Jo, Micah y Chiron, lo que aumenta la subjetividad del estilo característico de Jenkins. Así que cuando Jenkins dirige su atención al Harlem de los años setenta en If Beale Street Could Talk, imaginamos que será retratado con el mismo cuidado y empatía que los lugares en sus películas anteriores. Hemos visto a Harlem en el cine antes, pero nunca a través de los ojos de los personajes imaginados por James Baldwin, y traídos a la vida por Barry Jenkins.

Trad. EnFilme

Fuente:  Fandor

 
COMPARTE:
 
ANTERIOR
NOTAS
Trailer. ‘The Devil We Know’, un documental de...
SIGUIENTE
NOTAS
Elisabeth Moss habla sobre los efectos de las...
 
 
 
 
 
 
 
 
 
POST RELACIONADOS
 


NOTAS
Emma Stone, la protagonista de la nueva...


NOTAS
VIDEO: 'Scarlet Street', la película...


NOTAS
Trailer de Bears
 
 
 
COMENTARIOS
 
RECOMENDAMOS
  • Selección Oficial de...
    Primeras impresiones sobre cada uno de los 11 largometrajes que integran la Selección Oficial (Ficción) del 16º Festival...
  • Nuestro tiempo
    Nuestro tiempo es un espejo que para muchos espectadores podrá servir como el vehículo de introspección que posiblemente fue...
  • Tiempo compartido
    Reseña: Sebastián Hofmann confecciona un fascinante híbrido que oscila de la sátira social al thriller de...
  • Sebastián Hofmann (Tiempo...
    Entrevista con Sebastián Hofmann, director de 'Tiempo compartido'
  • Los adioses
    Reseña: El filme de Natalia Beristáin se revela como una táctica inteligente para hablar de feminismo y hacer un...
  • Gaspar Noé
    Entrevista: "Yo pensé que Love sería más sexy, y pese a que la representación del sexo es muy frontal, la película...
  • El extranjero. 'La nube y el...
    En la primera entrega de su nueva columna mensual, titulada "El extranjero", el crítico y programador de cine, Roger Koza, cuestiona...
  • Un final feliz
    Reseña: En comparación con sus filmes anteriores, Michael Haneke coquetea decisivamente con la comedia, con el lado grotesco e...
  • El club de los insomnes
    Entrevista: Conversamos con los guionistas y directores del filme, Joseduardo Giordano y Sergio Goyri Álvarez, y con las...
  • Sebastián Cordero (Sin...
    Entrevista con Sebastián Cordero, director de 'Sin muertos no hay carnaval'.
 
 
enfilme © 2018 todos los derechos reservados