if ($skins_show == "0") {?>
 
CINE Y ARTE: ‘Style Wars’ y ‘Writers’, documentales sobre street art y graffiti
Publicado el 15 - Ene - 2016
 
 
Dos documentales sobre el origen y la evolución del 'street art' y 'graffiti'. - ENFILME.COM
 
 
 
por Luis Fernando Galván

Aquí puedes leer nuestros textos de CINE Y ARTE

Banksy (Exit Through the Gift Shop, 2010) pertenece a la más reciente generación del street art, un movimiento que se caracteriza por invadir las calles (paredes, techos, anuncios y vagones de metro) con distintas técnicas (markers, stickers, stencils, posters) y tiene sus orígenes en las revueltas estudiantiles europeas de los años sesenta, cuando los jóvenes plasmaban ideas políticas en los muros, pero también fragmentos de poemas. En la década siguiente, las paredes, al ser escenarios accesibles a todo el público, fueron los soportes idóneos para criticar la globalización, la sociedad de consumo y expresarse a favor del medio ambiente. Los graffiti ofrecían la posibilidad de hacerse escuchar de forma inmediata, y los ‘símbolos salvajes’ servían como impulso para buscar un cambio social.

En su ensayo “Kool Killer o la insurrección del signo” (1976), el filósofo Jean Baudrillard señaló que “la ciudad es un espacio neutralizado, homogeneizado, el de la indiferencia, y el de la segregación creciente”. En este contexto, los graffiti, según el autor francés, posibilitan “la rebelión de la identidad”, es decir, luchar contra el anonimato, contra la indiferencia, reivindicando un seudónimo: “No es el nombre, es una matrícula simbólica hecha para despistar al sistema común de apelaciones”. Por lo tanto, la mayoría de estos artistas optan por un nuevo nombre; por ejemplo, Harald Naegeli prefiere ser llamado El Sprayer de Zúrich, y en Francia surgen personajes como Blek Le Rat, quien introdujo el uso de plantillas, y Space Invader, quien pega azulejos simulando los personajes del videojuego del mismo nombre.

Los graffiti han constituido los bajos fondos, la inscripción vergonzosa, la expresión de los marginados. Entre las clases medias y altas generan sensación de peligro e inseguridad, simbolizan la ausencia de la ley, son sinónimo de violación y anarquía, por lo tanto, los artistas que trabajan en la sombra (incluso ilegalmente) deben aceptar las frecuentes agresiones, denuncias y condenas. No obstante, muchas veces sus representaciones llegan a ser aceptadas rápidamente. En 2007 las autoridades de la ciudad de Bristol realizaron una encuesta donde los habitantes decidirían si las obras de Banksy debían permanecer en los muros; el 93 % de los votantes optó por mantenerlos. El crítico de arte, Brian Sewell, ha señalado que:

Las palabras graffiti y arte no pueden convivir, la gente no sabe distinguir, no sabe de arte, no importa si al público le gusta. Cualquier tonto que pueda poner pintura en un lienzo o convertir una caja de cartón en una escultura es alabado. Banksy no es bueno en el arte, ni en el dibujo ni en la pintura. Su obra no posee ninguna virtud. Es simplemente la magnitud de su imprudencia lo que le ha dado tanta publicidad.

El hecho de cruzar la sutil frontera hacia la ilicitud, incluso la criminalidad, es lo que le brinda a los graffiti su cualidad ética y su autenticidad. Hoy el street art en la legalidad ha perdido el poder terrorista de sus signos. Parece ser que la tendencia social del arte domesticado se ha encargado de quitarle esta cualidad a los graffiti de manera paulatina. Piénsese en las llamadas city–walls en Estados Unidos: consisten de paredes blancas con perímetros bien definidos que son otorgadas a los artistas callejeros para que realicen alguna obra decorativa. Lo mismo pasa con los billboard projects: gracias a la colaboración de grandes agencias publicitarias, los espacios para carteles públicos son convertidos en vitrinas de arte para graffiteros. En ambos casos se pierde la agresividad trasladando el arte del círculo restringido de las galerías y museos a las calles.

Todo parece indicar que la diferencia entre arte y graffiti radica en el soporte y en los límites, no sólo los legales, sino espaciales. El mercado del arte propició que los artistas callejeros pintaran con spray sobre el lienzo. Los museos de Rotterdam y Ámsterdam, así como las colecciones Thomas y Hans Mayer (Múnich y Düsseldorf, respectivamente) poseen lienzos hechos con spray por graffiteros. Un stencil de Banksy colocado en San Francisco ironiza sobre esta cuestión: se trata de un niño que sostiene un pincel y un bote de pintura acompañado de la frase “This’ll look nice when it’s framed” (“Esto se verá bonito cuando sea enmarcado”). A diferencia del lienzo, como señala Baudrillard:

Los graffiti no se preocupan por la arquitectura, la ensucian, la olvidan, pasan sobre ella. El artista mural respeta el muro como respetaba el marco de su caballete. Los graffiti pasan de una casa a otra, de un muro al otro, de la pared a la ventana o a la puerta, o al cristal del metro, o a la acera. Cabalgan, vomitan, se superponen (la superposición equivale a la abolición del soporte como plan, así como el desbordamiento equivale a su abolición como marco).

A continuación te compartimos dos documentales sobre los orígenes del arte callejero y graffiti.

Style Wars (1983), dirigido por Tony Silver para la televisión estadounidense, es un documento indispensable para comprender la cultura callejera en la ciudad de Nueva York durante la década de 1980. El filme es el registro fílmico de una “edad de oro” de la creatividad juvenil que estalló en una ciudad que se encontraba en plena crisis para propagarse hacia distintas partes del mundo. Silver capturó, por ejemplo, la nueva función que adquirió el sistema de transporte subterráneo: el metro de Nueva York se convirtió en un parque público para que los escritores del graffiti se expresaran. Los vagones, las paredes y las calles se convirtieron en campos de batalla y lienzos artísticos. Mientras un sector de la población, el alcalde Edward Koch, la policía y las autoridades de tránsito de Nueva York estaban en contra de estas manifestaciones, varios jóvenes comenzaron a experimentar con nuevos sonidos y movimientos simulando combates de breakdance, hip-hop hasta tomar cada esquina de las calles como nuevos escenarios.

 

En Writers (1983-2003): 20 ans de graffiti à Paris, filme dirigido en 2004 por Marc-Aurèle Vecchione y narrado por Vincent Cassel, se muestra cómo la escena underground del arte neoyorquino inspiró a los jóvenes parisinos a comunicarse através de las letras y símbolos plasmados en las paredes de la capital francesa. En entrevistas exclusivas, los llamados “Escritores” –Bando, Mode 2, Jayone, Lokiss, Shoe, Delta, Zaki, Psyckoze, Echo, Spirit, Dark, Sheek, Boxer, Squat, Shen, Nasty, Oeno, Slice, Kea, Degré, Dystur, Numéro 6, Creez, Chaze, Colorz, Dea, Turs74, Sari, Peuca y todos aquellos que han marcado la historia del graffiti en París– hablan sobre la evolución de los estilos, las diferentes técnicas como medios de comunicación y la forma en que imponen sus nombres y firmas en los muros urbanos.

 

TEXTOS CONSULTADOS:

- Kool Killer o la insurrección del signo, escrito por Jean Baudrillard (1976).

- La historia de la escritura, escrito por Ewan Clayton (2015)

- Street Art, Street Life: From the 1950s to Now, escrito por Lydia Yee y Whitney Rugg (2008).

 
COMPARTE:
 
ANTERIOR
NOTAS
Guillermo del Toro producirá 'Scary Stories To...
SIGUIENTE
NOTAS
Distrital 2016: Programación y actividades de la...
 
 
 
 
 
 
 
 
 
POST RELACIONADOS
 


NOTAS
Imágenes. La ciudad de Londres...


THE F SCENE
De la pasarela a la pantalla: modelos...


NOTAS
Video: 'Dragons in Movies', una...
 
 
 
COMENTARIOS
 
RECOMENDAMOS
  • El club de los insomnes
    Entrevista: Conversamos con los guionistas y directores del filme, Joseduardo Giordano y Sergio Goyri Álvarez, y con las...
  • Sebastián Cordero (Sin...
    Entrevista con Sebastián Cordero, director de 'Sin muertos no hay carnaval'.
  • Nunca estarás a salvo
    Reseña: En el cine de Lynne Ramsay, la vida cotidiana adquiere capas enigmáticas y tintes poco familiares a través de las...
  • El tercer asesinato
    Reseña: Probablemente el género familiar es lo primero que relacionamos con la filmografía de Hirokazu Kore-eda;...
  • João Moreira Salles (El...
    Entrevista con João Moreira Salles, director de 'El intenso ahora'.
  • Kleber Mendonça Filho,...
    "[El mercado] para mí tiene una mezcla de humor con violencia": Kleber Mendonça Filho
  • Jose Álvarez (Los ojos del...
    Entrevista: El documentalista mexicano, Jose Álvarez, sigue los pasos de Hortensia, una habitante de Tuxpan, en Veracruz, que, luego...
  • Sin amor
    Reseña: A partir de la ruptura de un matrimonio y utilizando el paisaje desolado de las afueras nevadas de Moscú como telón...
  • Una bella luz interior
    Isabelle es una mujer empoderada, exitosa, bellísima, sofisticada; no son la culpa o el remordimiento las anclas que le evitan encontrar...
  • Entrevista. Una conversación...
    Pituka Ortega habla sobre el alcance del IFF Panamá
 
 
enfilme © 2018 todos los derechos reservados