if ($skins_show == "0") {?>
 
El juego de la imitación: la diferencia entre un homenaje y el plagio, según Film School Rejects
Publicado el 07 - Mar - 2018
 
 
The Shape of Water como ejemplo de la diferencia entre plagio y homenaje. - ENFILME.COM
 
 
 

At Home with Monsters, de Guillermo del Toro (The Shape of Water, 2017), una exposición itinerante, es un verdadero gabinete de curiosidades; en cada rincón hay arte, artefactos, libros y accesorios sacados de la colección personal del director mexicano. Es un vistazo a la mente de alguien que está emocionado y conmovido por la cultura pop; un entusiasta historiador del cine y coleccionista que se rodea de sus influencias y que es abiertamente sensible a las formas en que desempeñan un papel vital en su proceso creativo.

Hace unas semanas, el director Jean-Pierre Jeunet (Amélie, 2002), acusó a del Toro de plagio. Según el director francés, la secuencia en The Shape of Water, donde Richard Jenkins (The Visitor, 2007) y Sally Hawkins (Blue Jasmine, 2013) bailan sentados mientras suena un viejo número musical en el fondo, fue "[copiada] y pegada" del éxito de 1991 de Jeunet, Delicatessen (1991). La escena de Delicatessen presenta a Dominique Pinon (Amélie, 2002) y Karin Viard (Polisse, 2011) rebotando al unísono sobre un somier al ritmo de "Dreams of Old Hawaii", que se reproduce en un televisor cercano.

Es muy rico para un director como Jeunet sugerir que el cine existe (o debería existir) en un vacío creativo. Especialmente cuando sus propias películas le deben tanto al trabajo de otros, particularmente a Krzysztof Kieślowski (La doublé vie de Véronique, 1991). Es revelador que cuando Jeunet se enfrentó a Del Toro en persona con su acusación, del Toro le recordó legítimamente que ambos tienen una deuda creativa con Terry Gilliam (Brazil, 1985). Es de suponer que Jeunet omitió la parte en la que Del Toro soltó el micrófono que tenía en la mano y sacó una tarjeta de presentación que decía: "No se puede poseer la extravagancia ni la espuma del mar, idiota".

Afortunadamente para nosotros, del Toro tiene un Ph.D. en subtweeting y se dirigió a la acusación de Jeunet indirectamente al publicar un clip de Pontiac Star Parade, en el que Gene Kelly (Singin’ in the Rain, 1952) y Donald O'Connor (Singin’ in the Rain, 1952)  realizan un baile de tap sentados, interpretando sus números musicales favoritos. En comparación con el baile sincronizado de Delicatessen, la actuación de Kelly y O'Connor tiene un reclamo parental superlativamente más fuerte de The Shape. O, como dice Alfonso Cuarón (Gravity, 2013): "¡Guau! ¡Gene Kelly plagió a Delicatessen en 1960!”.

Dicho todo esto, la acusación de Jeunet no sólo es infundada e infantil, sino que es mucho menos interesante que la pregunta que plantea, a saber: ¿dónde, en la película, está la línea entre el homenaje y el plagio?

Del Toro será el primero en decir que es un director con muchas influencias. Y de todo su canon, The Shape of Water se siente el más intertextualmente de sus filmes. Podrías llenar un libro con los hilos cinematográficos que se ejecutan en él, desde la palpable presencia de Creature from the Black Lagoon (Dir. Jack Arnold, 1954) hasta los matices más sutiles de películas como Gods and Monsters (Dir.Bill Condon, 1998), The Red Shoes (Dir. Michael Powell, Emeric Pressburger, 1948) y La Belle et la Bête (Dir. Jean Cocteau, 1946).

Algunos incluso han argumentado que el enamoramiento de por vida de Del Toro con el cine es el verdadero centro romántico de la película. Como A.A. del Club AV. Dowd escribe: en Shape, Del Toro "[crea] una curiosidad conscientemente anticuada para maravillarse con un fragmento de la magia del Siglo de Oro ... y presenta una imagen irresistiblemente resonante: una criatura de la laguna negra parado de pie en un auditorio, disfrutando del resplandor de la pantalla plateada ".

Si bien Del Toro ciertamente va más allá, es seguro decir que cada cineasta ha incursionado en alguna forma de homenaje durante sus carreras. El préstamo y la reorganización de ideas es una parte central de lo que hace funcionar al cine. Argumentar lo contrario es negar una tradición cinematográfica de intertextualidad resonante, fructífera y reveladora. Y entonces nos encontramos ante la puerta de una pregunta algo polémica: ¿cuál es la diferencia entre un asentimiento y una estafa?

En el litigio de entretenimiento, el plagio generalmente se aloja dentro del puente de mando de la infracción federal de derechos de autor. Como lo expresa la abogada de entretenimiento Jennifer McGrath, "un reclamo por infracción de copyright surge cuando un infractor tiene (1) acceso a su trabajo y (2) hay una "similitud sustancial de expresión entre su trabajo y el trabajo del infractor". El factor determinante entre el homenaje y el plagio es uno de intención: o un cineasta despliega de manera transparente una referencia como referencia, o un cineasta cede a sabiendas el trabajo de otra persona como propio.

Entonces, ¿cómo pueden los directores comunicar esta transparencia? ¿Con una bibliografía después de los créditos? Probablemente no.

No es fácil identificar una referencia cinematográfica como una referencia. Un homenaje hace uso de todo, desde declaraciones descaradas, hasta gestos más oblicuos y estéticos. La complejidad de cómo funciona el homenaje dentro de un "área gris" puede ser una de las razones por las que tiende a ser malinterpretada como algo malicioso por gente que confunde la imitación por robo. Lo cual es una pena, porque es esta complejidad la que hace de los homenajes, las referencias y la intertextualidad un lenguaje cinemático tan rico.

Una de las partes más desconcertantes de la acusación de Jeunet es su frustración de que alguien con tanta imaginación y talento como Del Toro sienta la necesidad de "robar" las ideas de los demás. Ignorando el hecho de que, Del Toro, casi con certeza, no hacía referencia a Delicatessen y menos aún "rabara" de él, la insinuación de Jeunet, para mí, parece no entender el papel cinematográfico del homenaje.

Las películas, los cómics y el arte al que estamos expuestos juegan un papel inconmensurable en nuestro desarrollo como creadores imaginativos. Ser capaces de entrelazar esas influencias en el trabajo de uno y comentar lo que significan para ti requiere una inmensa cantidad de talento. Cuando se hace con reverencia, además, es una demostración natural de amor.

-Texto de Meg Shields, publicado en Film School Rejects.

Trad. EnFilme

Fuente: Film School Rejects

 
COMPARTE:
 
ANTERIOR
NOTAS
Video. Paul Thomas Anderson y su uso de siluetas...
SIGUIENTE
NOTAS
Video. Spike Jonze dirige el videoclip musical...
 
 
 
 
 
 
 
 
 
POST RELACIONADOS
 


FESTIVALES
30 Festival Internacional de Cine en...


NOTAS
Kristen Stewart insta a que más...


EN PANTALLA
Gigantes de acero
 
 
 
COMENTARIOS
 
RECOMENDAMOS
  • Tiempo compartido
    Reseña: Sebastián Hofmann confecciona un fascinante híbrido que oscila de la sátira social al thriller de...
  • Sebastián Hofmann (Tiempo...
    Entrevista con Sebastián Hofmann, director de 'Tiempo compartido'
  • Los adioses
    Reseña: El filme de Natalia Beristáin se revela como una táctica inteligente para hablar de feminismo y hacer un...
  • Gaspar Noé
    Entrevista: "Yo pensé que Love sería más sexy, y pese a que la representación del sexo es muy frontal, la película...
  • El extranjero. 'La nube y el...
    En la primera entrega de su nueva columna mensual, titulada "El extranjero", el crítico y programador de cine, Roger Koza, cuestiona...
  • Un final feliz
    Reseña: En comparación con sus filmes anteriores, Michael Haneke coquetea decisivamente con la comedia, con el lado grotesco e...
  • El club de los insomnes
    Entrevista: Conversamos con los guionistas y directores del filme, Joseduardo Giordano y Sergio Goyri Álvarez, y con las...
  • Sebastián Cordero (Sin...
    Entrevista con Sebastián Cordero, director de 'Sin muertos no hay carnaval'.
  • Nunca estarás a salvo
    Reseña: En el cine de Lynne Ramsay, la vida cotidiana adquiere capas enigmáticas y tintes poco familiares a través de las...
  • El tercer asesinato
    Reseña: Probablemente el género familiar es lo primero que relacionamos con la filmografía de Hirokazu Kore-eda;...
 
 
enfilme © 2018 todos los derechos reservados