if ($skins_show == "0") {?>
 
#FICM2014: Selección Oficial de Largometraje Mexicano
Publicado el 24 - Oct - 2014
 
 
Minicríticas de los 12 largometrajes mexicanos del FICM2014. - ENFILME.COM
 
 
 

+#FICM2014

5 imperdibles · Selección Oficial de Largometraje Mexicano · Día 1 · Día 2 · Día 3-Día 4 y 5-Día 6-Día 7-Día 8- Ganadores

En este espacio iremos recabando nuestras opiniones sobre cada uno de los 12 largometrajes en competencia del Festival Internacional de Cine de Morelia, en la Sección de Largometraje Mexicano.

 

En la estancia

Dir. Carlos Armella, México, 2014.

★★½

Sebastián (Waldo Facco) es un joven cineasta interesado en retratar la vida cotidiana de un pueblo del estado de Guanajuato. Ubicado entre las montañas y extensas zonas de tierra, La Estancia es una región en ruinas, cuyas casas han sido abandonadas por sus habitantes. Los únicos pobladores son Don Chuy (Jesús Vallejo) y su hijo Juan Diego (Gilberto Barraza), que se mantienen arraigados a su tierra. Después de dejar su proyecto en pausa, y tras varios años, Sebastián regresa en compañía de su novia (Natalia Gatto) para terminar su documental. Sin embargo, el tiempo altera directamente el espacio y modifica las aspiraciones de las personas, por lo que Sebastián se siente desesperado al no encontrar a sus personajes. En este filme, que cuenta con el respaldo de Alejandro González Iñárritu como productor, Carlos Armella (Tierra y pan, 2008; 29, 2010) opta por dividirlo en tres capítulos para hacer uso del documental, el cine contemplativo y la ficción con la intención de explorar un pueblo “fantasma” desde distintas ópticas (el contacto directo con sus habitantes, la mirada pausada sobre el paisaje y la incursión de un extraño en un hábitat que le es ajeno). El espectador es testigo de una amistad siniestra entre un narcisista documentalista y un solitario campesino. Aunque en la tercera parte del filme las motivaciones de los personajes no son desarrolladas de manera contundente, el violento desenlace le permite crear una atmósfera ambivalente de ocaso y renacimiento.

LFG (@luisfer_crimi)

 

El comienzo del tiempo

Dir. Bernardo Arellano, México, 2014.

★★★

Una de las constantes en la obra de Bernardo Arellano es la ternura que desprenden sus personajes, casi siempre asociados a una mirada ingenua y a una limitante física. En su cortometraje de 2008, Zoogocho, eran las travesuras y aventuras en la sierra de Oaxaca de un grupo de niños zapotecas; en Entre la noche y el día (2010), un adulto autista, relegado por sus familiares, que encontraba la tranquilidad en el bosque. Ahora, en El comienzo del tiempo (2014) se trata de los ancianos; figuras humanas olvidadas por los más jóvenes. Antonio (Antonio Pérez Carbajal) y Bertha (Bertha Olivia Ramírez) son una pareja de ancianos que atraviesan una dura crisis económica debido al retiro de las pensiones por parte del gobierno. Enfermos y débiles, los personajes no pierden la esperanza de que su hijo (José Sefami) vuelva para ayudarlos. Rodeados de sus amigos –Raúl (un peluquero que se dedica escribir poesía) y Marcos (un hombre convencido de que las marchas pueden derrocar gobiernos), también personas de la tercera edad–, el matrimonio no pierde el entusiasmo por buscar las salidas a sus problemas. A pesar de su comentario político y social sobre la crisis financiera, la alta tasa de desempleo y el constante repudio hacia un gobierno, el filme no cae en la denuncia social y opta por abordar desde la comedia ácida los ciclos y las contradicciones de la vida: ancianos con ganas, pero sin fuerzas, y jóvenes con capacidades físicas e intelectuales, pero perezosos y poco comprometidos.

LFG (@luisfer_crimi)

 

Dólares de arena

Dir. Israel Cárdenas y Laura Amelia Guzmán, México / Rep. Dominicana, 2014.

★★★½

Las Terrenas, una playa de arena blanca y agua clara –ubicada en República Dominicana–, es una especie de paraíso donde los turistas descansan y distraen la mente de sus preocupaciones. Algunos de ellos, de avanzada edad, se divierten con jovencitas que buscan una mejor vida fuera de ese paraíso. Ejemplo de ello es Noelí (Yanet Mojica), quien deambula por la playa buscando ganar dólares a cambio de unos minutos de compañía. Anne (Geraldine Chaplin), una turista francesa, se siente atraída por la joven y está dispuesta, incluso, a regresar a su país en compañía de la dominicana. El novio de Noelí está de acuerdo con la idea, siempre y cuando Noelí le siga enviando dinero para mantenerlo. Los cineastas mexicanos, Israel Cárdenas y Laura Amelia Guzmán, que se han establecido en República Dominicana, codirigen Dólares de arena (2014), su cuarto largometraje juntos. El escenario de ensueño sirve como telón de fondo para retratar los sueños de sus protagonistas (una anciana, desea compañía; una joven, llegar a Europa). El filme destaca por la decisión de sus autores de dar prioridad a la veracidad mediante la observación más que crear situaciones meramente dramáticas que sólo buscarían despedazar al espectador. La búsqueda de la autenticidad no consiste en emplear un tono documental al interior de una ficción, sino en los largos y pronunciados silencios que se generan entre los personajes que en muchas ocasiones son interrumpidos por una cámara que se mueve buscando la sonrisa de Geraldine Chaplin o los sensuales movimientos de baile de Yanet Mojica.

LFG (@luisfer_crimi)

 

Eddie Reynolds y Los Ángeles de Acero

Dir. Gustavo Moheno, México, 2014.

★½

Durante una fría noche, al interior de una tienda de discos de Dublín, el vocalista de la popular banda U2, Bono (Pavel Sfera), escucha la canción “Cheve en la fiesta”, perteneciente a una extinta banda mexicana llamada Eddie Reynolds y Los Ángeles de Acero, y decide comprar los derechos para poder hacer la versión en inglés con su banda. El integrante de una prestigiosa compañía discográfica (Sebastián Zurita), contacta a Eddie (Damián Alcázar), Fernando (Jorge Zárate) y Ulises (Álvaro Guerrero), vocalista, bajista y baterista de la banda, para darles la noticia. Sin embargo, para ceder los derechos, se necesita la autorización del otro autor, Santos (Arturo Ríos), un agresivo y alcohólico guitarrista que repudia las actitudes de Eddie a quien culpa de la desintegración de la banda hace treinta años. Gustavo Moheno –guionista de Hasta el viento tiene miedo (2007) y Fachon Models (2014)– dirige una comedia que sólo retoma ciertos elementos de la escena e industria musical mexicana contemporánea, con la finalidad de elaborar chistes y bromas que complacen a la audiencia. Eddie Reynolds… echa mano de íconos populares (The Beatles, Jim Morrison, Carlos Santana, Alex Lora) para burlarse de cuatro hombres que en sus cincuenta, aún aspiran a competir con las ‘boy bands’. Aunque en el filme participan actores con una sólida trayectoria en cine y teatro (Damián Alcázar, Dolores Heredia, Jorge Zárate); los números musicales, como puesta en escena, fallan haciendo evidente la poca sincronización entre sonido y movimientos de los personajes al momento de tocar sus instrumentos. Además, cada vez que la banda se presenta en el escenario, interpreta la misma canción, demostrando que el aspecto musical y la banda sonora -elementos importantes que podrían sacar a flote el filme- fueron descuidados por director y productores.

LFG (@luisfer_crimi)

 

Plan sexenal

Dir. Santiago Cendejas, México, 2014.

★★½

Filmado en 16mm y con el respaldo de Gerardo Naranjo (Voy a explotar, 2008; Miss Bala, 2011) como productor, Plan sexenal (2014), ópera prima de Santiago Cendejas, es un filme arriesgado, una obra violenta, desde la textura de sus imágenes hasta los conflictos de sus personajes, cuyos simbolismos son forzados y poco sustentados, pero crean una atmósfera audaz y tenebrosa. Juan (Harold Torres) y su novia Mercedes (Edwarda Gurrola) se mudan a su nueva casa en la colonia Claveria, en Azcapotzalco. Organizan una fiesta con sus amigos sin importarles que el ruido de la música sea molesto para sus vecinos. Ante las quejas, un policía (Noé Hernández) acude al domicilio de la joven pareja para pedirle a Juan que termine su fiesta, advirtiéndole que la ciudad está en toque de queda. Para evitar problemas y después de una tensa discusión, Juan accede, pero entonces, ¿qué hace un vagabundo afuera de su casa durante toda la noche mirando hacia la ventana? El filme ambiciona retratar el macrocosmos de la difícil transición política de un país (no es claro en ello, pero algunas imágenes aluden a las marchas y actos violentos de insatisfacción ante la toma de posesión del presidente en diciembre de 2012), en un pequeño microcosmos donde reina la anarquía, la inseguridad y el caos social. Ahí, se entrelazan los secretos, misterios y planes de Juan, Mercedes y el extraño hombre que los vigila. La obscuridad es otro de los participantes que acentúa el nerviosismo y miedo de los personajes, así como las dudas de la audiencia. ¿Cuál era el plan de Juan? ¿Quién es el vagabundo? Y aunque esos cuestionamientos son bien planteados en la primera parte del filme; la búsqueda por crear un intenso thriller termina siendo un intento al que le falta la contundencia y audacia con la que había comenzado.

LFG (@luisfer_crimi)

 

Yo soy la felicidad de este mundo

Dir. Julián Hernández, México, 2014.

★½

Aunque en un principio parece ser un relato convencional de amor homosexual adolescente (chico A conoce a chico B; B no le responde los mensajes a A; A termina desilusionado del amor por culpa de B), la pretensión de Julián Hernández por aparentar ser un cineasta experimental y vanguardista lo lleva a crear una especie de tríptico donde cada una de sus partes difícilmente embona estilística y estructuralmente. La primera parte se centra en Octavio (Alan Ramírez), un bailarín y practicante de danza, que conoce a Emiliano (Hugo Catalán), un documentalista motivado por los intensos encuentros sexuales con otros hombres. La promiscuidad e incapacidad de comprometerse en una relación seria de Emiliano y la sensibilidad de Octavio, terminan por quebrantar el idilio amoroso que parecían tener. En una segunda parte, Hernández presenta una serie de encuentros eróticos y sexuales entre dos hombres (uno de ellos interpretado por Gabino Rodríguez)  y una mujer (Andrea Portal); aludiendo a los movimientos de la danza contemporánea, los personajes son orillados al sexo grupal, y en voz en off escuchamos una serie de reflexiones pseudofilosóficas vinculadas al cuerpo y la manera en que éste se relaciona con los cuerpos de otros. Finalmente, volvemos con Emiliano para confirmar su deseo de experimentar con otros hombres y su obsesión de vivir la realidad por medio de una pantalla.  Yo soy la felicidad de este mundo (2014) desafía una estructura convencional y complaciente, pero lo hace sin la seriedad y rigor que implica una cohesión en el ámbito de lo conceptual haciendo que su experimentación quede únicamente en el exhibicionismo gratuito sin ningún objetivo específico. El director pretende seducir con una cámara que ingresa a la coreografía de la danza y se desplaza sutil y ordenadamente por los espacios rodeando a los personajes con giros de 360 grados; pero también quiere hacernos caer en su trampa utilizando hombres de cuerpos atléticos y rostros perfectos para crear una atmósfera, en el plano de lo artístico y lo estético, bella donde sólo hay vacío.

LFG (@luisfer_crimi)

 

Hilda

Dir. Andrés Clairont Rangel, México, 2014

★★★

Susana Le Marchand (Verónica Langer) es un ama de casa ignorada por su acaudalado marido, y gasta sus días en perfeccionar su lujosa casa. Ahora está en búsqueda de una nueva doméstica, y en esos precisos días, su exjardinero en agradecimiento por sus buenos tratos con él le lleva un obsequio de parte de su esposa llamada Hilda (Adriana Paz). Halagada, Susana contrata a Hilda. La relación entre ambas es de cordialidad, la dueña de la casa siempre se ha caracterizado por su nobleza hacia sus empleados. Un día Hilda encuentra unos libros con tema marxistas y se lo hace saber a Susana. Agradecida por el hallazgo, su jefa retoma esas lecturas de su juventud y reconecta con su pasado de izquierda. Cuestiona su frívolo presente y de la mano de Hilda intenta cambiar su vida actual. La soledad que ha vivido los últimos años a causa del abandono de su esposo, y su presente activismo provocan que fácilmente entre en una crisis de identidad que la empujan a un desequilibrio mental. La reciente confusión emocional y de locura que vive Susana, coincide en fechas con el secuestro que su hijo sufriera dos años atrás y comienza a torturar psicológicamente a su trabajadora, implicándola en el rapto a su primogénito, impidiéndole salir los fines de semana. Hilda sufre un secuestro por parte de su jefa y es obligada a entretener a Susana y a servirle de cruel divertimento. La doméstica se vuelve en un juguete para Susana.

Hilda, la ópera prima de Clairont Rangel, es una comedia negra adaptada de una obra de teatro homónima francesa que tiene como única locación la mansión en la que suceden todas las acciones (la película se filmó en la Casa Prieto, recinto diseñado por el arquitecto mexicano Luis Barragán y nombrado patrimonio de la humanidad. Esta la primera vez que se realiza una producción cinematográfica en el inmueble) y que de fondo hace un crítica a la división social que remarca las  prácticas laborales de algunas, sino de la mayoría, familias acaudaladas mexicanas hacia sus empleadas domésticas, quienes reciben un trato casi de esclavitud: horarios laborales de más de ocho horas en casa de los patrones o la carencia de beneficios sociales. Hilda deviene en una cinta con una narrativa concisa, que se apoya en un guión bien estructurado en el dibujo de sus personajes y sus diálogos, y en las actuaciones realistas de Verónica Langer y Adriana Paz.

VSM (@SofiaSanmarin)

 

 

Las oscuras primaveras

Dir. Ernesto Contreras, México, 2014

★★★½

Igor (José María Yazpik) y Pina (Irene Azuela) trabajan en el mismo corporativo, ella como asistente, él como peón. Ella es divorciada y con un hijo (Hayden Meyenberg), él está casado con Flora (Cecilia Suárez). Ambos llevan una vida rutinaria en sus respectivos hogares hasta que un día normal de trabajo se descubren y con ello también queda revelado el atractivo sexual que siente el uno por el otro. Los dos están conscientes de sus situaciones actuales y que los atan a su pasado: Pina y su hijo Lorenzo de 10 años, un pequeño de carácter egoísta, Igor y su mujer Flora, una mujer a la que ama pero que no desea, de personalidad sumisa. Pina e Igor vivirán su idilio de manera platónica, ambos se contienen a pesar de la pasión mutua. Los protagonistas viven una serie de desencuentros que alimentan sus respectivos deseos. La llegada de la primavera coincide con las decisiones finales que cada uno toma para poder vivir su pasión. Pina se deshace de su hijo entregándolo a su exesposo. Igor le comprara una fotocopiadora a Flora, usando el dinero de ella misma y empujándola con esa acción a una crisis emocional dada su carente situación económica. Flora decidirá abandonar a Igor. Pina e Igor aparentemente liberados viven su pasión mientras a sus espaldas se entreteje un casi absurdo y explosivo final en el que todo lo acumulado estalla. 

Ernesto Contreras (Párpados azules, 2007) entrega un drama de acciones contenidas que transitan de las atmósferas otoñales a las cálidas y que contrastan con la lucha interna y atormentada de los personajes adultos. El acto sexual como acto de posesión y liberación. La atracción como violencia pasional imprevisible en medio de cruces de tensión desgarradora de dos personajes quebrados por una vida de la que desean escapar juntos. Las emociones fluyen con una Azuela entregada por completo a su papel, pero son las palabras las que mandan en un contexto en el que ni los propios personajes saben exactamente qué es lo que sienten o lo que quieren comunicar.

VSM (@SofiaSanmarin)

130211_lop_1175-1024x682_opt

Güeros

Dir. Alonso Ruiz Palacios, México, 2014

★★★★

Rodada en blanco y negro y en formato 4:3, Güeros (2014), el primer largometraje de Alonso Ruiz Palacios es un filme irreverente, una oda a la monotonía y a la vagancia, y a la falta de dirección en la vida de los jóvenes, aquellos que como Bartebly, el escribiente (1853) de la novela de Herman Melville “prefieren no hacer nada”. El mayor hallazgo de la película de Ruiz Palacios es que ante todo, no se toma en serio, ubicado desde un sentido del juego y la diversión, de la despreocupación. Sombra (Tenoch Huerta) y Santos (Leonardo Ortizgris), son dos amigos universitarios que viven en la más absoluta inactividad, mientras tiene lugar la huelga estudiantil de la UNAM en 1999. Encerrados en un departamento desordenado y sucio, sin luz, los dos amigos gastan sus días fumando cigarros y marihuana, bebiendo alcohol y robándoles la energía eléctrica a sus vecinos cuando estos salen a trabajar. Ante el arribo de su hermano menor, Tomás (Sebastián Aguirre), el Sombra justifica su actual estilo de vida y el de su camarada como "huelga de la huelga de estudiantes”. Cuando Tomás –un nini y un bribón enviado por su madre del interior de la república al Distrito Federal como forma de castigo después de una travesura‑ se entera por las noticias de un periódico citadino que su ídolo musical de la infancia, una estrella rock de los sesenta llamado Epigmenio Cruz, acaba de ser internado en un hospital y con altas probabilidades de fallecer, insiste al Sombra y al Santos en buscar a la idolatrada y enigmática figura también admirada por su padre. El arrebato emocional del adolescente se vuelve el catalizador para que Sombra y Santos decidan salir de su estaticidad  y abandonen el edificio donde han estado acuartelados. Comienza entonces una road movie a través de las calles de la Ciudad de México para dar con el paradero de la leyenda musical que ya ha abandonado el hospital, una noche larga con reminiscencias al viaje de los protagonistas de Los caifanes (1966) de Juan Ibáñez, en medio de disparates y ocurrencias, persecuciones, pandillaje ‑como que les caiga encima un ladrillo, karma de un acto previo-, vagabundeo en grupo, uno al que se une Ana (Ilse Salas), una chica DJ de una radio pirata, vocera del movimiento estudiantil, y el amor del Sombra.

Los protagonistas de Güeros, son antihéroes de clase media baja que se mueven bajo sus propias reglas, despojados de todo intelectualismo. La narrativa de la película tiene cortes bruscos, elipsis, planos secuencias, primeros planos, juegos sonoros, que le dan a su aparente aletargamiento vertiginosidad y frescura. En Güeros, la decepción y la sorpresa es solo una anécdota más, aunque sea triste y realista, se toma desde la ironía, más que del patetismo.  

VSM (@SofiaSanmarin

TRAILER GÜEROS from CATATONIA on Vimeo.

 

Los ausentes

 Dir. Nicólas Pereda, México, 2014

★½

Al amparo de una factura correcta -y algunos primeros planos- y una estética minimalista, seguimos los pasos de un anciano (Guadalupe Cárdenas) que pierde su casa situada cerca de una playa mexicana. A la par del anciano aparece un joven interpretado por Gabino Barrera. Se intuye que el muchacho es una versión más joven del anciano. De ese modo vemos al hombre maduro en una serie de actividades cotidianas. Al muchacho también en diligencias que se aletargan a causa de la cámara fija de Pereda. Carente de subtextos, así pasan cinco minutos, diez o quince, en los que vemos como se ejecuta una acción. Desde el punto de vista meramente cinematográfico los estimulantes también son exiguos. Pero esa voluntad por transgredir resulta impostada. En Los ausentes todo huele a pose. Pareciera ser una obra que no quiere necesariamente ser distribuida. Con existir ya es suficiente.

VSM (@SofiaSanmarin)

*El día 23 de octubre se modifico un error aclarando que Los ausentes no está conformada de primeros planos sino de algunos

 

Los ausentes (The Absent) trailer from Film Tank / Edgar San Juan on Vimeo.

 

Carmín tropical

Dir. Rigoberto Pérezcano

★★★½

El universo de los Muxes es llevado a la pantalla grande en forma de un thriller noir en el que se enlazan temas como el travestismo, la  tolerancia sexual y una investigación criminal. Es la historia de un regreso, el de Mabel (José Pecina), una travestí que regresa a su pueblo de origen en Juchitan, Oaxaca cuando se entera que su amiga, Daniela –también un travestí- fue asesinada. Movida por la culpa, abandona Veracruz donde vivía con el antiguo novio de su compañera, y causante de la ruptura entre ellas, para encontrar al asesino de Daniela. Mabel se involucra en la investigación policíaca y viajamos junto con ella a los recónditos sitios de Oaxaca siguiendo las pistas sobre la muerte de la extinta. Este ir y venir de registros, tramas y focos de atención provoca que la película avance de manera hipnótica. Rigoberto Pérezcano (Norteado, 2009)evita crear una historia lineal y a través de fotos de la infancia y breves flashbacks nos enteramos del pasado de las dos mujeres. El filme se va tornando poco a poco en una experiencia mucho más claustrofóbica y sugestiva desde el momento en que Mabel se encuentra con Modesto (Luis Alberti), un taxista lugareño con un pasado poco claro, y por el que ella se siente atraída, un personaje misterioso, perfecto en su expresividad y galantería. Es entonces cuando el rumbo de la investigación de Mabel se deslizará hacia los terrenos amorosos y hacia un desenlace previsible pero no menos impactante. El preludio del romance consigue transmitir una perspectiva alejada del juicio moral pero centrada en el progreso de un romanticismo tortuoso o con un final trágico.

Sobre la película en conferencia de prensa, su director mencionó:

No es una película completamente de género negro, coquetea por ahí, pero lo que queríamos era jugar. Siempre me ha gustado tratar de encontrar una combinación de los géneros. Al principio parece ser una película de investigación criminal pero termina siendo algo que todavía no sé muy bien qué es.

VSM (@SofiaSanmarin)

 

 

 Los muertos

Dir. Santiago Mohar Volkow 

 

Los muertos es la ópera prima de Santiago Mohar Volkow y se centra en un fin de semana en la vida de cinco amigos jóvenes adinerados mexicanos, Santiago (Santiago Corcuera), Elena (Elena Larrea) e Ignacio (Ignacio Beteta) cuya característica común es la apatía y los excesos de alcohol, sexo y drogas en los que se hunden cada viernes en las mansiones de sus allegados. En esa fiesta en particular los juegos se vuelven más atrevidos y deciden hacer suertes con un arco. Sin que se den cuenta, una de las flechas a hiere a una de sus amigas, quien es encontrada al día siguiente por uno de los trabajadores de la casa. El accidente y el deceso de la chica provoca que los muchachos reflexionen cada uno por su cuenta sobre lo vacío de sus vidas y decidan ser mejores personas.

Los muertos, pretende ser un filme reflexivo y con una crítica social de fondo, pero conforma un abanico de clichés que hacen referencia al lenguaje y comportamientos de jóvenes millonarios más cercano al de los protagonistas de la telenovela mexicana Rebelde, con diálogos que buscan ser profundos, pero que dado el trasfondo, los diálogos, las actuaciones poco convincentes, se vuelven un lugar común. Todo suena demasiado reiterativo: las exigencias de los niños ricos por conseguir todo cuanto desean, la filosofía hedonista y el desapego sentimental son temas demasiado trillados para abordarlos nuevamente de manera tan poco sobria y con un frívolo guión que termina por pecar de lo que critica.

VSM (@SofiaSanmarin)

 
COMPARTE:
 
ANTERIOR
NOTAS
#FICM2014: 5 imperdibles
SIGUIENTE
NOTAS
#FICM2014. Día 1: 'Birdman', de González...
 
 
 
 
 
 
 
 
 
POST RELACIONADOS
 


CARTELERA
Alucardos: Retrato de un vampiro


FESTIVALES
16 Festival Internacional de Cine de...


RESEÑAS ANIMACION
Sobrevivir la vida
 
 
 
COMENTARIOS
 
RECOMENDAMOS
  • El club de los insomnes
    Entrevista: Conversamos con los guionistas y directores del filme, Joseduardo Giordano y Sergio Goyri Álvarez, y con las...
  • Sebastián Cordero (Sin...
    Entrevista con Sebastián Cordero, director de 'Sin muertos no hay carnaval'.
  • Nunca estarás a salvo
    Reseña: En el cine de Lynne Ramsay, la vida cotidiana adquiere capas enigmáticas y tintes poco familiares a través de las...
  • El tercer asesinato
    Reseña: Probablemente el género familiar es lo primero que relacionamos con la filmografía de Hirokazu Kore-eda;...
  • João Moreira Salles (El...
    Entrevista con João Moreira Salles, director de 'El intenso ahora'.
  • Kleber Mendonça Filho,...
    "[El mercado] para mí tiene una mezcla de humor con violencia": Kleber Mendonça Filho
  • Jose Álvarez (Los ojos del...
    Entrevista: El documentalista mexicano, Jose Álvarez, sigue los pasos de Hortensia, una habitante de Tuxpan, en Veracruz, que, luego...
  • Sin amor
    Reseña: A partir de la ruptura de un matrimonio y utilizando el paisaje desolado de las afueras nevadas de Moscú como telón...
  • Una bella luz interior
    Isabelle es una mujer empoderada, exitosa, bellísima, sofisticada; no son la culpa o el remordimiento las anclas que le evitan encontrar...
  • Entrevista. Una conversación...
    Pituka Ortega habla sobre el alcance del IFF Panamá
 
 
enfilme © 2018 todos los derechos reservados