if ($skins_show == "0") {?>
 
‘Going Clear’, el documental sobre la Cienciología
Publicado el 26 - Ene - 2015
 
 
Entre otras anécdotas, el filme retrata cómo la Cienciología terminó con el matrimonio de Tom Cruise y Nicole Kidman. - ENFILME.COM
 
 
 

Uno de los filmes más esperados en el Festival de Cine de Sundance de este año es Going Clear: Scientology and the Prison of Belief (2015), dirigido por el aclamado documentalista, Alex Gibney, autor de Taxi to the Dark Side (2007) y Mea Maxima Culpa: Silence in the House of God (2012).

HBO Documentary Films, que se encargará de la distribución del documental, ha contratado a un equipo de 160 abogados para prevenir cualquier demanda que pueda realizarse en los próximos días por parte de la poderosa iglesia que se retrata en el filme. A pesar de no haberla visto, algunos líderes y miembros de la Cienciología han acusado a la película de “impropia y falsa”.

El documental se basa en el libro del mismo nombre escrito por Lawrence Wright; es una mordaz denuncia sobre la Cienciología y hace algunas acusaciones sorprendentes acerca de su miembro más famoso, Tom Cruise

La película señala que la Iglesia de la Cienciología utilizó una serie de tácticas de intimidación para obligar a Cruise a separarse de Nicole Kidman, con quien estuvo casado durante once años (de 1990 a 2001). 

De acuerdo con el testimonio de Marty Rathbun (anteriormente el segundo funcionario de mayor rango en la Iglesia de la Cienciología y que abandonó en 2004), David Miscavige (el actual presidente de la organización), no confiaba en Kidman, cuyo padre era un psicólogo de renombre en Australia. La Cienciología se opone vehementemente a la psiquiatría y a la psicología. Rathbun afirma que debido a la profesión que ejercía el padre de Kidman, la actriz fue etiquetada como una “Fuente Potencial de Problemas” (PTS – “Potential Trouble Source”), definida por la Iglesia de la Cienciología como “una persona que está de alguna manera conectada y adversamente afectada por una persona supresora y asfixiante”.

El documental afirma que Kidman, quien fue criada como católica, convenció a su marido para que él se alejara de la Iglesia de la Cienciología entre 1992 y 2001, y que, durante la filmación de Eyes Wide Shut  (Dir. Stanley Kubrick, 1999), el actor no respondía ni le devolvía las llamadas telefónicas a Miscavige, a pesar de que éste  fue uno de los mejores amigos de Cruise y fue su padrino de boda. Esta actitud de Cruise enfureció a Miscavige. Rathbum, en una parte del filme, asegura: “Yo estaba ahí para facilitar la ruptura con Nicole [Kidman]”.

Rathbun declara que la Iglesia de la Cienciología emprendió una agresiva campaña para conseguir que Cruise terminará su matrimonio con Kidman, incluyendo una serie de intervenciones telefónicas ejecutadas por un investigador privado que fue contratado por la Iglesia. Miscavige mandó hacer una extensa auditoría a Cruise; de manera agresiva lo psicoanalizaron y entrevistaron para recopilar información personal del actor. La información fue enviada a Miscavige, quien criticó a Cruise por sus “pervertidos” fetiches sexuales.

Además, la Iglesia de la Cienciología se encargó de “reeducar” a Connor e Isabella (los hijos adoptivos de Cruise y Kidman), en contra de su madre, para que Cruise se quedara con la custodia de ambos. Luego del divorcio, Tom Cruise se volvió un miembro mucho más activo; en 2004, la Iglesia le otorgó la Medalla de la Libertad del Valor, y poco después se convirtió en portavoz de la Cienciología en Hollywood.

Otros de los aspectos que se exhiben en el documental es cómo la Cienciología llega a ejercer un enorme poder sobre sus miembros, que incluye maltrato físico y amenazas para aquellos que desean salirse. Uno de estos ejemplos es el caso de John Travolta, quien sigue formando parte de la Cienciología por miedo; la Iglesia tiene “montañas y montañas de basura sobre él”, por lo que el actor no quiere que sus secretos más profundos e íntimos se den a conocer.

Rathbun asegura que le parece increíble que, en la era de la información, la organización siga teniendo tantos seguidores (alrededor de 50 mil en todo el mundo) y que la Iglesia ha acumulado poco más de mil millones de dólares libres de impuestos comportándose más como un negocio que como una organización de caridad.

 

LFG (@luisfer_crimi)

Fuentes: The Daily Beast, Business Insider

 
COMPARTE:
 
ANTERIOR
NOTAS
Emma Watson protagonizará la versión en acción...
SIGUIENTE
NOTAS
La misión imposible de Tom Cruise: ganarle a...
 
 
 
 
 
 
 
 
 
POST RELACIONADOS
 


NOTAS
Joanna Newsom hace su debut con PTA


NOTAS
Día 1: London Film Festival


NOTAS
Nuevas fechas de lanzamiento para...
 
 
 
COMENTARIOS
 
RECOMENDAMOS
  • Tiempo compartido
    Reseña: Sebastián Hofmann confecciona un fascinante híbrido que oscila de la sátira social al thriller de...
  • Sebastián Hofmann (Tiempo...
    Entrevista con Sebastián Hofmann, director de 'Tiempo compartido'
  • Los adioses
    Reseña: El filme de Natalia Beristáin se revela como una táctica inteligente para hablar de feminismo y hacer un...
  • Gaspar Noé
    Entrevista: "Yo pensé que Love sería más sexy, y pese a que la representación del sexo es muy frontal, la película...
  • El extranjero. 'La nube y el...
    En la primera entrega de su nueva columna mensual, titulada "El extranjero", el crítico y programador de cine, Roger Koza, cuestiona...
  • Un final feliz
    Reseña: En comparación con sus filmes anteriores, Michael Haneke coquetea decisivamente con la comedia, con el lado grotesco e...
  • El club de los insomnes
    Entrevista: Conversamos con los guionistas y directores del filme, Joseduardo Giordano y Sergio Goyri Álvarez, y con las...
  • Sebastián Cordero (Sin...
    Entrevista con Sebastián Cordero, director de 'Sin muertos no hay carnaval'.
  • Nunca estarás a salvo
    Reseña: En el cine de Lynne Ramsay, la vida cotidiana adquiere capas enigmáticas y tintes poco familiares a través de las...
  • El tercer asesinato
    Reseña: Probablemente el género familiar es lo primero que relacionamos con la filmografía de Hirokazu Kore-eda;...
 
 
enfilme © 2018 todos los derechos reservados