if ($skins_show == "0") {?>
 
#IFFPanama2014. Días 5 y 6: ‘La piscina’ de Carlos Quintela, ‘Ilo ilo’ de Anthony Chen, ‘Los perversos’ de Claire Denis
Publicado el 09 - Abr - 2014
 
 
?La piscina? de Carlos Quintela, ?Ilo ilo? de Anthony Chen, ?Los perversos? de Claire Denis, 'Por las plumas' de Neto Villalobos, 'Club Sándwich' de Fernando Eimbcke, 'Las brujas de Zugarramurdi' de Álex d - ENFILME.COM
 
 
 

Crónica diaria del IFFPanamá: Día 1 · Día 2 · Días 3 y 4 · Premios Platino · Entrevista con Pituka Ortega

La piscina

Carlos Machado Quintela, Cuba-España-Venezuela, 2011

Nos hemos acostumbrado a ver filmes cubanos que, desde diferentes ópticas, estilos, tonos e incluso géneros abordan la complicada situación social imperante en la isla caribeña. En la mayoría de los casos existe una crítica al grado de deterioro en el nivel de vida que ha sufrido el pueblo después de tantos años del régimen de los Castro y del incumplimiento de las promesas de una Revolución que quedó rebasada por el tiempo y por la obstinación cruel de sus líderes. Pero La piscina es un filme diferente. En todo caso apuesta por la alegoría. Arranca con un plano colmado de niebla que va disipándose hasta mostrar a un hombre parado en el extremo opuesto de la piscina de donde se encuentra la cámara que lo retrata. Se trata -poco a poco la visibilidad se aclara y una sucesión de planos fijos permiten comprobarlo- de una alberca vieja, que evidencia que el tiempo ha dejado su marca en ella, pero que ha logrado preservarse lo estrictamente suficiente para poder seguir hospedando con dignidad al agua. Poco después descubrimos que el hombre es el lacónico maestro de natación de cuatro adolescentes que sufren, cada uno, discapacidades distintas. El filme parece estar armado de forma geométrica, con la cámara sólo moviéndose para estéticamente enseñar un ángulo diferente del rectángulo en que todo ocurre (todo siendo, en realidad, muy poco), dejándose intervenir por planos cerrados a los rostros de los protagonistas, tanto para leer un poco más sobre lo que son ellos y lo que representan, como para dar juego escénico, desde la inmovilidad, a la dinámica de relaciones entre ellos y de ellos con la piscina. Un capítulo intermedio, especie de interludio, en el que seguimos a los cinco a comer a un sitio, en la calle, pegado a su centro recreativo, sirve para romper el esquema, pero también para de inmediato reafirmarlo. Dos de ellos (el chico probablemente con secuelas de polio y la chica con carencia de una extremidad) molestan a los otros dos (uno mudo y con Síndrome de Down el otro, enamorado de la chica, que es la líder). Pero poco hablan y el instructor poco interviene, más allá de con miradas ausentes, señalamientos sobre el nado, gestos de seco cariño y aliento a sus discípulos, y algún comentario sobre lo que en su vida no fue. Se aprecian ciertos símbolos (el descrito de la alberca; el potencial no actualizado del profesor de nado; personas en inferioridad de capacidades para afrontar la vida, por ejemplo), la confección de la atmósfera llena de enigmas es un acierto, pero no termina de cuajar el que el director, Carlos Machado Quintela, deje tantos acertijos sin resolver, por el hecho de no quedar suficientemente planteados. Parece el esbozo de un filme interesantísimo a desarrollar. Aunque como en todo misterio lo suficientemente atractivo, hemos quedado enganchados, en este caso para seguir de cerca su siguiente proyecto.

AFD (@SirPon)

 

Ilo ilo

Anthony Chen, Singapur, 2013

Teresa, una mujer de Filipinas, debe dejar su hogar y a su hijo pequeño para ir a ganar dinero como empleada doméstica en Singapur. Cuando llega a vivir a este pequeño departamento habitad por una familia de tres, los problemas que flotaban en el aire se remueven y crean pequeñas explosiones que hacen que el estatus quo sea imposible de mantener. La madre dominante está embarazada y es quien asume con más fuerza la responsabilidad de la familia, ya que el padre ha perdido la confianza en sí mismo –en gran parte debido a la pérdida de su empleo– y carece de fuerza para hablar abiertamente de sus problemas y situación con su esposa. El niño reciente esta incomunicación a través de una rebeldía caprichosa que se traduce en desobediencia y maltrato en contra de su única subordinada: Teresa. Poco a poco, todo manejado con mucha intimidad y detalle, los problemas de cada uno, resaltados por el contexto de la crisis económica asiática de los noventa, los problemas van tomando su curso y convirtiéndose en oportunidad, dando un tierno retrato sobre los lazos que se tejen entre quienes parecían desiguales e incompatibles para crecer sin que duela demasiado.

SOR (@SofOchoa)

 

Les salauds

Los perversos,  Claire Denis, Francia/Alemania, 2013

No abundan los directores que, como Claire Denis, puedan cambiar drásticamente la temática a auscultar y el tinglado estilístico con que abordarlo en cada nueva película. Revisen su filmografía y lo mismo verán cavilaciones sobre el glorioso pasado de Francia con ecos en historias personales en desgracia; estudios de la naturaleza pasional del canibalismo; observaciones sobre la fragilidad de los destinos aparentemente anhelados; cuestionamientos alrededor de la obcecación por preservar un mundo que se ha derrumbado… por sólo mencionar algunos. Y, sin embargo, siempre es fácil reconocer su mirada, su voz, su temple, a través de algunos tropos, variadas obsesiones, ciertos gestos, recurrencias en la forma y en el fondo. Menos directores, aún, ocupan el espacio de la pantalla fílmica como ella lo hace. Y es capaz, siempre, de filmar con sensualidad única hasta los momentos menos sensuales de sus historias. Los perversos es un filme complejo y bestial, con una trama intrincada y plagada, además, de espinosos temas de dimensión moral. La perversión, invitada permanente en las películas de Denis, no sólo en su vertiente sexual, sino en casi cualquier acepción ocupa, como el título en español evidencia, un lugar preponderante en esta historia. Perversos son no únicamente a quienes obviamente hace referencia el filme; todos los involucrados lo son, de una u otra forma. Vicent Lindon es Marco, un marinero que regresa a París al ser enterado del suicidio de su mejor amigo y cuñado. Progresivamente irá advirtiendo, al tiempo en que enamora a su hermosa vecina, Raphaëlle (Chiara Matroianni), del grado de implicación de su esposo en la catástrofe que infligió a la familia de su hermana. Desde la secuencia inicial, sugestiva con toques oníricos y líricos, la realizadora francesa imprime el tono enigmático, con toques de thriller, que desarrollará a lo largo de este valiosa película, en la que la cámara siempre está inquietantemente próxima a los personajes, y la habitual música de los Tindersticks ilustra la ambigüedad de todo cuanto atestiguamos. Los perversos es infinitamente superior a varias de las cintas que compitieron por la Palma de Oro en Cannes, a pesar de haber sido relegada a la Quincena de los Realizadores.

AFD (@SirPon)

 

Por las plumas

Neto Villalobos, Costa Rica, 2013

Un velador sueña con una vida mejor que esté a su alcance: comprar un gallo, entrenarlo y hacerlo un campeón de las peleas locales. Para lograr su cometido y vencer los ligeros obstáculos que se convierten en faenas, poco a poco se va haciendo de amigos: una empleada doméstica que vende artículos de belleza por catálogo, otro velador que le ha dado orden a su vida a través de la religión y un chavito trompetista que quiere aprender a entrenar gallos. Narrada a manera de comedia, con un simpático protagonista (Marvin Acosta), con encuadres a menudo simétricos y bien colocados, esta sencilla historia resulta solo anecdótica y no ahonda más de lo necesario para esta ligera narrativa en el aura de los personajes, de la atmósfera, ni del lugar.

SOR (@SofOchoa)

 

Club Sándwich 

Fernando Eimbcke, México, 2013

El director mexicano -ganador del premio al Mejor Director en el Festival de San Sebastián por esta cinta- sigue centrando su mirada en los adolescentes y cuenta una historia de descubrimiento de la sexualidad en un escenario ideal: un hotel en temporada baja. Una madre soltera –con tendencia al síndrome de Yocasta- debe enfrentar el primer noviazgo de su único hijo adolescente –con complejo de Edipo- con el que tiene una relación muy particular. El arribó de una grácil jovencita romperá con los planes y armonía de la familia. La tragedia de aceptación por parte de la progenitora es presentado en un tono cómico-dramático. Club Sándwich tiene un ritmo pausado, contemplativo y diálogos escasos que son intervenidos por bromas ágiles y situaciones que terminan por volverse hilarantes, como la inolvidable secuencia de baile sexy por parte de la bella y rolliza jovencita. La cinta se convierte a lo largo de la trama en un verdadero divertimento visual. Dos personajes sostienen el metraje: María René Prudencio Lucio Giménez, hijo del actor Daniel Giménez Cacho.

VSM (@Sofiasanmarin)

 

Las brujas de Zugarramurdi

Álex de la Iglesia, España, 2013

Un par de aprendices de ladrones emprende un accidentado atraco a una joyería española. La inusual pareja, uno disfrazado de Jesucristo plateado (Hugo Silva), el otro de soldadito verde (Mario Casas), se hace acompañar de un niño de ocho años, Sergio (Gabriel Delgado), hijo de José (Silva). El plan se sale de control cuando el soldado que responde al nombre de Antonio (Casas), pierde el coche en el que pretender escapar porque su novia –que no sabe nada del asalto- se lo lleva para hacer las compras. Los delincuentes huyen de la policía y secuestran a un taxista (Jaime Ordoñez) y a un pasajero. Con el botín a cuestas, las estatuas humanas escapan hacia el norte hasta internarse en la espesura del bosque que los lleva a Zugarramurdi, un poblado casi fantasmal donde caen en manos de unas sanguinarias hechiceras (Carmen MauraCarolina BangTerele Pávez) interesadas en el trofeo que llevan y con muchas ganas de vengarse del género masculino. Después de Acción mutante (1993), Perdita Durango (2011) o El día de la bestia (1993), entre otras, Álex de la Iglesia regresa con otra comedia de humor negro: Las brujas de Zugarramurdi. La historia es una mezcla de acción, comedia y terror que hace un retrato de la eterna guerra entre sexos a través de un personaje sobrenatural, propio del folclor popular y, en este caso de raíces vascas: La bruja. El guión permite jugar con las visiones dispares y enemistadas de hombres y mujeres o con las típicas rencillas de pareja. Todos los géneros con los que el director ha experimentado (la sátira, el horror, la acción) en el pasado están de vuelta en este filme que brilla por la capacidad de De la iglesia de trasladar a la pantalla grande su imaginería salvaje, pero con un mayor presupuesto que puede apreciarse en los efectos especiales que despliega la cinta. Sin embargo, en la segunda mitad de la cinta, el aspecto humorístico se disloca en una serie de escenas ridículas que dilapidan todo el potencial que se deja entrever durante los dos primeros tercios de la cinta. Durante la pasada gala de los Premios Goya, Las brujas de Zugarramurdi recibió 8 galardones, la mayoría de carácter técnico.

VSM (@SofiaSanmarin)

 

La jaula de oro

Diego Quemada-Díez, México/Guatemala/España, 2013

La jaula de oro sigue a tres adolescentes en su intento por completar un largo viaje desde Guatemala a Estados Unidos con la mente puesta en una vida mejor. Durante su paso por México, Juan, Sara y Samuel -quien abandona la jornada- conocen a Chauk, un indígena que no habla español y que se les une en el viaje en el que policías corruptos, secuestradores, criminales y francotiradores impulsan las relaciones entre los personajes y lo sombrío de una jornada concebida en las entrañas de la inmigración. Con una factura técnica de ecos documentales y cuyo uso de 16mm captura no solo -mediante su crudo y granulado formato- las vejaciones que sufren los inmigrantes en la que podría denominarse una train movie, sino también, a momentos, las cuotas de inocente esperanza siempre ancladas en el miedo de enfrentarse a la realidad -como la escena en que Juan huye y un hombre a caballo se cruza con él-, La jaula de oro es un filme inquietante y profundamente sentimental, que a través de las auténticas actuaciones de sus protagonistas le da un memorable espacio cinematográfico a aquellos que aún son lo suficientemente tenaces, desesperados, crédulos o  inocentes para arriesgarse a cruzar fronteras.

JAR (@franzkie_)

 
COMPARTE:
 
ANTERIOR
NOTAS
Jennifer Lawrence podría tener cinta en solitario...
SIGUIENTE
NOTAS
#IFFPanama2014. Clausura: Ricardo Darín y Luis...
 
 
 
 
 
 
 
 
 
POST RELACIONADOS
 


A ESCALA
Mirindas asesinas


NOTAS
‘Breathe’ inaugurará el 61º BFI London...
 
 
 
COMENTARIOS
 
RECOMENDAMOS
  • Paterson
    Reseña: El cine de Jim Jarmusch es un bálsamo reparador para todos aquellos amantes del cine y de la...
  • Los 11 filmes favoritos de...
    A nadie que conozca su obra extrañarán las elecciones del maestro polaco.
  • Viene de noche
    Reseña: Un angustiante drama existencial con elementos de terror postapocalíptico que reflexiona en torno al egoísmo, la...
  • CINE Y ARTE. Fuentes,...
    De la obra del pintor flamenco, Pieter Brueghel, a los cuadros del artista serbio, Dragan Bibin; las influencias artísticas detrás...
  • Las hijas de Abril
    Michel Franco pone a convivir a una familia que no tiene aptitudes emocionales para hacerlo y lo hace enfatizando los espacios cerrados.
  • Trisha Ziff (El hombre que...
    Entrevista con Trisha Ziff, directora de 'El hombre que vio demasiado'.
  • Maquinaria Panamericana
    Reseña: 'Maquinaria Panamericana' es una salvaje sátira surrealista sobre el régimen del miedo; un comentario social plagado de...
  • Tempestad
    Tempestad genera una atmósfera de empatía, solidaridad y generosidad femeninas.
  • Yo, Daniel Blake
    I, Daniel Blake de Ken Loach ganó en 2016 la Palma de Oro en Cannes. Lo analizamos.
  • Juan Goytisolo y su relación...
    El escritor español murió en la ciudad de Marrakech, Marruecos, a los 86 años de edad. El ganador del Premio Cervantes...
 
 
enfilme © 2017 todos los derechos reservados