if ($skins_show == "0") {?>
 
Imágenes. Louise Brooks en ‘Pandora's Box’; el corte de cabello más imitado en la historia del cine
Publicado el 07 - Jun - 2018
 
 
Es imposible pensar en Pandora's Box (1929), dirigida por G.W. Pabst, sin conjurar una imagen de su estrella icónica, la deslumbrante Louise Brooks. Y con las características agudas y el perfil elegante de Brooks en mente - ENFILME.COM
 
 
 

Es imposible pensar en Pandora's Box (1929), dirigida por G.W. Pabst, sin conjurar una imagen de su estrella icónica, la deslumbrante Louise Brooks. Y con las características agudas y el perfil elegante de Brooks en mente, puede que no pase mucho tiempo antes de reflexionar sobre uno de los cortes de pelo más famosos en la historia del cine. Elegante, de cizalla cerrada, brillante, negra como el alquitrán y abrazando los rasgos traviesos de Brooks indecentemente cerca, el corte de cabello bob causó sensación en la década de 1920 y todavía inspira tributos tanto en pantalla como fuera de ella.

Cuando era pequeña y crecía en Kansas, Brooks tenía un lindo corte que le sentaba bien, pero como alumna seguía la tradición y se dejaba el cabello en dos largas trenzas. Sin embargo, Brooks era una entusiasta bailarina actuando en espectáculos locales. Cuando tenía 10 años, su madre Myra decidió que necesitaba una “nueva apariencia” para el escenario y le pidió al peluquero que le diera a su hija un corte “Buster Brown”: una melena hasta la barbilla con un flequillo rozando sus cejas. Los rugientes años 20 todavía estaban a varios años de distancia, y para sus amigos y familiares, el pequeño y descarado corte infantil de Louise parecía el complemento perfecto para una chica traviesa e intencionada que no quería crecer.

Brooks mantuvo este corte durante su adolescencia y en 1924, a los 17 años, se unió a la compañía de Denishawn y se mudó a Nueva York. En la gran ciudad, tenía muchas ganas de dejar Kansas muy atrás, por lo que trabajó duro para perder su acento y adquirir un vestuario llamativo. Ella formó una estrecha amistad con Barbara Bennett, hermana de Constance y Joan, quien le presentó a muchos peces gordos de Manhattan. Una mañana de 1924, después de que Louise finalmente había sido despedida de Denishawn por sus métodos innovadores, Barbara la llevó a tomar malteadas de chocolate y luego a “la elegante tienda de peluquería de Saveli”. Brooks recordó:

El propio Saveli atendió mi cabello. Él acortó mi flequillo hasta una línea sobre mis cejas, formó los lados en puntos en mis pómulos, y cubrió la parte posterior de mi cabeza. Barbara estaba complacida.

Saveli, al menos según su propia publicidad, era el único peluquero en Nueva York que se mecía el pelo con una navaja de afeitar. Esa teja significaba cortar el cabello tan cerca que quedaba plano: la melena de Brooks era más corta que la línea del cabello en su cuello. Saveli también se jactó de ser aprendiz de Antoine de Paris, también conocido Antoni Cierplikowski, el hombre al que se le atribuye haber cortado el primer bob en 1909, inspirado en Juana de Arco. Este corte, que Brooks mantuvo durante años, la transformó de niña en chic, casi andrógina intimidante: la “chica del casco negro”. Cuando más tarde se trasladó a Hollywood, otra de las aprendices de Antoine, Sydney Guilaroff, la primera estilista en obtener crédito dentro de una película, la mantuvo lista para las cámaras.

Aunque el bob causó furor en la era del jazz, el de Brooks fue un corte por encima, canalizando la locura ‘egiptomaniac’a con sus líneas marcadas y su brillo negro azabache. Cuando el propio Antoine se mudó a Nueva York, inspeccionó a otras estrellas de Hollywood con una sonrisa burlona, ​​pero dio su total aprobación al estilo Cleopatra de Brooks. Mientras las revistas debatían sobre cortos y largos, y los periódicos angustiados por los "bandidos pelirrojos", y los maridos angustiados que demandaban el divorcio o incluso se mataban a la vista del cuello desnudo de una esposa, Brooks mantenía una actitud que no era disculpa.

La calidad andrógina se adaptaba a las chicas de la época, pero fue especialmente adecuada para su primera interpretación romántica: como una chica que huye en Beggars of Life (1928). Fue para llevarla aún más lejos. En 1928, cuando Pabst estaba armando su adaptación de las obras de Lulu de Frank Wedekind, Pandora's Box, vio a Brooks y sabía que había encontrado su estrella, pero quería abandonar el límite. Asta Nielsen había protagonizado una adaptación previa de Lulu, Erdgeist (1923), con un bob, aunque uno más largo y más embotado. Pabst quería evitar la comparación, así que probó a Brooks.

Como Lulu en Pandora's Box, Brooks se viste como lo hizo en Broadway, una combinación confusa de esa teja de niña con glamour de corista diáfana de corte bajo y alta abertura. Con el diseño de iluminación inmaculado de Günther Krampf, que presta al cabello de Brooks un brillo de espejo, su Lulu no es solo hermosa, sino que es pura fantasía. Y lo que ella representa es igual de importante: rebelión, juventud, libertad, transgresión, sexo ...

No es de extrañar que cuando los cineastas y las estrellas de cine desean canalizar el espíritu de Lulu, su primer paso sea tomar prestada la cosecha de tinta negra: de Cyd Charisse en Singin 'in the Rain (1952) a Anna Karina en Vivre sa vie (1962) y Liza Minnelli en Cabaret (1972), pasando por Melanie Griffith en Something Wild (1986), Uma Thurman en Pulp Fiction (1994) y, sí, incluso Amélie (2001).

 

Cyd Charisse en Singin’ in the Rain (1952)

 

Anna Karina en Vivre sa vie (1962)

 

Liza Minnelli en Cabaret (1972)

 

Melanie Griffith en Something Wild (1986)

 

Uma Thurman en Pulp Fiction (1994)

 

Natalie Portman en Léon (1994)

 

Audrey Tautou en Amélie (2001)

 

Rinko Kikuchi en Pacific Rim (2013)

 

Trad. EnFilme

Fuente: British Film Institute

 
COMPARTE:
 
ANTERIOR
NOTAS
Trailer. Primer avance de ‘The Girl in the...
SIGUIENTE
NOTAS
Video. Las limitaciones y las desventajas del...
 
 
 
 
 
 
 
 
 
POST RELACIONADOS
 


NOTAS
Chicas Allen


NOTAS
Video: 'Las drogas en el cine', un...


NOTAS
Los Beatles y Sueño de una noche de...
 
 
 
COMENTARIOS
 
RECOMENDAMOS
  • Nuestro tiempo
    Nuestro tiempo es un espejo que para muchos espectadores podrá servir como el vehículo de introspección que posiblemente fue...
  • Tiempo compartido
    Reseña: Sebastián Hofmann confecciona un fascinante híbrido que oscila de la sátira social al thriller de...
  • Sebastián Hofmann (Tiempo...
    Entrevista con Sebastián Hofmann, director de 'Tiempo compartido'
  • Los adioses
    Reseña: El filme de Natalia Beristáin se revela como una táctica inteligente para hablar de feminismo y hacer un...
  • Gaspar Noé
    Entrevista: "Yo pensé que Love sería más sexy, y pese a que la representación del sexo es muy frontal, la película...
  • El extranjero. 'La nube y el...
    En la primera entrega de su nueva columna mensual, titulada "El extranjero", el crítico y programador de cine, Roger Koza, cuestiona...
  • Un final feliz
    Reseña: En comparación con sus filmes anteriores, Michael Haneke coquetea decisivamente con la comedia, con el lado grotesco e...
  • El club de los insomnes
    Entrevista: Conversamos con los guionistas y directores del filme, Joseduardo Giordano y Sergio Goyri Álvarez, y con las...
  • Sebastián Cordero (Sin...
    Entrevista con Sebastián Cordero, director de 'Sin muertos no hay carnaval'.
  • Nunca estarás a salvo
    Reseña: En el cine de Lynne Ramsay, la vida cotidiana adquiere capas enigmáticas y tintes poco familiares a través de las...
 
 
enfilme © 2018 todos los derechos reservados