if ($skins_show == "0") {?>
 
Kazuo Ishiguro y su relación con el cine
Publicado el 05 - Oct - 2017
 
 
El Nobel de la Literatura 2017 para Kazuo Ishiguro es una extraordinaria  noticia porque premia a un notable escritor, maestro en capturar y describir los matices más sutiles de los sentimientos con una pluma refinada y sensible. - ENFILME.COM
 
 
 

El Nobel de la Literatura 2017 para Kazuo Ishiguro es una extraordinaria  noticia porque premia a un notable escritor, maestro en capturar y describir los matices más sutiles de los sentimientos con una pluma refinada y sensible.

El comité del Nobel lo alabó por sus “novelas de gran fuerza emocional que descubrieron el abismo bajo nuestro sentido ilusorio de conexión con el mundo”, además de señalar que su estilo “está marcado por un modo de expresión cuidadosamente restringido, independiente de los acontecimientos que se estén produciendo”.

De origen japonés, nacido en Nagasaki en 1954, pero de nacionalidad inglesa, Ishiguro lleva mucho tiempo viviendo en Londres con su esposa escocesa, una trabajadora social, y su hija Naomi. Tanto su estilo narrativo como su cercanía con la poesía están en sintonía con la gran tradición de la literatura europea; no es casualidad que escriba directamente en inglés. En una entrevista para The New York Times, el autor habló sobre su fascinación por la literatura occidental, enfatizando su interés en los dos pilares homéricos: La Odisea y La Ilíada. Y al hablar de sus novelistas preferidos indicó:

Charlotte Brontë ha superado recientemente a Dostoievski. Mientras releo en la madurez, soy menos paciente con el sentimentalismo de Dostoievski y esos largos e improvisados meandros que deberían haber sido corregidos. Pero su toma de la locura es tan amplia y profunda, uno comienza a sospechar que es una condición universal. En cuanto a Brontë, bueno, le debo mi carrera, y mucho más, a Jane Eyre y Villette.

Pero sus obras navegan entre la vida cotidiana, los ideales estéticos y artísticos que comparten y separan oriente de occidente. Por ejemplo, su segunda novela que lo revela al mundo, An Artist of the Floating World (1986), es un drama ambientado en Japón después de la Segunda Guerra Mundial y es narrado por Masuji Ono, un pintor envejecido, que hace una revisión de su vida y su obra artística, y la manera en que la gente lo percibía como persona y artista. La habilidad de Ishiguro es cambiar, moverse entre diferentes escenarios, siguiendo los extraños caminos de la vida y las infinitas posibilidades de la literatura. En Never Let Me Go (2005) cuenta la historia de la infancia imaginando un mundo de clones, de niños programados para convertirse en donantes de órganos. Diez años más tarde, con The Buried Giant (2015), Ishiguro espía a todos con una novela de fantasía, poblando la narración de dragones, osos y escenas de guerreros medievales. En una entrevista con Leonetta Bentivoglio –publicada en el diario italiano La Repubblica, Ishiguro dijo que estaba influenciado por los westerns y las películas de samuráis: “No he leído a Tolkien o George RR Martin, pero sé todo sobre las películas de Sergio Leone y John Ford, así como de Akira Kurosawa”.

Además de sus ficciones, también ha escrito canciones de jazz. Y aunque en años recientes sólo escribe las letras, el autor comparte sus ideales respecto a la composición lírica (en el ámbito de la música) y la creación literaria (sus novelas, específicamente):

El saxofonista Jim Tomlinson compone y arregla, y juntos creamos canciones para la sublime cantante de jazz Stacey Kent. Pero he estado escribiendo canciones desde los 15 años, y para mí siempre ha existido un gran solapamiento entre la ficción y la canción. Mi estilo como novelista viene sustancialmente de lo que aprendí cuando escribía canciones. La íntima calidad de primera persona de un cantante interpretando a una audiencia, por ejemplo, se trasladó para mí en las novelas. Al igual que la necesidad de abordar el significado sutilmente, a veces, empujándolo en los espacios entre las líneas. Tienes que hacerlo todo el tiempo cuando escribes letras para que alguien cante.

 

Novelas de Kazuo Ishiguro adaptadas al cine

The Remains of the Day (1993), dirigido por James Ivory, se centra en Stevens (Anthony Hopkins), un mayordomo que viaja por Inglaterra y decide trabajar para un millonario norteamericano (Cristopher Reeve) que es el nuevo propietario de Darlington Hall, mansión que vivió su etapa de mayor esplendor veinte años antes, cuando su dueño, un aristócrata británico, reunía en su casa a los personajes más influyentes de la década de 1930, una época crucial para el futuro de Europa. Esta circunstancia permitió a Stevens ser testigo de conversaciones sobre los hechos políticos más importantes del momento. Pero ahora, su rutinaria vida personal sufre un inesperado cambio con la llegada de la señorita Kenton (Emma Thomson), la nueva ama de llaves.

Never Let Me Go (2010), del director estadounidense, Mark Romanek, es un filme solemne, una extraña amalgama de drama, romance y ciencia ficción, que se centra en la amistad de Kathy (Carey Mulligan), Tommy (Andrew Garfield) y Ruth (Keira Knightley) desde su infancia en un aparentemente idílico internado británico a finales de los años setenta hasta la primera etapa de su edad adulta. Su escuela, Hailsham, tiene un secreto oscuro que consiste en criar a los niños para que crezcan en personas sanas y se conviertan en donantes de órganos. Las angustias, los dilemas en torno al destino y el libre albedrío surgen cuando los protagonistas se dan cuenta que están destinados a vivir vidas cortas.

[Lee aquí nuestra reseña de Never Let Me Go]

[Video. Mark Romanek habla sobre Never Let Me Go]

 

Aunque no se trata de una estricta adaptación, el realizador danés, Christoffer Boe, ha manifestado que su segundo largometraje, Allegro (2005), se inspira vagamente en The Unconsoled (1995). La novela se centra en Ryder, un famoso pianista que llega a una ciudad de Europa central para realizar un concierto. Sin embargo, él está enredado en una red de compromisos y promesas que no puede recordar; se esfuerza por cumplir sus compromisos antes de su actuación, pero se siente frustrado por su incapacidad para tomar el control. Por su parte, el filme se centra en Zetterstrøm (Ulrich Thomsen),  un exitoso pianista danés que, para continuar el ascenso de su carrera, decide abandonar su ciudad natal, Copenhague, y olvidar al amor de su vida, la bella Andrea (Helena Christensen). Luego de 10 años de vivir en Nueva York, Zetterstrøm regresa a la capital danesa para encontrarse con “la zona”, un espacio que funciona como metáfora de la memoria del pianista; ahí se resguardan sus experiencias más felices y sus vivencias más gratas, aquellas que dejó atrás para consolidar su éxito profesional.

 

Guiones escritos por Kazuo Ishiguro

Después de publicar su primera novela, A Pale View of Hills (1982) –que narra la historia de Etsuko, una mujer japonesa de mediana edad que vive sola en Inglaterra–, Ishiguro escribió el guion para un drama de televisión titulado A Profile of Arthur J. Mason (1984), dirigido por Michael Whyte, un proyecto que, a pesar de su poco éxito, le funcionó para experimentar en torno a una figura que años más tarde delinearía a la perfección para una de sus novelas: el personaje del mayordomo.

Esta fue mi primera incursión con el personaje de mayordomo y más tarde, cuando comencé a trabajar en Remains of the Day, recuerdo que vi en mi mente para Stevens el rostro y los movimientos de Bernard Hepton, el actor que interpretó a Arthur Mason.

En un principio, el proyecto tenía el título de Service in Japan, un relato de las experiencias de un mayordomo inglés que viaja a Japón para asistir a su jefe en delicadas negociaciones de importancia mundial. Al final, después de reconocer las posibilidades de la trama, Ishiguro pensó mejor en someter el guion a Channel y comenzó a incorporar muchos de estos elementos en la novela.

Ese mismo año, el escritor volvió a trabajar con el director Michael Whyte en The Gourmet (1984), filme para televisión que se centra en un talentoso gourmet que decide probar todo tipo de comidas exóticas, incluso la carne humana. Sin embargo, un enano lo visita para ofrecerle algo “fuera de este mundo” que nunca ha probado: un fantasma. El gourmet se interesa mucho en la propuesta y decide emprender un viaje hacia un lugar embrujando esperando la aparición de algún fantasma.

Pasaron dos décadas para que Ishiguro se involucrara nuevamente como guionista en un proyecto cinematográfico: The Saddest Music in the World (2003), dirigido por el artista visual y cineasta canadiense, Guy Maddin. El filme, ambientado en la época de la Gran Depresión, se centra en Lady Port-Huntly (Isabella Rossellini), la reina de la cerveza de Winnipeg, quien, para aumentar sus ventas, anuncia una extraña competencia para decidir cuál es la música más triste del mundo.

James Ivory, admirador de Ishiguro, lo invitó a colaborar en The White Countess (2015). Ambientado en la ciudad de Shangai, a mediados de la década de 1920, el filme dibuja un escenario complejo y bullicioso donde se mezclan intrigas políticas, refugiados de diversos países, fuerzas militares extranjeras y negocios internacionales. En medio de esta vorágine, tiene lugar el encuentro de Sofia (Natasha Richardson), una bella condesa rusa forzada por las circunstancias a trabajar como camarera y bailarina para mantener a su familia, y Jackson (Ralph Fiennes), un diplomático ciego y pesimista que ha quedado destrozado tras la pérdida de su familia. Su relación se desarrolla en La Condesa Blanca, un elegante club nocturno, donde el diplomático intenta aislarse del caos y la tragedia que lo rodean.

 

Fuentes consultadas:

- Kazuo Ishiguro: By the Book, publicado en The New York Times [2015].

- Kazuo Ishiguro: Racconto l'importanza della memoria con un fantasy, publicado en La Repubblica [2015].

- Taking Note of the Kazuo Ishiguro Archive, publicado en Harry Ransom Center de la Universidad de Austin Texas.

 
COMPARTE:
 
ANTERIOR
NOTAS
Falleció la actriz y escritora francesa, Anne...
SIGUIENTE
NOTAS
Video. La elegante dinámica del enfoque en 'The...
 
 
 
 
 
 
 
 
 
POST RELACIONADOS
 


CINICIADOS
Día a día, minuto a minuto, 9º Festival...


NOTAS
Trailer: Primer avance de Jimmy’s Hall...


NOTAS
Polémica y avance de The Wind Rises de...
 
 
 
COMENTARIOS
 
RECOMENDAMOS
  • Día 3. ‘Happy End’ de Michael...
    Tercera jornada de actividades del 15º Festival Internacional de Cine de Morelia (FICM).
  • Día 2. ‘Loveless’ de Andrey...
    Segunda jornada de actividades del 15º Festival Internacional de Cine de Morelia (FICM).
  • Selección Oficial de...
    Primeras impresiones sobre cada uno de los 7 largometrajes que integran la Selección Oficial (Ficción) del 15º Festival...
  • Día 1. ‘Coco’, de...
    En la primera jornada de actividades del 15º Festival Internacional de Cine de Morelia (FICM) tuvimos la oportunidad de ver la nueva...
  • Leviathan
    Reseña: Leviathan es un filme demoledor. Un contundente ejemplo del poder expresivo del cine en su búsqueda por desentrañar...
  • Blade Runner 2049
    Reseña: Ambiciosamente grandioso en todos los sentidos –visual, sonoro, temático, dramático–, el filme...
  • Muerte misteriosa
    Soundtrack: La banda sonora del thriller criminal 'Wind River' es obra del cantante y compositor australiano, Nick Cave, y su colaborador...
  • 57 BFI London Film Festival
    Del 9 al 20 de octubre. Londres. Crónica escrita y en video.
  • Eso
    Reseña: 'Eso' posee una cantidad respetable de travesuras carnavalescas y un pertinente entendimiento de cómo operan las experiencias...
  • The Shape of Water del...
    "Una fábula con mensaje político”.
 
 
enfilme © 2017 todos los derechos reservados