if ($skins_show == "0") {?>
 
Ken Loach y sus consejos para cineastas en la era del Brexit y Trump
Publicado el 24 - Nov - 2016
 
 
 
 
 

Ha sido un año complicado para las frustraciones de la clase trabajadora. Del Brexit a Donald Trump, han surgido eventos masivos con impacto global de los votantes frustrados por el sistema político y deseosos de un cambio masivo, incluso si este cambio tiene el potencial de un cataclismo. Mientras que estos momentos de incertidumbre invaden a la sociedad actual, el director británico, Ken Loach, ha estado escudriñándolos durante décadas.

Desde finales de los años sesenta, Loach ha jugado un papel crítico en el realismo social que se convirtió en una fuerza fundamental en la cultura británica con películas como Kes y Family Life. A los 80 años, Loach no muestra signos de desaceleración: I, Daniel Blake (2016), su más reciente filme, se centra en un carpintero que pierde su trabajo mientras lucha contra el sistema de salud que le niega el cuidado adecuado. Con esta película, Loach ganó su segunda Palma de Oro en el Festival de Cannes, justo 10 años después de su primera victoria con The Wind that Shakes the Barley (2006).

Mientras que la película está próxima a estrenarse en Estados Unidos, la voz de Loach es vital en este instante, en el momento actual en el que los resultados de la elección presidencial estadounidense ha sido comparada con el resultado del voto Brexit. En una entrevista realizada por Eric Kohn (de IndieWire), Loach se refirió a los paralelos entre estos dos eventos y ofreció algunos consejos sobre cómo los cineastas pueden lidiar con el nuevo clima político.

¿Tienes alguna intención de hacer una nueva película sobre el Brexit? Todo el mundo debe estar clamando por una ahora, ¿verdad?

Una cosa que hemos aprendido a lo largo de los años es que no se trata de seguir los titulares. Tienes que tratar de encontrar historias que sólo son más duraderas. De lo contrario, estarás fuera de fecha cuando se haga la película. Podemos ir a una reunión sobre Brexit y hablar sobre ello, pero no se trata nada más de hacer una película por hacerla. Hay formas subyacentes en las que vivimos juntos y debemos hacer películas sobre ellas. Las diferentes decisiones tácticas son asuntos de actualidad. Más bien hay que escribir un folleto, no un pedazo de ficción.

Sin embargo, el voto de Brexit expuso fisuras en la sociedad británica que has estado explorando por décadas.

Lo que pasó fue que usted escuchó los argumentos de la derecha, no los argumentos de la izquierda. El argumento de la derecha es que la Unión Europea es un club de grandes empresas, una organización económica que prioriza los intereses de las grandes corporaciones. Está organizando la economía para que las grandes empresas puedan ganar mucho dinero. Los intereses de los trabajadores no están en el frente. Siempre están al final. Así que a la izquierda, el argumento es: “¿Cómo podemos cambiar esto?”. Algunas personas pensaron que era mejor cambiar esto por fuera; algunas otras pensaron que era mejor cambiarlo por dentro. Es más complicado de lo que parece desde fuera.

Mucha gente está diciendo que el resultado de las elecciones estadounidenses es “nuestro Brexit”. ¿Crees que el paralelo es exacto?

Creo que es engañoso. La Unión Europea es una institución interesada en las grandes empresas, no en el pueblo europeo. Así que es comprensible que algunas personas hayan pensado que debíamos salirnos. También hay una versión de ese argumento –la que seguramente has escuchado– que es una decisión antiinmigrante, insular y de aspecto interno. Así que había dos razones diferentes para irse, pero afuera sólo se escuchó una.

¿Y en Estados Unidos?

Desde fuera, a la izquierda, nos parece que esta es la consecuencia del proyecto neoliberal que comenzó con los economistas, perseguidos por Reagan y Thatcher, para desregular las empresas y las corporaciones para que las personas puedan ser explotadas más fácilmente. Thatcher ha dejado a generaciones de personas sintiéndose excluidas, sintiéndose alienadas. Pero la causa fue ese plan económico que llamamos neoliberalismo. Eso ha producido la pobreza y la alienación que ha hecho que la gente recurra a la derecha, como lo hicieron en los años veinte y treinta en Europa porque fueron ignorados políticamente.

¿Cómo ha sido la reacción en Reino Unido respecto a las elecciones en Estados Unidos?

La gente tiene diferentes puntos de vista al respecto. La gente más política lo pondría como yo. Otros dirán lo deprimidos que están al saber que un hombre tan espantoso haya llegado al poder, lo sorprendidos que están al ver a los neonazis saludándose unos a otros. La gente está muy molesta. Para algunos de nosotros en la izquierda, la pregunta es: “¿Cómo responderán las personas? ¿Se organizarán? ¿Desarrollarán una política de oposición que llegue a enfrentarse con las circunstancias económicas que llevaron a Trump al poder?”. Es un gran desafío para la izquierda. 

Esperemos que se deshagan de esa jerarquía democrática y que tengan un partido de masas que represente realmente los intereses de los trabajadores. La mayor parte de la jerarquía del Partido Laborista de Gran Bretaña está en contra de esto, pero el propio liderazgo -es decir, Jeremy Corbyn y otros- son más equivalentes a Bernie Sanders con una política más radical. Hay una vieja guardia en el Partido Laborista, al igual que había vieja guardia en el Partido Demócrata, que están tratando de destruir. Esa es la lucha que tenemos, y creo que es la lucha que tendrán en los estados: ¿Puede el partido demócrata alinearse detrás de Bernie Sanders y realmente ser un desafío, o va a caer de nuevo en las viejas maneras de los Clintons y el resto de ellos? Es un momento interesante, de verdad.

El nuevo consejero principal de Trump tiene un pasado vinculado a la producción de películas de propaganda. ¿Pueden los cineastas de izquierda luchar de alguna manera con el cine?

El cine puede desempeñar un papel importante. Sólo tienes que mostrar lo que está pasando. La verdad puede ser subversiva, ¿no? Los que están en el poder siempre tratan de distorsionar la realidad para satisfacer sus necesidades y mantener las cosas seguras. Así que sólo con mostrar lo que está sucediendo –la gente se está muriendo porque no tienen atención médica, por ejemplo– es un acto subversivo. El cine puede hacer muchas cosas: puede producir ideas alternativas, hacer preguntas, simplemente registrar la realidad de lo que está sucediendo, puede analizar lo que está pasando. Por supuesto, la mayoría de las películas comerciales están controladas por grandes corporaciones que tienen interés en no hacer esas películas.

Es como la prensa: el periodismo tiene un papel que desempeñar, pero los papeles más grandes están controlados por corporaciones multinacionales que no quieren que sus periodistas hagan preguntas. Creo que es muy comparable. Como medio, el cine tiene un gran potencial, pero su uso está dominado por el gran capital.

LFG (@luisfer_crimi)

Fuente: IndieWire

 
COMPARTE:
 
ANTERIOR
NOTAS
Video. El simbolismo de los ojos rojos en ‘Blade...
SIGUIENTE
NOTAS
Sony y una película sobre el amor en tiempos de...
 
 
 
 
 
 
 
 
 
POST RELACIONADOS
 


NOTAS
Javier Bardem y Penélope Cruz son...


EN PANTALLA
El gato con botas


FESTIVALES
5º Festival Internacional de Cine...
 
 
 
COMENTARIOS
 
RECOMENDAMOS
 
 
enfilme © 2017 todos los derechos reservados