if ($skins_show == "0") {?>
 
La respuesta de Woody Allen a la carta de su hija
Publicado el 07 - Feb - 2014
 
 
La respuesta completa de Allen a Dylan traducida. - ENFILME.COM
 
 
 

El sábado pasado, la hija de Woody Allen y Mia Farrow, Dylan Farrow, publicó una carta en The New York Times, en la que describía el abuso que había sufrido por parte de su padre. Esta es la respuesta de Allen completa traducida:

Hace 21 años, cuando escuché por primera vez que Mia Farrow me había acusado de abuso infantil, me pareció tan absurda la idea que no la volví a repasar. Estábamos envueltos en una separación terriblemente agria, con enorme enemistad entre nosotros y una batalla por la custodia de nuestros hijos que lentamente nos menguaba la energía. La egoísta transparencia de su malevolencia me parecía tan obvia que ni siquiera contraté a un abogado para defenderme. Fue mi fiscal de shows el que me dijo que necesitaría un abogado criminal.

Yo inocentemente creí que la acusación sería descartada porque –claro– yo no había abusado de Dylan, y cualquier persona racional se daría cuenta de las intenciones por las que había sido hecha. Prevalecería el sentido común. Después de todo, yo era un hombre de 56 años que nunca antes (o después) había sido acusado de abuso infantil. Había salido con Mia doce años y nunca en ese tiempo sugirió algo parecido a una conducta poco ética. Ahora, de repente, cuando había manejado a su casa en Connecticut una tarde para visitar a los niños unas pocas horas, cuando estaría en el territorio de mi furioso adversario, con una media docena de personas presente, cuando estaba en el feliz inicio de una maravillosa relación con la mujer con la que después me casaría – que yo escogiera este momento para embarcarme en una carrera como abusador de niños parecía a los más escépticos altamente improbable. La pura lógica de un escenario así de loco me parecía imposible.

Sin embargo, Mia insistía en que yo había abusado de Dylan y la llevó inmediatamente a un doctor a ser examinada. Dylan le dijo al doctor que ella no había sido abusada. Mia llevó Dylan por un helado, y cuando volvió con ella, la niña había cambiado su historia. La policía comenzó su investigación; posibles cargos en mi contra colgaba de la balanza. Yo, muy dispuesto, tomé una prueba en el detector de mentiras y por supuesto que pasé pues no tenía nada que esconder. Le pedí a Mia que tomara una y no quiso. La semana pasada, una mujer llamada Stacey Nelkin, con quien yo había salido muchos años atrás, le dijo a la prensa que cuando Mia y yo comenzamos la batalla por la custodia hace 21 años, Mia había querido que testificara que ella había sido una menor de edad cuando ella y yo salíamos, pese al hecho de que esto era falso. Stacey se negó. Incluyo esta anécdota para que todos nos demos cuenta con qué tipo de personaje estamos tratando. Al saber esto, uno puede imaginar por qué no estaba dispuesta a hacerse una prueba con el detector de mentiras.

Mientras tanto, la policía de Connecticut pidió ayuda a una unidad especial de investigación en la que confiaban para estos casos, la Clínica de Abuso Sexual Infantil del Hospital de Yale-New Haven. El grupo de hombres y mujeres imparciales y experimentados al que el fiscal de distrito acudió para que lo guiara para proseguir, pasó meses haciendo una meticulosa investigación, entrevistando a todos los implicados, y revisando cada evidencia. Finalmente escribieron su conclusión que cito aquí: “Nuestra opinión experta es que Dylan no fue sexualmente abusada por el señor Allen. Creemos que las declaraciones de Dylan en la videocinta y sus declaraciones durante la evaluación no se refieren a eventos que hayan ocurrido durante el 4 de agosto de 1992… En lo que a nuestra opinión concierne, consideramos tres hipótesis para explicar las declaraciones de Dylan. Primero, que las declaraciones de Dylan eran ciertas y que el señor Allen abusó sexualmente de ella; segundo, que las declaraciones de Dylan eran falsas y que habían sido inventadas por una niña emocionalmente vulnerable que estaba atrapada en una familia trastornada y que estaba respondiendo al estrés de la familia; y tercero, que Dylan fue entrenada o influenciada por su madre, la señora Farrow. Ya que hemos concluido que Dylan no fue sexualmente abusada, no podemos ser definitivos sobre si la segunda formulación o la tercera son ciertas. Creemos que es más probable que una combinación de ambas explica mejor las alegaciones de Dylan sobre abuso sexual".

¿Podría estar más claro? El señor Allen no abusó de Dylan; es más probable que una niña vulnerable y estresada de siete años haya sido entrenada por Mia Farrow. Esta conclusión decepcionó a un buen número de personas. El fiscal de distrito estaba emocionado con la idea de llevar a cabo un caso de celebridades, y el Juez Elliot Wilk, el juez de la custodia, escribió una opinión muy irresponsable sobre las acusaciones de abuso, “probablemente jamás sabremos qué sucedió”.

Pero sí sabíamos porque había sido determinado y no había error en el hecho de que no había sucedido abuso alguno. El Juez Wilk fue muy duro conmigo y jamás aprobó mi relación con Soon-Yi, la hija adoptiva de Mia, que entonces estaba en el inicio de sus veinte. Me veía como un señor mayor aprovechándose de una mujer más joven, lo que le parecía impropio a Mia a pesar del hecho de que ella había salido con un mucho mayor Frank Sinatra cuando ella tenía 19. Para ser justos con el Juez Wilk, el público sentía lo mismo hacia mi relación con Soon-Yi, pero pese a lo que parecía, nuestros sentimientos eran auténticos y hemos estado casados por 16 años con dos hijos magníficos, ambos adoptados. (Incidentalmente, viniendo de los tacones del circo de los medios y las falsas acusaciones, Soon-Yi y yo fuimos escrudiñados con extracuidado tanto por la agencia de adopción como las por las cortes de adopción, y todo mundo bendijo nuestras adopciones.)

Mia se quedó con la custodia de nuestros hijos y transitamos caminos separados.

Tenía el corazón roto. Moses estaba enojado conmigo. De Ronan no sabía bien nada porque Mia jamás dejó que me le acercara desde el momento que nació y Dylan, a quien yo adoraba y de quien había sido muy cercano, una vez Mia llamó enojada a mi hermana y le dijo “él se llevó a mi hija, entonces yo me llevaré a la suya”. Nunca la volví a ver ni fui capaz de hablar con ella sin importar lo mucho que lo intenté. Aún la amo profundamente, y me siento culpable de que al enamorarme de Soon-Yi la haya puesto en la posición de ser usada como carnada de venganza. Soon-Yi y yo hicimos incontables intentos de ver a Dylan, pero Mia los evitó todos, a pesar de saber cuánto la amábamos los dos y totalmente indiferente al daño y dolor que le causaba a la pequeña niña solo para apaciguar su deseo de venganza.

Cito a Moses Farrow, que entonces tenía 14: “Mi madre me taladró que odiara a mi padre por separar a la familia y por abusar sexualmente de mi hermana.” Moses ahora tiene 36 y es terapeuta familiar de profesión. “Por supuesto que Woody no abusó de mi hermana”, dijo. “Ella lo amaba y buscaba verlo cuando nos visitaba. Nunca se escondió de él hasta que mi madre triunfó en crear una atmósfera de miedo y odio en su contra". Dylan tenía 7, Ronan 4, y esto era, de acuerdo con Moses, la narrativa constante año tras año.

Hago una pausa para dedicarle unas palabras a la situación de Ronan. ¿Es mi hijo o es, como Mia sugiere, de Frank Sinatra? Lo admito, se parece mucho a Frank con sus ojos azules y sus rasgos faciales, pero si es así ¿qué dice esto? ¿Que todo el tiempo durante la batalla por la custodia Mia mintió bajo juramento y falsamente representó a Ronan como nuestro hijo? Aún si no es hijo de Frank, la posibilidad que levanta de que podría ser indica que durante nuestros años juntos ellos eran secretamente íntimos. Eso sin mencionar todo el dinero que pagué por manutención. ¿Estuve manteniendo al hijo de Frank? Otra vez quiero llamar la atención sobre la integridad y la honestidad de una persona que conduce su vida de tal manera.

Ahora, 21 años después, Dylan aparece con acusaciones que los expertos de Yale investigaron y encontraron falsas. Más algunos cuantos florecimientos creativos que parecen haber aparecido mágicamente durante nuestros 21 años de distanciamiento.

No es que dude que Dylan crea que fue abusada, pero si desde los siete años una niña vulnerada es enseñada por su madre fuerte a odiar a su padre porque es un monstruo que abusó de ella, ¿es tan inconcebible tras tantos años de este adoctrinamiento que la imagen que Mia quería que se estableciera haya echado raíces? ¿Es de asombrarse que los expertos de Yale hayan hablado del entrenamiento maternal hace 21 años? Incluso el sitio donde el supuesto abuso se llevó a cabo fue pobremente escogido, pero interesante. Mia escogió el ático de su casa de campo, un lugar al que ella debió imaginar que yo jamás entraría porque es un diminuto, atascado y encerrado lugar donde uno apenas puede pararse y yo soy un gran claustrofóbico. La una o dos veces que me pidió que entrara a mirar algo, lo hice, pero rápidamente tuve que salir. Sin duda la idea del ático le vino a la mente por la canción de Dory Previn “With My Daddy in the Attic” (“Con mi papi en el ático”). Estaba en el mismo disco que la canción que Dory Previn había escrito sobre la traición de Mia  al haberle robado insidiosamente a su esposo, André, “Beware of Young Girls” (“Cuidado con las niñas jóvenes”). Uno debe preguntarse, ¿Dylan escribió la carta o fue al menos conducida por su madre? ¿La carta realmente beneficia a Dylan o solo hace avanzar la agenda mezquina de su madre? Eso es lastimarme con una calumnia. Incluso hay un triste intento de hacerme daño profesional al involucrar a estrellas de cine, lo que huele mucho más a Mia que a Dylan.

Después de todo, si hablar era realmente una necesidad de Dylan, ya había hablado meses antes en Vanity Fair. Aquí vuelvo a citar a Moses Farrow: “Sabiendo que mi madre nos usa constantemente de peones, no puedo confiar en nada que haya sido dicho o escrito por la familia”. Finalmente, la propia Mia realmente cree que yo abusé de su hija? El sentido común debe preguntar: “¿Una madre que cree que su hija de siete años fue sexualmente abusada por un criminal (un crimen espantoso), daría su consentimiento para que un clip fílmico de ella fuera usado en honor del abusador en los Golden Globes?

Por supuesto que yo no abusé de Dylan. La amo y espero que algún día se dé cuenta de cómo ha sido engañada sobre tener a un padre amoroso, y explotada por una madre más preocupada en su propio enconado enojo que en el bienestar de su hija. Ser entrenada para odiar a su padre y hacerla creer que abusó de ella, ya ha tenido repercusiones psicológicas en esta hermosa joven mujer, y Soon-Yi y yo esperamos que un día se dé cuenta de quién la ha hecho una víctima realmente y reconecte con nosotros, como lo ha hecho Moses, de una forma amorosa y productiva. Nadie quiere que las víctimas de abuso dejen de hablar, pero uno debe tener en cuenta que a veces hay gente que es falsamente acusada y eso es algo terriblemente destructivo. (Este escrito es mi palabra final sobre todo este asunto y nadie responderá en mi representación a comentarios subsecuentes al respecto de ninguna de las partes. Suficiente gente ha sido lastimada).

Fuente: The New York Times

 
COMPARTE:
 
ANTERIOR
NOTAS
Paul Bettany será The Vision en The Avengers: Age...
SIGUIENTE
NOTAS
Dylan Farrow da respuesta a la contestación de...
 
 
 
 
 
 
 
 
 
POST RELACIONADOS
 


CARTELERA
Robert, el muñeco siniestro


NOTAS
Se presenta Cinema Uno, nueva...


THE F SCENE
Salvatore Ferragamo: Los zapatos más...
 
 
 
COMENTARIOS
 
RECOMENDAMOS
 
 
enfilme © 2017 todos los derechos reservados