if ($skins_show == "0") {?>
 
Lars von Trier y su relación con el sexo y la pornografía
Publicado el 12 - May - 2014
 
 
Descubre la faceta de Lars von Trier como productor de filmes pornográficos, así como sus opiniones y declaraciones respecto al sexo. - ENFILME.COM
 
 
 

Con motivo del próximo estreno –en cartelera comercial mexicana– de Nymphomaniac Vol.1 (2013), el más reciente filme de Lars von Trier,  es un momento oportuno para explorar la relación que el cineasta danés de 58 años ha tenido con el sexo y la pornografía antes de la realización del filme protagonizado por Charlotte Gainsbourg y Stacy Martin. A continuación te compartimos la faceta de Lars von Trier como productor de cine pornográfico y sus declaraciones y opiniones respecto al sexo.

 

Puzzy Power: el cuartel porno dentro de Zentropa

Zentropa  es una productora de cine establecida en 1992 por Lars von Trier y Peter Albaek Jensen. Ambos se conocieron durante el rodaje de Europa (1991), filme dirigido por el primero de ellos. Rápidamente, la compañía se estableció como una empresa creativa, inventiva y provocadora con von Trier como la atracción principal para consolidarse como una de las productoras de mayor renombre en Dinamarca. Directores como Susanne Bier, Per Fly, Annette K. Olesen y Lone Scherfig han colaborado con la compañía. En 1999, Zentropa trasladó sus instalaciones –del centro de Copenhague– a un viejo campo militar que llamaron “Filmbyen” (Film Town), e instauraron otras pequeñas compañías productoras que realizan diversos contenidos audiovisuales (comerciales, documentales, series de televisión, producciones multimedia). Lars von Trier ha tenido siempre un profundo interés por el cine erótico y en 1997 inició una línea para adultos llamada Puzzy Power, productora que tiene la intención de realizar películas pornográficas dirigidas a un público mayoritariamente femenino.

Lene Borglum –que ha trabajado con von Trier en Dogville (2003) y Manderlay (2005), y produjo los filmes de Nicolas Winding Refn, Valhalla Rising (2009) y Only God Forgives (2013)– tenía la intención de realizar filmes porno para las mujeres. Ella convocó a un grupo –integrado por una productora de cine, una actriz porno, una sexóloga y un editor de revistas pornográficas– para discutir cuál sería el tipo de pornografía que puede gustarle a una mujer. Los resultados se dieron a conocer en la elaboración de un manifiesto (que tomó como referencia inmediata el manifiesto del Dogma 95, creado por von Trier) para definir las características del tipo de porno que una mujer quiere ver.

 

Puzzy Power: Las mujeres y la pornografía [1]

En los últimos años una nueva generación de mujeres ha comenzado a hacerse sentir. Las mujeres han crecido con otra actitud hacia su propio cuerpo y sexualidad que solía ser la norma. Las agencias de publicidad han estado usando el cuerpo masculino como un símbolo sexual a lo largo de las mismas líneas que el cuerpo de la mujer. Los actos de striptease masculinos muestran que hay mujeres con el valor de decir en voz alta que disfrutan mirar el hermoso cuerpo de un hombre. Esta tendencia aún no ha dejado huella en las artes o la películas pornográficas.

Tradicionalmente, el cine porno ha estado destinado, exclusivamente, a los deseos y fantasías de la audiencia masculina. Así, las producciones tienden a interpretar un mundo donde se reprime a las mujeres, donde el macho es totalmente dominante y arrastra a la mujer tomándola por el cabello y sometiéndola a un acto degradante tras otro. Hay indicios de que la falta general de interés –por parte de las mujeres– en las películas de sexo explícito no es tanto porque se desanimen al ver el sexo representado gráficamente, sino por las situaciones degradantes que están inevitablemente asociados a la pornografía.

Ha llegado el momento de reconocer que las mujeres pueden y quieren hacer algo más que lo que se ha reconocido hasta ahora, y que las mujeres pueden hacer más y quieren hacer más en cuanto a la pornografía. Hay una tendencia cada vez mayor para las parejas que desean ver material sexual explícito juntos como una fuente de inspiración mutua, y se ha convertido completamente aceptable decir en voz alta que las mujeres pueden ser estimuladas sexualmente por ver sexo explícito que despierten sus propias clases de fantasías. Pero en realidad no hay ningún producto en el mercado que tome en cuenta el punto de vista de la mujer en lo relativo a estas áreas.

Para satisfacer esta necesidad tenemos la intención de producir una serie de películas que presentan la sensualidad (o material sexualmente explícito, si se quiere ver así) de una forma que atraiga a las mujeres. Para servir a este fin, un grupo de mujeres ha elaborado una declaración (véase más adelante) sobre aquello que a las mujeres les gustaría ver y lo que no en las películas sensuales / pornográficas. Esta declaración está destinada a ser el “dogma” de las producciones de Puzzy Power.

Otros rasgos característicos de nuestra producción serán historias adecuadas y contenidos artísticos con personajes complejos y “tridimensionales”. La unidad de la película se compone a partir de la visión y participación de los directores que están acostumbrados a trabajar en filme de ficción.

Nuestros películas serán, principalmente, producidos con el fin de ser distribuidos en video y en televisión. Esto quiere decir que no serán, inicialmente, dirigidas hacia las audiencias de cine, pero se considerará, para cada uno de los filmes, que tan prudente es su exhibición en cine.

Las películas se comercializarán como productos de moda y los espectadores estarán felices de sentarse con un café a verla.

Puzzy Power, julio de 1998.

 

Puzzy Power: El manifiesto [2]

El sexo no debe ser molesto o dañino, sino encantador y atractivo. El sexo no se debe combinar con la violencia, la imposición del dolor o daño físico. Vamos a evitar situaciones sexuales que puedan fomentar el interés por la actividad sexual abusiva, cualquier actividad sexual que implica la falta de consentimiento, así como cualquier actividad que sea degradante o deshumanizadora.

Las siguientes directrices han sido desarrolladas por Zentropa en 1998 para las películas Constance y Pink Prison, y también se han aplicado como base para All About Anna: a las mujeres les gusta ver películas eróticas o pornográficas si el filme las “enciende” más que “apagarlas”.

Argumento: Las películas deben tener argumentos. Las secuencias individuales deben estar vinculadas en una cadena lógica de emociones, fantasías, pasiones, etc. para que podamos relacionarnos con los personajes y saber lo que pasa entre ellos. No es suficiente para cuatro actores desconocidos que entran a la derecha del escenario, dejan caer sus pantalones y simplemente se reduce a un acto que deja afuera las fantasías previas.

El argumento debe ser sobre algo erótico. No debe ser demasiado extenso ni debe contener demasiados componentes “no eróticos”, éstos nos harían olvidar el aspecto erótico ocasionando que el fuego se apague. Las películas no deben ser demasiado largas. Las cortas duraciones son preferibles.

La trama puede surgir de una o varias fantasías o situaciones que podrían ocurrir en la vida cotidiana de las mujeres.

Erotismo: Sentimientos, pasiones, sensualidad, intimidad y los preparativos deben ser enfatizados. Las películas deben estar basadas en el placer y el deseo de la mujer. Los sentidos deben ser despertados. Debe ser una obra hecha de excitación en un juego de distancia-cercanía. La mujer debe estar excitada, y construir la anticipación de esa excitación a base de una lujuria insuperable; las alegrías previas, las de la anticipación son y serán siempre las mejores.

Estilo visual: Las imágenes de los cuerpos deben ser mostradas con caricias hacia el otros cuerpo, destacando los detalles eróticos. El aspecto erótico bien puede estar en otra parte más allá de los genitales. Tenemos que ver la belleza del cuerpo, del cuerpo masculino, y él es bienvenido a ofrecer su cuerpo a nosotras. El cuerpo no tiene que estar completamente desnudo; la ocultación parcial puede ser mucho más erótica.

Ubicación: Las películas se pueden establecer en el pasado o presente. El tiempo y el lugar no son cruciales; lo que importa es lo que sucede en las películas. Un hombro o tobillo desnudo puede ser poderosamente erótico, y este tipo de sensualidad “un poco pasada de moda” puede ser incorporado en las películas que estén ambientadas en la actualidad.

Humor: El humor sutil es bienvenido; tal vez una secuencia cómica en el inicio de una película para romper el hielo, pero lo divertido no debe estar propiamente en el acto sexual.

Lo que no está permitido: No hay restricciones sobre lo que puede estar representado en las películas, siempre y cuando sea presentado de forma aceptable. El único límite es que las mujeres no deben ser objeto de violencia ni humillación en contra de su voluntad. Sin embargo, esto es completamente aceptable para filmar las fantasías femeninas en las que la mujer es violada o agredida por un desconocido, o si el acto de agresión se deprende de cualquier otra fantasía.

Lo que odiamos: ... Toda escena de sexo oral donde la mujer es sometida a realizar la felación; la toman del cabello y eyaculan en su rostro.

 

Lo que Lars von Trier opina del sexo

 Mi naturaleza es ser provocador

Soy danés. En Dinamarca hay una gran tradición de provocación. En la década de 1960, algunas personas se llamaban a sí mismos ‘provos’ (provocadores). Se podría decir que estoy en esta tradición, pero no realmente. No es suficiente con decir que eres un provocador, eso sería muy fácil, para mí no lo es.

Olvidándose de las emociones

Crecí en un hogar culturalmente radical, donde estaban prohibidas las emociones fuertes.

El origen: familia nudista y comunista

Yo vengo de una familia de nudistas comunistas. Se me permitió hacer o no hacer lo que quería. Mis padres no estaban interesados ​​en saber si asistía a la escuela o si me emborrachaba con vino blanco. Después de una infancia así, es evidente que buscas restricciones en tu propia vida.

Sobre la desnudez

Una mañana llegué completamente desnudo al set de filmación y saludé a todo el equipo de producción. Les dije que sería un “día desnudo”. Y no tuvimos ningún problema de desnudez.

El fetiche

Tengo una atracción casi fetichista hacia la tecnología que se emplea para filmar.

Soy mujer

¡Yo no soy una mujer! Vamos a dejar eso muy en claro… Bueno, no lo sé, tal vez sí soy mujer. Soy una mujer estadounidense, o al menos 65 por ciento de mí lo es.

La mujer como protagonista

Lo que es nuevo para mí es que una mujer está en el centro de la historia. Todas las películas de Dreyer tienen una mujer como personaje central.

La mujer como el sexo fuerte

Pero no creo que estos [mis personajes] son los representantes de las mujeres reales. Sólo son los personajes de mi lado femenino. Y odiar o despreciar a las mujeres, no está dentro de mis intenciones. Las veo como el sexo fuerte porque son impredecibles.

Sobre el hombre

El problema con los hombres es que siempre van a mearse encima de tu espalda. Es como si todos los ciervos estuvieran juntos en el bosque.

Sobre la ridiculez de hacer 'softcore' (porno suave)

Debido a que soy un rebelde cultural,  no podía hacer una película porno sin un pene o sin penetraciones. ¡Sería ridículo! De lo contrario tendría que hacer  'softcore'.

Los orgasmos son lo suficientemente buenos, pero no tanto como el dolor

¿Qué hay más en mi vida? ¿Miseria o alegría? ¡Miseria, maldita sea! Por supuesto. Puedes argumentar con ¿y los orgasmos? Sí, esos son suficientemente buenos. Pero los orgasmos, los Ferraris y otros placeres. Sí, pero la muerte y el sufrimiento en el otro extremo de la escala, son los que pesan más, creo. Y hay mucho más sufrimiento y dolor que placer. Y cuando disfrutas un día de primavera, eso también es una especie de melancolía.

Sólo queremos sexo desagradable

Me gustaría hablar sobre mi próximo filme, el cual –de acuerdo a la insistencia de Kirsten Dunst– será una película porno. Ella me dijo que se siente lo suficientemente fuerte para hacerlo. También está Charlotte [Gainsbourg] involucrada. Ambas quieren un intenso y real filme porno. Y yo haré lo mejor. Sin embargo, cuando les comenté que habría mucho diálogo, las dos respondieron: “No nos importa el diálogo, nosotras sólo queremos tener un montón de sexo desagradable”. Y eso es en lo que ahora estoy trabajando.

Investigando sobre el sexo

Estuve haciendo una extensa investigación. Salía y hablaba con las mujeres, especialmente las que constantemente tienen relaciones sexuales como si se encontraran en el infierno. Y es tan divertido. Cuando llegan a la edad de 50 años, no pueden dejar de hablar de ello.

El simulacro del sexo

Mi transgresión, que he confesado en innumerables ocasiones, es que he usado sustitutos en las escenas de sexo. Esto es de carácter grave, pero era esencial para mí incluir ese efecto. Esto significa que estoy manipulando, que deseo controlar las cosas.

Sobre el masoquismo

Conocí a una prostituta cuarentona y sobre el masoquismo me dijo: “¡Los masoquistas nunca están satisfechos! No se puede hacer todo lo que quieren, hay que leer sus mentes. Además, son bastante exigentes."

Sobre las fantasías sexuales

Las fantasías sexuales en general son baratas.

Sexo y política

Yo no creo que sea realmente posible separar lo sexual y lo político en la conciencia humana. Si eres un esclavo y eres golpeado todos los días por tu amo, entonces es muy poco probable que tengas fantasías sexuales con los latigazos. Ese tipo de fantasías sólo las pueden llegar a tener quienes no han sufrido eso. Pero el deseo de dominación y sumisión es parte de nuestro sistema. No creo que puedas ignorar estas estructuras si estas buscando una manera conveniente para que las personas vivan juntas. Y no hay que olvidar a la gente en el poder político, ellos son seres sexuales también, aunque tendemos a separar estrictamente estos dos niveles .

Sobre la sexualidad de George W. Bush

Él es un ser sexual también. Creo que está enamorado de Condoleezza Rice, y está soñando con ser azotada por ella.

Sobre filmar escenas hardcore

[En Antichrist] Utilizamos actores porno. De hecho, era divertido, principalmente para la escena en la que ella lo masturba y él eyacula sangre. Simplemente seguían haciéndolo, y yo no entendía. Luego alguien me dijo que en el cine porno los actores no se detienen hasta que el director se los indica.

Sobre la masturbación de Gainsbourg en Antichrist

Tenemos que disfrutar esta escena de la masturbación porque yo creo que puede ser la mejor masturbación que he visto en toda la historia del cine. ¡Es fantástica!

La necesidad de ser explícito

Es cierto que se debe mostrar lo menos posible para permitir que lo demás exista en la mente o en el cerebro del espectador y por lo tanto tiene mucha fuerza. Pero yo no he dudado respecto a ser explícito o no. Tanto en el sexo como en la violencia he pensado que tengo que ser gráfico, y que si no lo era, estaría mintiendo.

 

LFG (@luisfer_crimi)

 
COMPARTE:
 
ANTERIOR
NOTAS
VIDEO: Las distintas caras de Bill Murray en 51...
SIGUIENTE
NOTAS
Imágenes: Frozen al estilo de Tim Burton
 
 
 
 
 
 
 
 
 
POST RELACIONADOS
 


EN PANTALLA
Tenemos que hablar de Kevin


SOUNDTRACK
Under The Skin


CACARO
El descanso
 
 
 
COMENTARIOS
 
RECOMENDAMOS
  • Nuestro tiempo
    Nuestro tiempo es un espejo que para muchos espectadores podrá servir como el vehículo de introspección que posiblemente fue...
  • Tiempo compartido
    Reseña: Sebastián Hofmann confecciona un fascinante híbrido que oscila de la sátira social al thriller de...
  • Sebastián Hofmann (Tiempo...
    Entrevista con Sebastián Hofmann, director de 'Tiempo compartido'
  • Los adioses
    Reseña: El filme de Natalia Beristáin se revela como una táctica inteligente para hablar de feminismo y hacer un...
  • Gaspar Noé
    Entrevista: "Yo pensé que Love sería más sexy, y pese a que la representación del sexo es muy frontal, la película...
  • El extranjero. 'La nube y el...
    En la primera entrega de su nueva columna mensual, titulada "El extranjero", el crítico y programador de cine, Roger Koza, cuestiona...
  • Un final feliz
    Reseña: En comparación con sus filmes anteriores, Michael Haneke coquetea decisivamente con la comedia, con el lado grotesco e...
  • El club de los insomnes
    Entrevista: Conversamos con los guionistas y directores del filme, Joseduardo Giordano y Sergio Goyri Álvarez, y con las...
  • Sebastián Cordero (Sin...
    Entrevista con Sebastián Cordero, director de 'Sin muertos no hay carnaval'.
  • Nunca estarás a salvo
    Reseña: En el cine de Lynne Ramsay, la vida cotidiana adquiere capas enigmáticas y tintes poco familiares a través de las...
 
 
enfilme © 2018 todos los derechos reservados