if ($skins_show == "0") {?>
 
Margaret Keane: La verdadera historia de 'Big Eyes', el nuevo filme de Tim Burton
Publicado el 06 - Ago - 2014
 
 
El nuevo filme de Tim Burton, 'Big Eyes', presentará la historia de Margaret Keane, pintora norteamericana que vivió a la sombra de su esposo, Walter, quien tomó el crédito por su obra. - ENFILME.COM
 
 
 

Aquí puedes leer nuestra reseña de 'Big Eyes'

Conoce más verdaderas historias que inspiraron al cine

A finales de los sesenta, uno de los artistas norteamericanos vivos con mayor éxito a nivel comercial –que siempre se refería a sí mismo en tercera persona– le dijo a un reportero: “Nadie podría pintar ojos como lo hacía El Greco, y nadie puede pintar ojos como Walter Keane.” No obstante, sí había alguien más que podía: su exesposa Margaret Keane. Ella, no sólo pintaba como Walter, sino que era quien hacía todo el trabajo. En 1970, Margaret reclamó que Walter nunca pintó una sola de sus obras: “Yo las hice todas. Él no podía pintar ojos, ni siquiera podía aprender a pintar”, sentenció la artista, nacida en Tennessee, EE.UU. en 1927, para poner fin a su matrimonio, a la etapa de su vida donde fue la sombra de su marido, un Walter Keane que se atribuía la creación de aquellos cuadros que retrataban niños, mujeres, perros y gatos con enormes globos oculares.

Margaret y Walter Keane en 1962.

Durante poco más de 10 años, Margaret fue esclava del éxito de Walter, “un genio para la promoción y el marketing, pero un mal hombre”, sentencia la pintora. Walter se preguntó: “¿Por qué vender sólo un puñado de pinturas a unos pocos coleccionistas adinerados?”. Entonces decidió eliminar la figura del intermediario, abrir su propia galería y vender directamente al público. Además, diseñó una estrategia para interactuar con otras galerías y participar en ferias de arte, y pronto supo posicionarse para que las principales publicaciones de la zona –Oakland Tribune, San Francisco Call Bulletin, Hayward Daily Review– hablaran de ‘los grandes ojos’ que pintaba.

Mientras Keane recaudaba casi 50 mil dólares con los cuadros originales, las litografías sin enmarcar, cuyos precios variaban de 3.50 a 25 dólares, le hicieron ganar poco más de 2 millones de dólares en 1964. Si bien es cierto que el estilo –conocido posteriormente como ‘big eye’– era considerado una corriente kitsch y despreciado por los críticos de arte, aquellos rostros con enormes ojos se convirtieron en codiciadas piezas artísticas en San Francisco en los sesenta.

 

Margaret Keane en su estudio.

Antes de salir de casa me decía: “te ves horrible”. Si teníamos una cita con alguien más me advertía: “te verás mejor con la boca cerrada”… Una noche fuimos a un club de jazz donde, yo aún no lo sabía, él vendía mi obra. Me dijo que me quedara en un rincón y que no hablara con nadie. Alguien se me acercó y me preguntó: ¿Usted también pinta como Walter?”, ahí me sentí humillada.

Natalie Wood poso en 1961 para la artista norteamericana.

Margaret decidió separarse de Walter, y se mudo a Hawai en 1965, pero no olvido recuperar su reputación como artista y desmentir a su exesposo, quien seguía presumiendo ser un destacado pintor. Harta de las declaraciones de Walter (“ni Rembrandt, ni El Greco, ni Michelangelo pintan los ojos mejor que yo”), Margaret  confesó en una entrevista radiofónica, en 1970, que los cuadros los había pintado ella y lanzó el reto de realizar un concurso de pintura en público, en Union Square de San Francisco, para demostrar que él no sabía pintar. Walter no se presentó, y años después, en 1984, declaró que ella pedía el crédito de sus cuadros porque pensó que él ya había muerto.

La artista respondió con una demanda. Durante varias semanas, su abogado le pidió al juez que ambos pintaran para demostrar lo que alegaba su cliente. Después de varias negativas, el juez ordenó colocar dos caballetes. Walter manifestó que tenía una lesión en el hombro y que no podía pintar; Margaret, en menos de una hora, elaboró el rostro de un niño con enormes ojos. Al final, la sentencia del juez consistía en un pago a Margaret de 4 millones de dólares por daños morales y psicológicos. Walter nunca le pago, pero lo que a la pintora le interesaba era que todo el mundo reconociera a la verdadera autora de aquellos populares cuadros.

The First Grail (izq.) y Rejected (der.), 1962. 

Mientras el cineasta, Tim Burton, estaba casado con la actriz y modelo Lisa Marie (Ed Wood, 1994; Mars Attacks!, 1996; Sleepy Hollow, 1999), Margaret Keane hizo un retrato de ella. Años después, luego que Burton le manifestó a Keane la idea de hacer un filme sobre su historia; ella recibió constantemente la visita de Scott Alexander y Larry Karaszewski, guionistas de Ed Wood y responsables de escribir el nuevo proyecto de Burton.

Lisa Marie, Tim Burton y el retrato de Lisa Marie. 

Big Eyes, filme producido por Harvey Weinstein y que llegará a las salas norteamericanas a finales de este año, es uno de los proyectos más ambicionados por Burton quien, desde hace casi dos décadas, había estado esperando el momento preciso para llevarlo a cabo.  Algunas de sus películas anteriores como Beetlejuice (1988) y Corpse Bride (2005) muestran la influencia estética que la pintora ha tenido sobre el cineasta.

 

Amy Adams interpreta a Margaret en Big Eyes de Tim Burton.

La moda de ‘los ojos grandes’ inspiró una serie de muñecas para niñas como ‘Susie Sad Eyes’ de Fun World y ‘Little Miss No Name’ de Hasbro. Actualmente, algunos de los artistas contemporáneos más importantes como el japonés, Takashi Murakami, y el estadounidense Mark Ryden, han retomado parte del estilo de Keane.

Mark Ryden, California Brown Bear, 2006.

 

Muñecas: ‘Susie Sad Eyes’ (izq.) y ‘Little Miss No Name’ (der.)

 

LFG (@luisfer_crimi

Textos consultados:

- Big Eyes and All: The Unofficial Biography of Margaret Keane de Jennifer Warner (2013).

- From Abba to Zoom: A Pop Culture Encyclopedia of the Late 20th Century de David Mansour (2005).

- Man who paints those big eyes de Jane Howard. Artículo publicado en LIFE, vol. 59, n.9, 1965.

- The lady behind those Keane-eyed kids. Artículo publicado en LIFE, vol. 69, n. 21, 1970.

- Margaret Keane's Artful Case Proves That She—and Not Her Ex-Husband—made Waifs de James S. Kunen. Artículo publicado en PEOPLE, vol. 25, n. 25, 1986.

 
COMPARTE:
 
ANTERIOR
NOTAS
Imágenes: Lucy, la novela gráfica de la película...
SIGUIENTE
NOTAS
El estreno de 'Batman v Superman' se adelanta más...
 
 
 
 
 
 
 
 
 
POST RELACIONADOS
 


CARTELERA
El chico de la bicicleta


NOTAS
‘Cincuenta sombras de Grey’: la...


NOTAS
Versión completa de
 
 
 
COMENTARIOS
 
RECOMENDAMOS
  • La forma del agua
    Reseña: 'The Shape of Water' se disfraza de película clásica del Hollywood de los sesenta, pero en realidad es un...
  • Una bella luz interior
    Isabelle es una mujer empoderada, exitosa, bellísima, sofisticada; no son la culpa o el remordimiento las anclas que le evitan encontrar...
  • Historia de fantasmas
    Soundtrack: Gran parte de la narración de 'A Ghost Story' se basa en la música: tanto su significado para los personajes como su...
  • Detroit: Zona de conflicto
    Reseña: Kathryn Bigelow opta por investigar al individuo sumergido en una caótica situación para comprender sus...
  • Good Time: Viviendo al Límite
    Soundtrack. El músico experimental, compositor y productor con sede en Brooklyn, Daniel Lopatin (mejor conocido como Oneohtrix...
  • Semana Fénix 2017: Los 5...
    Del 1 al 10 de diciembre se llevará a cabo la segunda edición de la Semana Fénix, una semana dedicada al cine...
  • CINE Y ARTE. La presencia del...
    Influencias, referencias y alusiones en 'The Square' a varias piezas y personalidades de la escena del arte contemporáneo.
  • The Square: La farsa del arte
    Reseña: 'The Square' es muestra de la buena condición (poderosa y despiadada) en que se encuentra la creatividad de Ruben...
  • Call Me by Your Name
    Soundtrack. La película tiene una banda sonora memorable y soñadora, que combina música clásica, canciones de Sufjan...
  • CINE Y ARTE. ‘I Transform...
    Louise Bourgeois describió su práctica artística como un intento de superar el tumulto que la atormentaba, psicológica,...
 
 
enfilme © 2018 todos los derechos reservados