if ($skins_show == "0") {?>
 
Michael Haneke califica el movimiento #MeToo como una ‘caza de brujas’
Publicado el 12 - Feb - 2018
 
 
Este fin de semana, uno de los nombres más importantes de la cinematografía europea actual se pronunció en contra de #MeToo, ya que el director de Caché, Amour y Happy End, Michael Haneke, denunci&o - ENFILME.COM
 
 
 

A juzgar por el número de actores, actrices y directores que han mostrado su desdén hacia él, los franceses parecen haber tenido una reacción contra el movimiento #MeToo. Tomemos, por ejemplo, la reciente carta abierta publicada en Le Monde que comparaba la campaña con el “puritanismo”. Aunque “la violación es un crimen, seducir y ligar con insistencia o torpemente a alguien no lo es”, se lee. La carta también culpaba a la campaña #MeToo de “justicia expedita” a los hombres que “pudieron haber tocado una rodilla, haber intentado robar un beso” o “haber hablado de cosas íntimas durante una cena profesional”. Más de 100 mujeres francesas destacadas de la industria habían firmado esa carta, incluida Catherine Deneuve, como un derecho a intentar y defender la “libertad sexual”.

Ah, y no olvidemos el inmenso amor que los cinéfilos franceses le han dado a Woody Allen en las últimas tres décadas, incluso cuando su reputación en Estados Unidos se desmorona. Su distribuidor francés Stéphane Célérier, el director de Mars Films, defendió la semana pasada a Allen en lo que respecta a las acusaciones sexuales tumultuosas y controvertidas que le presentó su hija Dylan Farrow. Célérier incluso declaró: “este asunto me hace pensar en el caso de las Brujas de Salem que Arthur Miller usó tan expertamente en su obra [The Crucible] como una alegoría para el macartismo”.

Este fin de semana, uno de los nombres más importantes en la industria cinematográfica francesa y europea se pronunció en contra de #MeToo, ya que el director de Caché, Amour y Happy End, Michael Haneke, denunció “el odio contra los hombres”.

En una entrevista con el diario austríaco Kurier (a través de Huffington Post France), el cineasta de 75 años declaró:

Este nuevo puritanismo imbuido de odio hacia los hombres, que surge tras el movimiento #MeToo, me preocupa.

El movimiento innovador, que ha ayudado a liberar las voces de las mujeres y denunciar el abuso sexual, fue descrito como una “caza de brujas” por Haneke y “un nuevo tipo de puritanismo que podría obstaculizar la creación artística”. El director continuó diciendo:

Como un artista; estamos empezando a enfrentar el temor de esta cruzada contra todas las formas de erotismo.

Haneke dio como ejemplo el clásico sexualmente explícito de Nagisa Oshima, El imperio de los sentidos, que dice “algo así ya no será filmado o aceptado hoy”.

Una reciente petición en línea atacó a una exposición en un museo estadounidense donde se colgó una imagen de Balthus porque muestra a una niña en una pose ambigua. Balthus es uno de los pintores más importantes del siglo XX, y esta acción es simplemente grotesca. ¿Qué pequeño-burgués-salvaje está tratando de ser más inteligente y más moral que la audiencia del museo? La película de Oshima, El imperio de los sentidos, sin duda uno de los tratamientos más profundos de temas sexuales, no podría hacerse hoy, porque sus patrocinadores financieros anticiparían y obedecerían este terror. Los actores bajo sospecha se cortan de películas y series de televisión para no perder a la audiencia. Esta campaña contra todas las formas de erotismo ha inquietado a los artistas. ¿Dónde vivimos, en una nueva Edad Media? Una vez más, esto no tiene nada que ver con el hecho de que todo ataque sexual y todo ataque violento, ya sea contra mujeres o contra hombres, debe ser condenado y castigado, pero la caza de brujas debe dejarse en la Edad Media.

Haneke sostiene que cree firmemente en el espíritu del movimiento #MeToo y por qué se inició, pero que puede haber seguido su curso e ido demasiado lejos.

Por supuesto, cualquier forma de violación o coacción sexual debe ser castigada, pero encuentro histeria y condenas sin juicio bastante repugnantes de las que ahora somos testigos.

Continuó agregando que la “furia irreflexiva” manifestada ha “destruido vidas aun con la falta de evidencia para respaldar las acusaciones”. Luego dio un paso más al condenar a los medios que, según él, “asesinaron vidas y carreras en el proceso”.

La afirmación de Haneke de que “cada tormenta de mierda que estas revelaciones desencadenan venenos en el clima dentro de la sociedad” nos dice mucho sobre la furia que está cavilando profundamente en su interior en este momento. A fines del año pasado, Haneke describió las redes sociales como “una cadena de horrores maquiavélicos”, indicando que “las guerras en los medios sociales que ocurren a diario finalmente conducen a guerras más grandes y destructivas”. Toda la entrevista fue solo una rumia fascinante sobre lo que él vio como un cambio explícito sucediendo en las interacciones sociales de hoy. Por lo tanto, sus declaraciones de hoy en el #MeToo no son exactamente una sorpresa y ejemplifican aún más la división entre las culturas europea (particularmente la francesa, aunque Haneke es austriaco) y estadounidense; dos sociedades occidentales genuinamente diferentes que tienen sus propios problemas que abordar, pero claramente no están en la misma página cuando se trata de la aceleración cultural de movimientos empáticos como #MeToo.

Trad. EnFilme

Fuentes: The Playlist, SlateKurier

 
COMPARTE:
 
ANTERIOR
NOTAS
Timothée Chalamet interpretará al rey Enrique V...
SIGUIENTE
NOTAS
Alex Garland asegura que su próximo proyecto será...
 
 
 
 
 
 
 
 
 
POST RELACIONADOS
 


CARTELERA
Jurassic Park 3D


CARTELERA
Pelé: La película


NOTAS
10 grandes muestras de cine erótico...
 
 
 
COMENTARIOS
 
RECOMENDAMOS
 
 
enfilme © 2018 todos los derechos reservados