if ($skins_show == "0") {?>
 
Paul Thomas Anderson habla sobre ‘Phantom Thread’ y Daniel Day-Lewis
Publicado el 15 - Dic - 2017
 
 
Paul Thomas Anderson habla sobre algunos detalles de su nueva película Phantom Thread. - ENFILME.COM
 
 
 

Los guiones de Paul Thomas Anderson

Primeras reacciones a Phantom Thread


La carrera de Paul Thomas Anderson (The Master, 2012) continúa evolucionando, cambiando y madurando. Los días de alta velocidad, las películas a lo Martin Scorsese (The Departed, 2006) y Robert Altman (Dir. Gosford Park, 2001) han quedado atrás y ahora es un director más fiel a sí mismo y a su personalidad: sin prisas, lacónico y relajado. Su última película, la deslumbrante Phantom Thread (2017), es otra de sus recientes exploraciones de los misterios inescrutables del comportamiento humano y, en particular, de los diseños extraños y enloquecidos del amor.

Paul Thomas Anderson está en su cima: hermosamente realizada, con una forma clásica, perversamente graciosa, diferente y siniestra, Phantom Thread es simplemente espectacular y uno de los mejores trabajos de Thomas Anderson. No hay nada parecido a ella porque son muy pocos los directores populares estadounidenses dispuestos a abordar sus temas con un toque intuitivo y diáfano.

Es una persona un tanto huidiza que habla locuazmente cuando se compromete, pero normalmente da respuestas cortas después de largas pausas. Cuando alguien trata de psicoanalizar algún elemento de su carrera, él simplemente no se muestra interesado en responder. Quizá una conversación más orgánica es la indicada con un director que quiere que continúes adivinando las verdaderas respuestas.

Presentamos una entrevista con Rodrigo Pérez de The Playlist:

Entonces, comencemos con algo sencillo: ¿cuál fue la semilla o el origen de tu nueva película?

[Pausa larga] Demasiadas cosas, realmente. Trabajar con Daniel (Day-Lewis) otra vez era una prioridad, así que había que buscar una historia que funcionara para él. Al mismo tiempo quería hacer una película sobre una mujer. Una gran idea, ¿no? Quería hacer algo romántico. Quería cumplir con mi deseo de trabajar en la categoría del romance gótico, la categoría de Rebecca (Dir. Alfred Hitchcock, 1940) supongo.

Pero yo encuentro tu película muy diferente a Rebecca

Es muy diferente y eso es lo bueno. No está hecha para ser un homenaje. Es decir, ese es tu mayor miedo cuando te inspiras en otra obra. Pasé mucho tiempo tratando de imitar cosas, luego me di cuenta: ¿Y si tratara de hacer algo que surga directamente de mí?

Algunas veces, cuando imitas algo, todo sale mal de la mejor manera posible.

Exactamente. No quieres ser una copiadora Xerox.

La creación de Phantom Thread fue creada para ser una colaboración con Daniel Day-Lewis (There Will Be Blood), comenzando con la escritura. ¿Tuviste que venderle el proyecto primero?

En realidad, no… Es decir, sí tuve que exponer mi caso, obviamente, pero hay muy poco en lo que no estemos de acuerdo. Pienso que venimos de lugares muy similares. Además, es mejor así que irse lejos y pasar un año escribiendo y tener un momento de “¡Ta da!”, como salir de un pastel —¡Eureka! —, que es algo realmente estúpido de hacer. En pocas palabras, yo no tenía trabajo, sabía que él no tenía trabajo y fue como si yo fuera un profesor de escuela. Fue algo así como: “Ok, estamos haciendo esto. No sabemos a dónde nos va a llevar, pero deberíamos fingir que sí y ver qué ocurre”. Porque su ética laboral no tiene paralelo, como todo mundo sabe. Toma mucho sacarlo del sillón, pero una vez que lo logras sacar a la bestia del sillón, ¡wow!, él te tumbará al suelo si no logras mantenerle el ritmo.

Hay tanto rigor y perfección en Daniel Day-Lewis, o al menos así es como se le percibe, tanto como en el personaje de la película, Reynolds Woodcock.  

Bueno, perfección podría ser la palabra incorrecta porque eso no es Daniel. Quiero decir, creo que él es… él trabaja muy duro. Y eso, desafortunadamente, se traduce en un comportamiento obsesivo y perfeccionista, pero ¡carajo!, lo conozco desde hace tiempo, hemos hecho dos películas juntos y, ciertamente, él no es un perseguidor de la perfección. Sin embargo, este personaje podría estar buscando eso y estar algo confundido por ello. Tal vez eso es Reynold, pero Daniel no.

Dijiste que no querías hacer una película sobre un hombre, sino sobre una mujer. Esta película trata sobre una mujer, pero no creo que todos lo vean así.

Mira, el peligro de que Daniel esté en la película es que su presencia es muy fuerte y los espectadores están acostumbrados a verlo enfrente y al centro. Pero, la realidad es que esta película es algo diferente. Es la película de Alma. Comienza con ella y termina con ella y es ella quien nos guía a través del filme. Sé que resulta difícil de ver si Daniel Day-Lewis está en la película.

Es una interesante subversión de la figura del “gran hombre”, pero no sé si fue una decisión consciente.

Claro, pensé en eso y hablé mucho al respecto.

La gente dice que tu obra está dividida en dos partes muy diferentes, como si hubiera sido hecha por diferentes cineastas. Creo que la manera como utilizas la música es clave en esa diferencia.

Tal vez. Son las historias. No sé, pienso que la música es un componente crítico en todas las películas.

Claro, pero, quiero decir que el trato de la música se ha hecho más inusual desde Punch Drunk Love.

Ok. Bueno, ciertamente hay ahí menos canciones. Y supongo que en The Master se utilizan muchas más, pero esas canciones tienen 70-80 años, entonces son algo diferente. [Pausa larga].

Creo que lo que quiero decir es que antes las películas eran más precisas y rápidas, mientras que las nuevas son más intuitivas y experimentales.

Bueno, me gustaría que pudieras ver lo descuidado que es todo detrás de cámaras. Toma mucho tiempo conseguir esa sensación de [Risas] precisión o descuido. No sé…[Risas]

Cambiemos de tema. Hay una tendencia a ver Phantom Thread como una suerte de autobiografía o película personal. La creación de arte, la persecución del artista, el esfuerzo de hacer algo grande, puede ser una carga en las relaciones personales y ése es el tema central de la película.

No lo sé. Estoy muy lejos de esa idea de que el artista y el arte son suficientes uno para el otro, como es Reynolds Woodcock. Es una pila de mierda, para mí. Mi vida no es así, para nada. Pero siempre encuentro entretenido rodearme de gente que vive de ese modo. Yo no querría ser parte de una vida así.

Y, sin embargo, así es el personaje que has creado, acompañado del costo de esa exploración artística.

Ciertamente. Eso es sólo un rasgo del personaje que fue divertido desmantelar. Pensar que puedes vivir una vida satisfactoria con eso, vaya, no sé. Todos necesitamos de un descanso.

Tengo curiosidad, ¿qué vino primero, el diseño y la costura o la in-escrutabilidad del amor?

Esto es sobre algo muy viejo. Son hombres y mujeres. Es sobre cómo nos percibimos mutuamente, lo necesarios que somos uno para el otro y la forma como nos damos de topes todo el tiempo. Es aquello de lo que están hechas las grandes comedias. Todas esas películas que amamos y estimamos, todavía, mierda, 70 años después. Nos siguen diciendo algo. No pasan de moda porque, carajo, esas películas tienen lo que se necesita. Ya no se hacen como antes.

No, ya no. ¿Intentas hacerlas de aquel modo o, más bien, evocar la idea?

¿Hacer películas tan buenas como esas? Claro. Eso es a lo que todos debemos de aspirar. Deberíamos intentar ser así de buenos. No lo lograrás, pero puedes intentarlo.

En términos de ambición, sensibilidad y gusto, la gramática de tus películas parece más en sintonía con aquellos viejos filmes que con el lenguaje moderno.

Sí, eso es lo que me gusta. Es lo que veo.

¿Qué ves?

[Hace un sonido de exasperación interrumpiendo cada cosa que se le ocurre mencionar]. [Pausa larga].

¿TCM [Turner Classic Movies]?

¡Vaya! ¡TCM! Si TCM no está puesto en la televisión, es porque están las noticias luego de que algún desastre natural ha ocurrido. Pero es TCM. Hay algo en TCM y en esas películas que me llama. Ni siquiera me tiene que gustar una película que estoy viendo, siempre y cuando sea vieja [Risas]. Es raro, no sé.

¿Ese estilo se filtra en ti?

Claro. Pienso que sí, en mi instinto, cuando entro al set. Porque el entrenamiento que he recibido viendo esas películas, me obliga a preguntarme: ¿Cómo puedo hacer que esto funcione en una, o no más de tres tomas? Porque, si exploras en esas películas, descubres tomas maestras sin muchos cortes, y si hay cortes o edición, es sólo para close-ups simples. Ese es el estilo básico, clásico, pasado de moda y, de nuevo, siempre entro al set preguntándome: ¿Cuál es la forma más simple de hacer esto? Desafortunadamente en estos días eso no es suficiente, hay que buscar una forma de hacer la historia interesante. No funcionaría como hace 70 años. [Mira a otra parte]. [Pausa larga].

En fin, cuando estás metido haciendo una película, tres semanas ahí dentro, la última cosa en la que piensas es en otras películas. Sólo estás buscando un buen lugar para poner la cámara y un modo práctico para hacer lo tuyo y ver qué ocurrirá con las caras de los actores. Después de eso, eres como un perro.

Siempre me han fascinado los proyectos que no están hechos con un motivo en específico, como hacen muchos de tus contemporáneos, como Quentin Tarantino (Pulp Fiction, 1994). Tú eres todo lo opuesto.

Sí, él habla mucho. Quentin siempre tiene esas fantásticas ideas que se quedan en el tintero después de hacer una película, y son grandes ideas. Pero, su problema es que siempre habla de ellas, cuando lo importante es que esas ideas, esas palabras, aparezcan en sus películas.

Claro. Pero, ¿tú no tienes películas abandonadas? Has tenido silencios muy largos entre una película y otra. [6 años entre Punch Drunk Love (2002) y There Will Be Blood (2008), y otros seis entre Blood y The Master (2012)]. ¿Hay algún universo paralelo a donde se han ido el resto de tus películas?

No exactamente así, pero tengo una versión de eso [pausa, posiblemente guardándose un secreto]. Afortunadamente, nunca he comenzado el proceso de escritura de algo sin filmarlo después, lo cual es raro. Pero, lo que yo tengo son muchas ideas embrionarias que no se han formado aún. Hay páginas y páginas de notas en cuadernos y cosas así, pero, otra vez, son el tipo de cosas de las que no se puede decir mucho. Hay una tonelada de cosas que he descubierto entre There Will Be Blood y The Master. Hubo mucha lectura e investigación que concluyó en ideas de historias que nunca se hicieron un producto cinematográfico. Son un par de cuadernos a los que sería interesante regresar, pero de eso, “un proyecto que se fue al carajo”, espero [toca la madera de la mesa], no tengo nada. Sería algo difícil con lo cual vivir, supongo.

Has hecho muchos videos musicales últimamente. ¿Qué obtienes de ese medio? Algunos directores prueban ideas en videos musicales.

¡Sí! Hago videos musicales porque Haim [grupo musical] está en mi vida. Mientras estén, yo seguiré, espero, haciendo videos musicales para ellas. Es una de las mejores relaciones creativas que he tenido en mucho tiempo. Adoro a esas mujeres. Espero hacer su videografía completa. Me encantan. Es estupenda música, son muy carismáticas en video. Todo lo que hacemos es como una película casera, porque es una situación muy familiar. Los videos musicales son un recordatorio sobre cómo estar más suelto creativamente. Radiohead fue un gran ejercicio para la velocidad y la soltura. Tuvimos unas 200 locaciones en 3 días para “Daydreaming”. La premisa era una locura: caminar a través de una puerta y otra y otra.

Algunos videos musicales tienen un estilo más cercano al teatro o cine musical. ¿Has pensado en hacer uno?  

Siempre lo he pensado, pero..., tal vez algún día. En este momento están de moda, ¿no es así?

Sí, accidentalmente.

Sí, totalmente. Van y vienen. Cuando surge uno bueno, se pone de moda y hace unos años hubo uno. Uno bastante bueno. De hecho, carajo, uno extremadamente bueno. La La Land (Dir. Damien Chazelle, 2016) estaba en la televisión el otro día: dios mío, ellos hicieron muchas cosas buenas. Hay un increíble trabajo de cámara y de dirección, pero los dos actores principales Emma [Stone] y Ryan [Gosling] estuvieron estupendos juntos. Son muy buenos juntos.  

Oh, espera. Recordé algo que no se ha filmado. Escribiste Pinocchio para Robert Downey Jr. (Iron Man, 2008), ¿cierto?

Bueno…, no. Sigo buscando una manera de trabajar con él, entonces, quizá un día se haga algo. Siempre he sido el fanático número uno de Robert Downey Jr. Pelearía con cualquier por el primer lugar y, espero, encontraremos la manera de hacer algo juntos. Pinocchio fue, ciertamente, una idea de la que se habló mucho, y era muy interesante. Eso podría seguir siendo una posibilidad y, al mismo tiempo, siento que ya nos alejamos de esa idea. Quizá encontremos algo más.

Entonces, ¿cuál es tu proceso para descubrir algo? Por ejemplo, si tu estuvieras planeando algo, ¿cómo llegarías a lo que tendría que ser? ¿Cómo tomas una decisión?

Nunca hay una gran decisión. Suponiendo que se tome una decisión, diría que hay dos—al menos dos— cosas que estarían ocurriendo [Risas]. Mientras hago esto [el tour de promoción], no hay un verdadero proceso de escritura que pueda hacerse. Pero, te diré, es un gran momento para soñar despierto, porque yo siempre intento evitar ese cliché de Greg Brady sentado enfrente de la máquina de escribir esperando a que se le ocurra algo que escribir. No sé si lo he hecho accidentalmente o a propósito, pero yo quiero sentarme a mirar un pedazo blanco de papel. Me volvería loco. Sólo me siento ahí si ya tuve suficiente de soñar despierto y tengo las municiones necesarias para que algo ocurra.

¿Por eso los largos silencios entre películas?

No creo, realmente. Pienso que eso tiene que ver con el tiempo que toma… todo se mueve como en una sustancia viscosa, aún cuando intento moverme más rápido, todo se vuelve lento. Créeme, me encanta trabajar. Siempre estoy trabajando. De hecho, no puedo —no tengo problema con tomarme un par de semanas libres, pero después estoy pensando en qué es lo que sigue. No puedo costearme el no trabajar [Risas], ni emocionalmente ni financieramente. Y aunque puedes estirar el dinero, es un asunto emocional. Me encanta hacer lo que hacer, y escribir usualmente significa leer, para mí. Ese tiempo es genial.

Me gustaría preguntarte brevemente sobre Netflix y los servicios de streaming y sobre cómo están cambiando la industria. Netflix está tomando el mundo.

Sí, pero Netflix nunca tiene lo que yo quiero ver. Si ellos tienen lo que quiero ver, lo veo ahí. No me importa cómo se llame el servicio, siempre y cuando tenga lo que busco. Dicho eso, mis hijos lo usan todo el tiempo. Y mi amigo [Scott Frank] acaba de hacer Godless. No la he visto, pero la veré.

Es estupenda.

Apuesto a que sí. Él es increíble. Pero Netflix es Netflix y no es lo mismo que ver una película en una sala de cine. Es otro atuendo, ¿cierto? Puedes llamarlo el diablo, si tú quieres, pero para mí sólo es otro supermercado con el que hay que lidiar. No hace falta que me enoje [Risas]. No necesito comprar ahí si ellos no tienen lo que busco, porque la mayor parte del tiempo tengo que salir e ir a tiendas especializadas. Además, ya he hecho todas mis compras de TCM. Eso quiere decir cable de donde yo vengo, muchachos [Risas]. El asunto que me gusta de Netflix ex que yo nunca he pagado un día de uso de Netflix en mi vida, solamente uso la cuenta de alguien más y su contraseña. ¡Es gratis! Eso me hace pensar, ¿cómo pagan esas películas tan caras? Yo nunca he pagado por ver ninguna de ellas.

Phantom Thread estrena el 25 de diciembre.


 

Trad. EnFilme

Fuente:  The Playlist

 
COMPARTE:
 
ANTERIOR
NOTAS
Imágenes. Disney compra Fox: Las 20 más grandes...
SIGUIENTE
NOTAS
David Lynch opina sobre el acoso sexual de...
 
 
 
 
 
 
 
 
 
POST RELACIONADOS
 


NOTAS
Día 5: ‘Oscuro animal’ de Felipe...


DE CULTO
In the Realm of the Senses


CARTELERA
Ruby, la chica de mis sueños
 
 
 
COMENTARIOS
 
RECOMENDAMOS
  • La forma del agua
    Reseña: 'The Shape of Water' se disfraza de película clásica del Hollywood de los sesenta, pero en realidad es un...
  • Una bella luz interior
    Isabelle es una mujer empoderada, exitosa, bellísima, sofisticada; no son la culpa o el remordimiento las anclas que le evitan encontrar...
  • Historia de fantasmas
    Soundtrack: Gran parte de la narración de 'A Ghost Story' se basa en la música: tanto su significado para los personajes como su...
  • Detroit: Zona de conflicto
    Reseña: Kathryn Bigelow opta por investigar al individuo sumergido en una caótica situación para comprender sus...
  • Good Time: Viviendo al Límite
    Soundtrack. El músico experimental, compositor y productor con sede en Brooklyn, Daniel Lopatin (mejor conocido como Oneohtrix...
  • Semana Fénix 2017: Los 5...
    Del 1 al 10 de diciembre se llevará a cabo la segunda edición de la Semana Fénix, una semana dedicada al cine...
  • CINE Y ARTE. La presencia del...
    Influencias, referencias y alusiones en 'The Square' a varias piezas y personalidades de la escena del arte contemporáneo.
  • The Square: La farsa del arte
    Reseña: 'The Square' es muestra de la buena condición (poderosa y despiadada) en que se encuentra la creatividad de Ruben...
  • Call Me by Your Name
    Soundtrack. La película tiene una banda sonora memorable y soñadora, que combina música clásica, canciones de Sufjan...
  • CINE Y ARTE. ‘I Transform...
    Louise Bourgeois describió su práctica artística como un intento de superar el tumulto que la atormentaba, psicológica,...
 
 
enfilme © 2018 todos los derechos reservados