if ($skins_show == "0") {?>
 
Video. La clase magistral de Taika Waititi
Publicado el 14 - Sep - 2018
 
 
El director hizo una parada en el Festival de Cine de Toronto para ofrecer una clase magistral. - ENFILME.COM
 
 
 

Mientras perfeccionaba sus dos próximos proyectos, Bubbles y Jojo Rabbit, Taika Waititi se desempeñó como jurado en el Festival de Cine de Venecia, antes de volar al Festival Internacional de Cine de Toronto  donde mezcló una comedia poco común con una rica dosis de sabiduría.

Nacido de una familia maorí en el este de Nueva Zelanda, Waititi nunca tuvo sueños infantiles de convertirse en cineasta. "No soy uno de esos tipos que crecieron con una cámara Super 8", dijo mientras se encogía de hombros. "Querer ser artista en la Nueva Zelanda de 1980 no era genial. Había tres trabajos donde yo crecí: trabajar en el sector forestal, conducir camiones dentro y fuera de la industria forestal y vender drogas".

Afortunadamente, los padres de Waititi -su madre era maestra de escuela y su padre pintor e ilustrador-, mantuvieron a su hijo con la mente abierta. Pasó la mayor parte de sus años veinte pintando y no descubrió el cine hasta que tenía casi treinta años. "Vi Akira, y de repente comprendí el potencial de la cinematografía. Me mostró que realmente podrías mezclar las cosas", recordó,"que no hay reglas".

Para un autoproclamado rompedor de reglas, esto era música para sus ojos. Comenzó a hacer cortos tontos para un concurso local de 48 horas, hasta que uno de sus cortometrajes, Two Cars, One Night, fue nominado para un Premio de la Academia. ¿De qué manera su ruta indirecta al cine lo llevó a tal éxito instantáneo? Encontró originalidad en su propia y extraña vida y, como un bribón de pintura de finales de los veinte, no temía abrazar la excentricidad.

 

 

Mientras que Waititi es deliciosamente raro, su consejo clave es algo que probablemente hayas oído antes: "Escribe de lo que sabes".

Bastante simple, ¿verdad? Pero aquí está la profundidad: este consejo obvio proviene de una base matizada. Canalizando a su madre, maestra de escuela, Waititi nos recuerda que todavía tenemos que hacer el trabajo. "Cuando mis amigos tienen buenas ideas, siempre digo: '¿Por qué no escribes eso?' Entonces me dicen que van a esperar hasta que obtengan algún financiamiento. Así no es cómo funciona. Si quieres escribir algo que te apasione, ¡escríbelo!, ¡Escríbelo!", repitió.

Two Cars, One Night se basó en conversaciones que Waititi recordaba haber tenido de niño, específicamente, las interacciones que tuvo en el estacionamiento de un pub en particular. "Los padres entraban al pub y se emborrachaban, y sus hijos simplemente permanecían en el estacionamiento y tenían conversaciones ridículas. Para mí, fue un telón de fondo interesante". Waititi pasó a filmar su película nominada al Premio de la Academia en el mismo pub.

Más tarde, su filme de larga duración Boy se convirtió en la película más taquillera en la historia de local de Nueva Zelanda. Según Waititi, sigue siendo su mejor trabajo. "Sigue siendo mi favorito, porque es muy personal", admitió. "No diría que es autobiográfica, pero está filmada en mi ciudad natal, con una gran parte de mi familia, en la casa donde crecí". Como resultado, está llena de humor irreverente: una comedia extraña sobre el abandono infantil.

Las críticas al trabajo de Waititi a menudo provienen del mismo lugar que las alabanzas: no se toma las cosas en serio, pero el cineasta ve esto como una fortaleza. "Afortunadamente vengo de una cultura en la que nos burlamos mucho de nosotros mismos". El humor que encontramos es aligerar la situación en la que nos encontramos: de pobres a pasar hambre o pasar tiempo en la cárcel". Ha intentado escribir drama. Boy y Hunt For the Wilderpeople comenzaron como asuntos deprimentes, pero admite que no sabe cómo hacer películas tristes. "Volví a lo que era bueno". Su expresión se volvió apologética. "Creo que reprobé".

Más allá de las risas salvajes, las películas de Waititi poseen una clara especificidad de autor. Escribir lo que sabes significa mucho más para él que identificar lo que se siente real y divertido, mucho más que una lección de historia sobre especificidad cultural. Significa que las historias indígenas pueden ser lo que más le parezca al individuo. "Es importante que pongamos las historias indígenas en manos de las personas que poseen esas historias", insistió Waititi. "No soy un cineasta maorí, solo soy un cineasta", aclaró, "pero me siento muy orgulloso de que en la comunidad donde crecí, donde había una vez solo tres empleos, ahora hay personas con sueños".

A pesar de su éxito, Waititi admite que todavía está aprendiendo y que todavía tiene dudas. Él los combate con información útil de su amigo y colaborador, Jermaine Clement de Flight of the Concords. Cuando la pareja codirigía What we Do in the Shadows -un falso documental sobre un grupo de vampiros que viven juntos en una casa-, Waititi comenzó a preocuparse: "¡Estamos convirtiendo una idea de 5 minutos en un largometraje! Pero luego Jermaine dijo 'el mundo necesita cosas estúpidas' y me di cuenta ... ¿Quién quiere ir a ver una película que nos recuerde lo terrible que es el mundo? Necesitamos películas ridículas para recordarnos que somos los animales más tontos y torpes que hay".

¿La mejor parte? Estas ideas estúpidas y locas, como la de Waititi, o la tuya, en realidad pueden suceder. El año pasado, FX entregó un pedido de 10 episodios a Waititi y Clement para producir una comedia de media hora basada en la versión de What We Do in the Shadows.

Waititi bajó la voz hasta un susurro solemne. "Estamos en un lugar muy bueno en este momento en el que Hollywood se está quedando sin ideas. Están luchando, luchando por nuevas historias. ¿Y a dónde se dirigen? Pueblos indígenas, personas étnicas. Se dirigen a cualquier lugar fuera de Estados Unidos para obtener películas que puedan rehacer, porque ahí es donde están las ideas interesantes”. Waititi asintió con la cabeza, una nueva urgencia en su típica expresión inexpresiva. "Estamos en un buen lugar. Tenemos que subirnos a la ola y asegurar nuestra propia visión, donde las historias y las voces no se ajustan a [lo que la gente espera]. Tenemos que hacer que la gente adivine".

Waititi sigue su propio consejo. Ahora que tiene varios largometrajes en su haber, lleva su arte al siguiente nivel. "Quiero hacer algo incómodo, así que no me complazco ni me encasillaré en un patrón", explicó. Su mayor película hasta la fecha, Thor: Ragnarok, donde se incluyó a sí mismo como la voz del alienígena favorito de los fans, Korg, le dio esa oportunidad.

Sus siguientes dos proyectos son aún más extravagantes. Si bien es un grito muy lejano de la ciudad natal de Waititi en Nueva Zelanda, inevitablemente están impregnados de su espíritu rebelde.

Primero está Bubbles, la verdadera historia del chimpancé de Michael Jackson, contada con animación en stop-motion. "Visité a Bubbles en Florida, lo entrevisté", asintió Waititi sabiamente, "y nadie ha sido lo suficientemente valiente como para contar la historia". Muchos lo han intentado”.

La segunda, Jojo Rabbit, es una comedia de la Segunda Guerra Mundial donde Waititi -él es un judío maorí- interpreta a Hitler. "¿Qué mejor manera de joder a ese tipo?" razonó Waititi.

Incluso como adulto, Waititi todavía está rompiendo las reglas, y claramente espera que tú hagas lo mismo. ¿Que estas esperando?

Trad. EnFilme

Fuente:  No Film School

 
COMPARTE:
 
ANTERIOR
NOTAS
Elisabeth Moss habla sobre los efectos de las...
SIGUIENTE
NOTAS
6 actores que podrían interpretar a Superman,...
 
 
 
 
 
 
 
 
 
POST RELACIONADOS
 


TOP 10
Artistas visuales que incursionaron en...


ENTREVISTA
Maribel Verdú


NOTAS
Video: Una recopilación de los ataques...
 
 
 
COMENTARIOS
 
RECOMENDAMOS
  • Tiempo compartido
    Reseña: Sebastián Hofmann confecciona un fascinante híbrido que oscila de la sátira social al thriller de...
  • Sebastián Hofmann (Tiempo...
    Entrevista con Sebastián Hofmann, director de 'Tiempo compartido'
  • Los adioses
    Reseña: El filme de Natalia Beristáin se revela como una táctica inteligente para hablar de feminismo y hacer un...
  • Gaspar Noé
    Entrevista: "Yo pensé que Love sería más sexy, y pese a que la representación del sexo es muy frontal, la película...
  • El extranjero. 'La nube y el...
    En la primera entrega de su nueva columna mensual, titulada "El extranjero", el crítico y programador de cine, Roger Koza, cuestiona...
  • Un final feliz
    Reseña: En comparación con sus filmes anteriores, Michael Haneke coquetea decisivamente con la comedia, con el lado grotesco e...
  • El club de los insomnes
    Entrevista: Conversamos con los guionistas y directores del filme, Joseduardo Giordano y Sergio Goyri Álvarez, y con las...
  • Sebastián Cordero (Sin...
    Entrevista con Sebastián Cordero, director de 'Sin muertos no hay carnaval'.
  • Nunca estarás a salvo
    Reseña: En el cine de Lynne Ramsay, la vida cotidiana adquiere capas enigmáticas y tintes poco familiares a través de las...
  • El tercer asesinato
    Reseña: Probablemente el género familiar es lo primero que relacionamos con la filmografía de Hirokazu Kore-eda;...
 
 
enfilme © 2018 todos los derechos reservados