if ($skins_show == "0") {?>
RESEÑAS >   EN PANTALLA
 
FICHA TÉCNICA
Results
Amor en forma
 
Estados Unidos
2015
 
Director:
Andrew Bujalski
 
Con:
Guy Pearce, Cobie Smulders, Kevin Corrigan, Giovanni Ribisi, Brooklyn Decker
 
Guión:
Andrew Bujalski
 
Fotografía:
Matthias Grunsky
 
Edición:
Robin Schwartz
 
Música
Justin Rice
 
Duración:
105 min.
 

 
Amor en forma
Publicado el 19 - Ago - 2015
 
 
  • Reseña: La más reciente película del realizador estadounidense, Andrew Bujalski, es un relato sobre la paradoja que padecen algunos gurús del fitness: son incapaces de ejercitar sus emociones para que entren en sintonía y estabilidad con sus atractivos y bien trabajados cuerpos. El filme rastrea sigilosamente las dificultades en las relaciones humanas cuando la inseguridad, el egoísmo y la soledad son los principales enemigos a vencer.  - ENFILME.COM
  • Reseña: La más reciente película del realizador estadounidense, Andrew Bujalski, es un relato sobre la paradoja que padecen algunos gurús del fitness: son incapaces de ejercitar sus emociones para que entren en sintonía y estabilidad con sus atractivos y bien trabajados cuerpos. El filme rastrea sigilosamente las dificultades en las relaciones humanas cuando la inseguridad, el egoísmo y la soledad son los principales enemigos a vencer.  - ENFILME.COM
  • Reseña: La más reciente película del realizador estadounidense, Andrew Bujalski, es un relato sobre la paradoja que padecen algunos gurús del fitness: son incapaces de ejercitar sus emociones para que entren en sintonía y estabilidad con sus atractivos y bien trabajados cuerpos. El filme rastrea sigilosamente las dificultades en las relaciones humanas cuando la inseguridad, el egoísmo y la soledad son los principales enemigos a vencer.  - ENFILME.COM
  • Reseña: La más reciente película del realizador estadounidense, Andrew Bujalski, es un relato sobre la paradoja que padecen algunos gurús del fitness: son incapaces de ejercitar sus emociones para que entren en sintonía y estabilidad con sus atractivos y bien trabajados cuerpos. El filme rastrea sigilosamente las dificultades en las relaciones humanas cuando la inseguridad, el egoísmo y la soledad son los principales enemigos a vencer.  - ENFILME.COM
  • Reseña: La más reciente película del realizador estadounidense, Andrew Bujalski, es un relato sobre la paradoja que padecen algunos gurús del fitness: son incapaces de ejercitar sus emociones para que entren en sintonía y estabilidad con sus atractivos y bien trabajados cuerpos. El filme rastrea sigilosamente las dificultades en las relaciones humanas cuando la inseguridad, el egoísmo y la soledad son los principales enemigos a vencer.  - ENFILME.COM
 
por Luis Fernando Galván

El entrenamiento del cuerpo para conseguir un físico envidiable que recuerde al Adonis mitológico requiere tiempo, paciencia, esfuerzo, dedicación y fuerza de voluntad. Después de meses, el practicante nota cómo sus bíceps están más entonados, la grasa del abdomen ha desaparecido, y entonces adquiere mayor fortaleza y seguridad en sí mismo. El entrenamiento del aspecto emocional, sin embargo, desgasta al individuo cada minuto de su vida; incluso, después de varias sesiones de levantamiento de pesas o hacer cientos de abdominales y sentadillas con rabia y determinación, es posible que el sujeto continúe siendo un inadaptado social o desequilibrado mental. En términos generales, este es el panorama que plantea Amor en forma (Results, 2015), la más reciente película del realizador estadounidense, Andrew Bujalski (Computer Chess, 2013), un relato sobre la paradoja que padecen algunos gurús del fitness: son incapaces de ejercitar sus emociones para que entren en sintonía y estabilidad con sus atractivos y bien trabajados cuerpos. El filme rastrea sigilosamente las dificultades en las relaciones humanas cuando la inseguridad, el egoísmo y la soledad son los principales enemigos a vencer.

Kat (Cobie Smulders) es una atractiva y dedicada entrenadora de fitness que trabaja en el gimnasio “Power 4 Life”, cuyo propietario es Trevor (Guy Pearce), un veterano instructor que tiene el sueño de crear un gimnasio más amplio, donde sus clientes, además de ejercitar el cuerpo, puedan tranquilizar la mente y fortalecer el espíritu. Las secuencias iniciales nos permiten ver el carácter y la personalidad de ambos. En lo que parece su rutina diaria, Kat corre por las calles para ejercitarse, pero también para acechar a una de sus clientes y reclamarle sobre los pagos atrasados. Posteriormente la vemos discutir con otro de los instructores; la mujer es agresiva y malhumorada. Por su parte, Trevor es carismático, entusiasta y optimista, una especie de maestro zen que le vende a sus clientes la posibilidad de armonizar cuerpo y espíritu, aunque él es incapaz de trasladar esta filosofía a su vida íntima.

Es bastante claro, desde las primeras escenas, que algo ocurre entre Trevor y Kat, una tensión que se extiende más allá de su relación profesional. Ambos se rehúsan a aceptar que están enamorados el uno del otro. Los dos tuvieron una breve aventura (sugerida, pero no exhibida) que concluyeron era inadecuada. Las cosas entre ellos se complican más con la llegada de Danny (Kevin Corrigan), un hombre perezoso, ligeramente pasado de peso, que acaba de heredar una fortuna considerable, pero que se siente solo y con el corazón roto después de separarse de su esposa. El nuevo millonario llega a “Power 4 Life” para ponerse en forma: “Quiero aprender a soportar un buen golpe”, le dice a Trevor, pero lo que realmente desea es un poco de compañía. Trevor convence a Kat de ser la entrenadora de Danny. Después de unas cuantas sesiones particulares, Danny le manifiesta su verdadero interés a Kat haciéndola sentir incómoda, y despertando los celos y enojo de Trevor.

La película parece vagar de manera plácida y amable, aparentemente sin rumbo, por las rutinas diarias de los personajes. El tiempo parece transcurrir indiscriminadamente. En ocasiones, los personajes conectan entre ellos sin una explicación concisa; por ejemplo, después de un enfrentamiento casi físico entre Trevor y Danny, los vemos convertidos en los mejores amigos. Únicamente hasta el segundo acto el espectador descubre que se encuentra en medio de un triángulo amoroso perteneciente a la comedia romántica. Aunque Bujalski no tiene la experiencia suficiente para construir una comedia romántica de fórmula, el cineasta se muestra seguro en su método para tejer las incomodidades e inseguridades de cada uno de los personajes inmiscuidos en este triángulo. Sus dos primeros filmes, Funny Ha Ha (2002) y Mutual Appreciation (2005), provocaron el surgimiento de una nueva tendencia en el cine independiente estadounidense denominado mumblecore, que se caracterizaba por el bajo presupuesto, el estilo de producción minimalista, el naturalismo en diálogos, la participación de actores no profesionales y los relatos sobre personajes jóvenes solteros (entre 20 y 30 años) inmiscuidos en problemas cotidianos. De alguna manera, Bujalski –en compañía de otros cineastas que adoptaron esta estética austera como Mark Duplass, Aaron Katz y Joe Swanberg– utilizó el mumblecore como una especie de laboratorio que permitiría la reinvención de la comedia romántica, un género que se percibía como moribundo a finales de la década de 1990. 

Cobie Smulders es convincente y divertida como Kat, una joven impulsiva y competitiva, incapaz de entenderse a sí misma, que oculta su aversión a la conexión emocional detrás de una pared de sarcasmo y violencia física. Guy Pearce se muestra completamente entregado al papel de Trevor al grado de verlo, literalmente, retorciéndose en nudos de yoga porque necesita controlar sus propios problemas de ira. Danny no es un mal tipo, pero su actitud respecto a cómo el dinero puede comprar todo y casi a todos resulta repugnante; en un principio, el personaje parece sólo ser desdichado y solitario, pero más tarde descubrimos que es un cretino, aunque con destellos de sabiduría que se esconden detrás de sus ojos soñolientos. En este sentido, Kevin Corrigan se luce interpretando a una persona desagradable, nerviosa y solitaria, pero que en su interior posee nobleza y dulzura.

Los filmes de Bujalski se concentran en pequeños conflictos de la vida cotidiana; sus personajes no poseen atributos extraordinarios, pero sí buscan solucionar sus problemas amorosos y laborales. En Amor en forma, Bujalski trata a sus personajes con una mirada burlona, pero cariñosa, dibujando una atmósfera de humor en el contraste que existe entre Kat y Trevor, así como el evidente contraste entre los encantadores cuerpos de éstos y el cuerpo flácido de Danny. El humor es la herramienta que acecha agudamente las vulnerabilidades y heridas emocionales de los personajes, especialmente con Trevor y Kat, dos entrenadores dedicados a ayudar a otros a cambiar sus hábitos para mejorar su salud y su apariencia, pero que no reconocen que ellos también necesitan de otros para crecer. 

Hay un grado en el que Bujalski tiene complicaciones para salirse del terreno que domina y abrir su sensibilidad hacia la comedia romántica, especialmente cuando tiene que trazar el desenlace del relato y que termina por decidirse a una conclusión que había evitado en sus filmes anteriores. Pero los temas de los celos y las inseguridades –que exploró en Funny Ha Ha y Mutual Appreciation– siguen presentes y tratados de una manera poco usual en el género. Aunque los personajes no son unos jovencitos, Amor en forma es un filme sobre la transición hacia la madurez. Ellos experimentan un estado permanente de crisis; una crisis que, en el fondo, es de carácter trágico debido a que habitan un mundo que se ha vuelto incompresible y ajeno, en gran medida, por su poca capacidad para comprender las dinámicas sociales y el miedo de interactuar con el otro. Amor en forma no es una comedia romántica floja ni perezosa. Incluso, cuando el filme desemboca en los lugares comunes del género, no lo hace de manera plácida y cómoda para el espectador.

 
COMPARTE:
 
ANTERIOR
EN PANTALLA
Better Things
SIGUIENTE
 
 
 
 
 
 
 
 
 
POST RELACIONADOS
 


NOTAS
Los 50 mejores documentales de todos...


CARTELERA
Filosofía natural del amor
 
 
 
COMENTARIOS
 

CALIFICACIÓN DE LA GENTE:
5 personas han votado


 
RECOMENDAMOS
  • Gaspar Noé
    Entrevista: "Yo pensé que Love sería más sexy, y pese a que la representación del sexo es muy frontal, la película...
  • El extranjero. 'La nube y el...
    En la primera entrega de su nueva columna mensual, titulada "El extranjero", el crítico y programador de cine, Roger Koza, cuestiona...
  • Un final feliz
    Reseña: En comparación con sus filmes anteriores, Michael Haneke coquetea decisivamente con la comedia, con el lado grotesco e...
  • El club de los insomnes
    Entrevista: Conversamos con los guionistas y directores del filme, Joseduardo Giordano y Sergio Goyri Álvarez, y con las...
  • Sebastián Cordero (Sin...
    Entrevista con Sebastián Cordero, director de 'Sin muertos no hay carnaval'.
  • Nunca estarás a salvo
    Reseña: En el cine de Lynne Ramsay, la vida cotidiana adquiere capas enigmáticas y tintes poco familiares a través de las...
  • El tercer asesinato
    Reseña: Probablemente el género familiar es lo primero que relacionamos con la filmografía de Hirokazu Kore-eda;...
  • João Moreira Salles (El...
    Entrevista con João Moreira Salles, director de 'El intenso ahora'.
  • Kleber Mendonça Filho,...
    "[El mercado] para mí tiene una mezcla de humor con violencia": Kleber Mendonça Filho
  • Jose Álvarez (Los ojos del...
    Entrevista: El documentalista mexicano, Jose Álvarez, sigue los pasos de Hortensia, una habitante de Tuxpan, en Veracruz, que, luego...
 
 
 
 
 
enfilme © 2018 todos los derechos reservados