if ($skins_show == "0") {?>
RESEÑAS >   EN PANTALLA
 
FICHA TÉCNICA
Blade Runner 2049
Blade Runner 2049
 
Estados Unidos/Reino Unido/Canadá
2017
 
Director:
Denis Villeneuve
 
Con:
Ryan Gosling, Harrison Ford, Ana de Armas, Jared Leto, Dave Bautista, Robin Wright
 
Guión:
Hampton Fancher, Michael Green
 
Fotografía:
Roger Deakins
 
Edición:
Joe Walker
 
Música
Benjamin Wallfisch, Hans Zimmer
 
Duración:
163
 

 
Blade Runner 2049
Publicado el 07 - Oct - 2017
 
 
  • Ambiciosamente grandioso en todos los sentidos ?visual, sonoro, temático, dramático?, el filme transmite la sensación de ser un doble ganador porque aterriza de manera oportuna a la rigurosa y fascinante mitología de la original sin la necesidad de repetirse ni caer en la imitación y el homenaje, sino como un verdadero salto evolutivo.  - ENFILME.COM
  • Ambiciosamente grandioso en todos los sentidos ?visual, sonoro, temático, dramático?, el filme transmite la sensación de ser un doble ganador porque aterriza de manera oportuna a la rigurosa y fascinante mitología de la original sin la necesidad de repetirse ni caer en la imitación y el homenaje, sino como un verdadero salto evolutivo.  - ENFILME.COM
  • Ambiciosamente grandioso en todos los sentidos ?visual, sonoro, temático, dramático?, el filme transmite la sensación de ser un doble ganador porque aterriza de manera oportuna a la rigurosa y fascinante mitología de la original sin la necesidad de repetirse ni caer en la imitación y el homenaje, sino como un verdadero salto evolutivo.  - ENFILME.COM
  • Ambiciosamente grandioso en todos los sentidos ?visual, sonoro, temático, dramático?, el filme transmite la sensación de ser un doble ganador porque aterriza de manera oportuna a la rigurosa y fascinante mitología de la original sin la necesidad de repetirse ni caer en la imitación y el homenaje, sino como un verdadero salto evolutivo.  - ENFILME.COM
  • Ambiciosamente grandioso en todos los sentidos ?visual, sonoro, temático, dramático?, el filme transmite la sensación de ser un doble ganador porque aterriza de manera oportuna a la rigurosa y fascinante mitología de la original sin la necesidad de repetirse ni caer en la imitación y el homenaje, sino como un verdadero salto evolutivo.  - ENFILME.COM
  • Ambiciosamente grandioso en todos los sentidos ?visual, sonoro, temático, dramático?, el filme transmite la sensación de ser un doble ganador porque aterriza de manera oportuna a la rigurosa y fascinante mitología de la original sin la necesidad de repetirse ni caer en la imitación y el homenaje, sino como un verdadero salto evolutivo.  - ENFILME.COM
  • Ambiciosamente grandioso en todos los sentidos ?visual, sonoro, temático, dramático?, el filme transmite la sensación de ser un doble ganador porque aterriza de manera oportuna a la rigurosa y fascinante mitología de la original sin la necesidad de repetirse ni caer en la imitación y el homenaje, sino como un verdadero salto evolutivo.  - ENFILME.COM
  • Ambiciosamente grandioso en todos los sentidos ?visual, sonoro, temático, dramático?, el filme transmite la sensación de ser un doble ganador porque aterriza de manera oportuna a la rigurosa y fascinante mitología de la original sin la necesidad de repetirse ni caer en la imitación y el homenaje, sino como un verdadero salto evolutivo.  - ENFILME.COM
  • Ambiciosamente grandioso en todos los sentidos ?visual, sonoro, temático, dramático?, el filme transmite la sensación de ser un doble ganador porque aterriza de manera oportuna a la rigurosa y fascinante mitología de la original sin la necesidad de repetirse ni caer en la imitación y el homenaje, sino como un verdadero salto evolutivo.  - ENFILME.COM
 
por Luis Fernando Galván

Blade Runner 2049 (2017), de Denis Villeneuve, es un inspirado y expansivo seguimiento del icónico filme dirigido por Ridley Scott en 1982. Esta nueva entrega indaga en muchas de las preguntas existenciales introducidas en Blade Runner –si nuestras máquinas pueden pensar y sentir ¿son todavía máquinas? ¿cómo sabemos que podemos confiar en nuestros recuerdos? ¿los androides sueñan con ovejas eléctricas, unicornios o caballos de madera?–, pero sin ser una iteración generacional de su precursor.

Una de las ventajas que tenía Villeneuve –y que la exprime al máximo–, se debe a que la marca de Blade Runner no se ha diluido en las décadas intermedias por secuelas burdas e innecesarias como sí lo han hecho muchas franquicias. Dado el estatus de “culto” de la original, elaborar una secuela implicaba un riesgo y un reto al mismo tiempo. Ambiciosamente grandioso en todos los sentidos –visual, sonoro, temático, dramático–, el filme transmite la sensación de ser un doble ganador porque aterriza de manera oportuna a la rigurosa y fascinante mitología de la original sin la necesidad de repetirse ni caer en la imitación y el homenaje, sino como un verdadero salto evolutivo.

La acción tiene lugar 30 años después de los acontecimientos narrados en Blade Runner, de nuevo en Los Ángeles, en una distopía ciberpunk aún más desconcertante. Los automóviles voladores, los hologramas publicitarios perversamente gigantescos y los sistemas de vigilancia extraídos de la mente de George Orwell permanecen, pero el clima postapocalíptico es aún más grave, más sombrío, más peligroso, de modo que la ciudad está incesantemente enmarcada por la constante lluvia ácida que cae de los cielos grises y contaminados. Tyrell Corporation –la compañía dedicada a fabricar androides conocidos como “replicantes”– está en plena decadencia, y esta situación es aprovechada por el enigmático Niander Wallace (Jared Leto), un fabricante de replicantes que anhela encontrar la clave para la extinción de los humanos. En este contexto, un oficial de la policía de Los Ángeles llamado K (Ryan Gosling) –responsable de buscar, perseguir y “retirar” a los androides renegados– es advertido por la teniente Joshi (Robin Wright) del cataclismo que se aproxima, así que él debe emprender una peligrosa misión para evitar la catástrofe.

En el filme original, el personaje de Rick Deckard (Harrison Ford) es un policía renuente enviado a “retirar” a los replicantes rebeldes que sólo quieren más vida y poder. Esta secuela se hunde en esta arena y enriquece inteligentemente lo que ya habíamos visto al recoger y canalizar hábilmente algunos de los grandes temas para una experiencia mucho más directa y menos ambigua. Es cierto, 2049 carece de la actitud neo-noir de la historia detectivesca de su predecesora, pero el guion de Hampton Fancher y Michael Green compensa esa pequeña carencia con un elevado poder emocional mediante un examen fresco, vibrante e intrigante de ese conocido tropo de la ciencia ficción: ¿Qué significa ser humano en un contexto de Inteligencia Artificial?

Villeneuve ha demostrado su habilidad para abordar tramas complejas –que orbitan alrededor de la búsqueda de la identidad, los límites de los seres humanos, los laberintos morales y la reconstrucción de la memoria personal–​​de una manera visualmente creativa y metafórica. Está claro, por su acercamiento al cine –en películas como Arrival y Enemy, específicamente–, que siente afecto por el género de la ciencia ficción. En esta ocasión, el director canadiense se muestra cauteloso en otorgar respuestas definitivas, pero su astucia se refleja en la manera que construye una solemne exploración de la identidad y la memoria, apoyándose en otras cuestiones como el temor de un futuro sombrío, la posibilidad de ser esclavizado por la tecnología, las imágenes y las percepciones que constituyen la conciencia, el aislamiento y la soledad, la conformidad y el heroísmo, la pérdida y la salvación.

A lo largo del relato destaca la participación de los personajes femeninos: las mujeres en el cine de Villeneuve son a menudo protagonistas, y aunque el papel central aquí se le confía a Gosling, es innegable que ellas (Robin Wright como su superiora; Ana de Armas como su fiel acompañante; Mackenzie Davis como la prostituta que pretende seducirlo; y Sylvia Hoeks como su antítesis) funcionan como una fuerza motriz que motivan y desafían a K a descubrir sus alcances y límites. La odisea del protagonista es una epifanía verdaderamente sorprendente y desgarradora, atada con paranoia, amenazas, recuerdos tramposos y una pequeña dosis de dilemas morales –esta última evidenciada en el sentir y pensar de Niander cuando sentencia: “Cada paso de la civilización fue construido en la espalda de los esclavos”.

Los acontecimientos de Blade Runner 2049 se desarrollan en varias y distintas locaciones; esta estrategia amplía coherentemente los escenarios de la acción, pero manteniendo una fluidez que le permite al espectador comprender fácilmente que se trata del mismo universo orquestado por Scott. El protagonista transita de una gris y densamente poblada ciudad de Los Ángeles, a un amarillento terreno desierto, a un club nocturno abandonado, a un edificio minimalista cubierto de nieve. Aunque podrían ser catalogados como excesivos, los imponentes valores de producción están totalmente justificados para el universo que plantea el filme. La diversidad de espacios le permite al cinefotógrafo británico, Roger Deakins, explorar el esplendor de su pertinaz ojo para ofrecer una clase magistral de composición, equilibrio y armonía en cada uno de los planos que propone; desde las panorámicas y cenitales de las ciudades de California hasta los primeros planos del rostro desconsolado de K, pasando por los constantes juegos con las luces neón de colores intensos y brillantes. La fotografía destaca el detalle asombroso de este ambiente turbio creado a través del diseño de producción de Dennis Gassner, las decoraciones de los elementos arquitectónicos y escultóricos de Alessandra Querzola y los sutiles efectos especiales que proporcionan una capa visual dinámica para su presentación en pantalla grande. Por desgracia, hay que señalar que, en comparación con el trabajo trascendente y abrumador de Vangelis en Blade Runner, la banda sonora de la secuela es minúscula. Los compositores Hans Zimmer y Benjamin Wallfisch pretenden igualar la mezcla de sonidos y sintetizadores del compositor griego, pero se quedan en una frágil imitación.

Otro gran mérito del filme es la interpretación soberbiamente silenciosa, calma y meditabunda de Ryan Gosling; el actor recurre a esa especie de sigilo que utilizó para encarnar al antihéroe solitario y estoico de Drive (Nicolas Winding Refn, 2011), aunque el viaje emocional de K es mucho más complejo y desesperanzador. El actor está bien acompañado de Ana de Armas, quien interpreta a su fiel y leal compañera, aunque su participación –movimientos y gesticulaciones– se ve limitada debido a los rasgos y las características de su personaje (que es mejor no revelar aquí); su personaje desprende una melancólica ternura por el compromiso, la nobleza y la ingenuidad con la que se dirige a su pareja. Por su parte, Harrison Ford emana una vulnerabilidad verosímil y visceral asociada a la angustia y desesperación que se esperaba de Deckard después del enigmático desenlace de la primera película. 

Con un equilibrio perfecto entre la historia, la atmósfera, la reflexión, la acción y el ritmo (una hazaña, la última, dada la extensa duración del filme y la languidez contemplativa característica de Villeneuve), la película es una auténtica recompensa para la audiencia. El filme motivará a los espectadores a revisitar la obra original, pero la inquebrantable mezcla de filosofía existencial, ingeniería genética y estética ciberpunk de Blade Runner 2049 trasciende cualquier  comparación para erigirse como una notable obra de la ciencia ficción contemporánea por derecho propio.

 
COMPARTE:
 
ANTERIOR
SIGUIENTE
EN PANTALLA
Avatar
 
 
 
 
 
 
 
 
 
POST RELACIONADOS
 


CARTELERA
Los indestructibles 3


NOTAS
Celebridades vistas como pinturas...


NOTAS
VIDEO: El especial de Stanley Kubrick...
 
 
 
COMENTARIOS
 

CALIFICACIÓN DE LA GENTE:
8 personas han votado


 
RECOMENDAMOS
  • Día 3. ‘Happy End’ de Michael...
    Tercera jornada de actividades del 15º Festival Internacional de Cine de Morelia (FICM).
  • Día 2. ‘Loveless’ de Andrey...
    Segunda jornada de actividades del 15º Festival Internacional de Cine de Morelia (FICM).
  • Selección Oficial de...
    Primeras impresiones sobre cada uno de los 7 largometrajes que integran la Selección Oficial (Ficción) del 15º Festival...
  • Día 1. ‘Coco’, de...
    En la primera jornada de actividades del 15º Festival Internacional de Cine de Morelia (FICM) tuvimos la oportunidad de ver la nueva...
  • Leviathan
    Reseña: Leviathan es un filme demoledor. Un contundente ejemplo del poder expresivo del cine en su búsqueda por desentrañar...
  • Blade Runner 2049
    Reseña: Ambiciosamente grandioso en todos los sentidos –visual, sonoro, temático, dramático–, el filme...
  • Muerte misteriosa
    Soundtrack: La banda sonora del thriller criminal 'Wind River' es obra del cantante y compositor australiano, Nick Cave, y su colaborador...
  • 57 BFI London Film Festival
    Del 9 al 20 de octubre. Londres. Crónica escrita y en video.
  • Eso
    Reseña: 'Eso' posee una cantidad respetable de travesuras carnavalescas y un pertinente entendimiento de cómo operan las experiencias...
  • The Shape of Water del...
    "Una fábula con mensaje político”.
 
 
 
 
 
enfilme © 2017 todos los derechos reservados