if ($skins_show == "0") {?>
RESEÑAS >   EN PANTALLA
 
FICHA TÉCNICA
Harry Potter and the Deathly Hallows: Part 2
Harry Potter y las reliquias de la muerte - Parte 2
 
EE.UU-Reino Unido
2011
 
Director:
David Yates
 
Con:
Daniel Radcliffe, Emma Watson, Rupert Grint, Ralph Fiennes, Michael Gambon, Alan Rickman, Helena Bonham Carter, Jim Broadbent, David Thewlis, Julie Walters
 
Guión:
Steve Kloves, J.K. Rowling (novela)
 
Fotografía:
Eduardo Serra
 
Edición:
Mark Day Duración:
130 min
 

 
Harry Potter y las reliquias de la muerte - Parte 2
Publicado el 14 - Jul - 2011
 
 
Harry Potter dejó de ser un niño para convertirse en mago ?su responsabilidad no es poca cosa. - ENFILME.COM
 

Por Martín Rodríguez García (@Chukunu)

Son pocas, muy pocas, las sagas cinematográficas que han sabido manejar la emoción y mantener a sus fanáticos: Star WarsToy StoryEl señor de los anillos, y eso es todo. O casi, porque en esa lista falta Harry Potter, cuya última entrega es la culminación de un recorrido que ha delimitado una etapa de muchas vidas –esto puede que no te importe– pero también ha dejado una huella indeleble en la cultura popular –esto, en cambio, no puede pasar desapercibido. Una culminación que, además, lo hace de manera alucinante.

La película es la segunda parte de la adaptación de un mismo libro y, de no ser justamente por esta división que provoca que no haya un balance de sucesos relevantes entre las dos películas, podría considerarse la mejor adaptación al cine de los siete textos escritos por J. K. Rowling, incluso mejor que la tercera entrega: Harry Potter y el Prisionero de Azkaban (que por su apego al libro y su perfecta construcción del arco narrativo, es la mejor adaptación de la saga).

La película resulta sumamente entretenida. Desde el inicio la tensión está presente. La combinación es infalible: los misterios planteados en los filmes anteriores son finalmente resueltos –esta redondez se agradece siempre–, las sospechas sobre el verdadero rol de algunos personajes son confirmados y la emoción se mantiene gracias a peleas muy bien coreografiadas, explosiones y diálogos reveladores. Pero son los momentos emotivos los que hacen a la película tan entrañable, seas o no fanático del mago más famoso del mundo.

Harry Potter dejó de ser un niño para convertirse en mago –su responsabilidad no es poca cosa. Lo que él no sabía es que aunado a ese fantástico descubrimiento, grandes problemas del mundo mágico estaban relacionados directamente con él. Su destino es el de un héroe –él es el único sobreviviente de la maldición mortal Avada Kedavra–, y tal destino incluye sufrimiento, dolor físico, muerte a su alrededor y la constante amenaza de perder a sus seres queridos.

Durante su vida siempre hay incertidumbre. La única certeza es que el hombre que asesinó a sus padres volverá. La misión de su vida es clara y el encuentro final ha llegado, después de diez años de películas (lanzadas entre 2001 y 2011) y diez años de libros (presentados entre 1997 y 2007), con un casting recurrente –el mayor atributo de continuidad de la saga–, cuatros directores, seis fotógrafos, un mismo director de arte y dos guionistas (Steve Kloves escribió todas, salvo Harry Potter y la orden del fénix, a cargo de Michael Goldenberg).

La trama es compleja, cargada de importantes elementos –objetos físicos, conexiones mágicas e incluso situaciones metafísicas– y alterna subtramas claramente explicadas. Las secuencias que resuelven la búsqueda de los horcruxes, el destino de las tres reliquias de la muerte, el encuentro inminente entre Lord Voldemort y Harry Potter y, por lo tanto, una épica batalla entre mortífagos y magos buenos –con varias muertes de por medio– están perfectamente orquestadas en la película más corta de la serie.

Punto en contra: los desenlaces de algunos personajes son poco claros para el espectador que no conoce los libros. El ejemplo más claro es el encuentro entre la señora Weasley y Bellatrix Lestrange. La razón no justifica, pero de algo sirve: el libro consta de 759 páginas en su edición de pasta dura en inglés. El tiempo cinematográfico difícilmente acepta semejantes excesos, pero además requiere acentos para fortalecer el dramatismo.

Hogwarts es el escenario principal para la batalla final. Reducido a escombros, el espacio se vuelve el lugar idóneo por su importancia en la historia y su apariencia apocalíptica. Ya no hay vuelta de hoja: Harry Potter y las reliquias de la muerte parte 2 es (al menos que J. K. Rowling se aventure a escribir un historia posterior –o previa–, lo cual es poco probable), la última película. Es un entretenido blockbuster de verano, sí, pero también un digno, dignísimo cierre a la saga que marcó de por vida a millones de personas que crecimos con ella. El uso del verbo “crecer” no es caprichoso. Cuesta trabajo decirlo: el mundo de Harry ha llegado a su fin.

 
COMPARTE:
 
ANTERIOR
EN PANTALLA
El árbol de la vida
SIGUIENTE
EN PANTALLA
El turista
 
 
 
 
 
 
 
 
 
POST RELACIONADOS
 


NOTAS
Imágenes. ¿Cómo luce ‘La Bella y la...


NOTAS
10 consejos de cine de David Lynch


NOTAS
Ganadores: Primera edición de los...
 
 
 
COMENTARIOS
 

CALIFICACIÓN DE LA GENTE:
0 personas han votado


 
RECOMENDAMOS
 
 
 
 
 
enfilme © 2017 todos los derechos reservados