if ($skins_show == "0") {?>
RESEÑAS >   EN PANTALLA
 
FICHA TÉCNICA
KLIP
KLIP
 
Serbia
2012
 
Director:
Maja Milos
 
Con:
Isidora Simijonovic, Vukasin Jasnic, Sanja Mikitisin
 
Guión:
Maja Milos
 
Fotografía:
Vladimir Simic
 
 
Música
102 min.
 
Duración:
 

 
KLIP
Publicado el 12 - Jul - 2014
 
 
  • El libertinaje underage en la Serbia contemporánea es filmado sin tapujos por Maja Milos en Klip, una historia que sigue el día a día de una adolescente descarriada, Jasna (Isidora Simijonovic),  de 16 años, hermosa y huraña que vive con su familia en un modesto  departamento anexo a un barrio de un pueblo de Serbia, apoltronado a la  manera de los suburbios. Su padre enfermo de cáncer la deprime y su  madre, agotada por la carga familiar, la regaña constantemente a causa  de la indiferencia y el tedio que demuestra por su moribundo progenitor.  - ENFILME.COM
  • El libertinaje underage en la Serbia contemporánea es filmado sin tapujos por Maja Milos en Klip, una historia que sigue el día a día de una adolescente descarriada, Jasna (Isidora Simijonovic),  de 16 años, hermosa y huraña que vive con su familia en un modesto  departamento anexo a un barrio de un pueblo de Serbia, apoltronado a la  manera de los suburbios. Su padre enfermo de cáncer la deprime y su  madre, agotada por la carga familiar, la regaña constantemente a causa  de la indiferencia y el tedio que demuestra por su moribundo progenitor.  - ENFILME.COM
  • El libertinaje underage en la Serbia contemporánea es filmado sin tapujos por Maja Milos en Klip, una historia que sigue el día a día de una adolescente descarriada, Jasna (Isidora Simijonovic),  de 16 años, hermosa y huraña que vive con su familia en un modesto  departamento anexo a un barrio de un pueblo de Serbia, apoltronado a la  manera de los suburbios. Su padre enfermo de cáncer la deprime y su  madre, agotada por la carga familiar, la regaña constantemente a causa  de la indiferencia y el tedio que demuestra por su moribundo progenitor.  - ENFILME.COM
  • El libertinaje underage en la Serbia contemporánea es filmado sin tapujos por Maja Milos en Klip, una historia que sigue el día a día de una adolescente descarriada, Jasna (Isidora Simijonovic),  de 16 años, hermosa y huraña que vive con su familia en un modesto  departamento anexo a un barrio de un pueblo de Serbia, apoltronado a la  manera de los suburbios. Su padre enfermo de cáncer la deprime y su  madre, agotada por la carga familiar, la regaña constantemente a causa  de la indiferencia y el tedio que demuestra por su moribundo progenitor.  - ENFILME.COM
  • El libertinaje underage en la Serbia contemporánea es filmado sin tapujos por Maja Milos en Klip, una historia que sigue el día a día de una adolescente descarriada, Jasna (Isidora Simijonovic),  de 16 años, hermosa y huraña que vive con su familia en un modesto  departamento anexo a un barrio de un pueblo de Serbia, apoltronado a la  manera de los suburbios. Su padre enfermo de cáncer la deprime y su  madre, agotada por la carga familiar, la regaña constantemente a causa  de la indiferencia y el tedio que demuestra por su moribundo progenitor.  - ENFILME.COM
  • El libertinaje underage en la Serbia contemporánea es filmado sin tapujos por Maja Milos en Klip, una historia que sigue el día a día de una adolescente descarriada, Jasna (Isidora Simijonovic),  de 16 años, hermosa y huraña que vive con su familia en un modesto  departamento anexo a un barrio de un pueblo de Serbia, apoltronado a la  manera de los suburbios. Su padre enfermo de cáncer la deprime y su  madre, agotada por la carga familiar, la regaña constantemente a causa  de la indiferencia y el tedio que demuestra por su moribundo progenitor.  - ENFILME.COM
  • El libertinaje underage en la Serbia contemporánea es filmado sin tapujos por Maja Milos en Klip, una historia que sigue el día a día de una adolescente descarriada, Jasna (Isidora Simijonovic),  de 16 años, hermosa y huraña que vive con su familia en un modesto  departamento anexo a un barrio de un pueblo de Serbia, apoltronado a la  manera de los suburbios. Su padre enfermo de cáncer la deprime y su  madre, agotada por la carga familiar, la regaña constantemente a causa  de la indiferencia y el tedio que demuestra por su moribundo progenitor.  - ENFILME.COM
  • El libertinaje underage en la Serbia contemporánea es filmado sin tapujos por Maja Milos en Klip, una historia que sigue el día a día de una adolescente descarriada, Jasna (Isidora Simijonovic),  de 16 años, hermosa y huraña que vive con su familia en un modesto  departamento anexo a un barrio de un pueblo de Serbia, apoltronado a la  manera de los suburbios. Su padre enfermo de cáncer la deprime y su  madre, agotada por la carga familiar, la regaña constantemente a causa  de la indiferencia y el tedio que demuestra por su moribundo progenitor.  - ENFILME.COM
  • El libertinaje underage en la Serbia contemporánea es filmado sin tapujos por Maja Milos en Klip, una historia que sigue el día a día de una adolescente descarriada, Jasna (Isidora Simijonovic),  de 16 años, hermosa y huraña que vive con su familia en un modesto  departamento anexo a un barrio de un pueblo de Serbia, apoltronado a la  manera de los suburbios. Su padre enfermo de cáncer la deprime y su  madre, agotada por la carga familiar, la regaña constantemente a causa  de la indiferencia y el tedio que demuestra por su moribundo progenitor.  - ENFILME.COM
 

Por Verónica Sánchez (@Sofiasanmarin)

El libertinaje underage en la Serbia contemporánea es filmado sin tapujos por Maja Milos en Klip, una historia que sigue el día a día de una adolescente descarriada, Jasna (Isidora Simijonovic), de 16 años, hermosa y huraña que vive con su familia en un modesto departamento anexo a un barrio de un pueblo de Serbia, apoltronado a la manera de los suburbios. Su padre enfermo de cáncer la deprime y su madre, agotada por la carga familiar, la regaña constantemente a causa de la indiferencia y el tedio que demuestra por su moribundo progenitor.

La joven se refugia de su sombrío hogar (con olor a muerte) y de la escuela (ante la indiferencia del profesorado) en fiestas junto a sus amigas y compañeras de clase, en las que abundan las drogas y el alcohol. El tema preferido: cómo ser sexualmente extremas y no ser censuradas o quedar embarazadas en el intento.

Jasna gusta de distraerse y hacerse la alegre lejos de su casa. Para perpetuar ese júbilo deja registro de todos sus excesos en su teléfono celular, regalo de un tío de Qatar. El sexo desbocado es otra de las materias que más le ocupan a nivel individual, sobre todo cuando se enamora de Djole (Vusakin Jasnic), un muchacho dos años mayor que ella; un patán de su mismo colegio y con el que inicia una relación sadomasoquista y sumisa, con claros acentos voyeurs al más puro estilo de la era digital: videos de porno amateur. La cámara de su teléfono se convierte en un diario digital de su autocomplacencia y entrega al narcisismo corporal. Jasna graba en el celular su día a día (sus movimientos de stripper, las fechorías de sus camaradas, los llantos prolijos de su madre, la pasividad de su padre al descansar plácidamente y el sexo degradante que está teniendo con el poco empático Djole). A través de esas imágenes entramos a la intimidad de la chica y a su entorno como en una bitácora detallada en decadencia a la luz de una cámara de 5 megapixeles.

Pronto se nos revela un tópico del que pende el paralelismo entre la vida familiar y los excesos adolescentes: la evasión de la muerte y el sexo como un irremediable factor a favor de la autodestrucción (gracias por el detalle, doctor Freud). Los excesos exhibicionistas y etílicos de Jasna son una excusa para olvidar una realidad que no acepta, una ausencia total de comunicación con su familia, y una tristeza arrastrada y no asumida por el probable y futuro deceso de su padre, que se decanta a través de una relación de amor virulenta en que el sujeto femenino (ella) actúa como concubina sumisa y mero objeto sexual, para ser digna de él. Su relación con Djole, muestra a detalle un peligroso camino al amor destructivo y servilismo sexual rayando en la vejación —para satisfacer al muchacho, Jasna se convierte histriónicamente en una perra a cuatro patas, ladra en voz baja, se deja sujetar con un cinturón alrededor del cuello a modo de correa y menea la cola de felicidad. Ella convive entre la extrema pobreza que la rodea y el culto a la imagen, fomentada por el auge de la tecnología y las redes sociales, una autoestima digital que la empuja a enfocar sus mejores ángulos ante la cámara en sus poses más ignominiosas, sin un ápice de crítica.

Klip es la ópera prima de la directora serbia, Maja Milos, una historia cargada de salvajismo sexual. La joven protagonista, en busca del amor, impotente frente a la enfermedad de su padre y la falta de sentido común de su madre, explora los límites del placer y las drogas. Milos aboga por un realismo extremo que desecha por completo los límites de la pornografía y logra de tal modo una explicitud escandalosa. Basta recordar que generó controversia en su país de origen, y en Rusia fue censurada por la crudeza de sus imágenes.

La estética de Klip tiene una atmósfera estridente, cercana al porno amateur que predomina en los canales gratuitos triple equis de Internet. La narrativa se inscribe dentro de la línea del cinema verité, gracias al formato visual de cámara de celular en mano que se moviliza al compás de la acciones de la heroína —forma que dribla todo el tiempo con el ojo del narrador omnisciente detrás de la cámara profesional.

Klip retrata cómo vive actualmente un sector de la juventud serbia, en una línea que rememora a otras cintas juveniles cargadas de controversia como Kids (1995), de Larry Clark, o la serie inglesa Skins (2007). El argumento central y la personalidad de Jasna recrean la situación actual en la que los jóvenes de su país se desenvuelven. La sociedad suburbana de clase media baja, disoluta, sin paternidad estatal ni familiar, ha sido prohijada por una cadena de inestabilidades nacionales que conduce a su juventud al desarraigo. Los adolescentes de Klip supuran orfandad, apoltronados entre la pobreza y los problemas fronterizos —en el centro y el este de Europa los movimientos de fronteras han sido tan frecuentes en los dos últimos siglos que ningún país puede afirmar con rotundidad dónde comienzan y acaban sus límites— que les devuelven la conciencia de que no deben lealtad a nadie. La evidencia: la miseria que los rodea y las ruinas de las construcciones diseñadas por arquitectos socialistas, en las que el sexo underground y los graffitis son las únicas ilustraciones de la vida cotidiana. Es un fenómeno nuevo para las generaciones pasadas, gozosas de haberse independizado de la República Federal Socialista de Yugoslavia, pero sesgadas en el extrarradio de Belgrado, donde se encuentran los menos favorecidos. Porque desde 2006, cuando Serbia recuperó su soberanía no parece haber válvula de escape para la crisis económica, social e ideológica que cunde a este país. Como ejemplo, una escena donde los jóvenes andan de pinta y vitorean a una Kosovo supuestamente libre en edificios abandonados: porque al igual que ellos, la vida cotidiana les recuerda que todavía son parte de la cultura serbia, aún en busca de una estabilidad en la paz.

 

 
COMPARTE:
 
ANTERIOR
EN PANTALLA
Vamos a jugar al infierno
SIGUIENTE
EN PANTALLA
Jersey Boys: Persiguiendo la música
 
 
 
 
 
 
 
 
 
POST RELACIONADOS
 


NOTAS
Críticos de cine de Dinamarca posan a...


EN PANTALLA
Paraísos artificiales


NOTAS
Se acerca la 6° edición de Mórbido,...
 
 
 
COMENTARIOS
 

CALIFICACIÓN DE LA GENTE:
13 personas han votado


 
RECOMENDAMOS
  • Selección Oficial de...
    Primeras impresiones sobre cada uno de los 11 largometrajes que integran la Selección Oficial (Ficción) del 16º Festival...
  • Museo
    Reseña: El filme de Alonso Ruizpalacios enfatiza sus mecanismos de representación; erigiéndose como una película de...
  • Nuestro tiempo
    Nuestro tiempo es un espejo que para muchos espectadores podrá servir como el vehículo de introspección que posiblemente fue...
  • Tiempo compartido
    Reseña: Sebastián Hofmann confecciona un fascinante híbrido que oscila de la sátira social al thriller de...
  • Sebastián Hofmann (Tiempo...
    Entrevista con Sebastián Hofmann, director de 'Tiempo compartido'
  • Los adioses
    Reseña: El filme de Natalia Beristáin se revela como una táctica inteligente para hablar de feminismo y hacer un...
  • Gaspar Noé
    Entrevista: "Yo pensé que Love sería más sexy, y pese a que la representación del sexo es muy frontal, la película...
  • El extranjero. 'La nube y el...
    En la primera entrega de su nueva columna mensual, titulada "El extranjero", el crítico y programador de cine, Roger Koza, cuestiona...
  • Un final feliz
    Reseña: En comparación con sus filmes anteriores, Michael Haneke coquetea decisivamente con la comedia, con el lado grotesco e...
  • El club de los insomnes
    Entrevista: Conversamos con los guionistas y directores del filme, Joseduardo Giordano y Sergio Goyri Álvarez, y con las...
 
 
 
 
 
enfilme © 2018 todos los derechos reservados