if ($skins_show == "0") {?>
RESEÑAS >   EN PANTALLA
 
FICHA TÉCNICA
Los bañistas
Los bañistas
 
México
2014
 
Director:
Max Zunino
 
Con:
Sofía Espinosa, Juan Carlos Colombo, Harold Torres, Armando Espitia
 
Guión:
Max Zunino, Sofía Espinosa
 
Fotografía:
Dariela Ludlow
 
Edición:
Yoame Escamilla
 
Música
Sebastián Zunino
 
Duración:
83 min.
 

 
Los bañistas
Publicado el 31 - Mar - 2016
 
 
  • Reseña: En su ópera prima, Max Zunino le rinde tributo al espíritu de la solidaridad social mediante un relato que aborda los conflictos intergeneracionales y destaca la necesidad de la convivencia armónica al interior de una sociedad.  - ENFILME.COM
  • Reseña: En su ópera prima, Max Zunino le rinde tributo al espíritu de la solidaridad social mediante un relato que aborda los conflictos intergeneracionales y destaca la necesidad de la convivencia armónica al interior de una sociedad.  - ENFILME.COM
  • Reseña: En su ópera prima, Max Zunino le rinde tributo al espíritu de la solidaridad social mediante un relato que aborda los conflictos intergeneracionales y destaca la necesidad de la convivencia armónica al interior de una sociedad.  - ENFILME.COM
  • Reseña: En su ópera prima, Max Zunino le rinde tributo al espíritu de la solidaridad social mediante un relato que aborda los conflictos intergeneracionales y destaca la necesidad de la convivencia armónica al interior de una sociedad.  - ENFILME.COM
  • Reseña: En su ópera prima, Max Zunino le rinde tributo al espíritu de la solidaridad social mediante un relato que aborda los conflictos intergeneracionales y destaca la necesidad de la convivencia armónica al interior de una sociedad.  - ENFILME.COM
 
por Luis Fernando Galván

A partir de los acontecimientos del 15-M (también conocido como el “movimiento de los indignados” ocurrido en mayo de 2011 en España, donde los ciudadanos salieron a las calles y plazas para levantar su voz contra la corrupción, el paro laboral, la injusticia social y la crisis económica), el realizador mexicano nacido en Uruguay, Max Zunino, elabora un filme de ficción, Los bañistas (2014), que le rinde tributo al espíritu de la solidaridad social. 

La ópera prima de Zunino, ambientada en la Ciudad de México durante las protestas de 2012 en contra de Enrique Peña Nieto, cuando éste tomó posesión como Presidente de la República, retrata un universo de empobrecimiento moral y económico donde habita Flavia (Sofía Espinosa), una adolescente que ve cómo sus aspiraciones de estudiar Artes Plásticas son estropeadas cuando le notifican que la universidad cancela las inscripciones debido a las huelgas estudiantiles. Frustrada e inmersa en un desolador panorama para los jóvenes estudiantes, ella trata de sobrevivir con los pesos que su madre le envía; sin embargo, la joven recibe la advertencia de su tía, mujer que le renta un departamento, que, si no paga, debe abandonar ese espacio. Su vecino es Martín (Juan Carlos Colombo), un hombre maduro de 65 años que, inmerso en rígidas y monótonas rutinas laborales, pierde su trabajo.

Aunque son vecinos, no se prestan atención el uno al otro; parecen creer que si dan el siguiente paso violarán la esfera de la intimidad. Hábilmente, el director, con la ayuda de la cinefotógrafa mexicana, Dariela Ludlow (Morir de pie, 2011; No quiero dormir sola, 2012), muestra a los protagonistas confinados en las habitaciones para transmitir la sensación de aislamiento emocional. Los silencios –de seres humanos solitarios que se esconden bajo cuatro paredes– y las repeticiones –producto de una vida monótona– son los elementos que juegan a favor de la construcción de los ambientes privados. Abundan los planos medios para observar parte del cuerpo del personaje y la relación que establece con el lugar que habita; Zunino y Ludlow tienen una predilección por configurar encuadres siempre apoyándose en las líneas horizontales y verticales pertenecientes a las puertas, ventanas y paredes de los espacios arquitectónicos que retratan. El director opta por una iluminación que apuesta a la luz blanquecina con la intención de restarle dramatismo a la situación. El mundo, a las afueras del edificio, grita e invade las vidas de Flavia y Martín amenazando con penetrar sus puertas. En primer lugar, con la crisis financiera; en segundo lugar, con un campamento de manifestantes que ha ocupado la calle –justo donde está el inmueble que los protagonistas habitan– para expresar su descontento. Entre este grupo se encuentran dos estudiantes que sin demasiada convicción se mantienen en el plantón: Sebastián (Harold Torres) y Pedro (Armando Espitia), con quienes Flavia mantiene diálogos y encuentros ocasionales cada vez que sale de su vivienda.

Con cuidadosos movimientos de cámara que se asemejan a una mirada intrusiva que busca averiguar qué hay en los espacios íntimos de estos personajes, el director nos presenta objetos cotidianos que  dicen mucho sobre las personalidades de Flavia y Martín. La ropa arrugada y tirada en el suelo son el reflejo de la vida desorganizada y caótica que lleva la joven; mientras que una mesa limpia y ordenada, y un burro de planchar con camisas tersas y estiradas hablan de la disciplina de un hombre exigente y testarudo. Los dos personajes solitarios, en plena crisis económica y existencial, se encuentran al interior de sus departamentos. Cuando se conocen, hay pequeñas y breves chispas de fricción debido a las diferencias de edad y carácter. Ella es jovial, enérgica, extrovertida, y por momentos un tanto ingenua e infantil; él es sereno, introvertido, metódico, cuidadoso, pero luce fatigado, resignado y desencantado. 

Ambos comparten la desilusión de pertenecer a un sistema que utiliza a las personas para fervientemente producir dinero y después desecharlas; se trata de una sociedad motivada por la competitividad y el individualismo más que por la solidaridad, el afecto y la cooperación. En este sentido, Zunino crea un estimulante juego de espejos: tanto Flavia como Martín se muestran egoístas, reacios a crear un vínculo afectivo con otros integrantes de la sociedad. Viven ensimismados en sus propios conflictos, encerrados en sus respectivos departamentos y ahogados por sus miedos percatándose poco a poco que padecen un proceso de deterioro físico y emocional, y en ese momento deciden acudir al otro. Sin embargo, el guión –coescrito por Zunino y Sofía Espinosa– no logra consolidar de manera espontánea y paulatina la relación entre ambos. Su conexión evoluciona de manera artificial en situaciones trucadas que rompen con la esencia de los personajes. La metamorfosis emocional de Flavia y Martín parece darse de la noche a la mañana atentando en contra de la franqueza planteada en el inicio del filme y evitando que el espectador perciba una sensación latente y honesta de que en algún momento pueden cambiar sus respectivas formas de actuar, sentir y ver la vida.

En el escenario planteado por Zunino, los jóvenes estudiantes como Sebastián y Pedro, aquellos que pretenden formarse para ser productivos en su edad adulta, y los viejos, aquellos que son marginados porque han perdido cualidades físicas y mentales para continuar con su vida laboral, son los marginados, son los dos polos que se asumen como opuestos pero que, conforme avanzan en el camino se encuentran y se percatan de la existencia del otro. Ambos se encuentran relegados y marginados en un feroz sistema. Ellos dudan y no saben cómo afrontar los desafíos que se les presentan respecto a la falta de oportunidades para estudiar y trabajar. Si bien la situación parece caótica, el guión opta por confeccionar un relato sobre la esperanza, señalando que es posible una renovación de los valores en medio de una crisis.

Con una notable y conmovedora modestia, Zunino retrata la esperanza de un nuevo impulso social contemporáneo arrojando algunas pinceladas de humanismo en cada uno de los personajes. El director logra que ellos se comuniquen de manera directa mediante diálogos que sostienen frente a frente, aislándose de todas aquellas tecnologías de comunicación (internet, telefonía celular, radio, televisión) que sólo son utilizadas al margen de las acciones centrales. La comunicación directa, física, ya sea en la calle o en la privacidad de los departamentos, juega un papel muy importante para ocasionar la ruptura del aislamiento social en el que estaban acostumbrados a vivir.

El sentido de comunidad y fraternidad que busca transmitir Zunino es universal y necesario durante una época de crisis provocada por la globalización económica. En este sentido, Sofía Espinosa encarna eficazmente la esperanza de una renovación social desde una convincente actuación donde emprende –contrariamente al trayecto de su personaje en Vete más lejos Alicia (Dir. Elisa Miller, 2010)– un viaje hacia el interior de un espacio social con la intención de encontrar su lugar en el mundo y ayudándoles a otros a hacer lo mismo. La joven no oculta sus errores y fallas, los asume con una sinceridad vital que le sirve para experimentar su propia identidad. Flavia, a bordo de su bicicleta, vagabundea por la ciudad que vive en constante tráfico, ajetreo y manifestaciones; se mueve a un ritmo distinto en un espacio urbano. Por el contrario, las motivaciones del personaje de Martín, aunque interpretado con aplomo por Juan Carlos Colombo, son pálidas y carecen de un armazón que justifique su incongruente comportamiento, por ejemplo, rechazar continuamente a su compañera de trabajo y aceptar bajo su techo de manera inmediata a la joven. Incluso, si esta acción responde a una motivación sexual por parte de Martín o sólo es una oportunidad para atenuar su soledad, ambas opciones se sienten forzadas.

La película es un relato acerca de los conflictos intergeneracionales y la necesidad de la convivencia armónica al interior de una sociedad. También funciona como una utopía social donde es posible que la gente se ayude mutuamente en una especie de nueva economía donde el intercambio de favores y alimentos le permiten a todos los involucrados continuar con sus aspiraciones cotidianas: Flavia, Martín, Sebastián y Pedro organizan una comunidad en la que todos salen beneficiados. A pesar de ello, la brusquedad presente en la evolución de la personalidad de Martín y sus intenciones poco claras ocasionan que el desenlace del filme sea un tanto decepcionante debido a que, pese a la crítica social y política que visualmente está muy presente a lo largo del relato, ésta no se desarrolla a fondo, y la amenaza de un estallido social ocurre en calma y sosiego. Hacia el final, el guión acomoda las situaciones para que cada personaje tome un rumbo distinto. La maduración de los individuos acontece de manera simulada y, en lugar de que cada uno haya encontrado su camino, parece que han decidido abandonar los lazos que los habían unido.

LOS BAÑISTAS TRAILER from max zunino on Vimeo.

 
COMPARTE:
 
ANTERIOR
EN PANTALLA
Batman vs. Superman: El origen de la justicia
SIGUIENTE
EN PANTALLA
Chronic: El último paciente
 
 
 
 
 
 
 
 
 
POST RELACIONADOS
 


NOTAS
25 grandes películas que se fueron de...


NOTAS
Se anuncia la competencia oficial del...


CARTELERA
La vida acuática
 
 
 
COMENTARIOS
 

CALIFICACIÓN DE LA GENTE:
4 personas han votado


 
RECOMENDAMOS
  • El club de los insomnes
    Entrevista: Conversamos con los guionistas y directores del filme, Joseduardo Giordano y Sergio Goyri Álvarez, y con las...
  • Sebastián Cordero (Sin...
    Entrevista con Sebastián Cordero, director de 'Sin muertos no hay carnaval'.
  • Nunca estarás a salvo
    Reseña: En el cine de Lynne Ramsay, la vida cotidiana adquiere capas enigmáticas y tintes poco familiares a través de las...
  • El tercer asesinato
    Reseña: Probablemente el género familiar es lo primero que relacionamos con la filmografía de Hirokazu Kore-eda;...
  • João Moreira Salles (El...
    Entrevista con João Moreira Salles, director de 'El intenso ahora'.
  • Kleber Mendonça Filho,...
    "[El mercado] para mí tiene una mezcla de humor con violencia": Kleber Mendonça Filho
  • Jose Álvarez (Los ojos del...
    Entrevista: El documentalista mexicano, Jose Álvarez, sigue los pasos de Hortensia, una habitante de Tuxpan, en Veracruz, que, luego...
  • Sin amor
    Reseña: A partir de la ruptura de un matrimonio y utilizando el paisaje desolado de las afueras nevadas de Moscú como telón...
  • Una bella luz interior
    Isabelle es una mujer empoderada, exitosa, bellísima, sofisticada; no son la culpa o el remordimiento las anclas que le evitan encontrar...
  • Entrevista. Una conversación...
    Pituka Ortega habla sobre el alcance del IFF Panamá
 
 
 
 
 
enfilme © 2018 todos los derechos reservados