if ($skins_show == "0") {?>
RESEÑAS >   EN PANTALLA
 
FICHA TÉCNICA
Shame
Shame: deseos culpables
 
Reino Unido
2011
 
Director:
Steve McQueen
 
Con:
Michael Fassbender, Lucy Walters, James Badge Dale, Carey Mulligan
 
Guión:
Abi Morgan, Steve McQueen
 
Duración:
101 min.
 

 
Shame: deseos culpables
Publicado el 14 - Feb - 2012
 
 
Brandon (Michael Fassbender) es un ejecutivo de corporativo, guapo, que tiene una sola cosa en la cabeza: el sexo o, más específicamente, el orgasmo. - ENFILME.COM
 
por Richard Parkin

Por Richard Parkin

Hunger (2008), la excepcional ópera prima de Steve McQueen (renombrado artista visual, ganador del Turner Prize), fue un tour de force de gran rigor estético; su segundo trabajo, Shame (2011), parecería ser una propuesta más convencional, pero no vayan a verla esperando satisfacciones convencionales. Éste es un trabajo severo, notablemente cinematográfico, que bien podría registrarse en una escala en la que se acomodaría por ahí entre Bertolucci Michael Haneke.

Brandon (Fassbender) es un ejecutivo de corporativo, guapo, que tiene una sola cosa en la cabeza: el sexo o, más específicamente, el orgasmo. Es una experiencia que obtiene rutinariamente en la regadera, en su habitación, enfrente de su computadora o donde sea, y la procura con perturbadora calma, ligando chicas en bares o hasta en el metro. Y no necesariamente parece que los orgasmos le brinden placer alguno; durante el clímax su cara refleja una mezcla de dolor y rabia, su actitud hacia las mujeres denota una hostilidad que enmascara con linda ropa y buenos modales. La llegada de su turbulenta hermana menor, Sissy (Mulligan) altera su minuciosamente construida soltería. Las necesidades de Sissy (particularmente emotivas) se registran como desagradables recordatorios del traumático pasado que tanto trabajo le ha costado borrar a Brandon.

El guión apenas insinúa la naturaleza de ese pasado (en algún momento Sissy parece clarificarle a su hermano “no somos malas personas, sólo provenimos de un mal lugar”). Algunos críticos se han quejado de que esta vaguedad manifiesta una comprensión superficial del personaje y les gustaría que información más específica les fuera revelada a lo largo del drama; pero Shame es, primeramente, un filme y en segundo lugar un drama. Se rumora que McQueen desechó las primeras sesenta páginas del guión de su coescritora, Abi Morgan (también guionista de La Dama de Hierro), y, sí, se siente como si esas secuencias hubieran estado compuestas más por tomas que por diálogos: simples, lúcidas, largos close-ups y ángulos muy pronunciados que enfatizan el espacio alrededor de los actores, la esterilidad y buen gusto del ambiente en el que se desenvuelve Brandon.

Fassbender es tremendamente convincente interpretando a este personaje con tanto control en su aspecto exterior y tanta adicción a la rabia en el interior, mientras que la valiente y generosa actuación de Carey Mulligan como güera de farmacia patética y golfota, podría decirse que fue una de las omisiones más llamativas dentro de las nominaciones de la pasada entrega del Oscar.

 

 
COMPARTE:
 
ANTERIOR
EN PANTALLA
La chica de la capa roja
SIGUIENTE
EN PANTALLA
¡De panzazo!
 
 
 
 
 
 
 
 
 
POST RELACIONADOS
 


NOTAS
Las 14 mejores parejas de película del...


NOTAS
Angel and the Fool, el cortometraje de...


CARTELERA
Héroe de centro comercial 2
 
 
 
COMENTARIOS
 

CALIFICACIÓN DE LA GENTE:
0 personas han votado


 
RECOMENDAMOS
 
 
 
 
 
enfilme © 2017 todos los derechos reservados