if ($skins_show == "0") {?>
RESEÑAS >   EN PANTALLA
 
FICHA TÉCNICA
Blue Valentine
Triste San Valentín
 
EE.UU.
2010
 
Director:
Derek Cianfrance
 
Con:
Ryan Gosling, Michelle Williams, Mike Vogel, Faith Wladyka, John Doman
 
Duración:
112 min.
 

 
Triste San Valentín
Publicado el 18 - Mar - 2011
 
 
?Es    como una canción que te gusta, la tienes que bailar?, dice Dean    (Gosling) cuando describe cómo se sintió atraído por Cindy (Williams) la    primera vez. La historia dirigida y co-escrita por Derek Cianfrance    presenta a una pareja infelizmente casada, que vive en Pensilvania con    su hija de seis años, Frankie (Wladyka). - ENFILME.COM
 

Te amo, te odio, te…

 

Por Mariana Tinoco Rivera

 

“Es como una canción que te gusta, la tienes que bailar”, dice Dean (Gosling) cuando describe cómo se sintió atraído por Cindy (Williams) la primera vez. La historia dirigida y co-escrita por Derek Cianfrance presenta a una pareja infelizmente casada, que vive en Pensilvania con su hija de seis años, Frankie (Wladyka). En un esfuerzo por recuperar la emoción de los días de enamoramiento y hacer a un lado los problemas que han acumulado a lo largo de los años, Dean convence (casi obliga) a su esposa de pasar una noche apasionada en un hotel barato. En el encierro que les proporciona esa ‘habitación del futuro’, su desamor, su indiferencia, su agresión y el sexo insatisfactorio, hacen sus presencias insoportables para el otro.

Aunque la relación escasea del amor que en un principio abundaba, Dean y Cindy no saben cómo separarse. La decepción emocional se contextualiza y contrasta a través de los saltos en el tiempo que van del presente, en el matrimonio, hacia el pasado, en la adolescencia. Esos dos tiempos del montaje en paralelo se acentúan visualmente con la textura que da haber grabado lo primero con una cámara digital y lo segundo con una de 16 mm. Estos recursos atrapan al espectador en una historia con la que casi cualquiera que haya padecido el ocaso de una relación podría identificarse. Dos personas se gustan, se corresponden, se enamoran y luego… Sobre esto trata Triste San Valentín (Blue Valentine, 2010), sobre cómo los años y la realidad transforman –y a veces acaban con- los ideales de una pareja.

Como cualquier historia de amor, la película recurre a detalles afectivos. Cindy y Dean se conocen en un asilo de ancianos. Ella está de visita con su abuela y él acaba de entregar una mudanza. Cuando la relación da sus primeros pasos, creen en la perfección del otro. Su atracción es casi instantánea. Él le toca el ukulele, le canta y le dedica melodías para conquistarla, mientras ella responde a sus halagos bailando y recitando versos.

Una vez juntos no se quitan las manos de encima hasta que Cindy queda embarazada. Su hija, que llega de manera casi inesperada, amarra su vida juntos. Él, deseoso de una familia, y ella, totalmente encandilada, se casan esperando lo mejor. Pero la frustración que Cindy acumula y la indiferencia nacida de la inseguridad de Dean termina por desgastarlos. Ella es una chica que sonríe poco y habla menos. Dean parece estar seguro de su amor por Cindy y espera que ella entienda y asuma su conformismo y su parálisis. Con el tiempo, ella lo rechaza en todos sentidos, incluso en la cama.

Para su segundo largometraje, Cianfrance demostró conocer y saber cómo dirigir a sus actores. La excelente interpretación de Michelle Williams le ganó una bien merecida nominación al Oscar. La interacción, choque y resentimiento entre los personajes es la parte más honesta de la película. Mientras ella reciente una vida que no le permite alcanzar sus objetivos profesionales, a él no le interesa perseguir sus ambiciones. Para lograr esa credibilidad dentro del matrimonio, Williams y Gosling, también co-productores, vivieron juntos durante la mitad del rodaje, se dieron un mes para conocer sus mañas hogareñas y llevaron ese conocimiento íntimo al set.

Cianfrance explora la frágil línea entre el amor y el odio a través de las circunstancias que encierran a un matrimonio en su claustrofóbico miedo a la separación, la vejez, la soledad y la muerte. En esto recae la autenticidad de la historia. Los corazones no sólo se rompen, también se arrancan, pisotean, se les escupe y se tiran a la basura.

 
COMPARTE:
 
ANTERIOR
EN PANTALLA
Gnomeo y Julieta
SIGUIENTE
EN PANTALLA
Oz, el poderoso
 
 
 
 
 
 
 
 
 
POST RELACIONADOS
 


NOTAS
VIDEO: De Dr. No a Skyfall, todos los...


NOTAS
Guiones de las películas de 2016...


NOTAS
La industria cinematográfica Argentina...
 
 
 
COMENTARIOS
 

CALIFICACIÓN DE LA GENTE:
2 personas han votado


 
RECOMENDAMOS
  • Las hijas de Abril
    Michel Franco pone a convivir a una familia que no tiene aptitudes emocionales para hacerlo y lo hace enfatizando los espacios cerrados.
  • ¡Huye!
    Reseña: Jordan Peele incursiona en la dirección cinematográfica con una historia que alterna momentos de alta...
  • Yo, Daniel Blake
    I, Daniel Blake de Ken Loach ganó en 2016 la Palma de Oro en Cannes. Lo analizamos.
  • Juan Rulfo y su relación con...
    La relación de Rulfo con el cine puede rastrearse en dos ejes: la adaptación cinematográfica de su obra literaria, y su...
  • Cómo ser un latin lover
    Con How To Be a Latin Lover, Derbez se ha confirmado como un paladín más de la cruzada antidiversidad que encabeza la industria de...
  • Voraz
    Reseña: 'Raw' no es una experiencia grotesca y desagradable carente de sustancia, sino más bien un relato sobre la búsqueda...
  • Aquarius
    Con dos brochazos, firmes ambos, Mendonça Filho plantea y resuelve dos temas complejos de la realidad brasileña (que tienen ecos en...
  • Emiliano Rocha...
    Entrevistamos a Emiliano Rocha, director de Tenemos la carne, que nos dijo cómo intento recuperar la atmósfera caótica que...
  • Batallas íntimas
    Ocho años le tomó a Lucía Gajá la realización de Batallas íntimas desde que...
  • El cine es un medio de...
    Denis Lavant (Holy Motors) nos contesta ¿qué es el cine?
 
 
 
 
 
enfilme © 2017 todos los derechos reservados