if ($skins_show == "0") {?>
Extraterrestres
Publicado el 02 - May - 2015

 
 
TOP10. Extraterrestres en el cine, esos seres misteriosos de la ciencia ficción. - ENFILME.COM

“Eran criaturas horribles, asquerosas, con solo dos piernas, dos brazos, dos ojos, esa enfermiza piel blanca y sin escamas…"

-Fredric Brown, Sentinel.

Los extraterrestres son un misterio que en la (ciencia) ficción distintos autores se han encargado de rellenar con nuestro lado menos conocido, es decir, con nuestro lado oscuro (en Under de Skin esto se vuelve literal). Es así que los extraterrestres se vuelven depositarios de nuestros miedos, rencores, obsesiones, defectos, y eventualmente estos seres que en un inicio deberían despertarnos miedo y rechazo nos devuelven la mirada y a veces, con ese juego de espejos, el reflejo acaba siendo aún más escalofriante.

En orden cronológico, diez extraterrestres extraordinarios del cine. Si tienes sugerencias, déjalas en los comentarios. Las agregaremos al final de nuestra lista.

SOR (@SofOchoa)

The Thing from Another World
Dir. Christian Nyby y Howard Hawks, Estados Unidos, 1951.

Basado en el relato Who Goes There?, escrito por John W. Campbell, The Thing from Another World (1951) está ambientado en el Polo Norte y se centra en un grupo de científicos que realiza investigaciones sobre los fenómenos árticos; de pronto, una misteriosa nave espacial se estrella muy cerca de su base. Los investigadores descubren un cuerpo que deciden descongelarlo para estudiarlo. “La cosa” es, esencialmente, un hombre superinteligente con la capacidad de regenerar las extremidades perdidas y reproducirse mediante la infusión de semillas. Una vez libre, “La cosa” comienza a causar estragos; de manera sutil e inteligente, la criatura se mantiene oculta a la vista, y la tensión se centra en las desconfianzas y temores que existen entre los científicos y los militares que han respondido a un llamado de auxilio. ¿Cómo hacer frente a los adversarios? ¿De qué manera confrontar una amenaza superior y desconocida? Ahí radica la eterna lucha entre la fuerza bruta y la razón; entre la confrontación militar y el estudio intelectual. Las diferencias humanas, la imposibilidad de llegar a acuerdos, la violencia o el diálogo; en su momento, alguna tendrá que ceder. Años más tarde, John Carpenter, en The Thing (1982), creó una atmósfera mucho más sombría con un depredador alienígena capaz de sufrir inesperadas metamorfosis. Carpenter echó mano de varios recursos empleados por Ridley Scott en su clásico, Alien (1979): una amenaza extraterrestre que permanece invisible durante gran parte del tiempo, un entorno remoto y claustrofóbico que no ofrece ninguna posibilidad real de fuga, y un ambiente gobernado por el temor salpicado de breves y eficaces momentos de terror sangriento.

LFG (@luisfer_crimi)

Invasion of the Body Snatchers
Dir. Don Siegel, Estados Unidos, 1956.

En esta adaptación de The Body Snatchers, novela escrita por Jack Finney, el realizador estadounidense, Don Siegel, retrata a Miles Bennell, un médico que regresa a su ciudad natal pacífica para confrontar lo que parece ser un brote de histeria colectiva: varios de sus pacientes están convencidos de que sus seres queridos, familiares y amigos han sido reemplazados por alienígenas que asumen las apariencias físicas de los residentes, pero carecen de emociones. Invasion of the Body Snatchers (1956) es más que una mezcla de ciencia ficción y terror; en gran medida es un producto de su época, una alegoría del ‘macarthismo’, una sobria y emocionante denuncia política de la paranoia anticomunista de los años cincuenta que burbujeaba la superficie de la vida americana en el contexto de la Guerra Fría: los invasores provenían de Marte –el planeta rojo, color asociado al comunismo–, estaban en contra de la individualidad y a favor de un sistema que suprimía las diferencias. La invasión de los extraterrestres es silenciosa, e incluso invisible; no se necesitan desplegar los populares platillos voladores o armas sofisticadas para arribar a la tierra. Las esporas que se convierten en vainas y luego adoptan la apariencia humana, conforman un proceso cadencioso, oculto, que actúa bajo la sombra; no importa si es un amigo o un familiar, pueden ser extraterrestres o comunistas, hay que desconfiar de todos.

LFG (@luisfer_crimi)

Solaris
Dir. Andrei Tarkovsky, Unión Soviética, 1972.

El primer alienígena en Solaris es Kelvin, una astronauta que llega a la estación espacial afincada en el planeta de este nombre con la misión de entender el reciente y extraño comportamiento de sus colegas. Más que un filme sobre el espacio exterior, este scifi de Andrei Tarkovsky, es sobre el espacio interior, sobre la alienación que es capaz de producir una sobrecarga de introspección, y también sobre la esperanza, la memoria, el luto, la pérdida, el poder de los recuerdos y el amor. Para defenderse de los ataques humanos, Solaris le da vida a personas presentes en la memoria de sus atacantes. Es así que Khari, la esposa que se suicidó de Kelvin, se materializa de forma imperfecta, pues su origen son los recuerdos de su pareja. Ella es otro alinenígena, una sombra de proyecciones que, para Kelvin, pese al engaño, resulta mejor que su absoluta ausencia. El protagonista poco a poco va creando una adicción a su propia mente sumergiéndose en sí mismo hasta ahogarse como Narciso en el lago de su propio reflejo. En 1972, en una de sus obras menores, Tarkovsky preveía las consecuencias de una sociedad desconectada por la obsesión de sus individuos consigo mismos. El final es tan esperanzador como perturbador, lo que lo hace simplemente aterrador.

 SOR (@SofOchoa)

The Man Who Fell To Earth
Dir. Nicolas Roeg, Reino Unido, 1976.

Basado en el relato homónimo de Walter Tevis, el filme se centra en Thomas Jerome Newton (David Bowie), un extraterrestre con apariencia humana procedente del lejano Anthea, un planeta que sufre una intensa sequía, y su llegada a la Tierra. Su misión es buscar la manera de transportar agua a su planeta; para ello, él utiliza sus amplios conocimientos en el terreno de la tecnología para consolidar un emporio corporativo y construir las naves espaciales necesarias que lo ayuden a cumplir su objetivo. El cineasta Nicolas Roeg realiza una exploración enigmática y profética de varias problemáticas y excesos del mundo contemporáneo y del hombre posmoderno: la migración, las crisis ambientales, la corrupción empresarial, la saturación de los medios de comunicación y la adicción a las drogas y el alcohol. Los paisajes desérticos, incluidos del otro planeta, funcionan como metáfora del vacío; un cuerpo que cae le da el título a la película, pero en el fondo no sólo es la caída a la Tierra, sino la caída en desgracia.

LFG (@luisfer_crimi)

Close Encounters of the Third Kind
Dir. Steven Spielberg, Estados Unidos, 1977.

La vida de Roy Neary (Richard Dreyfuss), trabajador de una compañía eléctrica y desastroso padre de familia, da un giro de 180º cuando es testigo de un avistamiento OVNI. A partir de ese momento, Neary se obsesiona con lo que parece ser un futuro encuentro que se está planeando en secreto, entre la humanidad y los seres de otro planeta. La fascinación por los extraterrestres y la búsqueda de respuestas a las preguntas que bombardean su mente, hacen que el protagonista se distancie seriamente de la realidad y de su familia. En su solitario tormento encuentra una aliada, Jillian (Melinda Dillon), una madre soltera cuyo hijo ha sido abducido por una de estas naves. El encuentro de los humanos con estos seres extraterrestres se da en términos diplomáticos, no vienen a invadirnos o a destruir la Tierra, sino a conocernos, intercambiar conocimientos y culturas. Claude Lacombe (François Truffaut) es el científico que dirige la misión que hará contacto con los visitantes. El encuentro final entre los humanos y los alienígenas en el interior de la montaña Devil´s Rock [Piedra del Diablo], se sella con el descenso de una multitud de personas abducidas en diferentes épocas de la nave ante los ojos atónitos de los científicos.

VSM (@SofiaSanmarin)

Liquid Sky
Dir. Slava Tsukerman, Estados Unidos, 1982

En Nueva York, un pequeño ovni aterriza en el techo de un edificio en búsqueda de heroína para poder sobrevivir. Allí hay un loft habitado por una traficante de heroína, Adrian (Paula E. Sheppard), y su pareja, Margaret (Anne Carlisle), modelo bisexual adicta a la cocaína. La pareja y los extraterrestres son observados por un científico alemán, Johan (Otto von Wernherr), que ha investigado que los aliens matan a personas que pertenecen a la subcultura punk mientras tienen sexo, ya que descubrieron que la sensación del orgasmo en el cerebro es equivalente a la sensación de consumir opiácios. En Liquid Sky, Slava Tsukerman se vale de los extraterrestres para contar una historia sobre la identidad y género: ¿qué significa ser mujer en los ochenta, qué es el sexo, qué es ser heterosexual o bisexual? Y critica cómo las contraculturas son vencidas por el status quo. El personaje central es la bella Margaret que se acuesta con varios hombres (incluso acepta humillaciones, y es violada) a cambio de cocaína; todos justifican su violencia hacia ella por lo “perra” que es, y en tono cínico ella se burla de sí misma diciendo que es de Connecticut y es una WASPitch (por la siglas en inglés al ser blanca anglosajona protestante), hasta su novia Adrian la trata mal. Los extraterrestres observan este universo punk, avant garde, que bajo la bandera de lo alternativo demuestran que no difieren mucho del resto de la sociedad, y al haber mucho sexo y drogas hallan su mina de oro. El científico explica la interacción de los aliens con los hombres. Y Margaret tiene sexo con hombres que empiezan a morir y desaparecer frente a sus ojos, cree estar poseída por un espíritu indio y comienza a vengarse de quienes la han humillado. Al final, Aliens, científico, punketos, hombres, mujeres, todos son iguales, buscan el placer inmediato. Al inicio de la película, Adrien canta: “Tengo una caja de música y es muy especial, porque está programada, igual que todos nosotros”; al final, frente a lo predecible de la violencia y el desprecio, prevalece esa sensación de estar programados.

MSR (@mkesaucedo)

Enemy Mine
Dir. Wolfgang Petersen, Estados Unidos, 1985.

Una guerra entre los habitantes de la Tierra y una raza alienígena del planeta Draccon por la colonización de la galaxia provoca que dos soldados terminen estrellándose en un planeta deshabitado. Se trata de un humano (Dennis Quaid) y un dracco (Louis Gossett Jr.) que en un principio son mortales enemigos que deben dejar de lado su rivalidad para ayudarse mutuamente a sobrevivir en un asteroide hostil en el que deben enfrentar lluvia de meteoritos, tormentas inclementes y criaturas gigantescas que se comen todo lo que se encuentran a su paso. Enemy Mine habla del choque de culturas, de los odios raciales, de lo innecesarias que son las guerras, del entendimiento y la amistad entre dos seres radicalmente opuestos, capaces de unir fuerzas y entablar una relación de respeto y amistad.

VSM (@SofiaSanmarin)

The Wild Blue Yonder
Dir. Werner Herzog, Alemania, Reino Unido, Francia, Austria, 2005

Un alienígena (Brad Dourif) denuncia desde la Tierra cómo su planeta de la galaxia Andrómeda ha desaparecido y los de su especie intentaron sin éxito colonizar la Tierra. El Dr. Martin (Martin Lo), el científico que va documentando el testimonio del extraterrestre, recibe con perplejidad las revelaciones de complejas teorías matemáticas sobre el cosmos. Se trata de un falso documental que se centra en la figura de un ser proveniente de otro asteroide que señala cómo los hombres están cayendo en los mismos errores que los de su especie y cómo intentan, en vano, buscar una alternativa de un planeta que no este consumido por la sobreexplotación humana. Los paisajes espaciales y submarinos son presentados como territorios donde una presencia invisible vigila a los humanos; por ejemplo, las secuencias de los astronautas fuera de la órbita terrestre o de los buceadores bajo esa onírica atmósfera acuática, que son subyugados por un sentimiento de orfandad.

VSM (@SofiaSanmarin)

District 9
Dir. Neill Blomkamp, Estados Unidos, 2009

En el 2009, Neill Blomkamp, bajo la producción de Peter Jackson, irrumpió en el cine con gran sorpresa gracias al original tratamiento de una invasión extraterrestre. Sector 9 retrata, a través de un thriller alienígena, la xenofobia y segregación social, haciendo una clara crítica al Apartheid. La historia en falso documental narra que 28 años atrás una gigantesca nave espacial se posó sobre Johannesburgo sin que los anfitriones mostraran signo alguno de hostilidad. Cuando las autoridades de la Tierra deciden ingresar a la nave, encuentran a una tripulación desvalida e indefensa, que fue realojada a las afueras de la ciudad sudafricana en el denominado Sector 9. La película parte del cortometraje Alive in Joburg (Blomkamp, 2005), donde los humanos no sólo tienen el control sobre los Aliens sino que les representan una carga, ya que dependen de ellos para sobrevivir, así que son reubicados al Sector 10. Su personaje principal, Wikus van der Merve (Sharlto Cople), es un burócrata del Departamento de Relaciones con Civilizaciones Extraterrestres en el MNU, que al infectarse con un aparato sufre los horrores de la dominación y abuso del poder político y se convierte en el verdadero enlace entre la realidad y la ficción. El desalojo y reubicación de los extraterrestres provocan el caos en la zona cuando ocurre el fallo del control humano. Sector 9 es el desencuentro entre civilizaciones, es la imposición de reglas por los más fuertes a los aparentemente más débiles, es el dilema del comportamiento humano, y las posibilidades de una ciencia superior a la nuestra.

MSR (@mkesaucedo)

Under the Skin
Dir. Jonathan Glazer, Reino Unido – EE.UU. – Suiza, 2013

Under the Skin comienza con un asesinato y un robo, y culmina con un intento de violación y un asesinato. La protagonista es Scarlett Johansson, en la película: el físico de una guapa mujer común con el interior de un extraterrestre. Para nosotros, una de las mujeres más famosas y deseadas de la orbe. Su misión, como la de muchos extraterrestres, es acabar con los hombres: pero ella lo hará especimen por especimen. La tarea no se le dificulta. Los seduce fácilmente para llevarlos, bajo la promesa de sexo fácil, a un espacio negro, donde son absorbidos y consumidos por la nada. La película independiente fue, en exteriores, filmada con una cámara escondida, y resulta extraño ver a ScarJo mimetizada en un escenario real. Es en el fondo una superestrella, un ser diferente al resto, pero, despojada del maquillaje, las ropas caras, el séquito, nadie en Glasgow parece darse cuenta. Lo contrario sucede con Adam Pearson, un joven ordinario al que le es difícil pasar desapercibido debido a la neurofibromatosis que le ha deformado la cara. Jonathan Glazer juega con las nociones que despiertan las apariencias: un tema esencial en la posmodernidad. Es cuando su heroína comienza a empatizar, cuando comienza a bajar la guardia, cuando comienza a tener real contacto con el otro, que se vuelve más vulnerable y entonces es desnudada violentamente. ¿Qué es lo que hay debajo de su piel? ¿Es realmente un ser de otro planeta?

SOR (@SofOchoa)

+1. MONSTERS

Dir. Gareth Edwards, Reino Unido, 2010

Monsters narra el encuentro de una pareja de jóvenes con vidas llenas de dudas y cuestiones existenciales, que deben afrontar el regreso a casa cuando el mundo esta siendo invadido por seres extraterrestres. La trama se desarrolla en una zona entre México y Estados Unidos, plagada de gigantescas criaturas agresivas con el ser humano. En medio de ese escenario apocalíptico están ellos y su historia de amor imposible, se trata de Andrew (Scott McNairy) y Samantha (Whitney Able), quienes deben esquivar a los Monstruos que dan título a la película, aliens que ya viven en la Tierra, y de los que se desconoce su origen. Los monstruos aparecen de cuando en cuando, más como una presencia siniestra que física, solo se les oye o se intuye su presencia. Estas criaturas son el fondo, el sonido y la atmósfera de la película. Cuando Andrew y Samantha descubren a una pareja de extraterrestres interactuando, perciben que hay un lenguaje de reconocimiento entre ellos, una especie de fraternidad y dolor por algo que quizá perdieron en el camino. Hay asombro y temor ante una especie desconocida, tan poderosas y frágiles en un universo que les es también desconocido.

VSM (@SofiaSanmarin)

 
COMPARTE:
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
POST RELACIONADOS
 


NOTAS
#Cannes2014: Ganadores de Un Certain Regard


NOTAS
Siete películas para encontrar el sentido de la...


NOTAS
'Blue is the Warmest Colour', ganadora de la...
 
 
 
COMENTARIOS
 
RECOMENDAMOS
 
 
 
 
enfilme © 2017 todos los derechos reservados