if ($skins_show == "0") {?>
Películas piadosas que no pasan en el 5
Publicado el 19 - Abr - 2011

 
 
No es difícil que este Viernes Santo tu tía quiera sentarte a ver Los diez mandamientos. - ENFILME.COM
por Alonso Rodríguez

No es difícil que este Viernes Santo tu tía quiera sentarte a ver Los diez mandamientos. Ok, es una gran película –¡es de Cecil B. DeMille!–, pero tampoco será necesario emocionarse por vigésima ocasión con las aventuras de Moisés. Así que permítenos proponerte diez películas piadosas que definitivamente nadie transmitirá este fin de semana –al menos no en tele abierta.

10 Páginas del libro de Satán

(Blade af Satans Bog, Carl Theodor Dreyer, 1921)

La película abre con un prólogo que explica la paradójica condena impuesta por Dios a Satán, debido a su infidelidad: tentará a los hombres, y por cada tentación que estos lleven a cabo, su maldición se extenderá por mil años más. Al prólogo le siguen cuatro historias en donde Satán cobra venganza en cuatro distintos momentos de la historia. Así, Páginas... plantea la siguiente pregunta: ¿es universal la maldad, o solo depende de sus circunstancias?

9 Francisco, juglar de Dios

(Francesco, Giullare di Dio, Roberto Rossellini, 1950).

Valiéndose de imágenes rebosantes de piedad medieval y alegría juguetona, el director italiano Roberto Rosellini y su co-guionista, Federico Fellini, nos presentan la vida cotidiana de los Hermanos Menores. Enseñanzas de humildad, compasión y sacrificio se desprenden de sus escenas hermosamente fotografiadas.

8 Diario de un cura rural

(Journal d'un curé de campagne, Robert Bresson, 1951)

Basada en la novela homónima de Georges Bernanos, Diario de un cura rural versa sobre la llegada a Ambicourt del nuevo párroco, un sacerdote joven e inexperimentado. La apatía y la hostilidad de la gente del pueblo no se hacen esperar, y el malhadado cura no tiene otro consuelo más que su diario, donde plasma las dudas sobre su vocación, su desesperanza y su confianza desnuda en Dios. La dura belleza del paisaje francés insinúa que Dios existe, pero para encontrarlo hay que recorrer tierras desoladas y caminos ásperos.

7 Nazarín

(Luis Buñuel, 1959)

Nazarín es un humilde cura que se solidariza con los pobres y comparte con ellos los pocos bienes que posee. El cura, en su infinita bondad, no duda en recibir a una prostituta para auxiliarla. En un arrebato de miedo y locura, la mujer incendia la morada del sacerdote quien, envuelto por el chisme y la polémica, abandona el pueblo para vivir una vida cristiana peregrinante y humilde. Como en Viridiana, Buñuel muestra lo que la virtud sufre cuando enfrenta a mentes vulgares.

6 El evangelio según San Mateo

(Il vangelo secondo Matteo, Pier Paolo Pasolini, 1964)

Las películas sobre la vida de Cristo anteriores al Vangelo de Pasolini lo presentaban siempre idealizado, con peinado de raya en medio, el pelo perfectamente planchado y con vestiduras impolutas. Un envarado Cristo que recitaba las Bienaventuranzas de memoria. Pasolini rompe con esta tradición hollywoodense –que en sus épicas religiosas tenía cierto tufillo rococó– y nos presenta un Jesús rústico, en movimiento, despeinado. Un Jesús que grita las Bienaventuranzas espontáneamente a un grupo de hombres rudos, de auténticos campesinos, pastores, pescadores, entre los que se encuentran sus discípulos. Un Jesús que traga polvo, suda y huele. Con ese Jesús es posible identificarse.

5 Luz de invierno

(Nattvardsgästerna, Ingmar Bergman, 1963).

Esta película es la segunda parte de la trilogía que Bergman dedicó a la existencia de Dios –las otras dos son Como en un espejo y El silencio. Luz de invierno cuenta la historia de Thomas Ericsson, un pastor protestante hastiado de su vocación y cuya fe se resquebraja día a día. En el momento de mayor flaqueza moral, Thomas tiene que enfrentar a un fiel atormentado que piensa en suicidarse. Con la finura que caracteriza el cine de Bergman, los diálogos ponen el dedo sobre la llaga de algunas de la más arduas cuestiones religiosas.

4 Sacrificio

(Offret, Andrei Tarkovski, 1986)

“Dicen que en el principio era el Verbo y, sin embargo, tú estás callado como un pez”, le dice Alexander –veterano dramaturgo y crítico de teatro– a su nieto, un niño de no más de 8 años. Esta frase es el hilo conductor de Sacrificio, que nos presenta a este moderno Zacarías que por su inicial incredulidad, se queda mudo; pero cuya condena al silencio hace posible que su nieto, figura de la humanidad venidera, reciba la Palabra.

3 Bajo el sol de Satán

(Sous le Soleil de Satan, Maurice Pialat, 1987)

El padre Donissan es un atormentado cura rural. El decano del pueblo le ha advertido que ese no es el camino adecuado para robustecer su fe, pero el cura desobedece. Donissan busca salvar el alma de la hermosísima y frívola Mouchette, una chica de 16 años que ha matado a uno de sus amantes. Encima, Donissan traba una amistad con Satanás, que se le presenta en la forma de un viandante que se ofrece a guiarlo durante un día entero por las montañas del pueblo, cuando el sacerdote se pierde. Bajo el sol explora con hondura y belleza el misterio de la santidad.

2 La última tentación de cristo

(The Last Temptation of Christ, Martin Scorsese, 1988)

¿Qué habría sucedido si Jesús hubiese renunciado al sacrificio de la cruz y hubiese optado por llevar una vida común y corriente, tomar mujer, tener hijos, etc.? En La última tentación está, por una parte, la eterna polaridad de la carne y el espíritu, y del pecado y la tentación, vividas por un Jesús más humano que divino. Por otra, está uno de los grandes motivos del cine de Scorsese: el hombre que nada contracorriente para defender su individualidad e integridad. Cristo, sin dejar de ser humano, es poderosísimo.

1 De hombres y de dioses

(Des hommes et des dieux, Xavier Beauvois, 2010)

De hombres y de dioses habla sobre la esperanza y la fuerza del mensaje de paz y caridad que ocho monjes de Tibhirine predicaron con sus propias vidas, al punto de perderlas. Habla, asimismo, de la posibilidad de la convivencia entre el Cristianismo y el Islam, basada en las raíces espirituales y fraternas comunes a ambos credos. La paz nace cuando se renuncia al poder. Así lo deja entrever uno de los personajes en su carta de despedida: la violencia que reina en Algeria se debe a que quienes tienen el poder lo quieren conservar y los que no lo tienen lo quieren cuestionar, medir y, por último, arrebatar.

 
COMPARTE:
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
POST RELACIONADOS
 


NOTAS
Germán Valdés 'Tin Tan' tendrá su propia película...


EN PANTALLA
Camille Claudel 1915


ENTREVISTA
Daniel Ribeiro (The Way He Looks)


CARTELERA
No es más que el fin del mundo
 
 
 
COMENTARIOS
 
RECOMENDAMOS
  • Paterson
    Reseña: El cine de Jim Jarmusch es un bálsamo reparador para todos aquellos amantes del cine y de la...
  • Los 11 filmes favoritos de...
    A nadie que conozca su obra extrañarán las elecciones del maestro polaco.
  • Viene de noche
    Reseña: Un angustiante drama existencial con elementos de terror postapocalíptico que reflexiona en torno al egoísmo, la...
  • CINE Y ARTE. Fuentes,...
    De la obra del pintor flamenco, Pieter Brueghel, a los cuadros del artista serbio, Dragan Bibin; las influencias artísticas detrás...
  • Las hijas de Abril
    Michel Franco pone a convivir a una familia que no tiene aptitudes emocionales para hacerlo y lo hace enfatizando los espacios cerrados.
  • Trisha Ziff (El hombre que...
    Entrevista con Trisha Ziff, directora de 'El hombre que vio demasiado'.
  • Maquinaria Panamericana
    Reseña: 'Maquinaria Panamericana' es una salvaje sátira surrealista sobre el régimen del miedo; un comentario social plagado de...
  • Tempestad
    Tempestad genera una atmósfera de empatía, solidaridad y generosidad femeninas.
  • Yo, Daniel Blake
    I, Daniel Blake de Ken Loach ganó en 2016 la Palma de Oro en Cannes. Lo analizamos.
  • Juan Goytisolo y su relación...
    El escritor español murió en la ciudad de Marrakech, Marruecos, a los 86 años de edad. El ganador del Premio Cervantes...
 
 
 
 
enfilme © 2017 todos los derechos reservados