if ($skins_show == "0") {?>
Rescates heroicos más absurdos
Publicado el 07 - Oct - 2013

 
 
Algunos momentos jalados de las greñas de películas de superhéroes, ese género que se enfrenta con fuerza a la verosimilitud. - ENFILME.COM

Por Guillermo Núñez Jáuregui (@guillermoinj)

Lo que sigue no es tanto un top ten como un bottom ten: algunos momentos jalados de las greñas de películas de superhéroes, ese género que se enfrenta con fuerza a la verosimilitud. Que sirva este listado para mostrar que, por definición negativa, las películas de superhéroes también tienen sus límites y que sus mejores momentos se encuentran no en el espectáculo, la rapidez y la explosión, sino en la mesura y en el tratamiento de los personajes.

El increíble Hulk
(Louis Leterrier, 2008)

Betty Ross está atrapada en el helicóptero, junto con su padre, y el helicóptero está a punto de estallar. Hulk lucha, mientras tanto, contra The Abomination. Quizá no es el peor momento en la historia del cine de superhéroes, pero por algún lado tenemos que empezar. Y es que, ¿qué onda con eso de que uno de los seres más poderosos del universo Marvel salva el día con un aplauso? ¿Por qué no le mandó besitos?

Batman: el caballero de la noche
(Christopher Nolan, 2008)

¿Todo está bien en Batman: el caballero de la noche? Supongo que sí. Pero por alguna razón, una y otra vez, vuelve a mi mente ese momento en que el Guasón arroja a Rachel por el balcón de un penthouse, el interés amoroso de Batman, y Batman va y la salva. ¿Cómo la salva? La envuelve en sus brazos, en su capa, y cae sobre un coche estacionado destrozándolo. ¿Por qué no mueren? ¿Su capa es mágica? ¿Su armadura es muy dura? Misterio.

Indiana Jones y el reino de la calavera de cristal
(Steven Spielberg, 2008)

No me tienen que poner esa cara, ya sé que Indiana Jones no es un superhéroe, pero ha luchado, durante décadas, contra nazis, religiones paganas del tercer mundo y comunistas. Más que un arqueólogo, Indiana Jones es un Capitán América. Momento estelar: hacia el inicio de Indiana Jones y el reino de la calavera de cristal sobrevive una explosión nuclear… metiéndose a un refrigerador. ¿Quihubo?

Thor
(Kenneth Branagh, 2011)

Ah, Thor, ese plano holandés con patas. Arrogante y bravucón, al inicio de esta película Thor va a buscar pleito al mundo de los gigantes de hielo: Jötunheim. Y ahí, además de gigantes, hay un gigante de gigantes, un monstruo enorme, descomunal, imposible. Thor lo mata con su martillo: mosca al matamoscas. ¿Por qué? Porque sí, porque puede, porque es Thor y vive en un mundo mágico y te amuelas.

X-Men orígenes: Wolverine
(Gavin Hood, 2009)

Pensemos en esto: el protagonista de X-Men orígenes: Wolverine es una especie de Highlander inmortal que padece una mutación que consiste en la autoregeneración de sus tejidos y que ha sido sometido a un procedimiento quirúrgico que lo hace indestructible. Y después de tres películas donde se ha establecido que no se le puede matar a balazos, con armas punzocortantes ni con poderosos ataques telequinéticos (¡!), ¿necesita ser salvado de que le caigan unos escombros, como ocurre al final de la película? No entiendo.

X-Men: primera generación
(Matthew Vaughn, 2011)

Esto es más bien una duda: dentro de la realidad de esta película, ¿por qué repentinamente, al salir de los escombros del submarino, en la playa, hacia el final de la película, Magneto comienza a levitar? ¿Lo jala su casco? ¿Sus botitas traen suelas de acero? Que alguien me explique.

Ghost Rider
(Mark Steven Johnson, 2007)

Seré honesto: no vi esta película. Mejor dicho, empecé a verla y los momentos, digamos, sobrenaturales, todavía no eran una importante parte de la trama cuando decidí que era mala idea seguir viéndola (Nicolas Cage se paraba sobre una motocicleta y hacía acrobacias y cosas por el estilo) pero recuerdo que había un momento en que el alter ego de Johnny Blaze, Ghost Rider, andaba en motocicleta sobre la fachada de cristal de un edificio. Y bueno, eso no está nada bien. Nada, nada bien.

Batman y Robin
(Joel Schumacher, 1997)

Confesión: vi esta película. Y hay, por decirlo de algún modo, tela de dónde cortar: los pezones en los trajes de Batman y Robin, la peor adaptación de un personaje de cómic a la pantalla grande, Bane, y en fin, jaladas hasta el cansancio. Pero elegiré esta: en algún momento, Mr. Freeze (un Arnold Schwarzenegger intentando robar cámara con sus dotes cómicas), hace un chiste, preguntando antes de disparar su pistola de rayos de hielo (¡!): “¿saben qué mató a los dinosaurios? ¡La era de hielo!” En la realidad de esta película, ¿no sabría un científico capaz de construirse un traje enfriador, una pistola de rayos congeladores, y demás, que los dinosaurios, del Mesozoico, se extinguieron millones de años antes de la llegada del Paleolítico?

Spider-Man 3
(Sam Raimi, 2007)

De acuerdo: el joven Peter Parker adquiere superpoderes por la mordida de una araña. Está bien: Flint Marko se convierte en Sandman cuando accidentalmente cae en medio de un experimento científico complejo. Va: puede existir un alienígena simbionte. Pero, ¿por qué Sandman, en la batalla final, es vencido con unos cohetes si aún hay arena y tierra que podría, en teoría, manipular a su conveniencia? Porque sí. Porque se va a acabar la película y ya chole.

Superman
(Richard Donner, 1978)

Recordemos ese momento en el que la película pasa de la ciencia ficción a la fantasía. Lois Lane muere. Superman se pone triste. Y entonces… le da vueltas a la Tierra en contrarreloj para regresar en el tiempo y salvarla. No es lo suficientemente rápido para evitar una tragedia, pero sí para regresar en el tiempo. ¡Que me regrese el mío!

TAGS ,
 
COMPARTE:
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
POST RELACIONADOS
 


NOTAS
VIDEO. Los 5 mejores momentos de Scarlett...


NOTAS
Dwayne Johnson, sus 5 mejores momentos en el cine


NOTAS
Anatomía de una película de terror


NOTAS
Los mejores posters de películas del 2013 según...
 
 
 
COMENTARIOS
 
RECOMENDAMOS
 
 
 
 
enfilme © 2017 todos los derechos reservados