if ($skins_show == "0") {?>
Top 10: Alfred Hitchcock
Publicado el 12 - Ago - 2013

 
 
La obra de Alfred Hitchcock es tan conocida como su persona, y hoy en día son famosas las excentricidades que lo distinguieron a la hora de hacer cine. Nosotros lo recordamos con las diez mejores cintas del director inglés. - ENFILME.COM

Conocido como el “maestro del suspenso”, Alfred Hitchcock siempre se esmeró por provocar una sólida intriga con sus películas, además de que se aventuró a romper las reglas establecidas con experimentos que a cualquier otro cineasta le hubieran parecido absurdos. Su obra es tan conocida como su persona, y hoy en día son famosas las excentricidades que lo distinguieron a la hora de hacer cine, desde su obsesión con las actrices rubias, hasta su obstinación en repetir toma tras toma para lograr un resultado satisfactorio.

El año pasado se realizaron dos películas centradas en la imagen de este cineasta –Hitchcock y The Girl–, y por eso aprovechamos para recordar las diez mejores cintas del director inglés.

La soga
(Rope, 1948)

Todos sabemos que La soga no es la mejor película de Hitchcock, pero sin duda es uno de los trabajos más sobresalientes del cineasta. La historia es típica del director, y se basa en el suspenso creado por un cadáver escondido por dos asesinos en medio de una estancia. Los cínicos criminales han preparado una reunión justo en ese lugar, con el objetivo de poner a prueba algunos puntos sobre el asesinato perfecto. La soga destaca no tanto por su planteamiento argumental, sino por la sucesión de tomas prolongadas que llegaron a durar hasta diez minutos, dotando al filme de un estilo teatral que realza el trabajo de los actores.

 

ESR (@RikyTravolta)

Los 39 escalones
(The 39 Steps, 1935)

Un disparo en un teatro es la señal de arranque, cual si fuera carrera atlética, para una persecución en busca de un culpable que solo cometió el crimen de ser inocente y brindar ayuda a quien creyó que la necesitaba. El suspenso y la velocidad del filme logran que el espectador permanezca atento durante el desenvolvimiento total de la trama. Los 39 escalones sirven de ascenso para un director que ya mostraba sus avanzadas capacidades de manejo de cámara y montaje que se verían consagradas en filmes como Psycho (1960) o Vértigo (1958).

 EBS (@edgarAllanys)

Los pájaros
(The Birds, 1963)

Una joven muy guapa y millonaria se enamora perdida y estúpidamente de alguien a quien acaba de conocer. Con tal de ganar un poco de su aprecio, decide regalarle unos periquitos que el hombre busca, y tal es su afán que no le importa cruzar una ciudad en su lujoso automóvil o rentar un bote con tal de llegar a la morada de quien capturó su atención. Habiendo logrado su objetivo, nuestra protagonista toma el camino de regreso, y es ahí cuando un pájaro la ataca. No se sabe la razón detrás de la provocación, pero parece que el único objetivo de las aves se ha convertido en acabar con la vida de las personas. El surrealismo natural que conlleva un ataque de esta naturaleza hace de este filme algo digno de apreciar, pues no hay respuesta correcta para una calamidad que ocurre sin ningún inicio u objetivo aparente.

 EBS (@edgarAllanys)

Con M de muerte
(Dial M for Murder, 1954)

La ambición siempre será uno de los motores más poderosos al momento de planear un crimen, si a eso se le suma la pérdida de un amor y el rencor por sentirse engañado, el resultado es meticuloso, escalofriante e impactante. Un esposo planea matar a su esposa y, de esta manera, reclamar una jugosa herencia. El diablo está en los detalles, y en este filme hay en exceso. Los muebles, las ropas y los objetos se convierten en personajes importantes en una trama que se cuenta en un solo espacio (eso sí, camaleónico) capaz de arropar los momentos de amor y odio. Unas llaves, las cortinas que cubren las ventanas y los abrigos cobran vida para ayudar al maestro del suspenso a relatar –con lujo, mucho lujo– los detalles de un crimen pasional que en un principio parecía el crimen perfecto, y que por azares del destino se sale de control.

 EBS (@edgarAllanys)

El hombre que sabía demasiado
(The Man Who Knew Too Much, 1956)

 

Con el título tomado de una recopilación de cuentos de G.K. Chesterton (a quien Hitchcock solía leer), la historia trata sobre una pareja que ve interrumpido un dichoso viaje –en este caso a Marrakech– por una intriga criminal en la que su hijo es secuestrado. La idea le surgió al director mientras él mismo andaba de luna de miel en St. Moritz, y luego de realizar la película en 1934, decidió hacer un remake en 1956. A pesar de su criticado final en donde la persecución del asesino es dilatada estruendosamente (fallando la efectividad de la tensión), la interpretación de Doris Day es memorable. Incluso ella, durante el rodaje, creía estar haciendo un terrible trabajo, pues Hitchcock no le decía nada. Cuando finalmente lo confrontó, supo que no le hablaba porque no consideraba necesario dirigirla.

 SOR (@SofOchoa)

Rebecca
(Rebecca, 1940)

La primera película de Hitchcock filmada en Estados Unidos es una adaptación de la novela de la escritora inglesa Daphne Du Maurier. Rebecca es el nombre de la esposa muerta de Maxim de Winter. Para depositar la frustración, el enojo y el misterio de su ausencia, el viudo se casa con la joven e insegura Mrs. De Winter. El objetivo de la historia, aparentemente, es descubrir la causa de la muerte de la primera Mrs. Winter. En realidad, es una película sobre el abuso de poder en la que el personaje principal, que supuestamente es perseguido por el fantasma de su esposa, vive agobiado por no poder controlar su pasado y por dominar a su actual mujer.

 SOR (@SofOchoa)

La sombra de una duda
(Shadow of a Doubt, 1943)

Teresa Wright interpreta a una joven que vive en un tranquilo pueblo de California con sus padres y hermanos. De pronto arriba a la ciudad su tío favorito llamado Charlie, con quien tiene una gran relación familiar. La policía llega también al pueblo en busca de un asesino en serie. El encantador tío (que como todos los personajes de Hitchcock oculta algo terrible) comienza a levantar las sospechas de su adorada sobrina, quien cree que su carismático tío Charlie es el criminal que todos buscan. Alma Reville, esposa de Hitchcock, participó en la escritura del guión basada en la obra de Gordon McDowell, Merry Widow Murder, quien a su vez se inspiró en la vida del asesino en serie Earle Leonard Nelson.

 BLG (@LadronadGuevara)

La ventana indiscreta
(Rear Window, 1954)

Hitchcock nos incita al voyeurismo en este relato sobre un fotógrafo cautivo en su departamento que comienza a espiar a su vecino y a sospechar de él. No se trata realmente de lo que sucede en el edificio al otro lado de la calle, sino de lo que el incapacitado fotógrafo deduce a través de lo poco o mucho que ve. Para construir el paisaje frente al que Stewart permanece toda la película, Hitchcock tuvo que hacer que destruyeran el techo del estudio para construir edificios suficientemente altos como para que se vieran reales.

 ESR (@RikyTravolta)

Psicosis
(Psycho, 1960)

Psicosis es una de las obras más representativas del cine de suspenso del emblemático director Alfred Hitchcock, quien a través de la tensión e intriga logra conectarnos con nuestros miedos. Completan este thriller el personaje de Norman Bates, la bella e inocente Marion Crane, la perspicaz Lila Crane y la voz de una mujer mayor que representa a la madre abusadora que oprime y controla. Este clásico de todos los tiempos cuenta la historia de Marion, una joven secretaria que luego cometer un robo huye de la ciudad y tras conducir por horas termina en un pequeño motel a orillas de una carretera manejado por Norman, un tímido joven. Es icónica la escena en la regadera en la que Marion Crane es víctima de un asesino sin rostro.

 BLG (@LadronadGuevara)

Vértigo
(Vertigo, 1958)

Hasta hace poco Ciudadano Kane (Orson Welles, 1941) era considerada por muchos medios y críticos de renombre como la mejor película de la historia, hasta que el año pasado fue desplazada por Vértigo en la lista de Sight & Sound de las mejores películas de todos los tiempos. Hitchcock aprovechó la historia de un detective que sufre de pánico a las alturas para explotar el recurso del travelling compensado (truco de cámara en donde se distorsiona la perspectiva de un objeto en relación a su entorno) en las escenas donde el protagonista tiene vértigo. Claro que también aprovechó para explorar su fetiche por las divas rubias de Hollywood al mostrar el deseo del detective Ferguson por transformar a una mujer de acuerdo a sus caprichos.

 ESR (@RikyTravolta)

 
COMPARTE:
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
POST RELACIONADOS
 


CARTELERA
Muerte misteriosa


NOTAS
Imágenes. 'King Cuts', esculturas de famosos......


NOTAS
1 día para el fin del mundo - Offret (1986)


NOTAS
Video: El uso de los primeros planos en el cine...
 
 
 
COMENTARIOS
 
RECOMENDAMOS
 
 
 
 
enfilme © 2017 todos los derechos reservados