Reseñas en blanco y negro: La sangre de un poeta - ENFILME.COM
if ($skins_show == "0") {?>
 
FICHA TÉCNICA
Le sang d'un poète
La sangre de un poeta
 
Francia
1930
 
Director:
Jean Cocteau
 
Con:
Enrique Rivero, Elizabeth Lee Miller, Pauline Carton
 
Guión:
Jean Cocteau
 
Fotografía:
Georges Périnal
 
Duración:
55 min.
 

 
La sangre de un poeta
Publicado el 20 - Abr - 2011
 
 
  • La sangre de un poeta, donde de los intertítulos iniciales, rezan: ?libre de escoger las caras, las formas, los gestos, los  tonos, los actos, los lugares que le placen, compone con estos un documental realista de hechos irreales?.  - ENFILME.COM
  • La sangre de un poeta, donde de los intertítulos iniciales, rezan: ?libre de escoger las caras, las formas, los gestos, los  tonos, los actos, los lugares que le placen, compone con estos un documental realista de hechos irreales?.  - ENFILME.COM
 
 
por Sofia Ochoa Rodríguez

La sangre de un poeta

Por Sofía Ochoa

”Vi su película. Fue como viajar a otro mundo durante una hora”, según Jean Cocteau, este es un buen halago para su opera prima, La sangre de un poeta. Proviene de una mujer que trabajaba para él. El comentario de la mujer funciona como nota al pie e ironiza uno de los intertítulos iniciales, que reza: “libre de escoger las caras, las formas, los gestos, los tonos, los actos, los lugares que le placen, compone con estos un documental realista de hechos irreales”.

Los elementos que componen el filme y el proceso creativo que muestra, como dice la cita, son realistas. Que no exista una línea narrativa que pueda explicarse en un par de renglones reitera la ininteligibilidad de esa realidad que evoca. Los métodos de la imaginación son complejos e inasibles.

Algo está claro y bien mostrado en la película: la relación orgánica y de creación y destrucción entre obra y artista. La secuencia inicial es icónica en ese sentido: el pintor intenta borrar la boca del retrato que acaba de hacer, la boca se queda impregnada en su mano, le habla desde su palma. Más adelante, en el tercer fragmento de la película, cuando unos niños juegan con bolas de nieve, uno de ellos toma sin querer una bola de mármol –el material de la estatua viviente que recién se desmoronó-, la avienta, golpea en el corazón a su compañero y lo mata. La obra cuestiona al autor. En este sentido, Niebla (1914), de Miguel de Unamuno, prefigura a La sangre del poeta, donde el personaje que está a punto de morir confronta a su propio autor.

Otro ejemplo: Barton Fink (1991), con ese pasillo de puertas y pares de zapatos alineados que llevan a otros mundos. Mundos que pueden contemplarse a través de las rendijas de las puertas en La sangre…. Pequeños cuartos infames donde el escritor se sienta a hacer lo suyo en Barton Fink.

Hay un momento que evidencia el mundo al que está por –literalmente- sumergirse el poeta y el medio del que el autor está haciendo uso. La estatua lo reta a hacer uso de una de sus metáforas: la de atravesar un espejo. El poeta titubea hasta que, finalmente, termina por aventarse contra el espejo que, en un torpe corte, se convierte en una alberca que su cuerpo fácilmente atraviesa.

El cine le sirve a Cocteau para aglomerar todas las artes y, diría Walter Benjamin, desentrañar su aura, exhibir sus artificios. Por ejemplo, el uso de no actores que al sobreactuar reafirman su presencia frente a la cámara y así, la existencia de los actores. Las tomas largas, en las que el tiempo parece no transcurrir, enfatizan la existencia del tiempo, o de un tiempo. Los pisos disfrazados de paredes con la cámara filmándolos desde lo alto, recuerdan la existencia de los escenarios y los encuadres, y fuerzan a Rivero a caminar con un esfuerzo monumental, apoyando un hombro en el piso-pared. Los ojos de la estatua (Elizabeth Lee Miller) pintados sobre sus párpados evidencian la existencia de los ojos. La música subraya los silencios.

El acomodo aparentemente inconexo de los cuerpos, propio del surrealismo, y la edición discontinua, exigen interpretación. Las realidades que componen la ficción puesta al servicio de la imaginación del espectador abre la puerta a ‘otro mundo’: a él se refería la mujer que halagó a Cocteau.

 
COMPARTE:
 
ANTERIOR
BLANCO Y NEGRO
Vacaciones permanentes
SIGUIENTE
BLANCO Y NEGRO
Tiempos modernos
 
 
 
 
 
 
 
 
 
POST RELACIONADOS
 


EN PANTALLA
La vie d'Adèle - Chapitres 1 et 2


NOTAS
Trailer: Ezra Miller en ‘The Stanford...


RICARDO POHLENZ
La verdadera Blancanieves
 
 
 
COMENTARIOS
 
RECOMENDAMOS
  • High Life
    Reseña: Es una película de pasiones e instintos, de impulsos, de cuerpos torturados por el dolor y el vértigo del deseo,...
  • Joanna Hogg
    Entrevista: "Sin revelar mucho sobre la película, hay un cierto punto donde yo veo a ella casándose con la casa": Joanna Hogg
  • Cuentos de la luna vaga...
    En Ugetsu Monogatari, lo lírico y lo onírico se funden convirtiéndose en una especie de refugio frente al presagio...
  • Los 100 mejores filmes en lo...
    No hay exactamente abundancia de filmes latinoamericanos en la lista, ni mucho menos.
  • Había una vez en Hollywood
    Reseña: Quentin Tarantino es una de las anomalías más seductoras del sistema de Hollywood y del cine estadounidense. No fue a...
  • Boyhood: Momentos de una vida
    Reseña: Richard Linklater ha cuajado una obra suprema materializando una de las abstracciones que le resultan más elusivas al hombre:...
  • Alfonso y Jonás Cuarón
    Alfonso y Jonás Cuarón visitaron el país para presentar Gravity (2013), cinta donde más que padre e hijo, se trataron...
  • Secuelas del 9/11 (fuera de...
    En el TOP 10 más triste jamás hecho por nosotros, exploramos como la vida cambió, para mal, alrededor del mundo.
  • Entrevista con Tom Cowan (The...
    Tom Cowan (The Horrors) nos platicó sobre cine, sobre música y sobre Londres, en Londres.
  • 57 BFI London Film Festival
    Del 9 al 20 de octubre. Londres. Crónica escrita y en video.
 
 
 
 
 
enfilme © 2019 todos los derechos reservados | Aviso de privacidad