Reseñas en blanco y negro: La sangre de un poeta - ENFILME.COM
if ($skins_show == "0") {?>
 
FICHA TÉCNICA
Le sang d'un poète
La sangre de un poeta
 
Francia
1930
 
Director:
Jean Cocteau
 
Con:
Enrique Rivero, Elizabeth Lee Miller, Pauline Carton
 
Guión:
Jean Cocteau
 
Fotografía:
Georges Périnal
 
Duración:
55 min.
 

 
La sangre de un poeta
Publicado el 20 - Abr - 2011
 
 
  • La sangre de un poeta, donde de los intertítulos iniciales, rezan: ?libre de escoger las caras, las formas, los gestos, los  tonos, los actos, los lugares que le placen, compone con estos un documental realista de hechos irreales?.  - ENFILME.COM
  • La sangre de un poeta, donde de los intertítulos iniciales, rezan: ?libre de escoger las caras, las formas, los gestos, los  tonos, los actos, los lugares que le placen, compone con estos un documental realista de hechos irreales?.  - ENFILME.COM
 
 
por Sofia Ochoa Rodríguez

La sangre de un poeta

Por Sofía Ochoa

”Vi su película. Fue como viajar a otro mundo durante una hora”, según Jean Cocteau, este es un buen halago para su opera prima, La sangre de un poeta. Proviene de una mujer que trabajaba para él. El comentario de la mujer funciona como nota al pie e ironiza uno de los intertítulos iniciales, que reza: “libre de escoger las caras, las formas, los gestos, los tonos, los actos, los lugares que le placen, compone con estos un documental realista de hechos irreales”.

Los elementos que componen el filme y el proceso creativo que muestra, como dice la cita, son realistas. Que no exista una línea narrativa que pueda explicarse en un par de renglones reitera la ininteligibilidad de esa realidad que evoca. Los métodos de la imaginación son complejos e inasibles.

Algo está claro y bien mostrado en la película: la relación orgánica y de creación y destrucción entre obra y artista. La secuencia inicial es icónica en ese sentido: el pintor intenta borrar la boca del retrato que acaba de hacer, la boca se queda impregnada en su mano, le habla desde su palma. Más adelante, en el tercer fragmento de la película, cuando unos niños juegan con bolas de nieve, uno de ellos toma sin querer una bola de mármol –el material de la estatua viviente que recién se desmoronó-, la avienta, golpea en el corazón a su compañero y lo mata. La obra cuestiona al autor. En este sentido, Niebla (1914), de Miguel de Unamuno, prefigura a La sangre del poeta, donde el personaje que está a punto de morir confronta a su propio autor.

Otro ejemplo: Barton Fink (1991), con ese pasillo de puertas y pares de zapatos alineados que llevan a otros mundos. Mundos que pueden contemplarse a través de las rendijas de las puertas en La sangre…. Pequeños cuartos infames donde el escritor se sienta a hacer lo suyo en Barton Fink.

Hay un momento que evidencia el mundo al que está por –literalmente- sumergirse el poeta y el medio del que el autor está haciendo uso. La estatua lo reta a hacer uso de una de sus metáforas: la de atravesar un espejo. El poeta titubea hasta que, finalmente, termina por aventarse contra el espejo que, en un torpe corte, se convierte en una alberca que su cuerpo fácilmente atraviesa.

El cine le sirve a Cocteau para aglomerar todas las artes y, diría Walter Benjamin, desentrañar su aura, exhibir sus artificios. Por ejemplo, el uso de no actores que al sobreactuar reafirman su presencia frente a la cámara y así, la existencia de los actores. Las tomas largas, en las que el tiempo parece no transcurrir, enfatizan la existencia del tiempo, o de un tiempo. Los pisos disfrazados de paredes con la cámara filmándolos desde lo alto, recuerdan la existencia de los escenarios y los encuadres, y fuerzan a Rivero a caminar con un esfuerzo monumental, apoyando un hombro en el piso-pared. Los ojos de la estatua (Elizabeth Lee Miller) pintados sobre sus párpados evidencian la existencia de los ojos. La música subraya los silencios.

El acomodo aparentemente inconexo de los cuerpos, propio del surrealismo, y la edición discontinua, exigen interpretación. Las realidades que componen la ficción puesta al servicio de la imaginación del espectador abre la puerta a ‘otro mundo’: a él se refería la mujer que halagó a Cocteau.

 
COMPARTE:
 
ANTERIOR
BLANCO Y NEGRO
Vacaciones permanentes
SIGUIENTE
BLANCO Y NEGRO
Tiempos modernos
 
 
 
 
 
 
 
 
 
POST RELACIONADOS
 


CARTELERA
La mujer que sabía leer


CARTELERA
Fiesta de Navidad en la oficina


NOTAS
De cómo el cine se volvió negro
 
 
 
COMENTARIOS
 
RECOMENDAMOS
  • Tenemos la carne
    El arrebato fílmico de Emiliano Rocha Minter está lleno de furia, pero también de cinismo, hacia fuera pero igualmente hacia...
  • The Square: La farsa del arte
    Reseña: 'The Square' es muestra de la buena condición (poderosa y despiadada) en que se encuentra la creatividad de Ruben...
  • La grande bellezza
    Sorrentino amalgama sueños, recuerdos, fantasía, el presente y, en su caso, disparates simbólicos, haciéndolo de forma...
  • Edén
    Edén es el arco temporal que va de “Da Funk” a “Within”, dos sólidas columnas sobre las que descansa esta...
  • Leviathan
    Reseña: Leviathan es un filme demoledor. Un contundente ejemplo del poder expresivo del cine en su búsqueda por desentrañar...
  • Pawel Pawlikowski (Cold War)
    Entrevista: conversamos con el director polaco Pawel Pawlikowski sobre ‘Cold War’, el más reciente de sus filmes.
  • Los 11 filmes favoritos de...
    A nadie que conozca su obra extrañarán las elecciones del maestro polaco.
  • 5 recomendaciones de Amat...
    En un intento por hacer más amable y llevadero el #QuédateEnCasa, el equipo de EnFilme se dio a la tarea de contactar -a...
  • El libro de la vida (Diego...
    Con motivo del estreno de The Book Of Life, viajamos a...
  • Yo, Daniel Blake
    I, Daniel Blake de Ken Loach ganó en 2016 la Palma de Oro en Cannes. Lo analizamos.
 
 
 
 
 
enfilme © 2020 todos los derechos reservados | Aviso de privacidad