Documental: Hombre de Aran - ENFILME.COM
if ($skins_show == "0") {?>
CINICIADOS > DOCUMENTALES
 
FICHA TÉCNICA
Man of Aran
Hombre de Aran
 
Reino Unido
1934
 
Director:
Robert J. Flaherty
 
Con:
Colman 'Tiger' King, Maggie Dirrane, Michael Dirrane
 
Guión:
Robert J. Flaherty
 
Fotografía:
Robert J. Flaherty
 
Duración:
76 min.
 

 
Hombre de Aran
Publicado el 08 - Mar - 2011
 
 
El hombre de Arán es de una belleza impresionanteque resulta cautivadora. En primera instancia no se puede dudar de ella. No tanto porque sea verosímil o veraz, sino por esa necesidad, hecha de cine y de sueño, que se encandila con la posibilidad de lo real. - ENFILME.COM
 
 

por Ricardo Pohlenz (@rpohlenz)

La invención del documental como género cinematográfico se debió a fines publicitarios. La compañía peletera Revillon buscaba hacer una campaña publicitaria a partir del pietaje realizado por el estadounidense Robert J. Flaherty en el ártico a lo largo de dos años. El rodaje se realizó sin ningún plan preconcebido y en condiciones extremas. El resultado final distó por mucho de lo que podía quererse como publicidad para pieles, pero trajo a las pantallas el “documental novelado” con Nanook el esquimal (1922).

En Nanook el esquimal y en los documentales posteriores de Flaherty reluce la paradoja que ha definido y transformado nuestra percepción del mundo, entre la dura realidad de un rodaje y el embellecimiento que sufre para su montaje final. Las líneas argumentales que llevan lo que se ve en pantalla no difunden, en sentido estricto, lo que sucedió en verdad. La vocación aventurera de Flaherty, entregado a rodar sin restricciones, le permitía tener un amplio margen al seleccionar las tomas y armar las escenas. Hay una largueza en sus planos y tomas que tiende hilos entre la majestad contemplativa que ofrecen los paisajes y la proximidad íntima que tiene para los esquimales que documenta. Se ven sus vida, sus vicisitudes diarias y sus dramas; pero, al mismo tiempo, no es más que una invención hecha a partir de sus existencias.

Algo semejante sucederá con su siguiente filme, Moana (1926), que realizó para la Paramount después del éxito que tuvo su película sobre esquimales. Aquí, a diferencia del estoicismo vivido en el extremo norte, se retrata la vida plácida e idílica de los isleños de Samoa, incluida la caza de tortugas y jabalíes. Moana es la primera película que es anunciada como un documental.

Para cuando llega a la isla de Arán, Flaherty es un maestro consumado en capturar con su lente tanto el color local y la belleza brutal de los paisajes para hilar una historia de profundo atractivo visual. La familia a la que sigue con su cámara en Arán fue armada para la filmación. El hombre (Colman ‘Tigre’ King) y la mujer (Maggie Dirrane) con el hijo (Michael Dirrane) fueron seleccionados para los papeles sin tener relación alguna; una familia primigenia, santa en su austeridad, reflejo poético de un cotidiano que se enfrenta continuamente con la naturaleza.

El guión previsto para la producción no reducía en modo alguno el riesgo que vivieron los pescadores en pantalla, tanto en las escenas que muestran la caza del tiburón (práctica que había sido abandonada en la isla pero que Flaherty se empecinó en retratar) y la secuencia final, con las barcas enfrentadas al oleaje. Entregado, como siempre, a largas tomas, Flaherty consigue un dramatismo que linda con real, en parte porque el simulacro es verdadero. Son pescadores oriundos de Arán los que se enfrentan al mar en las barcas. Pat Mullen, quien fungió como contacto entre Flaherty y los habitantes de Arán (también escribió su propia versión de cómo fue el rodaje), tuvo que encontrar un pescador de la vieja escuela que todavía supiera cómo cazar tiburones.

La belleza impresionante de la película resulta cautivadora. En primera instancia no se puede dudar de ella. No tanto porque sea verosímil o veraz, sino por esa necesidad, hecha de cine y de sueño, que se encandila con la posibilidad de lo real. Es una representación que se hace frente a la cámara por aquellos que la viven todos los días, y que se deja sentir en la pantalla como un acto de fe. Más allá de la manipulación que hace Flaherty de sus contenidos, la verdad del rodaje brilla en el retrato impuesto a los habitantes de Arán (que nunca llegaron a verlo con buenos ojos y que sólo colaboraron con él porque estaba prevista una remuneración). Esa misma impostura que existe en cualquier película casera, y que sobrevive, todavía hoy, como una forma extrema de hacer cine.

El hombre de Arán (1934) es un clásico inventado en la certeza prometida del otro, que vive y sufre igual que nosotros, pero en lo ignoto. Una verdad a medias, pero una verdad a fin de cuentas.

 

 
COMPARTE:
 
ANTERIOR
DOCUMENTALES
Vuelve a la vida
SIGUIENTE
DOCUMENTALES
Gates of Heaven
 
 
 
 
 
 
 
 
 
POST RELACIONADOS
 


NOTAS
All Hail The King, Mandarin


NOTAS
Mejor Documental: Los 15 filmes que...


CARTELERA
The Post: Los oscuros secretos del...
 
 
 
COMENTARIOS
 
RECOMENDAMOS
  • High Life
    Reseña: Es una película de pasiones e instintos, de impulsos, de cuerpos torturados por el dolor y el vértigo del deseo,...
  • Joanna Hogg
    Entrevista: "Sin revelar mucho sobre la película, hay un cierto punto donde yo veo a ella casándose con la casa": Joanna Hogg
  • Cuentos de la luna vaga...
    En Ugetsu Monogatari, lo lírico y lo onírico se funden convirtiéndose en una especie de refugio frente al presagio...
  • Los 100 mejores filmes en lo...
    No hay exactamente abundancia de filmes latinoamericanos en la lista, ni mucho menos.
  • Había una vez en Hollywood
    Reseña: Quentin Tarantino es una de las anomalías más seductoras del sistema de Hollywood y del cine estadounidense. No fue a...
  • Boyhood: Momentos de una vida
    Reseña: Richard Linklater ha cuajado una obra suprema materializando una de las abstracciones que le resultan más elusivas al hombre:...
  • Alfonso y Jonás Cuarón
    Alfonso y Jonás Cuarón visitaron el país para presentar Gravity (2013), cinta donde más que padre e hijo, se trataron...
  • Secuelas del 9/11 (fuera de...
    En el TOP 10 más triste jamás hecho por nosotros, exploramos como la vida cambió, para mal, alrededor del mundo.
  • Entrevista con Tom Cowan (The...
    Tom Cowan (The Horrors) nos platicó sobre cine, sobre música y sobre Londres, en Londres.
  • 57 BFI London Film Festival
    Del 9 al 20 de octubre. Londres. Crónica escrita y en video.
 
 
 
 
 
enfilme © 2019 todos los derechos reservados | Aviso de privacidad