Película: Perdida - ENFILME.COM
if ($skins_show == "0") {?>
 
FICHA TÉCNICA
Perdida
Perdida
 
México
2019
 
Director:
Jorge Michel Grau
 
Con:
José María de Tavira, Cristina Rodlo, Paulina Dávila, Juan Carlos Colombo, Sonia Franco
 
Guión:
Anton Goenechea, Hatem Khraiche
 
Fotografía:
Santiago Sánchez
 
Edición:
Jorge Macaya
 
Música
Enrico Chapela
 
Duración:
106 min.
 

 
Perdida
Publicado el 13 - Ene - 2020
 
 
Aunque en realidad no tienen mucho que ver, aspectos como la casa, el búnker y las dobles lecturas podrán hacer que algunos piensen en Parasite. Lo cierto es que Perdida cumple con sus aspiraciones y queda como una agradable y entretenida muestra de que en México se pueden hacer thrillers dignos y de muy buena factura. - ENFILME.COM
 
 
 
por Alfonso Flores-Durón y Martínez

Cuando Eric (José María de Tavira) y Carolina (Paulina Dávila) parecen decididos a instalarse definitivamente en Bogotá, incluso arreglan a su gusto y detalle el departamento en que viven y vivirán, él recibe la invitación para convertirse en el director de orquesta invitado de la Filarmónica de la Ciudad de México. Ella, arquitecta con buen trabajo en su ciudad natal, al ser consultada en primera instancia duda, pero posteriormente acepta con una condición: estarán un año en México y regresarán; Eric acepta. Ya en CDMX, Carolina consigue una casa de sueño que está en renta; una hermosa mansión de grandes ventanales, espaciosos corredores, elegantes distribuciones, un vistoso jardín y, claro, un piano Steinway & Sons, convenientemente. La dueña de la casa resulta ser la viuda de un misterioso e importante personaje político del México de los setenta, época en que  la casa fue construida, aunque posteriormente haya sido remodelada, a detalle, por ellos. Apenas se instalan cuando Eric ya comienza a tener éxito, mientras que Carolina resiente sus ausencias, estar lejos de su tierra pero, sobre todo, la forma en que él coquetea con una violinista de la orquesta, siendo completamente correspondido. Dentro de la imponente construcción de la casa hay, además, un ingenioso pasadizo hacia un búnker infranqueable al que se accede (llave de por medio con la cerradura oculta en un librero) mediante un imponente espejo situado en la recámara principal; desde su interior se ve, a través de vidrios polarizados, todo lo que ocurre en la casa. Cuando Carolina descubre que Eric y la violinista, además, se intercambian mensajes por celular, decide dejarle un mensaje de video en el que le avisa que regresará a Colombia y le pide no buscarla. En realidad, lo que hace es ocultarse en el búnker desde donde, piensa, podrá atestiguar la reacción de Eric; solo que, apenas acabando de ingresar al refugio se percata que olvidó la llave en la habitación, por lo que no tendrá forma de salir. Su sorpresa aumenta considerablemente cuando ve que él, tras su inicial desesperación y tristeza al ver el mensaje de despedida y sentirse abandonado, opta por salir a emborracharse y, al día siguiente, regresa con otra mujer, Fabiana (Cristina Rodlo), la mesera del bar al que fue a disipar su duelo. Impotente, Carolina es testigo de la forma en que Eric tiene sexo con esta mujer pero, también, de cómo ella, a gran velocidad, la ha reemplazado. Una mezcla de desesperación e ingenio hace que Carolina logre entablar comunicación sonora con Fabiana e, incluso, es capaz de transmitirle cómo rescatarla. ¿Perderá Fabiana lo que ha ganado por devolverle su libertad a quien todos ya dan por perdida?

En 7:19 (sobre el temblor del 85) el director Jorge Michel Grau demostró su capacidad no solo para crear abrumadora tensión en los espectadores sino para mantenerla, continua y creciente, a lo largo de la película; pero, particularmente en su ópera prima, Somos lo que hay, desplegó precozmente un talento especial tanto para contar historias y exponerlas visualmente con ojo educado, confeccionando personajes complejos colocados en situaciones apremiantes resueltas con solvencia. En Perdida (remake de La cara oculta, película colombiana) pone en juego sus fortalezas como realizador a favor de un proyecto de corte mucho más comercial que los que Jorge había desarrollado previamente, pero que exigía, valga la expresión en este caso, de un orquestador afinado para sacarle el mejor provecho posible al material a su disposición. No es común que se hagan en México películas de género, más allá de las abundantes y huecas romcoms que tan bien funcionan en taquilla y una que otra de terror, por lo que casi no existe tradición en el más exigente ramo de los thrillers y, parece, como si se tratara de un tema de nacionalidad, que el hecho pesa sobre Perdida en su primera parte, impidiéndole despegar la historia con soltura. Las actuaciones, el ritmo, incluso el tono se sienten, por momentos un poco acartonados, como caminando con calambres. Pero una vez que el filme parece caer en peligro de amorcillarse, se presenta un twist (que es al mismo tiempo ingenioso, simpático y aterrador) tersamente sustentado en el guion, y ejecutado con precisión por Grau, que no solo oxigena la trama, sino que le brinda una nueva vida Perdida. A partir de ese momento se aprietan los tornillos y el filme empieza a fluir, pero además lo hace con gran fuerza y precisión. Entonces afloran los símbolos y las dobles lecturas, los juegos de espejos, reflejos y, en este caso, también la ausencia de ellos; el sueño perverso de muchos (poder ver lo que hace la pareja sin ser visto) se torna en una pesadilla y las certezas sobre una relación, sobre la vida misma, desde un encierro que asfixia progresivamente, se resquebrajan de modo inexorable. Las interpretaciones de Cristina Rodlo, pero sobre todo de Paulina Dávila, son fundamentales para el despegue del filme, pero asimismo es notable la manera en que el realizador utiliza el espacio y las posibilidades físicas, visuales y conceptuales de la idea del búnker para hacer que la historia trascienda; se habría agradecido, de cualquier modo, que el elemento de los archivos guardados ahí (que escondían información importante de la ‘guerra sucia’ de Echeverría) se hubiera convertido verdaderamente en una subtrama que diera un sustento sociopolítico que la enriqueciera y le otorgara otra dimensión. Aunque en realidad no tienen mucho que ver, aspectos como la casa, el búnker y las dobles lecturas podrán hacer que algunos piensen en Parasite. Lo cierto es que Perdida cumple con sus aspiraciones y queda como una agradable y entretenida muestra de que en México se pueden hacer thrillers dignos y de muy buena factura.     

Fecha de estreno en México: 10 de enero, 2020.

Consulta horarios en: Cinépolis, Cinemex

 
COMPARTE:
 
ANTERIOR
CARTELERA
El joven Ahmed
SIGUIENTE
CARTELERA
Espíritus en el bosque
 
 
 
 
 
 
 
 
 
POST RELACIONADOS
 


NOTAS
Barack Obama habla del caso 'The...


NOTAS
Competencia Oficial del 57 London Film...


CARTELERA
El paciente interno
 
 
 
COMENTARIOS
 

CALIFICACIÓN DE LA GENTE:
0 personas han votado


 
RECOMENDAMOS
 
 
enfilme © 2020 todos los derechos reservados | Aviso de privacidad