Película: Yo no me llamo Rubén Blades - ENFILME.COM
if ($skins_show == "0") {?>
 
FICHA TÉCNICA
Yo no me llamo Rubén Blades
Yo no me llamo Rubén Blades
 
Panamá/Argentina/Colombia
2018
 
Director:
Abner Benaim
 
Guión:
Abner Benaim
 
Fotografía:
Mauro Colombo, Gaston Girod
 
Edición:
Felipe Guerrero
 
Música
Rubén Blades
 
Duración:
85 min.
 

 
Yo no me llamo Rubén Blades
Publicado el 08 - May - 2018
 
 

Apoyándose en una figura tan abundante, controvertida, fascinante y, también, inabarcable como Rubén Blades, un músico extraordinario, de las estrellas más trascendentales de la salsa en el mundo, letrista con aguda visión social, defensor de causas comprometidas, artista plástico, abogado graduado en Harvard, político polémico, neoyorquino por adopción pero con el corazón y la mente bien puestos en Panamá, Benaim presenta un personaje que, de distintas formas, encapsula lo diversa que suele ser la configuración de la identidad panameńa. - ENFILME.COM
 
 
 
por Alfonso Flores-Durón y Martínez

En la primera edición del Festival Internacional de Cine de Panamá, en 2012, se presentaron apenas dos películas panameñas, una de ficción (Ruta de la luna) y un documental (Empleadas y patrones), un pequeño filme que, sin ambiciones formales, se concentraba en explorar el tema del clasismo y racismo en las clases acomodadas de la sociedad panameña. Mostrando la relación entre las “patronas” y las mujeres que las ayudan en la limpieza de la casa, la mayoría de raza negra (algunas extranjeras), se evidenciaba que en ocasiones, pese a llevar más de 15 años de relación laboral, las primeras no sabían nada o casi nada de la vida familiar de las segundas, que eran como fantasmas útiles para el funcionamiento del hogar. Los testimonios no solo tienen eco en la sociedad panameña, sino en la mayor parte de las latinoamericanas y, en realidad, de las de muchos países no desarrollados (e, incluso, también en algunos desarrollados). El director, Abner Benaim, mostraba ya su interés por ayudarse del cine para escudriñar el siempre complejo tema de la identidad nacional de un pueblo, máxime con una historia tan enrevesada como la panameña. Su siguiente filme, Invasión, fue precisamente sobre ese traumático momento en que los norteamericanos ocuparon el país centroamericano con el pretexto de atrapar al dictador Manuel Noriega y liberar al pueblo panameño de su régimen, claro, bajo sus propias reglas y con sus habitualmente siniestros métodos. Con ingeniosos recursos visuales y narrativos, Benaim logró auscultar una herida que no ha terminado de cerrar en el alma de su patria. Ahora, con Yo no me llamo Rubén Blades, incorpora otra pieza en el retablo fílmico que ha ido construyendo, con el que quiere entender y hacer entender a sus compatriotas en qué consiste ser panameño.

Apoyándose en una figura tan abundante, controvertida, fascinante y, también, inabarcable como Rubén Blades, un músico extraordinario, de las estrellas más trascendentales de la salsa en el mundo, letrista con aguda visión social, defensor de causas comprometidas, artista plástico, abogado graduado en Harvard, político polémico, neoyorquino por adopción pero con el corazón y la mente bien puestos en Panamá, Benaim presenta un personaje que, de distintas formas, encapsula lo diversa que suele ser la configuración de la identidad panameña. Siendo imposible cubrir cada uno de los ángulos de una vida tan fecunda, de una personalidad tan exuberante, el director deliberadamente decide mostrar un poco de todo lo que habita en Blades y, al hacerlo, asume que no podrá profundizar demasiado en ningún aspecto particular, y elude meterse en asuntos comprometedores (como el deseo de Blades de volver a postularse a la presidencia de su país) para más bien enfocarse, precisamente, en rescatar todo el caleidoscopio que confirma lo que es y representa Blades para Panamá. Gracias a una notable labor de montaje, a una destacada factura en el trabajo de la imagen, así como a las enriquecedoras presencias de personajes del calibre de Sting, Paul Simon, Residente, Gilberto Santa Rosa, Ismael Miranda, entre otros grandes de la música, el filme en buena medida subsana sus limitaciones. Además, claro, la portentosa música de Blades y su sentido del humor contribuyen gozosamente en la confección de un filme que actúa como un legado que es divertido, entretenido y, como todo lo que tenga que ver con herencias, también guarda un aire de nostalgia, en este caso una que es dulce y, al mismo tiempo, picosa.

Minicrítica realizada durante AMBULANTE 2018.

Fecha de estreno en México: 31 de agosto, 2018.

Consulta horarios en: Cinépolis

 
COMPARTE:
 
ANTERIOR
CARTELERA
Ayotzinapa, el paso de la tortuga
SIGUIENTE
CARTELERA
Matangi/Maya/M.I.A
 
 
 
 
 
 
 
 
 
POST RELACIONADOS
 


CARTELERA
Mundial. La apuesta más alta


NOTAS
Trailer. Saoirse Ronan protagoniza ‘On...


CARTELERA
El milagro de Lourdes
 
 
 
COMENTARIOS
 

CALIFICACIÓN DE LA GENTE:
0 personas han votado


 
RECOMENDAMOS
  • 499
    Se hace humano al andar
  • Blanco de verano
    Te pasas, mamá
  • Noche de fuego
    La desesperanza y el desamparo en el México actual en el filme de Tatiana Huezo.
  • El irlandés
    Un auténtico testamento del arte de hacer cine como arte.
  • Sundown
    Michel Franco lanza otro incisivo ataque a la burguesía, desde Acapulco.
  • La grande bellezza
    Sorrentino amalgama sueños, recuerdos, fantasía, el presente y, en su caso, disparates simbólicos, haciéndolo de forma...
  • El 65 BFI London Film...
    Los mejores filmes de los mejores festivales reunidos en Londres.
  • Secuelas del 9/11 (fuera de...
    En el TOP 10 más triste jamás hecho por nosotros, exploramos como la vida cambió, para mal, alrededor del mundo.
  • Septiembre 11
    El realizador británico, abre heridas y revisa con su segmento del documental 11'09''01 - September 11 (2002), un fragmento de la historia,...
  • Nuevo orden
    Michel Franco siembra el terror en Ciudad de México.
 
 
enfilme © 2021 todos los derechos reservados | Aviso de privacidad