'118 días', la verdadera historia de Maziar Bahari - ENFILME.COM
if ($skins_show == "0") {?>
 
'118 días', la verdadera historia de Maziar Bahari
Publicado el 09 - Dic - 2014
 
 
Los acontecimientos reales en torno a la detención y tortura que sufrió el periodista Maziar Bahari por parte de las autoridades de Irán. - ENFILME.COM
 
 
 
por Luis Fernando Galván

Conoce más verdaderas historias que inspiraron al cine

Aquí puedes leer nuestra reseña de 118 días

La detención y tortura que sufrió el periodista y documentalista Maziar Bahari por parte de las autoridades iraníes es el tema central de la ópera prima de Jon Stewart, 118 días (Rosewater, 2014), protagonizada por el actor mexicano Gael García Bernal. A continuación te presentamos los acontecimientos reales que inspiraron este filme.

Gael García Bernal (actor) y Joe Stewart (director) con Maziar Bahari.

 

The Daily Show: Los orígenes

Jon Stewart es un actor, comediante y productor estadounidense que adquirió fama por su trabajo en The Daily Show, una serie cómica que parodia los programas de noticias. Todo comenzó con un segmento de su show en el 2009, donde apareció el periodista Maziar Bahari, justo antes de ir a la cárcel. El fragmento titulado “Behind the Veil - Minarets of Menace”, a cargo de otro actor y comediante, Jason Jones, incluía una entrevista con Bahari donde se le preguntó sobre las similitudes entre el pueblo iraní y el norteamericano. En esa entrevista, Jones se hace pasar como un espía. A pesar del tono absurdo para la audiencia que está acostumbrada a ver The Daily Show, las autoridades de Irán consideraron que Bahari mantenía contacto con un espía real, y ese material, esa broma de Jones, la utilizaron como evidencia para acusar a Bahari de espía extranjero.

 

Irán, 2009: Las elecciones presidenciales

Cuando Mahmoud Ahmadinejad fue declarado vencedor en las elecciones presidenciales de Irán en junio de 2009, se desató el caos en aquel país. Millones de iraníes afirmaron que la votación había sido amañada; el mundo observó como ellos salieron a las calles representando, en aquel momento, la amenaza más seria a la que se enfrentaba la República Islámica desde que se instauró. Pero el régimen contraatacó y silenció a cualquiera que se atreviera a hablar. Incluso hubo detenciones arbitrarias por parte de la Guardia Revolucionaria Islámica (rama del ejército de Irán, fundada después de la revolución iraní de 1979) como la del periodista canadiense de origen iraní, Maziar Bahari, corresponsal de Newsweek para Estados Unidos y de la BBC para el Reino Unido, que permaneció 118 días como prisionero y bajo torturas. Cuando fue liberado, le advirtieron de no hablar sobre su encarcelamiento, pero Bahari no sólo dio entrevistas a diversos medios internacionales, sino que escribió sus memorias en Then They Came For Me: A Family’s Story of Love, Captivity and Survival, libro que sirvió como base para que Jon Stewart narrara en su filme Rosewater (2014), el calvario que sufrió Bahari tras ser detenido por la Guardia Revolucionaria y acusado de ser un espía que trabajaba para el Mossad y la CIA.

 

La Revolución YouTube

Las manifestaciones pacíficas –que reclamaban los resultados manipulados de las elecciones de 2009 en Irán– se convirtieron en disturbios cuando los paramilitares de la Guardia Revolucionaria, también conocidos como Basij, llegaron en motocicletas, empuñando palos, gas pimienta y armas de fuego, y amenazando a la multitud. La víctima más conocida fue Neda Agha Soltan, que fue baleada por un Basij y sus últimos momentos de vida fueron videograbados y subidos a la red; la periodista de la revista TIME, Krista Mahr, describe el suceso como “probablemente la muerte más ampliamente vista en la historia de la humanidad”. A los periodistas se les prohibió estar en cualquier lugar cerca de las manifestaciones, así que la gente decidió capturar los acontecimientos con sus teléfonos celulares para que sirvieran como evidencia hacia el resto del mundo. Estas imágenes pronto se convirtieron en la Revolución YouTube.

De acuerdo a Human Rights Watch, Neda Agha Soltan era una estudiante de filosofía que pasaba, como un transeúnte, cerca de las protestas cuando le dispararon en el pecho en la calle Kargar. En el momento de los disparos, Agha Soltan no estaba protestando activamente, según sus familiares y testigos oculares. Ella había estado viajando en un auto, pero quedó ‘atrapada’ en el tráfico debido a las principales protestas que se dieron en la plaza Azadi, y acababa de salir del coche. Según CNN, BBC, y Fox News, los Basij le dispararon a la joven; pero los medios de comunicación iraníes aseguran que fue Arash Hejazi.

 "Siempre he tenido una imagen muy terrorífica de la Guardia Revolucionaria en mi cabeza, pero no sabía hasta dónde podían llegar", Maziar Bahari.

A pesar de las prohibiciones, Bahari tomó el riesgo de tomar su cámara para registrar los acontecimiento; filmó un grupo de jóvenes e inconformes que atacaba una base del Basij. Los manifestantes estaban arrojando piedras y bombas molotov. “Básicamente, ellos querían hacerse cargo de la base Basij”, explica Bahari. Uno de los Basij, armado con un rifle, comenzó a disparar y derribo a un hombre que se había subido a una de las vallas con la intención de penetrar las instalaciones militares. El hombre fue asesinado, y cinco personas más murieron durante este intento.

 

Las Oraciones del viernes

Días más tarde, el 19 de junio de 2009, durante las Oraciones del viernes, Bahari vio cómo el hombre más poderoso de Irán, el ayatolá Alí Jamenei, acusó a los medios extranjeros de fomentar los disturbios, y advirtió a los manifestantes que si seguían protestando serían aplastados sin compasión. En un discurso intransigente el Líder Supremo señaló que la alta participación en las elecciones era una evidencia de lo mucho que el pueblo iraní apoyaba al régimen, y culpó a las potencias occidentales por interferir en la política iraní, señalando al Reino Unido como “el más traicionero”. En una advertencia velada al candidato presidencial reformista, Mir Hossein Mousavi, Jamenei dijo que los líderes de la oposición serían considerados responsables si no hacían un llamado para poner fin a las protestas que han sacudieron Irán a raíz de las disputadas elecciones. Hablando frente a una audiencia de decenas de miles de personas, entre ellos el presidente Mahmoud Ahmadinejad, Khamenei, el ayatolá atacó a los países extranjeros por conspirar para ilegitimar el voto, y destruir la confianza del pueblo iraní en sus líderes políticos.

 

Rosewater: el olor a sudor y agua de rosas

A pesar de la cobertura, Bahari no tenía idea de que él también sería vulnerable. Él había sido un periodista acreditado en Irán durante 12 años y fue un cineasta de renombre internacional, cuya reputación edificó contando las dos historias de la realidad, elaborando textos periodísticos con informes justos y equilibrados.

A ellos no les gusta la justicia. Tienes que estar con ellos o contra ellos. No se puede ver en tonos de gris. Tienes que ver el mundo en blanco y negro.

Dos días después del discurso de Jamenei, el domingo 21 de junio de 2009, cuatro agentes de la Guardia Revolucionaria llegaron a su apartamento en Teherán.

Recuerdo la impresión de poder olerlos antes de que pudiera verlos. Había cuatro de ellos, y de repente olía ese aroma peculiar de la mezcla del sudor y el agua de rosas. Muchos oficiales iraníes utilizan loción de agua de rosas porque muchas veces no tienen tiempo de bañarse.

 

La prisión de Evin

Bahari fue llevado a la prisión de Evin, un extenso y moderno complejo construido por el Shah. Bajo su gobierno y durante el régimen islámico, se hizo tristemente célebre por la tortura y las ejecuciones. Durante el trayecto, Bahari fue vendado de los ojos, cuando llegó a su celda le retiraron la venda, y lo primero que vio fue la escritura en la pared. Sobre el muro blanco había tres frases: “Ayúdame Dios”, “Oh, Dios mío, me arrepiento”, y “Dios ten misericordia de mí”.

Su primer interrogatorio comenzó casi de inmediato.

Mi interrogador golpeó la pared, y me dijo: “Este es el final de tu vida. Este es el fin para usted, Sr. Bahari. Así que díganos lo que sabe acerca de sus actividades. Sabemos que usted está trabajando para cuatro, al menos cuatro, agencias de inteligencia: CIA, Mossad, MI6 y Newsweek. […] Sabemos que Newsweek es parte del aparato de inteligencia estadounidense.”

Constantemente, su captor le decía a Bahari que él era la persona más peligrosa que tenían en la prisión de Evin, y constantemente amenzaba con ejecutarlo, a menos que confesara ser un espía y orquestador del malestar de la población.

Me dijo que yo era una mente maestra de los medios extranjeros en Irán, que yo le decía a varias personas lo que debían hacer: que le daba ordenes a, por ejemplo, CBS News para indicarles lo que tenían que hacer. Insistían en que yo tenía el poder de manipular a la BBC, al New York Times o la revista TIME. Me consideraban un espía de los medios de comunicación, asegurando que yo vendía información a los medios extranjeros a cambio de dinero, tal como un espía lo hace.

La amenaza de la ejecución obligó a Bahari a disculparse ante el Líder Supremo y el pueblo iraní, admitiendo que él estaba detrás de los que ellos llamaron la revolución de color, que estaba destinada a derrocar al régimen  tal y como se había llevado a cabo en varios países de Europa oriental.

La tortura física y psicológica a la que fue sometido Bahari durante 118 días consistía en golpes, patadas, puñetazos, y el uso de cinturones y sogas.

Un día, cuando me estaba preguntando acerca de mi red secreta, la red secreta que estaba orquestando al interior de Irán, me preguntó por una cena que habíamos tenido. Él me dijo: “Esta es una especie de cena que usted podría tener en Nueva Jersey.” Él estaba fascinado con Nueva Jersey. Creo que las palabras (New Jersey) le sonaban como el lugar más estadounidense que puede haber. Él pensaba en Nueva Jersey como una especie de paraíso. Ya sabes, de acuerdo a sus creencias, él tenía que sufrir en este mundo para ir al paraíso con el fin de beber vino y tener relaciones sexuales con al menos 72 vírgenes, o más si quería. Él me odiaba y estaba celoso al mismo tiempo, porque yo había estado en Nueva Jersey. Después de esa conversación supe que estaba más jodido; mi vida dependía de un tipo como él, estúpido e ignorante.

Bahari fue forzado a confesar en televisión:

Mi nombre es Maziar Bahari. Yo soy un director de documentales y periodista. Escribo para la revista Newsweek. Y yo participé, físicamente participé, en cuatro manifestaciones ilegales.

 

La campaña de liberación

La Guardia Revolucionaria fue siempre una organización militar, pero hoy en día, desde las elecciones, es la encargada de controlar los puestos clave del gabinete, sectores enteros de la economía del país, el programa de misiles de largo alcance y todas las instalaciones nucleares de Irán. La Guardia, además de Bahari, también torturaba a cientos de detenidos, muchos de los cuales fueron acusados de intentar derrocar al gobierno. Ellos fueron arrastrados ante un juez en un juicio que podría haber salido de la era estalinista. Los prisioneros incluían exmiembros del gabinete, destacados políticos, disidentes, e incluso un clérigo.

Durante sus meses en la prisión de Evin, surgió una campaña internacional que luchó por su liberación, encabezada por su esposa Paola Gourley que estaba en Londres, embarazada de su primer hijo. El nombre de Bahari apareció en las páginas de los periódicos internacionales, en Internet y en los labios de los líderes mundiales, entre ellos Hillary Clinton.

Bahari, por supuesto, no sabía nada de esto hasta que uno de los guardias de la prisión comenzó a referirse a él como “el señor Hillary Clinton”.

Eso fue lo mejor que le puede pasar a cualquier preso, saber que afuera hay alguien que se preocupa por ti. Y cuando sabes que es la Secretaria de Estado de Estados Unidos, te das cuenta que hay una campaña pensando en tu liberación.

La periodista Rachel Maddow, de MSNBC, entrevista a Paola Gourley, durante la época en que Maziar Bahari estuvo preso.

Bahari fue liberado tan de repente, así como fue detenido. Después de 118 días, fue acusado de 11 cargos de espionaje y puesto en libertad bajo una fianza de 300 mil dólares. Se le permitió salir del país y regresar a Londres días antes del nacimiento de su hija.

Lo último que me dijo mi captor fue que no debía hablar de mis experiencias en la cárcel. Y también, que la Guardia Revolucionaria tiene personas en todo el mundo y siempre me pueden traer de vuelta a Irán en una bolsa, aunque no me especificó qué tipo de bolsa.

 

TEXTOS CONSULTADOS:

- Too Many to Jail: The story of Iran's new Christians, escrito por Mark Bradley.

- Then They Came For Me: A Family’s Story of Love, Captivity and Survival, escrito por Maziar Bahari.

 

OTRAS FUENTES:

- "Newsweek's Bahari Recalls Iran Detention" en CBS News

Entrevista con Maziar Bahari en Radio Free Europe Radio Liberty

- "Iran elections: Khamenei warns protesters to stay off streets" en The Guardian

 
COMPARTE:
 
ANTERIOR
NOTAS
Imágenes: Studio Ghibli: el arte y la inspiración...
SIGUIENTE
NOTAS
Christian Bale defiende a Ridley Scott de las...
 
 
 
 
 
 
 
 
 
POST RELACIONADOS
 


NOTAS
La Sociedad de Cine de Chicago...


NOTAS
FERATUM lanza convocatorias para la 7ª...


NOTAS
Al otro lado: Cine Chicano en la...
 
 
 
COMENTARIOS
 
RECOMENDAMOS
  • Tenemos la carne
    El arrebato fílmico de Emiliano Rocha Minter está lleno de furia, pero también de cinismo, hacia fuera pero igualmente hacia...
  • The Square: La farsa del arte
    Reseña: 'The Square' es muestra de la buena condición (poderosa y despiadada) en que se encuentra la creatividad de Ruben...
  • La grande bellezza
    Sorrentino amalgama sueños, recuerdos, fantasía, el presente y, en su caso, disparates simbólicos, haciéndolo de forma...
  • Edén
    Edén es el arco temporal que va de “Da Funk” a “Within”, dos sólidas columnas sobre las que descansa esta...
  • Leviathan
    Reseña: Leviathan es un filme demoledor. Un contundente ejemplo del poder expresivo del cine en su búsqueda por desentrañar...
  • Pawel Pawlikowski (Cold War)
    Entrevista: conversamos con el director polaco Pawel Pawlikowski sobre ‘Cold War’, el más reciente de sus filmes.
  • Los 11 filmes favoritos de...
    A nadie que conozca su obra extrañarán las elecciones del maestro polaco.
  • 5 recomendaciones de Amat...
    En un intento por hacer más amable y llevadero el #QuédateEnCasa, el equipo de EnFilme se dio a la tarea de contactar -a...
  • El libro de la vida (Diego...
    Con motivo del estreno de The Book Of Life, viajamos a...
  • Yo, Daniel Blake
    I, Daniel Blake de Ken Loach ganó en 2016 la Palma de Oro en Cannes. Lo analizamos.
 
 
enfilme © 2020 todos los derechos reservados | Aviso de privacidad