Bitácora del 54 BFI London Film Festival - ENFILME.COM
if ($skins_show == "0") {?>
 
Bitácora del 54 BFI London Film Festival
Publicado el 12 - Oct - 2010
 
 
Dejándonos seducir por la tendencia de encapsular en listados numéricos tanto gustos, disgustos, afinidades, infortunios y demás... - ENFILME.COM
 
 
 

Por Alfonso Flores-Durón (@SirPon)

Dejándonos seducir por la tendencia de encapsular en listados numéricos tanto gustos, disgustos, afinidades, infortunios y demás, diremos que son tres las razones fundamentales por las que el London Film Festival se ha convertido en uno de los pilares del circuito de los eventos que festejan lo más sobresaliente de la cinematografía mundial.

En primer lugar, su colocación en la parte final del calendario le permite recoger los filmes que han destacado en los certámenes que lo preceden a lo largo del año (desde Sundance y Berlin, pasando por Cannes, hasta recorrer Toronto y Venecia, entre muchos otros), ya sea porque han ganado premios, los han perdido, han sido alabados por la crítica o glorificados por el público privilegiado que puede ver estas obras antes que buena parte de los mortales.

En segundo lugar, porque cuidadosamente acompaña los filmes que trascendieron en los certámenes fílmicos con cintas representativas de la mayoría de los países reconocidos oficialmente en el mundo, e incluso de algunos que no lo son -como Palestina o el Kurdistán-, por lo que los asistentes podemos conocer hábitos, costumbres, y también vicios de naciones como Uzbekistan, Zimbabwe o, eh, México.

En tercer lugar, simple y sencillamente porque se realiza en Londres, la capital más cosmopolita y avant garde del mundo en la que, entre película y película, se puede beber una pint en el pub de la esquina, o un gin & tonic en un sofisticado bar, degustar lo mejor de la cocina internacional en los restaurantes más innovadores y, con suerte, deliciosos, escuchar a las mejores bandas en los venues más musicalmente históricos de la orbe y… ¿hay necesidad de decir más? Bueno. Porque se puede asistir a la catedral del futbol, Wembley, aunque es poco probable que haya un partido de la Selección Inglesa de Futbol en esos días, pero con la fortuna de nuestro lado se puede conseguir un boleto para ingresar a la subcatedral, es decir, White Hart Lane, para gozar viendo el futbol de vanguardia que sólo el Tottenham Hotspur puede interpretar.

Día 1

Alfombra roja y gala de apertura de Never Let Me Go con la presencia de la hermosísima Keira Knightly, la tierna Carey Mulligan, el escritor Kazuo Ishiguro y el director Mark Romanek, entre otros.

 

Día 2

Recién aterricé en el good old London.

¡Increíble! ¡¡Hay un cajero automático que usa el "cockney" como lenguaje!! (Foto).

 

A unos minutos de que arranque una charla privada con don Ken Loach.

 

Maravillosa plática con Ken Loach sobre la auténtica misión del quehacer cinematográfico. Este hombre es un verdadero artista de suma integridad.

 

Sé que el mundo esperaba esta información y por eso la daré: me estoy tomando mi primera pint del viaje (de a 5 pounds, además ¿no le pierden? Y apenas estoy comiendo un rico sandwich de roast pork porque tenía el estómago vacío desde un croissant que me eché en el avión. Es jueves pero ya Romanek dijo respecto a la médula de Never Let Me Go, que abrió el festival ayer, que esta aborda "the joyful acceptance of the basic sadness of life", es decir, la gozosa aceptación de la tristeza básica de la vida. Claro, también habló de Jante y Michael, de NIN y de Bowie.

 

Más que jet lag (y eso que desde el martes en la noche he dormido menos de ocho horas), lo que traigo es un Jet Lagger… oops.

 

Una vista parcial (y sin gente, fuimos los ultimo’s en salir) del bar del BFI, tipo la Cineteca Nacional inglesa: http://plixi.com/p/50658834

 

Todo por hoy, pero antes de dormir mis mejores deseos para Paulita Amor que está desempeñando un gran papel en el FICM.

 

Día 3

Ayer se me olvido comentar que tuve la suerte de poder cotorrear con don Ken Loach (director de maravillas como Kes, 1969 y Raining Stones, 1993) y hasta casi nos vamos a cenar juntos, sólo falto que se lo propusiera.

 

Por cierto, odio las PC's y en general la tecnología. Subir un video es un auténtico pain in the arse, de subir más de uno ya no hablamos. Por ejemplo, mientras subo estas chingaderas, pierdo minutos calle londinenses.

 

Hoy vi tres películas bastante buenas. Silent Souls, película rusa de Alexei Fedorchenko: bellamente filmada, lírica, nostálgica. Y dos películas inglesas bastante interesantes: Self Made, de Gillian Wearing, un acercamiento inteligente sobre la ejecución de la técnica de actuación con gente seleccionada de manera aleatoria en un casting. The Arbor (adonde fui invitado por Michael Nyman a quien acabo de conocer, pues su hija hizo la música), un relato inteligente sobre la infame vida de Andrea Dumbar, que mezcla el documental con la ficción. Los actores mueven los labios sobre las voces de aquellos envueltos en la historia real. El señor Nyman me invitó a la replicación de Man with the Movie Camera.

 

Mañana es el once aniversario del Fabric y, oops, debo decir que yo fui a la fiesta de apertura mientras viví acá. Por favor no hagan números.

 

Estoy comiéndome un delicioso kebab de cordero (ya era tiempo, no había comido en todo el día y ya es la 1.15) con mis amigos kurdos. Tengo una debilidad por Kurdistán.

 

Larga vida a Kurdistán, una de las culturas antiguas que tristemente no ha sido reconocida como país y que son constantemente agredidas por Irak, Irán, Turquía, etc., póngale nombre. Pobre Kurdistán. Larga vida a Kurdistán.

 

DJ sets e instalaciones de arte in una locación underground secreta in Shoreditch con Richard Fearless de Death in Vegas y Andrew Hung de Fuck Buttons, entre otros. ¿Pretencioso? Sí, pero damn cool… Así es que aquí estaremos, cumpliendo con el deber.

 

Día 4

Recién vi Mars, del estadounidense Geoff Marslett, es un filme de animación peculiar, con mucho humor gabacho, pero no del todo mal, y su director, buena onda, quedamos de vernos para platicar algo para la sección de animación de EnFilme.

 

Ahora en un pub con mi amigo Myles en Clerkenwell y luego a la fiesta… y no, no he comido. Me va a dar algo… peda, creo que le llaman.

 

Me siento un poco más cansado de lo normal para ser el tercer día del Festival, creo. No sé si es el calentamiento global, la falta de alimento, la megacaminata que me acabo de echar, la edad o, de plano, ambas cuatro. Pero listo para lo que venga…

 

Cené en un delicioso lugar vietnamita los los típicos spring rolls y Phon Ton, con cerveza viet de litro y luego un par de pints en Princess Alice Pub.

 

Ahora a punto de penetrar la fiesta en Shoreditch; el frío perrón tirando a culero, debo decirlo; but I feel fine.

 

En la fiesta estoy viendo una banda que igual alguno de ustedes conoce, se llama Health y en vivo son endemoniados. El público está absorto pero enloquecido. Son como Vicente Gayo con picapica y emputadísimos.

 

Los de Health, acarreando su equipo solitos, como auténtica banda indie, me dicen que van a México en enero.

 

Richard Fearless is on the decks. No sé por qué pero además de que me encanta Death in Vegas, siempre la paso bien cuando está de DJ.

 

Richard Fearless acaba de decirme que le encantaría ir a México.

 

Echando un deliciosísimo chicken shawarna en la esquina de Great EaStern St. y Shoreditch High St.; el frío se ha puesto pesado, tío.

 

Son las 4, esperando el bus en el frío inclemente; ya quiero estar en mi camita, si no es mucha molestia...

 

Cagado que ahora Borough esté de modita y en el 99 que yo vivía acá era un área desolada. Lo mismo dice Myles de Old St. y sí, también me tocó.

 

Ahora sí, bonna notte, bambini. Mañana grandes pelis; espero no jetearme.

 

Día 5

 

Necesito una taza caliente de té… Estoy despertando a la misma hora que los que sufrieron el Corona Capital.

 

Hermosa tarde en Londres. Listo para las películas de hoy, pero antes un delicioso pato a la thai con una pint de Jamaican Lagger. La vida no es mala después de todo. (Foto).

 

Qué sexy es el 95.3 de las chicas londinenses que viven aquí o están de visita en edad edad de merecimiento.

 

Entraré a una película alemana, Picco, en unos minutos, ya les contaré.

 

Picco, dirigida por el alemán, también crítico de cine, Philip Koch, es un drama carcelario -género ya de moda (ver Hambre, La leonera del argentino Pablo Trapero, y, por supuesto, Un profeta). Su director menciona la fantástica Scum, del maestro Alan Clarke, como su mayor influencia. Picco es buena, pero comparada com Scum, descafeinada.

 

Home By Christmas de la neozelandesa Gaylene Preston es un filme inventivo lleno de encanto que recupera una entrevista que le hizo a su padre en la que contaba sus experiencias.

 

EnFilme acaba de entrevistar, en exclusiva, en el pasillo de un bar en el Soho, nada menos que al ganador de la Palma de Oro en Cannes, a quien yo ya seguía desde hace algunos años, Apichatpong Weerasethakul, cuya cinta Uncle Boonmee será distribuida en México por Mantarraya.

 

Mañana a las 9:30 estará la película de Julian Schnabel, ¿creen que lo logre? Honestamente yo lo dudo, pero nunca se sabe…

 

Hice migas también con Aaron Shock, el director de Circo, un interesante documental que estará también en Morelia, cotorreamos largo y tendido.

 

Día 6

 

He visto dos buenas pelis hoy: William S. Burroughs: A Man Within, de Yony Leyser, un documental sobre la vida del escritor pop estadounidense que divide su vida en apartados: su parte gay, a la que dedica un espacio considerable para explicar su psique (porque el director es gay), y su amistad con Gingsberg, su amor por las armas, el juego, literalmente en el intento y, al final de su vida, su búsqueda del amor. En la última entrada de su diario escribió: “Love?” “What is it? The only natural painkiller that there is”.

 

Luego vi The Ballad Of Mott The Hoople, dirigido por Chris Hall y Mike Kerry, es un documental de la estrafalaria y sensacionalmente ridícula banda inglesa bautizada por muchos como la fundadora del glam. Qué Buenos son los británicos para los documentales de rock. Bowie estuvo ahí, Mick Rock también, hasta Eno se asomó. Mick Jones de The Clash los menciona como epifánicos para su carrera, y la sala llena de rockeros de los gigs y crecieron junto con el rock, le brindó a la proyección una atmósfera peculiar inigualable.

 

La película que veré ahora The Light Thief, del director Aktan Arym Kubat, es de Kyrgyzstan. Ya les contaré…

 

Acabo de ver a Benicio del Toro llegar a la premiere de Miral de Julian Schnabel. No es que me emocione particularmente pero sé que hay a quien sí.

 

Inadvertido. Alguien de EnFilme me grabó cantando en el Waterloo Sunset. Lo peor es que me llueven los contratos que estoy revisando acuciosamente y ya me quiero dormir. (Ver video)

 

Día 7

 

Desayuno inglés en Patisserie Valerie, Marylebone High St. bon appetite. (Ver foto)

 

Acabo de ver a mi tía Chabela, mejor conocida como la Reina Isabel II de Inglaterra, entrando a un consultorio de Harley St.

 

Justo vi Microphone, de Ahmad Abdalla, de Egipto, un filme que nació como documental y se convirtió en ficción (es clara la tendencia de esta mezcla en el cine actual), aborda el tema del movimiento de bandas underground en Alejandría, de forma naïve, pero con candor, teniendo como telón, "after some failed relationships you kept a sadness inside that never goes away”.

 

Luego vi Joy, de Holanda, fue presentada por su hermosa protagonista, Samira Maas. Trata sobre una chica abandonada cuando niña, que crece queriendo encontrarse con su madre y al no lograrlo anestesia su dolor y soledad con repetidas dosis de sexo casual (al parecer, otra moda en el cine actual).

 

Ahora a ver At Ellen's Age, de PIa Marais, de Alemania… y si no le apura el chofer de este bus, no llegaré.

 

Día 8

Para variar ya se me hizo tarde para ir a ver la de Schnabel y la de Leigh, no al mismo tiempo, obvio, la ubicuidad es de los pocos dones que aún no domino pero es que esto de subir videos es un pain in the fucking arse, y luego para que los pongan casi invisibles… ¡bollocks!

 

Maldita sea, salgo de la peli, ya no alcanzo boleto para la otra, me invitan al pub a ver Spurs vs. Inter, de nuevo a correr, llego, 1-0 abajo y penal en contra. Mierda 3-0 en el min. 15, creo que sólo habrá una forma de sobrellevar esta insoportable cruz.

 

Breve clip de mi entrevista con Apichatpong, ganador de la Palma de Oro, en un bar en el Soho. (Ver video).

Pocos centros tan representativos del multiculturalismo británico como los camiones: a mi lado hablan taiwanés; adelante, español; más allá, italiano; a mis espaldas (sin albur), creo que lituano; cerca de ahí rumano; alguien por ahí, alguna lengua muerta; ah… y también unos pocos inglés, del británico, y con sazonado acento cockney. Acelérele chofer… que no llego a mi película.

 

“Mental occupation is a scar that posions your soul”, dice un personaje en Miral, el nuevo filme de Julian Schnabel que, pese a no ser tan afortunada como su previa, The Diving Bell and the Butterfly (Le scaphandre et le Papillon, 2007) ataca con valentía el delicadísimo tema del conflicto israelí-palestino desde que en 1947 se reconoció a Israel como estado. Schnabel aprovecha sus dotes artísticos, su fluida y cinemática forma de filmar, pero también elementos del melodrama para insistir —de forma quizás un tanto cándida pero tal vez la única posible— en la paz y la educación como la salida a ese infernal laberinto.

 

Another Year de Mike Leigh es genial. Después les diré por qué. Ahora escuchamos esa canción hecha un hit por Jonny Laboriel. Qué raro.

 

Vi Another Year de Mike Leigh y, debo ser honesto, se siente la diferencia entre la mayoría de las películas “de festival” y una dirigida por uno de los pocos maestros trabajando en la actualidad. Es una película sobre varias cosas, pero principalmente ataca el tema de la soledad. Todos estamos solos, cierto, pero unos están más solos que otros. Y la soledad se acentúa con la edad, nos dice, y pienso en esa bella frase de Jarvis Cocker “and if you look behind their faces you may see where you are heading and it’s such a lonely place…” en el tono agridulce que sus tragicomedias suelen tener. No es su major trabajo pero ciertamente meritorio.

 

También, subrayando el tema de la soledad está Nothing's All Bad, de Mikkel Munch-Fals, de Dinamarca, sobre cuatro vidas (cuatro soledades) que se cruzan: un chico que vende su boca, su trasero y su pene al major postor, su padre que se masturba a la menor provocación hasta que decide cortar su problema de raíz, una chica a la que le falta un seno y decide incorporarse al medio de las películas prono para discapacitados y en su debut le toca participar con aquél, y su madre que, al quedar viuda, también recurre a formas poco ortodoxas de aliviar su pena. Todo termina resolviéndose con glacial y seco humor escandinavo, en lo que bien podríamos considerar como un desenlace narrativamente orgiástico.

 

Prendiendo la fiesta en el exclusivo Union Bar del Soho. Ya me voy porque tengo que subir material. Mañana a ver a Yeasayer en el histórico Roundhouse de Camden Town.

 

4.20 am y sigo trabajando para EnFilme, sólo espero que el jefe lo tome en cuenta y me aumente el salario para que me alcance para mis fish & chips.

 

Día 9

Lo logré. Estaba sold out pero veré en unos momentos a Yeasayer, ¡brilliant!

 

Y en este legendario venue en el corazón de Camden Town se pueden ver algunos rockers, algunos fresas y la mayoría normalitos que quieren bailar en esta que, no tengo duda, será como noche nostálgica ochentera. Nada mal para acabar un día que arrancó con mi BB en el escusado y de milagro logré recuperar.

 

Ya me invitaron al after. Creo que ya valió madres. Ni modo, el deber (y el beber) ante todo...

Abren con Goodbye Horses. Yeasayer arrancó con los tacos por delante.

 

Cinco, diría yo, son las principales diferencias entre un gig en Londres y en DF: 1. El 98 de la gente que asiste sí conoce a la banda que toca. 2. La cantidad de guapas, en promedio, también es mayor. 3. El sonido aquí es prioridad, se debe oir excelente, y se oye 4. Las cervezas saben mejor (mucho) aquí. 5. Al salir del venues aquí estás en Londres (no que el DF este pinche, me encanta, pero hay diferencias).

 

Día 10

 

No estoy madreado, sino madreadísimo, y apenas va una semana, falta otra de festival y de Londres en el Festival. ¡Es-qui-na!

 

Camino a la conferencia de prensa de The Black Swan en el Berkeley Hotel, en Knightsbridge.

 

Como claramente se puede apreciar, el talento aún no llega. 12.05 se anuncia el arranque y así será. Ver foto

 

De entrada (y de salida tambien) las conferencias de prensa no son my cup of tea; vine a esta porque quería ver a Natalie Portman, pero no estará. Aronofsky, Vincent Cassel (ojalá traiga a su chica, Belucci) y Mila Kunis sí vendrán. Es guapa ella.

 

12.05 y aún no llegan. Qué vergüenza. Esto es Inglaterra, por favor.

 

12.06 es una desgracia.

 

12.06 llegó Aranofsky.

 

Dice Aronofsky que como no tenían presupuesto con día era mortal, tuvieron que filmar rapidísimo, en 41 días. Filmó en 16mm pero en cinemascope, interesante. Coreografiaban con una cámara de video, pero al poner luces, con el crew y la cámara de cine, todo se complicaba. Visualmente es asombrosa, eso lo digo yo.

 

Dice Cassel que Natalie Portman no es la típica actriz a la que, por ejemplo, no le gusta besar, que ella va con todo. Le pregunta a Mira si no es cierto. Y sí.

 

Vi Poetry (muy inteligentemente escrita y realizada) y Archipelago de Joanna Hoegg, que sorprendió con Unrelated y ahora confirma ser una directora de primerísima división, auténticamente.

 

Después de otro día de trabajo merezco una pint (o dos), y me la tomaré en un peculiar pub de heavy metal de Soho.

 

Día 11

 

Vi Winter Vacation de Li Hongqi un fantástico filme sobre lo desesperadamente desoladora que es la expectativa de vida en China, construida a través de estilizadas viñetas en las que un movimiento de cámara sería un lujo innecesario (el minimalismo es barroquismo para Hongqi). Lo que la convierte en una joya es el humor tipo Kaurismaki llevado al extremo, con el que nos va envolviendo hasta dejarnos dóciles ante su poderosa expresión (valga el sustantivo dado lo inexpresivos que son sus personajes) fílmica.

 

La premiere mundial de Upside Down: The Story Of Creation Records. Alan McGee, Oasis, Primal Scream, etc. ya empiezan a llegar celebridades del rock.

 

Por cierto, la película de Ken Loach, una firme toma de conciencia sobre la irrenunciable responsabilidad que ha tenido Occidente en la destrucción y termina siendo un doloroso pero gratificante testimonio de nuestros convulsionados tiempos.

 

Día 12

 

7.00 y cantando, digo, contando... la mayoría de los presentes a esta hora son muy religiosos: metodistas del sur.

 

Que Olivier Assayas apenas va aterrizando en Heathrow por lo que su conferencia ha quedado en veremos (si llega, básicamente).

 

Sandra Hebron, directora del Festival, habla del rol de los festivales de cine y el estado del cine actual.

 

Thomas Vintenberg, director de Festen (1998), presentó su nueva pelicula, Submarino.

 

Conferencia con el director Olivier Assayas, interesante la importancia que, reconoce, ha tenido la música en su forma de aproximarse al cine; por eso ha trabajado con Sonic Youth o incluido al grupo inglés, Wire, en su reciente filme, Carlos.

 

My Joy, del ruso Sergei Loznitsa, teje varias historias que suceden en Ucrania y sin miramientos retrata la violencia de cómo los acontecimientos traumáticos de nuestra infancia nos persiguen, insistentes y opresivos, durante la vida adulta. Confirma cómo un elevado número de los filmes que se exhiben en los festivales (y que suelen ser más apegados a la realidad que los que se exhiben en la cartelera comercial) muestran que el mundo está podrido en gran medida; que un porcentaje elevado de sus habitantes también lo está; pero que siempre existe un rayo de esperanza que quizá nunca entregue esa esperanza prometida, pero cuando menos la luz que arroja sigue brindando esperanza.

 

Día 13

 

Hoy es un día hermoso en Londres. El clima está perfecto (soleado, no demasiado frío).

 

Acabo de cambiarme de un pequeño hotel a una gran casa en Chelsea.

 

Hoy, la primera película del día, una italiana. Más… entrevistaré a Iñarritu y Bardem el jueves en el Dorchester.

 

Hoy sólo pude ver cuatro películas: Afraid of the dark (Bruises) de Massimo Coppola; Italia 2-3; How I Ended This Summer, del ruso Alexei Popogrebsky, muy buena; The Sleeping Beauty, francesa, de Catherine Breillat.

 

Parea los que preguntan (y los que no) la casa de mi amiga está como a seis calles de Stamford Bridge, casa del Chelsea.

 

Día 14

 

Veré Attenberg, película griega no del director pero de colaboradores de la sensacional Dogtooth. Historia similar pero al aire libre.

 

Ahora, corriendo para variar par aver Howl.

 

Fue otro día de cuatro películas:

 

Attenberg, de la productora de la sensacional Dog Tooth (2009), producida por su director, de nuevo utiliza el absurdo pero esta vez al aire libre. Consigue con gran fortuna (quizá sin la maestría de la anterior) hacer una ingeniosa disección de la sociedad griega contemporánea, y con una orientación sexual (que no vocacional) mucho más acentuada que en Dogtooth.

 

Memory Lane es un filme francés en el que un grupo de amigos a mitad de sus veinte se reúne en su pueblo natal para rememorar y reinterpretar los veranos que disfrutaban en sus años mozos. Con la inocencia perdida ven lo que fueron y lo que son con ojos diferentes.

 

Howl, de Robert Epstein y Jeffrey Friedman, basada en un poema de Ginsberg, asume el personaje que sea necesario con tal de complacer a sus clientes.

 

Día 15

 

Acaba de pasar a mi lado Mr. Bean; se ve muy castigadón, y miren que lo digo yo hoy que casi no me levanto y me dirijo a una proyección privada de Biutiful (que dura 2 horas y media) en Soho. Espero no dormirme.

 

Después de ver Biutiful me merezco este delicioso Sheperd's Pie con juguito de naranja natural. No me dormí en la función, demasiada intensidad en la pantalla. A Bardem sólo le falta que lo cague un perro y quede contagiado de una enfermedad que le suelte el estómago permanentemente por los pocos días que le quedan de vida.

 

Illegal, del director Olivier Masset-Depasse, curiosamente trata, como Biutiful, el tema de la migración pero en Bélgica, y también aborda de manera bastante cruda la relación entre una madre y su hijo, pero con 50 minutos menos.

 

Creo que he envejecido como cinco años en los ultimo quince días en Londres. Ahora me veo como de 30.

 

El jurado en Londres reconoció la labor de Phan Dang Di por Don't Be Afraid, Bi! y de Michael Rowe por Año Bisiesto. Aquí nuestra entrevista con Michael Rowe (ver entrevista).

 

How I Ended This Summer, filme ruso de Alexei Podorovsky, es un estudio cauteloso y al mismo tiempo intenso sobre la soledad, la convivencia, la confrontación del hombre con la naturaleza en su representación más inaccesible y sobre la ineludible aceptación del destino. Todo tratado con gran tacto, con sentido sumamente humano y con genuino interés por la reacción humana ante lo incontrolable. Fabulosa. Esta cinta ganó hoy, en la ceremonia de premiación de la edición número 54 del London Film Festival en el London Symphony Orchestra St Lukes el premio a Mejor Película.

 

Día 16

 

Casi llegando a mi entrevista con Iñárritu y Bardem. Ojalá me ofrezcan una cheluca; digo, ya van a ser las 11 y hoy, sí, hoy acaba el Festival.

 

Muy bien la entrevista tanto con Iñárritu como con Bardem. Y pude cotorrear después con ambos, los dos son buena onda. Por cierto, Bardem me comentó que recién acaba de filmar con el gran Terrence Malick, que por eso fue de pisa y corre a Morelia.

 

Somewhere de Sofia Coppola se disfruta, está enteretenida. Como suele hacer, crea atmósferas muy agradables y llena el filme de detalles especiales, pero al final me resultó insatisfactoria. Increíble que haya ganado en Venecia.

 

Voy pasando por un bar en Shoreditch, habrá un toquín secreto, pregunto de quién, de White Lies, pero tengo otro compromiso. En cambio, paso por una galería, noche de inauguración de una variopinta y llamativa exhibición y decido hacer una escala para brindar por su éxito. Y es que claro, acaba el Festival pero Londres sigue en pie, desafiando las leyes de la gravedad y yo también.

 

Festivales > London Film Festival > Bitácora día a día

 
COMPARTE:
 
ANTERIOR
NOTAS
Las mejores películas del 2010
SIGUIENTE
NOTAS
Heli y Halley triunfan en Alemania
 
 
 
 
 
 
 
 
 
POST RELACIONADOS
 


NOTAS
El último proyecto de Bernardo...


NOTAS
Video: Coldplay rinde homenaje al cine...


NOTAS
16 notables escenas que ocurren en la...
 
 
 
COMENTARIOS
 
RECOMENDAMOS
 
 
enfilme © 2020 todos los derechos reservados | Aviso de privacidad