Carta abierta de Jarmusch - ENFILME.COM
if ($skins_show == "0") {?>
 
Carta abierta de Jarmusch
Publicado el 25 - Jul - 2013
 
 
 
 
 

Uno de los directores más admirados por Jim Jarmusch fue John Cassavetes. Tan es así que en una ocasión publicó una carta abierta dirigida a su colega y en la que exhibió los fuertes sentimientos que tenía hacia sus películas. Aquí les dejamos la versión original y una en español del documento:

AVE(@AloValenzuela)

 

There’s a particular feeling I get when I’m about to see one of your films – an anticipation. It doesn’t matter if I’ve seen the film before or not (by now I think I’ve seen them all at least several times) I still get that feeling. I’m expecting something I seem to crave, a kind of cinematic enlightenment. As a film fan or as a filmmaker (there isn’t really a clear dividing line for me anymore) I’m anticipating a blast of inspiration. I want formal enlightenment. I need the secret consequences of a jump-cut to be revealed to me. I want to know how the rawness of the camera angles or the grain of the film material figures into the emotional equation. I want to learn about acting from the performances, about atmosphere from the light and locations. I’m ready, fully prepared to absorb “truth at twenty-four-frames-per-second.”

But the thing is this: as soon as the film begins, introduces its world to me, I’m lost. The expectation of that particular enlightenment evaporates. It leaves me there in the dark, alone. Human beings now inhabit that world inside the screen. They also seem lost, alone. I watch them. I observe every detail of their movements, their expressions, their reactions. I listen carefully to what each one is saying, to the frayed edges of someone’s tone of voice, the concealed mischief in the rhythm of another’s speech. I’m no longer thinking about acting. I’m oblivious to “dialogue.” I’ve forgotten the camera.

The enlightenment I anticipated from you is being replaced by another. This one doesn’t invite analysis or dissection, only observation and intuition. Instead of insights into, say, the construction of a scene, I’m becoming enlightened by the sly nuances of human nature.

Your films are about love, about trust and mistrust, about isolation, joy, sadness, ecstasy and stupidity. They’re about restlessness, drunkenness, resilience and lust, about humor, stubbornness, miscommunication and fear.

But mostly they’re about love and they take one to a far deeper place than any study of “narrative form.” Yeah, you are a great filmmaker, one of my favorites. But what your films illuminate most poignantly is that celluloid is one thing and the beauty, strangeness and complexity of human experience is another.

 

John Cassavetes, my hat is off to you. I’m holding it over my heart.

-------------------------------------------------

 

Siento algo muy particular cada vez que me dispongo a ver una de sus películas. Un sentimiento de anticipación: la llegada de algo que he esperado con ansiedad, una especie de iluminación cinematográfica. Espero un estallido de inspiración. Quiero ser un iluminado. Necesito que se me revelen las consecuencias secretas del corte de una escena a otra. Necesito entender cómo la crudeza de las posiciones de cámara o el granulado del material inciden en la ecuación emocional de sus films. Quiero aprender de actuación a partir de los personajes, saber sobre la atmósfera y la luz de determinados escenarios. Estoy listo, preparado para absorber “la verdad a veinticuatro cuadros por segundo”.

Pero lo que ocurre es que empieza la película, y la película me mete adentro, y de golpe estoy perdido en la oscuridad, solo, y los seres humanos ahora viven en ese mundo dentro de la pantalla y también ellos parecen perdidos y solos. Los miro. Observo cada detalle de sus movimientos; escucho con atención lo que dicen, los bordes gastados del tono de una voz, la malicia escondida en un fraseo. Ya no pienso en la “actuación”, ni en el “guión”, ni en la “cámara”.

La iluminación que esperaba recibir de usted ha sido reemplazada por otra. Una iluminación que no invita al análisis; sólo a la observación y la intuición. Sus películas, John Cassavetes, son sobre el amor, la confianza y la desconfianza; sobre la soledad, el gozo, la tristeza, el éxtasis y la estupidez. Son sobre la inquietud, la ebriedad, la resistencia y la lujuria; sobre el humor, la terquedad, la falta de comunicación y el miedo. Pero básicamente son sobre el amor, y uno se ve arrastrado a un lugar mucho más profundo que el que puede mostrar cualquier estudio sobre la “forma narrativa”. Lo que sus films iluminan y terminan revelando es que una cosa es el celuloide y otra son la belleza, la extrañeza y la complejidad de la experiencia humana.

John Cassavetes, me saco el sombrero. Y me lo pongo sobre el corazón.

 

FUENTES: The Jim Jarmusch Resource Page, Ciclo de cine en el espejo

 

 
COMPARTE:
 
ANTERIOR
NOTAS
Cinema Invasión, listos para irrumpir la ciudad...
SIGUIENTE
NOTAS
GIFF 16: Día 6
 
 
 
 
 
 
 
 
 
POST RELACIONADOS
 


NOTAS
Saving Mr. Banks será el filme de...


CARTELERA
La vida sin memoria parece dulce...


NOTAS
Falleció el cineasta Jonas Mekas a los...
 
 
 
COMENTARIOS
 
RECOMENDAMOS
 
 
enfilme © 2019 todos los derechos reservados | Aviso de privacidad