CINE Y ARTE: Fuentes, referencias y alusiones pictóricas en ‘The Revenant’ - ENFILME.COM
if ($skins_show == "0") {?>
 
CINE Y ARTE: Fuentes, referencias y alusiones pictóricas en ‘The Revenant’
Publicado el 30 - Ene - 2016
 
 
Andrei Rubliov, Caspar David Friedrich, Vasily Vereshchagin, George Catlin y Karl Bodmer; referentes visuales en 'The Revenant'. - ENFILME.COM
 
 
 
por Luis Fernando Galván

Aquí puedes leer nuestros textos de CINE Y ARTE

En sus inicios, Jack Fisk (Estados Unidos, 1945-) se desempeñó como director de arte en Badlands (1973), Carrie (1976) y Days of Heaven (1978). En la década de los ochenta se consolidó como diseñador de producción, y desde entonces ha colaborado, durante su larga y distinguida carrera, con algunos de los más grandes directores de la actualidad: Terrence Malick, David Lynch, Brian De Palma, Paul Thomas Anderson y, ahora, Alejandro González Iñárritu. El privilegio de trabajar con un autor va en ambos sentidos; estos directores han buscado a Fisk porque, como ellos, es un artista conocedor de una amplia gama de referentes visuales capaz de adaptarlos y reinterpretarlos en nuevos contextos. 

Fisk era un estudiante de arte en Cooper Union; en la Academia de Pennsylvania fue donde encontró la transición de artista plástico a director de arte. Al describir su carrera, él recuerda:

Estaba haciendo esculturas ambientales que sólo cobraban vida cuando la gente transitaba alrededor de ellas, de lo contrario eran demasiado frías. Diseñar sets y locaciones parecía algo perfecto porque estaban animados por los seres humanos. Me gustó el hecho de que los sets son habitados y utilizados de una manera en que la pintura o la escultura no lo pueden hacer.

El diseñador de producción, Jack Fisk; al fondo aparece la iglesia creada para The Revenant.

Fisk, en The Revenant (El renacido, 2015), no fue requerido para elaborar enormes sets de filmación y reconstruir la atmósfera de 1823 en el épico filme de sobrevivencia; para ello Iñárritu se obsesionó con las locaciones naturales. Sin embargo, Fisk tenía una labor complicada: los pocos asentamientos artificiales (hechos con la mano del hombre y diseñados específicamente para integrarse al paisaje capturado por la lente de Emmanuel Lubezki) debían pasar desapercibidos con la intención de ser asimilados como parte integral de los paisajes naturales.

Entre estas construcciones se encuentran el rudimentario campamento de los tramperos –situado en lo alto de los árboles para poder disparar desde los ‘nidos’ a los indios Arikara que se aproximaban–; las chozas Pawnee –creadas con madera para poder transmitir la sensación auténtica de destrucción cuando todo el pueblo es atacado y quemado–; y la fortaleza del capitán Andrew Henry (Domhnall Gleeson), aquella que recibe a un debilitado Hugh Glass (Leonardo DiCaprio) después de que éste superó una enorme cantidad de inclemencias en su largo trayecto. Luego están los monumentos que forman parte de las terribles visiones del protagonista (imágenes mostradas en flashbacks como recuerdos y pesadillas), entre las que destacan una catedral en ruinas y una montaña de cráneos.

 

La catedral en ruinas

La escala de The Revenant es épica, pero la perspectiva es a menudo íntima, con una cámara flotante cerca del suelo y transmitiendo una sensación de desorientación muy cerca de las narices de un actor, cuyo aliento empaña la lente de gran angular. Con su trabajo de fotografía, Lubezki captura inquietantes y gloriosos paisajes que con frecuencia buscan destacar la majestuosidad y grandeza de la naturaleza. Admiración y temor son dos de las principales sensaciones que se desprenden a partir de la contemplación de estas imágenes. Una de ellas alude directamente a Abadía en el robledal (1809) de Caspar David Friedrich (1774-1840). La pintura muestra una iglesia gótica en ruinas devorada por los árboles que han sido golpeados por el crudo invierno. Los árboles de los alrededores son despojados de sus hojas, al igual que el coro en ruinas es despojado de su techo y paredes concomitantes. La abadía representa el espacio abandonado -¿acaso la falta de fe y espiritualidad del hombre moderno?–, pero también es un cementerio –el lugar donde yace la muerte–. La naturaleza recupera su lugar, los robles buscarán crecer y envolver los restos de la obra arquitectónica, sin olvidar la manera en que la atmósfera de sombras y nieblas alude a un carácter místico, a la sublimidad del pasado.

Abadía en el robledal (variación) (1810) de Caspar David Friedrich.

Abadía en el robledal (variación) (1810) de Caspar David Friedrich.

The Revenant (2015).

Alejandro quería algo que realmente estuviera desintegrado. Cuando empecé leer la investigación vi que los techos de la iglesia se habían caído y que los árboles habían crecido al grado de apoderarse de la edificación. Esta fue una secuencia de un sueño, así que yo no me apegué a la idea de dar una sensación de realidad, sino que me enfoqué en crear una impresión. Revisé varias iglesias del estilo románico concentrándome en la influencia de la arquitectura europea en América. También me inspiré en el pintor ruso Andrei Rubliov, primero porque vi la película sobre él que dirigió Andrei Tarkovsky, que por cierto, Alejandro me la dio para que la viera.

Para su película de 1966, Tarkovsky retomó cómo, en una época conflictiva de luchas intensas bajo el yugo de los tártaros, el anhelo de la fraternidad de un pueblo fue la principal inspiración para que Andrei Rubliov (c.1360-c.1430) creará su hermosa Trinidad (1410-1425). En el icono de Rubliov, las personas de la Santísima Trinidad se muestran en el orden en que se confesaron en el Credo. El primer ángel es la primera persona de la Trinidad - Dios Padre; la segunda es el Hijo de Dios; el tercer ángel es el Espíritu Santo. Los tres ángeles están bendiciendo el cáliz, en la que se encuentra un ternero sacrificado, preparado para comer. El sacrificio significa la muerte del Salvador en la cruz, mientras su preparación como alimento simboliza el sacramento de la Eucaristía.

En la espiritualidad de las iglesias orientales, los iconos son consideradas “ventanas al cielo”. Incluso cuando se representan acontecimientos terrenales, su enfoque estilizado pretende evocar realidades trascendentes. Este fue uno de los principios que motivó a Tarkovsky para realizar un filme sobre la crisis de fe, la brutalidad y el caos, temas que también son abordados en The Revenant.

La Trinidad (1410-25) de Andrei Rubliov.

Andrei Rubliov (Dir. Andrei Tarkovsky, 1966).

The Revenant (2015).

 

La montaña de cráneos de búfalos 

En una entrevista realizada por Graham Fuller para The Arts Desk, Fisk comentó:

Alejandro quería, desde el principio, una montaña de cráneos. La primera vez que lo mencionó él estaba pensando en cráneos humanos, como una manera de representar la desaparición de los indios, casi como mirando hacia el futuro. Pero yo le mostré una foto con un par de hombres de pie en una colina gigante de cráneos de búfalo. En 1870, el gobierno de Estados Unidos estaba alentando a los blancos para masacrar a los búfalos y de esta manera exterminar con la primordial fuente de alimento de los indios. Con esta estrategia buscaban que las comunidades de nativos se desplazarán y así sería más fácil acorralarlos. Cuando vi la escena, vi el futuro de ese entorno.

Fotografía sobre la matanza de bisontes en Estados Unidos en la década de 1870.

La recreación de esta colina de cráneos también recuerda un cuadro del pintor ruso, Vasily Vereshchagin (1842-1902), titulado La apoteosis de la guerra (1871). Bajo la influencia de la acción militar en Turquestán, que conmocionó a los testigos por su crueldad, Vereshchagin hizo una serie de pinturas históricas titulada Los bárbaros. El lugar clave en la serie, en términos de su carga intelectual, fue La apoteosis de la guerra. El espectador contempla una tierra muerta cocida por el sol con árboles raquíticos. A lo lejos hay una ciudad saqueada. En el centro, una pirámide de cráneos humanos. Tales eran los “monumentos” que el conquistador del siglo XV, Tamerlán (Timur), dejó para que recordaran su salvajismo. Aquí, en este cuadro, el pintor ruso denuncia la barbarie y el salvajismo.

La apoteosis de la guerra (1871) de Vasily Vereshchagin.

The Revenant (2015).

 

El pueblo Pawnee

Fisk ha llegado a ser conocido en Hollywood por su trabajo meticuloso basado en la investigación histórica. Para The Revenant, él revisó los escritos de la época, entre ellos los diarios de Lewis y Clark y las pinturas de algunos artistas del siglo XIX.

No había ninguna fotografía antes de 1860, así que tuve que confiar en las pinturas. Uno que recuerdo es George Catlin (1796-1872); él dibujaba las casas indias demasiado redondas y demasiado perfectas. Pero me di cuenta que en realidad estaban hechas de barro y eran deformes. De cualquier manera, la investigación fue muy valiosa. Mi proceso normalmente es leer tanto como sea posible, luego tratar de olvidar eso y finalmente trabajar a partir de lo que me parece correcto.

En 1834, Catlin fue miembro de una expedición encabezada por el coronel Henry Leavenworth y luego bajo el mando de Henry Dodge. Conocieron a varios comanches cerca de las montañas de Wichita, y Catlin tuvo la oportunidad de pintar los retratos de los líderes.

Kots-o-kó-ro-kó [Cabello de cuello de toro, Jefe] (1834) de George Catlin.

The Revenant (2015).

Otra de las fuentes para reconstruir el pueblo de los Pawnee fue Karl Bodmer (1809-1893) un pintor, grabador, litógrafo, dibujante, ilustrador y cazador originario de Suiza que realizó varias expediciones en el Río Missouri durante el siglo XIX.

Sioux Lager (1833) de Karl Bodmer.

Mandan Heiligtum (1833) de Karl Bodmer.

The Revenant (2015).

 

Fuentes consultadas:

- Great Artists of the Past Leave Their Imprint on the Movies of Today, escrito por Carrie Rickey (1983), publicado en The New York Times.

- We Made It: 'The Revenant' Production Designer Jack Fisk, entrevista de Graham Fuller en The Arts Desk.

- Church Bells And Buffalo Skulls: Jack Fisk Talks ‘The Revenant’ Sets en The Playlist.

- Jack Fisk: ‘The Revenant’, behind the scenes en ScreemSlam.

 
COMPARTE:
 
ANTERIOR
NOTAS
Ganadores de los Screen Actors Guild Awards 2016
SIGUIENTE
NOTAS
George Miller será el presidente del Jurado del...
 
 
 
 
 
 
 
 
 
POST RELACIONADOS
 


RESEÑAS ANIMACION
El ilusionista


NOTAS
George Clooney protagonizará y dirigirá...


NOTAS
CINE Y ARTE. ‘Film Meets Art’, la...
 
 
 
COMENTARIOS
 
RECOMENDAMOS
 
 
enfilme © 2020 todos los derechos reservados | Aviso de privacidad